Consejos para dormir en un hostal o albergue en habitación compartida

Siempre que viajamos tenemos como uno de los puntos más importantes el alojamiento. Hay muchas formas de alojarse: hoteles, hostales, casas particulares, camping… Podemos tener desde sitios de muchísimo lujo y comodidades hasta lugares mucho más modestos y económicos. Pero ojo, el sitio más caro puede acabar siendo un problema y el más barato todo un acierto. En este artículo vamos a dar algunos consejos para dormir en un hostal compartido.

Con hostal en habitación compartida nos referimos a los también conocidos como hostels o albergues. Es la mejor opción cuando viajamos como mochileros, vamos en grupo o incluso solos. Suelen ser habitaciones compartidas que pueden ir desde 3-4 camas hasta más de 16. Lógicamente esto influye en el precio. Si un alojamiento cuenta con una habitación de 12 camas y otra de 4, esta última será más cara.

Desde mis primeros viajes tanto de Inter-Rail como escapadas cortas al extranjero, en la mayoría de ocasiones he dormido en habitaciones compartidas. Típicos hostales de 6-8 camas por habitación y con gente de cualquier parte del mundo. Tengo que decir que he visto de todo. Sitios increíbles por muy poco dinero, con todas las comodidades, desayuno, camas súper cómodas e impecables, hasta otros sitios no tan buenos. Pero eso sí, nunca he tenido ningún problema en este tipo de alojamientos.

Qué llevar a un hostal compartido

En primer lugar vamos a empezar a ver las cosas esenciales o aconsejables para dormir en un hostal con habitación compartida. Esto también irá en función del tiempo que estemos viajando, si queremos ir más o menos cargados. Pero, al menos bajo mi experiencia propia, esto es lo esencial para llevar a un hostel:

Candado

Un hostal compartido no es para nada un sitio inseguro. De hecho en la mayoría de sitios donde he estado, he visto cómo la gente deja su portátil, móvil cargando mientras están fuera, etc. Pero claro, nosotros podemos ser buenas personas, el 99,9% de los viajeros que nos encontremos no son más que eso, viajeros, personas como nosotros que simplemente quieren conocer nuevos lugares, pero está ahí el riesgo de toparnos con alguien que pueda arruinarnos el viaje.

Es cierto que los hostales generalmente son bastante seguros en cuanto a la entrada y salida de personas y el tener cámaras. Esto también depende del país y las propias medidas de seguridad del alojamiento.

Desde mi experiencia, un candado puede ser muy recomendable. Normalmente hay taquillas donde podemos dejar nuestras cosas, echar el candado y listo. Pongamos por ejemplo que vamos a salir por la noche y no queremos ir cargado del pasaporte, cámaras, etc. Dejamos todo en la taquilla y nos vamos más tranquilos. Nunca se sabe qué puede pasar y mejor prevenir.

Habitación compartida en un hostal
Literas en una habitación compartida en el Algarve portugués

Enchufe múltiple

Algo muy, muy importante. Es uno de los consejos para dormir en un hostal en habitación compartida. Podemos tener la suerte de estar en una habitación con 15 enchufes o, por el contrario, estar en una donde solo hay 2 o 3 y con suerte.

Viene muy bien, especialmente si viajamos en grupo, llevar una regleta o un enchufe múltiple. De esta forma siempre podremos utilizar una toma de corriente para enchufar varios móviles, la cámara, la batería externa…

Esto sobretodo es importante si vamos a ir a un país donde utilizan otro tipo de enchufe. Lo normal es que llevemos solo un transformador y queramos cargar la cámara, batería externa y móvil a la vez. Con una regleta podemos enchufarlos fácilmente.

Chanclas

Normalmente los hostales compartidos suelen tener también la ducha compartida. Es muy frecuente tener que ir fuera de la habitación para ducharnos. Y ojo, esto es lo mejor, por experiencia propia. Algunos hostales tienen una ducha en la habitación donde puede haber otras 8 personas. Puede ser un problema por el tiempo. Sin embargo las duchas compartidas suelen ser muchas y es raro tener que esperar.

Pero en cualquier caso, es importante llevar chanclas cuando nos hospedemos en un hostal compartido. Lo primero por comodidad, para poder andar sin llevar zapatillas o botas. Lo segundo por seguridad e higiene. Son muchos los usuarios que pueden ducharse al cabo del día, a veces no está todo lo limpio que quisiéramos y es mejor llevar chanclas.

Toalla

La mayoría de hostales y albergues compartidos no tienen toallas. Algunos incluso las ofrecen pero pagando. Por tanto es muy interesante llevar una toalla de casa. Así podremos ducharnos sin problemas. Si luego tenemos suerte y dan toalla, pues perfecto. Pero al menos tener esa garantía.

