Peligros al viajar a Brasil y cómo evitar robos y atracos

Desde que llegué de mi viaje, me han hecho varias veces las mismas preguntas: ¿Es seguro viajar a Brasil? ¿Has tenido algún problema? Después de estar dos semanas recorriendo parte de este país, te voy a hablar de mi experiencia. Voy a contarte cómo es la seguridad en Brasil, qué me contaron los locales y te daré algunos consejos esenciales para que no tengas problemas si vas a ir allí.

Seguridad en Brasil

Brasil, en general, es un país inseguro. Es la realidad. Y es algo que te das cuenta en cuanto llegas al país, a poco que empieces a hablar con los locales. Es un destino en el que debes tener cuidado e ir siempre con precaución. Ahora bien, no significa que vaya a pasarte algo sí o sí. Pero lo cierto es que sí, existe el riesgo.

Nada más llegar a Brasil, al aeropuerto internacional de Sao Paulo, el taxista que me llegó al centro me lo advirtió: mucho cuidado por aquí, no saques el móvil, evita estas zonas por la noche, etc. Fue la primera impresión que tuve nada más llegar, pero fue algo que me acompañó durante los 15 días que estuve en el país.

Pero, ¿cuáles son los peligros como turistas? Realmente no hay mucha diferencia entre ser local o extranjero, aunque los viajeros siempre vamos a tener más riesgo. Esto es así, ya que pueden ver que somos de fuera, nos descuidamos más a la hora de sacar el teléfono o la cámara de fotos, pasamos por sitios por los que tal vez un local no tiraría, etc.

Lo más habitual son los robos. Van a aprovechar cualquier descuido para quitarte el móvil, la cartera, una mochila que dejes descuidada… Claro, en este sentido no es muy distinto a otros muchos países. Pero sí, también existen los robos con violencia. No te voy a engañar: en Brasil, como me confirmaron varios locales, en varias ciudades, no es raro que te apunten con una pistola y te quiten todo lo que lleves. Si entras en las recomendaciones del Ministerio de Exteriores para viajar a Brasil, avisan claramente de que la criminalidad es elevada y que hay que extremar las precauciones.

Zona turística de Rio de Janeiro, con presencia de seguridad
Una zona turística en Rio de Janeiro, donde hay seguridad en los alrededores

Experiencia con el peligro de Brasil

Personalmente, no me pasó nada en Brasil. Tomé precauciones, aunque sí es cierto que en alguna ocasión me arriesgué más de lo necesario y no debería. Sin embargo, sí que noté situaciones que para nada te dan seguridad. Todo esto, además, lo corroboraron locales con los que hablé durante el viaje.

Por ejemplo, estuve en Salvador de Bahía, que es considerada una ciudad peligrosa dentro de Brasil, y la mujer del hotel me advirtió bastante. Nada más llegar, me dijo que no saliera de una serie de calles que me marcó en un mapa. Además, me recomendó no salir del hotel, ni siquiera a cenar, en cuanto cayera el sol. Y sí, la verdad es que la ciudad se sentía bastante insegura, con zonas controladas por los policías militares.

Policía militar, en las calles de Salvador de Bahía
Presencia de la policía militar, en el centro de Salvador de Bahía, una de las ciudades más peligrosas de Brasil

También pude hablar bastante con un brasileño, Carlos, de Minas Gerais. Coincidí con él en una excursión a la Isla de los Frailes y pude hablar bastante de estos temas de seguridad. Me contó que a él le han robado innumerables veces, desde que era pequeño. Me contó que a él le han apuntado con una pistola para robarle todo lo que llevara. Ahora va siempre con el móvil en los calzoncillos y no lleva nada de efectivo, todo lo paga con tarjeta.

Un taxista en Brasilia, en cuanto vio que era extranjero, preguntó, medio en broma, medio en serio, que cuánto tiempo llevaba en el país y si ya me habían robado algo. Le dije que por suerte no había tenido problemas y lo que me respondió es que, por desgracia, es muy habitual que haya robos y apuntan a turistas, que están más indefensos al no saber cómo actuar rápidamente ante una situación así. Nuevamente, me recomendó no pisar ciertas zonas, no salir de noche, etc.

