Recorriendo Trollaskagi y alrededores: la península del Troll en Islandia

Continuamos la ruta circular por Islandia. Ya era el noveno día y tocaba recorrer la parte central del norte de la isla. Este día visitamos la cascada Godafoss, la ciudad Akureyri que es la segunda más importante de Islandia y algunos lugares de interés en la península Trollaskagi y en sus alrededores.

Comenzamos, como siempre, con un buen desayuno en el guesthouse donde habíamos dormido esa noche, cerca de Laugar. El día anterior había sido un día muy completo, comenzando con un avistamiento de ballenas en Husavik y recorriendo las proximidades del lago Myvatn.

Este día también teníamos bastantes lugares apuntados para ver pero, a diferencia de otros días, no implicaban caminar mucho. Fue el típico día de conducir disfrutando del paisaje e ir parando a cada rato para ver algo cercano.

Godafoss, la cascada de los dioses

La primera parada del día fue la cascada Godafoss. Desde el guesthouse nos caía muy cerca, en cuestión de minutos estábamos allí.

Godafoss es una cascada bastante impresionante, tiene dos caídas de agua bastante anchas y en medio una pequeña cascada con menos caudal. Puedes dedicarle un buen rato observándola desde diferentes ángulos. Hay dos parkings, uno para acceder a las vistas desde el lado derecho y otro desde la izquierda. Nosotros la verdad es que no le dedicamos mucho porque hacia mucho viento y llovía a ratos, así que nos acercamos lo justo para verla desde la derecha y volvimos al coche.

Cascada Godafoss
Cascada Godafoss, una de las más bonitas del norte de Islandia

Paseando por Akureyri, la capital del norte de Islandia

Akureyri es la cuarta ciudad de Islandia en población, solo tiene 17000 habitantes, pero se podría decir que es la segunda en importancia. Las tres primeras son Reykjavik y otras dos cercanas a ella. En cambio Akureyri está bastante más alejada, en el norte de la isla a 5 horas en coche de la capital, a la que también se puede ir en vuelo regular desde su aeropuerto.

En esta ciudad no hay mucho que ver, sin embargo está bien para dar un paseo por la civilización después de tanto tiempo en plena naturaleza. El primer sitio al que fuimos en Akureyri fue al Centro de información turística Hof. Este edificio merece una visita solo por su arquitectura, muy moderna, además es interesante si queremos coger algún mapa de la zona o preguntar alguna duda. Aparte de información turística tiene dentro un restaurante, salas de exposiciones y conferencias, etc.

Continuamos hacia la calle Hafnarstræti, una de las más principales de Akureyri. Aquí se encuentran muchas tiendas, restaurantes, alojamientos… es buen sitio para tomar un café o comer. Al final de esa calle a la derecha se encuentra la Iglesia luterana de Akureyri. Esta iglesia es el edificio más representativo de la ciudad. Es de estilo modernista y tiene una gran escalinata para subir hasta su puerta principal.

iglesia luterana akureyri
Iglesia luterana de Akureyri, un símbolo de la ciudad
streetart arte urbano akureyri
Arte urbano en la calle Hafnarstræti de Akureyri

En Akureyri también hay un supermercado Bonus, el mejor de Islandia en cuanto a precios. Aprovechamos para comprar algunas provisiones para ese día ya que seguramente no tuviéramos tiempo a parar a comer.

Trollaskagi, la «península del Troll»

Salimos de Akureyri y nos adentramos en la península del Troll, Trollaskagi en islandés. Queríamos llegar hasta el pueblo Siglufjordur, en el extremo norte de la península, así que fuimos conduciendo parando de vez en cuando según veíamos, sin rumbo fijo.

La primera parada fue en un lugar marcado en el mapa de abajo como Verksmidjan Hjalteyri. Son unos edificios industriales junto al mar reconvertidos para otras actividades. Hay una empresa para hacer incursiones de buceo y un centro de exposiciones artísticas (nos pilló cerrado cuando llegamos). Junto a los edificios, al aire libre, hay una bañera de agua caliente con vistas al mar que invita a darse un baño. Pertenece al centro de buceo, donde podéis preguntar y seguramente os digan que no hay problema en que la uséis.

A medio camino entre Akureyri y Siglufjordur está la localidad de Dalvik. Por aquí pasamos de largo pero vimos la iglesia, azul y blanca muy bonita.

Siglufjordur, el pueblo más bonito de Trollaskagi

Este pueblo es visita obligada si estamos recorriendo la península Trollaskagi. Está lleno de coloridas casas y rodeado de montañas y mar, el paisaje de los alrededores es lo mejor. Aparte, cuenta con algunos museos, siendo el más importante el de la Era del Arenque. Este pueblo estaba especializado en la pesca de esa especie de pescado pero en los años 60 empezó a desaparecer. Fue un palo duro del que desde entonces la población ha estado en fase de recuperación reinventándose.