Tapones y antifaz

No es algo que yo personalmente haya usado nunca. Pero puede ser aconsejable especialmente tapones. No solo por la gente de nuestra habitación, sino por el resto del hostal. A veces podemos estar en un alojamiento compartido con muchos viajeros y puede haber voces, música, etc.

Cuerda y pinzas

Sobre todo para largos viajes. Puede que en algún momento queramos lavar una camiseta, pantalón, quizás para secar el bañador. Simplemente con tener una cuerda y unas pinzas podemos crear un tenderete improvisado y secar la ropa.

Por si se nos escapa algo, podéis visitar el artículo que escribimos sobre qué llevar en la maleta en un viaje.

Camas en un hostal compartido
Camas en un hostal compartido en Dublín

Cómo elegir un hostal compartido

Este es un paso fundamental cuando vayamos a optar por un hostal compartido o cualquier alojamiento. No podemos elegir el primero que veamos, ni tener en cuenta solo algún criterio.

Como consejo para dormir en un hostal compartido, lo primero que tenemos que hacer es mirar el alojamiento en sí. Es decir, ver dónde está situado, qué prestaciones tiene, si trae desayuno, los tipos de habitaciones…

Localización

Nosotros especialmente nos fijamos en dónde están ubicados. Lógicamente el precio también es algo muy a tener en cuenta, sobre todo en ciudades donde la diferencia de uno a otro puede ser bastante dinero. Pero no hay que dejar de lado la localización del hostal compartido, ya que es muy importante. Si estamos en una ciudad muy grande, conviene cogerlo cerca de paradas de metro, por ejemplo.

También podemos optar por un alojamiento que esté cerca del centro o de los principales lugares turísticos. Así calculamos el tiempo y también el dinero. No es lo mismo poder recorrer todo lo que queremos ver a pie, que tener que utilizar transporte, con la pérdida de tiempo y dinero que supone.

Tipos de habitación

Otra cosa importante al optar por un hostal en habitación compartida es el tipo de habitación. Como dijimos anteriormente, puede haber un cuarto compartido de 3 camas, 4, 5… hasta incluso más de 16.

En nuestro caso nunca hemos estado en una habitación con más de 12 personas. En mi opinión personal, una cifra buena pueden ser 6-8 camas. Más de eso puede ser mucho lío en algunas ocasiones en las que la habitación sea demasiado pequeña y no haya espacio suficiente para dejar las cosas, etc.

Existen habitaciones exclusivas para mujeres, exclusivas para hombres y mixtas. También las hay con baño privado o no.

Por tanto, elegir el tipo de habitación es un paso importante. Aquí podemos poner un poco en la balanza el coste y número de camas, por ejemplo.

Fotos y opiniones de otros usuarios

Esto también hay que tenerlo muy en cuenta. Hoy en día por suerte podemos ver fotos y buscar mucha información sobre un hostal compartido que nos guste. Así sabremos qué tipo de camas hay (por ejemplo si a alguien no le gustan las literas, elegir un cuerpo con camas normales), cómo es el baño, qué tamaño tiene la habitación…

Nuestro consejo es guiarnos por las fotos que vemos claramente. De nada nos sirve si un alojamiento únicamente muestra imágenes de la parte de fuera, de los sofás de las zonas comunes o de la cocina, si no enseña las habitaciones. También intentar ver fotos del baño para hacernos una idea.

Por supuesto las opiniones de otros viajeros son importantes. Pero en este caso no hay que fiarse en exceso. Normalmente, y esto es una realidad, la gente escribe para quejarse o cuando algo ha ido mal. Además también hay gente muy exagerada o demasiado delicada. Y esto último lo hemos visto en algunos hostales que hemos estado y vimos comentarios súper negativos, gente quejándose mucho por alguna cosa, y luego resulta que era una tontería y que por ese precio era más que aceptable.

Pasillo de un hostal compartido
Pasillo de un hostal compartido en Nueva York

Qué cama elegir en un hostal compartido

Siguiendo un poco con cómo elegir un alojamiento, vamos a ver cómo elegir la cama en un hostal compartido. Aquí puede haber muchas diferencias y conviene tener en cuenta algunas cosas.

Por ejemplo, pongamos que estamos en una habitación de 8 camas donde llegamos y podemos elegir la que queramos. Estarán distribuidas en 4 literas. Puede que una de esas literas esté en una zona alejada de la puerta, de ventanas, de focos de luz, mientras que otras estén al lado de la puerta, haya menos espacio, etc. Siempre es aconsejable dormir lejos de la puerta, así como de las taquillas (hay gente que hace mucho ruido cada vez que entra o saca algo de las taquillas).