En el hotel de Sao Paulo, el hombre de seguridad privada que tenían en la puerta, me vio un día con el móvil en la mano, en la calle, y rápidamente vino a decirme que lo guardara. Me dijo que mucho cuidado con eso, ya que no es la primera vez que han pasado en moto y han robado el teléfono un cliente del hotel en la misma puerta.

Recomendaciones para viajar seguro por Brasil

Te voy a dar algunos consejos de seguridad para viajar por Brasil, según mi propia experiencia y las recomendaciones que me dieron los locales que fui conociendo a lo largo de mi recorrido. Si tienes en cuenta todo lo que voy a decirte, créeme que vas a disminuir muchísimo el riesgo de que te roben o te hagan algo. Aunque sea un destino donde la seguridad no es buena, no significa que no puedas viajar o vaya a pasarte algo.

No muestres tus pertenencias

Mi primer consejo es que intentes llamar la atención lo menos posible. Si tienes un reloj inteligente, aunque sea súper barato, evita llevarlo. Algo que me di cuenta es que en Brasil muy poca gente llevaba reloj por la calle. Es una de las señales para que los atracadores vayan a robarte, por lo que conviene evitarlo.

En mi caso, dejé en casa mi reloj habitual, que sin llegar a ser nada caro, sí que llama más la atención, y me puse un reloj Casio que tengo desde hace cerca de 20 años. Lo mismo en cuanto a la ropa, ya que lo mejor es que lleves prendas que no muestren ninguna marca cara, ni sean llamativas.

Por supuesto, mucho cuidado con el móvil, cartera, mochila, etc. Evita mostrar el teléfono en público, especialmente en zonas con muchas aglomeraciones o en sitios más vacíos, donde podrías ser el foco de atención. Nunca dejes tu cartera a la vista cuando vayas a pagar.

Evita hablar en ciertas zonas

Este punto lo veo bastante importante, especialmente cuando pases por ciertas zonas. Por ejemplo, podrías pasar por una calle donde no haya demasiada gente y pueda haber grupos de personas que notarás que pueden no tener buenas intenciones. Si pasas por allí, y vas hablando con algún compañero de viaje, van a saber claramente que sois turistas extranjeros y podrían ir a robaros o intentar que le deis algo.

Por tanto, en estas situaciones lo mejor es mantener la boca cerrada. Cuanto más desapercibido pases, mejor. Por supuesto, no significa que en todos estos casos vaya a haber alguien con intención de robar, pero ya sabes, por precaución. Si fueras con algún local, la cosa cambia. Por ejemplo, hice una excursión a la favela de Rocinha, en Rio de Janeiro, y no sentí inseguridad en ningún momento. Pero claro, iba con un guía local y llevaba al grupo donde él sabía que no había problemas.

Centro de Sao Paulo, una zona donde hay que tener cuidado a ciertas horas
Hay que tener cuidado a ciertas horas al caminar por el centro de Sao Paulo

Cuidado al pagar en efectivo

En Brasil es súper común pagar con tarjeta. De hecho, en casi todas partes vas a poder hacerlo. Sin embargo, puede que en algún momento tengas que pagar en efectivo o quieras gastar lo que tengas antes de que termine el viaje. Ten cuidado en ese momento, ya que no sabes quién puede estar rondando.

Tuve una experiencia al comprar en un Oxxo, una tienda similar a los 7-Eleven, en Sao Paulo. Había un hombre en la puerta, al cual ya había visto desde que entré, y pagué con un billete y me dieron la vuelta. Este hombre no perdía detalle, desde la distancia, de todo lo que hacía. Y claro, vio que me habían dado dinero de vuelta y, por tanto, llevaba algo en el bolsillo. Nada más salir de la tienda, empezó a seguirme, a pegarse a mí y a decirme que le diera dinero. No paró hasta que me puse serio y, en portugués, le dije que dejara de seguirme, que no iba a darle nada.

