Visitando la península de Reykjanes y el Blue Lagoon

Este fue el último día de nuestro viaje de 12 días por Islandia. Visitamos la península de Reykjanes, que es el rincón en el sudoeste de la isla. Dejamos esta parte para el final ya que en Reykjanes está el aeropuerto de Keflavik, desde donde teníamos nuestro vuelo de vuelta por la noche. Así que teníamos tiempo para aprovechar el día al completo y después ir al aeropuerto a devolver el coche de alquiler.

Comenzamos el día en Akranes, donde habíamos dormido el día anterior tras visitar la península de Snaefellsnes. Como siempre, lo primero fue un buen desayuno antes de ponernos en la carretera.

Fuimos del tirón hasta Keflavik, la ciudad del aeropuerto. Para salir desde Akranes hasta Reykjavik podemos tomar dos opciones: cruzar el fiordo de Hvalfjordur por el túnel bajo el agua o dar un rodeo considerable (suma casi 1 hora más) por la carretera 47. En septiembre de 2017 cuando hicimos este viaje pasamos por el túnel y era de peaje pero según leo, hoy en día ya es gratuito, así que es la mejor opción si tenéis poco tiempo.

La cueva del troll, en Keflavik

La cueva del troll es una atracción más bien para niños, aunque resulta curiosa igualmente para adultos si pasas por allí. Es una cueva construida en tamaños enormes, como si viviese un troll gigante en su interior. La puerta mide unos 5 metros, dentro hay una cama también enorme, y un troll de exageradas proporciones que hace un sonido como si estuviera gruñendo. La entrada es libre y gratuita.

No recuerdo cómo llegamos a este lugar, pero fue lo único que visitamos en Keflavik. La verdad es que tampoco hay mucho más que ver en esta ciudad. Enfrente de esta cueva hay un pintoresco puerto de barcos pesqueros.

cueva troll keflavik
Entrada a la cueva del troll en Keflavik, Islandia

Puente entre continentes, uniendo placas tectónicas

Salimos de Keflavik y cogimos la carretera 425 que recorre el extremo occidental de la península de Reykjanes. La siguiente parada fue el «Puente entre continentes».

El puente entre continentes (Bridge between continents) es justo lo que su nombre indica. En Islandia se encuentra la unión de dos placas tectónicas, la del continente americano y europeo. Este puente está construido uniendo ambas placas, en uno de los lugares de la isla donde mejor se ve la «brecha» entre ambas.

Otros lugares donde se puede ver claramente esta separación entre placas es el Parque Nacional de Thingvellir, en el Círculo Dorado, o en las cercanías del lago Myvatn, en el norte.

panel informativo puente entre continentes península de Reykjanes islandia
Es curioso cruzar el puente y ver a cada lado un cartel dándote la bienvenida a la placa tectónica americana o euroasiática.
puente entre continentes Islandia
Puente entre continentes, en la península de Reykjanes, Islandia

Zona geotérmica de Gunnuhver y acantilados de Valahnúkamöl

En el extremo sudoeste de Islandia encontramos la zona geotérmica de Gunnuhver. Recuerda mucho al área de Krafla o Hverir. Además, igual que Krafla, la enorme energía geotérmica que hay bajo tierra se aprovecha mediante una central que produce energía eléctrica, situada a pocos metros.

En Gunnuhver y alrededores hay un paisaje muy seco e inhóspito, como de otro planeta. Podemos caminar por plataformas de madera entre fumarolas, olor a azufre, y charcos con agua hirviendo por el calor del suelo.

zona geotérmica gunnuhver  península de Reykjanes islandia
Zona geotérmica de Gunnuhver en la península de Reykjanes en Islandia

Siguiendo el camino desde Gunnuhver hacia el mar llegamos a los acantilados de Valahnúkamöl. Aquí se pueden observar varios salientes de roca volcánica en el mar.

Comiendo sopa de langosta en Grindavik

Ya era hora de comer, teníamos apuntado otro sitio para visitar: la zona geotérmica de Krýsuvík, pero al final lo descartamos porque iba a llevar un rato y preferíamos comer tranquilos e ir al Blue Lagoon. Además ese lugar es muy parecido a Gunnuhver o Krafla. De todas formas lo dejo marcado en el mapa porque, si tenéis tiempo o cae de paso, es interesante.