Si te gusta la cerveza artesana puedes visitar también Segull 67 Brewery, una cervecería artesanal.

iglesia de Siglufjordur
Iglesia de Siglufjordur

Hofsos, el pequeño pueblo de la piscina infinita

Continuamos el día bajando toda la costa oeste de la península Trollaskagi hasta Hofsos.

Hofsos es un pequeño pueblo que no llega a 200 habitantes situado junto al mar. Es el puerto comercial más antiguo del norte de Islandia, dedicándose principalmente a la pesca. Podría haber sido una población mucho más grande pero no se desarrolló lo suficiente durante el siglo XX.

Hace pocos años construyeron allí una piscina infinita muy chula en la que bañarse con vistas al mar. Llegamos justo cuando habían cerrado así que nos quedamos con las ganas.

Holar, una pequeña aldea con catedral y universidad

Holar es otro pueblo muy pequeño, más aún que Hofsos, ya que no llega ni a 100 habitantes. Se encuentra hacia el interior de la península Trollaskagi, a 13km de la costa.

A pesar de su pequeño tamaño, esta localidad tuvo mucha importancia en el pasado ya que fue el centro religioso, cultural y educativo del norte de Islandia. Cuenta con una catedral y un colegio universitario que sigue funcionando en la actualidad impartiendo estudios de las áreas de acuicultura y biología de peces, estudios equinos y turismo rural.

catedral holar islandia
La humilde (arquitectónicamente hablando) catedral de Holar, Islandia

La catedral cuenta a su alrededor con un pequeño cementerio. En sus proximidades también hay una especie de pozo o manantial, llamado Gvendur’s spring, de aguas supuestamente curativas. Y enfrente a esto está la casa del Obispo (Audun’s House) que fue construida en el año 1315 y reconstruida en 2002 con materiales originales, debido a que se destruyó durante el siglo XIX.

Subiendo la calle tras la universidad, hay un conjunto de casas tradicionales con techo vegetal a modo de museo, en las que se puede entrar para verlas por dentro.

audun's house holar
Audun’s House, la casa del Obispo, en Holar

Glaumbaer, museo de casas de turba

Saliendo ya de la península Trollaskagi, el siguiente lugar era Glaumbaer. Antes de llegar ahí hicimos una pequeña parada en la playa negra de Skagafjordur, una de las muchas que hay por toda la isla.

Glaumbaer es una granja-museo en donde podemos ver la mejor representación de casas construidas con techos y recubrimientos de turba vegetal. Es un pequeño complejo de varias casas juntas que se pueden visitar, mostrando herramientas y útiles usados en la granja. Además hay una pequeña iglesia y un cafetería. El paisaje desde aquí también es muy bonito, con enormes llanuras verdes poco habituales en Islandia.

glaumbaer islandia
Casas de turba en Glaumbaer, Islandia

Ya se iba haciendo tarde así que después de Glaumbaer solo fuimos a visitar un sitio un poco aleatorio, que la verdad no sé cómo terminamos allí, pero es lo bueno de ir conduciendo improvisando.

Nos adentramos en la península al oeste de Trollaskagi hasta un lugar que he marcado en el mapa de abajo como aparece en Google Maps («Reykir – Grettislaug»). Está justo enfrente de Hofsos, pero al otro lado del mar. Se trata de unas pequeñas piscinas de aguas termales al aire libre, gestionada por un señor que está en una pequeña casa de madera al lado, con algunas mesas para comer o tomar algo. Parecía el típico que se pasa ahí los días feliz aislado del mundo. Nos tomamos un café ya que el tiempo no invitaba a darse un baño, y ya nos fuimos camino del sitio donde dormíamos esa noche.

El alojamiento para ese día fue el Hotel Húni, cerca de Blonduos, para seguir la ruta hacia el oeste al día siguiente. Como en el resto de Islandia, este hotel estuvo genial. Tiene una pequeña cocina donde servían el desayuno que también se usaba como salón social. La arquitectura con aspecto de escuela no es casualidad, nos contaron que durante el invierno parte del edificio es un colegio para niños pequeños mientras que la otra parte sigue siendo el hotel. Una buena forma de aprovechar el edificio para darle otro uso.

Descansamos para seguir al día siguiente con la Península de Vatnsnes.

Mapa de localización

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web está protegida con reCAPTCHA. Aplican la Política de Privacidad y los Términos de Servicio de Google.

Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Javier Jiménez García como responsable de este blog. La finalidad de la recogida de estos datos es para responder a tu consulta. Estos datos estarán almacenados en los servidores de webempresa.com. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a mediopeniqueblog@gmail.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en mi política de privacidad.