Esto mismo te puede pasar en algún mercado o cualquier lugar. Va a haber gente que te verá pagar en efectivo, puede que incluso pongan el ojo en tu cartera, y aprovechen un descuido para quitártela. Cuando vayas a pagar, siempre mira bien qué hay a tu alrededor.

Paga con tarjeta y ponle límite

Mi consejo es que pagues con tarjeta siempre que puedas. Además, te recomiendo que esa tarjeta la lleves en una zona a la que puedas acceder fácilmente, sin tener que sacar continuamente la cartera. Por ejemplo, la puedes llevar en otro bolsillo del pantalón. Cada vez que tengas que comprar algo, simplemente la sacas y listo, sin tener que mostrar la cartera.

Pero no te recomiendo que utilices cualquier tarjeta, sino una a conciencia para pagar en Brasil. Por dos motivos: en caso de que te la roben o bien que te la clonen sin darte cuenta. Puedes usar una tarjeta de tipo monedero, donde le metas una cantidad de dinero y ya, sin estar vinculada a tu cuenta bancaria. Si te la roban, como mucho vas a perder la cantidad que tengas ahí. Además, es importante que puedas bloquearla desde la aplicación rápidamente.

En Brasil, otro problema es la clonación de tarjetas. No significa que tenga que pasarte sí o sí, pero no es algo raro. Para evitar problemas, al utilizar una tarjeta de tipo monedero, en caso de que en algún momento intenten hacer una compra fraudulenta, habrá un tope y no te robarán más que lo que tengas ahí metido. Por ejemplo, tarjetas como N26 o Revolut son una buena idea.

Cajeros, siempre vigilados y en interiores

Cuando vayas a sacar dinero del cajero en Brasil, ten cuidado porque es uno de los lugares donde puede haber ladrones al acecho. Es lógico, ya que una vez abandones el cajero, van a saber que llevas dinero en el bolsillo. Nunca vayas a un cajero solitario, que estén directamente en la calle o sitios donde puedan darte un tirón rápido.

Lo ideal es que entres en los cajeros que suele haber en interiores, en los propios bancos. Además, si vas en horario de apertura, lo normal es que haya seguridad en la puerta. De esta forma, vas a tener mayor protección y evitarás que vayan a por ti. No obstante, eleva las precauciones justo después de haber sacado dinero del cajero y hasta que te alejes un poco del sitio.

Cajeros automáticos interiores, lo mejor por seguridad en Brasil
Cajeros interiores, los más recomendables para sacar dinero en Brasil sin peligro

Todo lo de valor, en el hotel

Lo mejor es que lleves el dinero, así como las tarjetas bancarias, en varios sitios. Puedes llevar dos carteras y dejar siempre una en el hotel, bien escondida en la maleta. Lo ideal es que allí dejes la mayor parte del dinero en efectivo, así como tarjetas que te sirvan como emergencia, en caso de que te roben. También debería dejar allí el pasaporte y salir con una fotocopia.

Personalmente, algo que hice en Brasil fue llevarme un segundo móvil, un modelo antiguo que tenía en casa, y lo dejé en el hotel. Allí tenía todo lo importante del viaje, como reservas de hoteles, los puntos en el mapas los billetes de vuelos… La idea era que, en caso de que me atracaran en algún momento, siempre tener en el hotel otra cartera con dinero, tarjetas y móvil que pudiera utilizar y continuar con mi viaje lo mejor posible.

Evita salir de noche

Esto fue algo que me recomendaron bastante durante mi estancia en Brasil, pero también lo comprobé por mí mismo. Hay zonas que, literalmente, quedan desiertas poco antes de empezar a caer el sol. Cierran tiendas, deja de haber gente por la calle, no encuentras ningún bar abierto y la verdad es que tienes sensación de inseguridad. Por ejemplo, en Sao Paulo, en la zona de la plaza de la República y alrededores, lo puedes comprobar.