Para comer fuimos a la ciudad de Grindavik, concretamente al Café Bryggjan. Habíamos leído recomendaciones de su sopa de langosta, así que fuimos a probarla. Fue todo un acierto porque estaba exquisita y el lugar era de lo más acogedor. Además podías repetir sopa todo lo que quisieras. Aparte de esta sopa tienen de otros tipos, así como más comidas distintas.

sopa langosta en grindavik
Sopa langosta en Grindavik, Islandia

El Blue Lagoon de Islandia

Llegamos al último sitio que nos quedaba en Islandia y que habíamos dejado para el final, el famoso Blue Lagoon. También situado en la península de Reykjanes.

Sobre este lugar hay multitud de opiniones de todo tipo. Es cierto que es seguramente lo más turístico de Islandia, pero es una experiencia que recomiendo y creo que merece la pena. Además, creo que fue un acierto dejarlo para lo último del viaje, ya que es un buen broche final para relajarse después de tantos días conduciendo y caminando sin parar. Su cercanía con el aeropuerto es otro plus, ya que puedes exprimir el tiempo y en menos de media hora de coche estás allí.

¿Lago natural o artificial? 

Mucha gente puede pensar que el Blue Lagoon es un lago natural. Esto no es del todo verdad ni mentira. Es cierto que el sitio donde está construido es impresionante, un enorme campo de lava formado hace cientos de años. Pero el agua que rellena el lago proviene de una central de energía geotérmica que hay justo al lado. Esta central lleva años vertiendo el agua con exceso de silicio que no le sirve a ese lago artificial, así que decidieron aprovecharlo para hacer el balneario, que lleva abierto desde 1987.

blue lagoon islandia
El Blue Lagoon, una experiencia única en Islandia

Precio y reserva de entradas al Blue Lagoon

Hay distintos tipos de entradas que han ido variando con los años. Para ver esta información actualizada mejor visitad la web del Blue Lagoon. Nosotros cogimos la que incluía toalla, una bebida y la máscara de sílice, a fecha de este artículo es la entrada más barata y cuesta 6990 ISK (unos 45€).

Conviene reservar con antelación a través de su web ya que las entradas van por franja horaria y se van llenando. Tienes que entrar a la hora que reservas pero luego puedes estar el tiempo que quieras, aunque ya te digo que más de 2-3 horas se hace pesado. No planifiques estar más de una mañana o una tarde aquí.

Al llegar te ponen una pulsera con la que tienes acceso a una taquilla y donde vas apuntando las bebidas que compres (si pagas alguna aparte de la que viene incluida). Al salir te comprueban la pulsera y te cobran lo que hayas acumulado.

En el mismo recinto hay dos lujosos e increíbles hoteles (podéis ver fotos en su web) por unos 500-1000€ la noche. No apto para todos los bolsillos.

blue lagoon cerveza islandia
Qué mejor despedida de Islandia que tomarse una cerveza fresquita en las aguas termales del Blue Lagoon. La foto tiene calidad «go pro de Aliexpress». Recomiendo no llevar el móvil o llevarlo en una bolsa de plástico estanca.

Vuelta al aeropuerto y fin del viaje

Tras el baño solo nos quedaba conducir al aeropuerto para devolver el coche de alquiler y esperar hasta las 1:45 que salía nuestro vuelo de vuelta. Atrás quedaba el mejor viaje en lo relativo a naturaleza que he hecho hasta el momento.

Podéis ver la ruta completa en el artículo Ruta de 12 días por Islandia.

Mapa de localización

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web está protegida con reCAPTCHA. Aplican la Política de Privacidad y los Términos de Servicio de Google.

Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Javier Jiménez García como responsable de este blog. La finalidad de la recogida de estos datos es para responder a tu consulta. Estos datos estarán almacenados en los servidores de webempresa.com. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a mediopeniqueblog@gmail.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en mi política de privacidad.