Pero sobre todo, algo importante es pillar una cama que tenga enchufe. En algunos hostales puede que el enchufe nos pille a 8 metros. Mala cosa si queremos cargar el móvil toda la noche.

¿Mejor coger la cama de arriba o la de abajo en una litera? Esto ya es algo personal y cada uno puede tener sus preferencias. Algunos viajeros prefieren la de arriba porque están más tranquilos, hay menos jaleo de gente pasando o abriendo y cerrando maletas. Otros viajeros prefieren la de abajo y así poder estar más cerca del suelo y poder tener ahí la maleta o mochila.

Cómo es dormir en un hostal compartido y qué podemos esperar

Dormir en un hostal en habitación compartida es una experiencia que puede ser muy positiva. Lo normal es que coincidamos en el mismo cuarto con personas de muchas nacionalidades. Una manera interesante de conocer gente, aprender de nuevas culturas, practicar idiomas… Siempre puedes encontrarte con gente muy interesante. Hay de todo, lógicamente.

Lo normal es que en un hostal o albergue compartido haya cocina y zonas comunes. Podemos hacernos de comer incluso. Suele haber frigorífico para guardar cosas. El alojamiento pone simplemente el material. Es el viajero quien pone todo lo demás: comida, bebida, lavar luego los platos, etc.

Zona común de un hostal compartido
Zona común en un hostal de Irlanda

Eso sí, hay ciertos hostales compartidos donde pueden ofrecernos café, té, leche, incluso zumos o frutas de manera gratuita. Ya depende un poco del país y del alojamiento en sí. Otros no tienen ni un vaso para llenar agua, claro.

Muchas opciones tienen desayuno incluido. Esto puede ser interesante si queremos ahorrar dinero o tiempo.

Podemos esperar cosas como tener que hacer la cama por completo. Es decir, que al llegar nos den las sábanas, almohadas, etc. Llegamos y en la cama solo hay un colchón. Esto es bastante común especialmente en hostales de Europa central. Al menos yo no lo he visto en Japón, el sudeste asiático, Estados Unidos o en el este de Europa. Muy común en países como Irlanda, Reino Unido, Alemania, Bélgica…

También en algunos casos tenemos que entregar las sábanas y almohadas al salir y dejar el alojamiento. Aunque esto solo lo he visto en un par de ocasiones, no es lo habitual.

Sí es mucho más habitual tener que dejar un depósito económico. Lo típico de dejar 15-20€ que te devuelven a la salida si no ha habido ningún problema, como perder la llave o similares.

Muchos hostales organizan actividades que pueden ser muy interesantes para conocer gente y también conocer mejor el lugar. Pueden ser excursiones, actividades de juegos dentro del alojamiento, etc. En ocasiones incluso se convierten en una fiesta improvisada.

Dudas y mitos sobre hostales y albergues compartidos

Mucha gente cree que un hostal compartido significa estar en una habitación con 15 camas. Pero para nada. Como hemos dicho, puede haber habitaciones simplemente de 3, 4 camas. Incluso reservar una habitación individual o para dos personas. Hay una gran variedad de alojamientos.

Otra duda que suelen tener los viajeros es referente a la edad. Y sí, hay hostales juveniles que tienen límite de edad. Normalmente suele ser de 30 o 35 años. Esto es algo que debemos de observar al hacer la reserva.

Un mito que está muy presente en algunos viajeros es que los hostales están localizados a las afueras de la ciudad o al menos muy alejados del centro. Para nada es cierto esto. Podemos hospedarnos en pleno centro de una ciudad por muy poco dinero.

Camas en una habitación compartida
Camas en una habitación compartida en un viaje a Reino Unido

Recomendaciones de buena conducta en un hostal compartido

La gente en los hostales suele ser muy respetuosa. Rara vez nos hemos encontrado con alguien que haga más ruido del necesario al llegar por la noche, que ensucie la habitación o que tenga algún comportamiento negativo. Por tanto, si queremos que la gente sea correcta, debemos empezar por ser correctos nosotros mismos.

Lo primero y más básico es no hacer ruido al llegar por la noche. Tampoco encender las luces, salvo que sea estrictamente necesario. Siempre es bueno alumbrar con la luz del móvil, por lo que no necesitamos ni una linterna.

Otra recomendación de buena conducta en un hostal compartido es el tema de la cocina. Lo correcto siempre es lavar los platos y vasos que utilizamos. Normalmente ponen un cartel para los despistados. Pero no nos olvidemos que el alojamiento únicamente nos cede el material.

No ocupar toda la habitación. Esto sí es cierto que en algún lugar lo hemos visto. Típica persona que esparce la ropa por todas partes, ocupa todas las mesas que haya, el espacio en el suelo o incluso dejan cosas encima de la cama de otros viajeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.