Durante el día, al menos en zonas transitadas y turísticas, siempre que tengas en cuenta las precauciones principales, no debería haber problemas. En cambio, por la noche la cosa cambia por completo. No te recomiendo que andes por ahí, por la noche, en ciudades como Sao Paulo, Rio de Janeiro o Salvador de Bahía. Únicamente en zonas como Copacabana o en Foz do Iguaçu, vi que seguía habiendo movimiento después de caer el sol, y es algo que notas al ver restaurantes y tiendas abiertos.

Mirador en la avenida Paulista, una zona segura de Sao Paulo
La avenida Paulista es una de las zonas más seguras de Sao Paulo

Nunca camines por zonas vacías o cerradas

Esto es un poco de sentido común, pero podrías encontrarte, por error, en una callejuela o túnel. Estos sitios son bastante peligrosos y es justo donde hay más probabilidad de que te saquen una navaja o incluso te apunten con una pistola. Cuidado con esto, con zonas sin salida, por donde no pase gente continuamente o incluso puedan estar oscuras.

Un ejemplo, una experiencia que tuve, fue en Sao Paulo, en el típico puente peatonal para cruzar una gran avenida. Tienes que subir por unas escaleras, cruzas y bajas por el otro lado. Ahí me la jugué bastante, la verdad, ya que era por la mañana muy temprano, no había prácticamente nadie en esa zona, y ese puente tenía muy mal aspecto. Si hubiera habido alguien ahí con ganas de atracarme, hubiera tenido una oportunidad de oro. Evita estos riesgos innecesarios.

Utiliza transporte seguro

Te puedo recomendar utilizar Uber. En Brasil funciona bastante bien. Es seguro, ya que los conductores están registrados, puedes ver la valoración que le dan, etc. Eso sí, cuando vayas a montarte asegúrate siempre de que la matrícula corresponde con lo que pone en la aplicación, ya que podría haber taxistas piratas que se hagan pasar por el conductor de Uber.

También es seguro el metro, el cual utilicé en Sao Paulo, Brasilia y Salvador de Bahía, más allá de carteristas como hay en todas partes. Pero sí, lo vi bastante bien, con cámaras, seguridad y no tuve sensación de peligro en ningún momento. No obstante, siempre toma precauciones, cuidado con llevar bolsillos abiertos, intenta ponerte la mochila siempre delante, etc.

Metro de Sao Paulo, un medio seguro para moverse
El metro de Sao Paulo es relativamente seguro, pero siempre debes tomar precauciones

No te recomiendo coger taxistas piratas. Los vas a ver incluso nada más llegar al país, al salir del aeropuerto. Ojo, no significa que todos sean peligrosos, ni mucho menos, ya que la mayoría solo quieren sacarse un dinero. Pero, sin duda, es donde vas a correr más riesgos de que te roben, te lleven a un lugar al que no has dicho, te estafen con el precio, etc.

En definitiva, Brasil es un país en el que hay que tomar ciertas precauciones para evitar robos. Por desgracia, no es un destino seguro, no se puede andar por la calle con plena tranquilidad, ni estar a ciertas horas de la noche. No significa que no recomiende ir, ni mucho menos, pero sí que vayas preparado y sigas las recomendaciones que te he mostrado, así como todo lo que te digan los locales durante tu viaje.

Javier Jiménez

En 2011 hice mi primer Inter-Rail y desde entonces no he parado de viajar. Siempre llenando la mochila de experiencias y desgastando suela por el mundo. Una de mis pasiones es escribir sobre mis viajes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web está protegida con reCAPTCHA. Aplican la Política de Privacidad y los Términos de Servicio de Google.

Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Javier Jiménez García como responsable de este blog. La finalidad de la recogida de estos datos es para responder a tu consulta. Estos datos estarán almacenados en los servidores de webempresa.com. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a mediopeniqueblog@gmail.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en mi política de privacidad.