Visita al Gran Buda de Leshán y Oriental Buddha Capital

Comenzamos una de las etapas más emocionantes del viaje por China. Para ese día teníamos prevista la visita al Gran Buda de Leshán, un lugar imprescindible en esta zona del país, así como Oriental Buddha Capital. Fue un día intenso, ya que después de esta visita teníamos que coger un tren nocturno dese Chengdu para llegar a Fenghuang, previa parada en Tongren. Una de las partes del viaje donde no teníamos todo organizado y había que improvisar algunas cosas.

Así pues, ese día salimos muy temprano del hostal de Chengdu donde nos hospedábamos. El día anterior la recepcionista nos reservó un taxi a través de una aplicación china (Didi o similar supongo) y sobre las 6 de la mañana estábamos fuera y el taxi esperándonos. El precio hasta la estación de tren según nos dijo la recepcionista era de 20 yuanes (2,50€). Al final el hombre puso el taxímetro y salió 24 yuanes, que fue el precio que nos cobró.

La idea era coger el primer tren hacia Leshán. En un artículo anterior explicamos cómo ir de Chengdu al Gran Buda de Leshán. Queríamos aprovechar muy bien la mañana y no tener problemas de tiempo, ya que por la tarde había que coger otro tren casi de seguido.

El problema es que teníamos que ir con el equipaje. Teníamos en mente dejarlo en una zona de taquillas que hay en la estación este de Chengdu, que ya vimos el día anterior, pero no abrían hasta las 7 y nuestro tren salía a esa hora, así que imposible. Por tanto tuvimos que llevarnos todo con la esperanza de que en Leshán pudiéramos dejarlo.

El trayecto en tren fue de una hora aproximadamente. Es un tren de alta velocidad y a veces incluso tarda menos. Llegamos poco después de las 8 de la mañana a Leshán, como era nuestra intención, para coger allí el bus urbano hasta la zona del Gran Buda. El problema es que en la estación de tren de Leshán no hay para guardar equipaje. Allí nos indicaron en información que el Buda gigante podríamos dejarlo.

Cabeza del Gran Buda de Leshán
Cabeza del Gran Buda de Leshán

El Gran Buda de Leshán

Nada más llegar allí lo primero que hicimos fue buscar para dejar el equipaje cerca del Gran Buda de Leshán. No hay un sitio oficial para ello, sino que una tienda ha buscado aquí el negocio y permite guardar el equipaje de la gente por 10 yuanes (poco más de 1 euro). La tienda se llama Jingyuan retail department y pone bien visible “left luggage”. Es una tienda donde venden agua, zumos, galletas y cosas así. No tiene mucha pérdida. Está prácticamente enfrente de la entrada principal, de esquina.

La entrada al Gran Buda de Leshán cuesta 80 yuanes (unos 10€) y 40 en caso de tener carnet de estudiante internacional. En los meses de verano abre de 07:30 a 18:00h y en invierno de 08:00 a 17:30h.

Es conveniente visitar el Gran Buda de Leshán lo más temprano posible. En primer lugar porque así evitaremos las largas colas (que aun así las habrá, pero mucho menos). En segundo lugar porque es un sitio bastante grande y hay que dedicar tiempo, además de que el calor puede apretar.

Durante el recorrido hasta el Buda gigante de Leshán nos encontraremos con diferentes espacios, templos, pagodas y lugares de interés.

Lo primero que vimos fue la pagoda de Lingbao. Hay que desviarse apenas unos metros y subir unas escaleras. No requiere mucho tiempo.

Pagoda de Lingao, en Leshán
Pagoda de Lingao, en Leshán

Caminando un poco llegamos hasta un gran templo budista bastante vistoso. El templo Lingyun. En realidad son dos edificios y una especie de plaza en medio. En uno de ellos estaban rezando en ese momento con diferentes cánticos.

Templo de Lingyun
Templo de Lingyun

Por cierto, por el camino hay bastantes indicaciones donde informan de todos los monumentos que hay por el camino y la distancia hasta ese lugar. Sin embargo no hay que fiarse al 100%, ya que vimos un par de señales contradictorias, especialmente una casi llegando al Gran Buda en la que apuntaba a otra dirección y decía que faltaban 900 metros cuando estábamos al lado. A no ser que lo hayan corregido, hay que tener cuidado con esto y utilizar el sentido de la orientación.

Sin entretenernos mucho por el camino, fuimos hacia el Gran Buda de Leshán, que es sin duda la estrella de este lugar. Aquí ya vimos que se congregaba bastante  gente. No queríamos perder mucho el tiempo y ponernos cuanto antes en la cola, ya que poco después estábamos seguros de que la fila iba a ser mucho más grande.

En este lugar hay que tener paciencia, especialmente si llegamos tarde o en temporada alta. La fila es un zigzag y perfectamente podemos pasar 2 horas hasta llegar abajo. Nosotros estuvimos 20 minutos hasta llegar abajo, pero claro era una hora en la que había poca gente y nos pusimos en la cola ya en las escaleras (hay una zona de típicos zigzag de vallas para cuando hay mucha más gente).

Buda Gigante de Leshán
El Buda Gigante de Leshán

Conforme vamos bajando las escaleras podemos tener una perspectiva diferente del Buda gigante. A otro lado podemos ver vistas del río y la ciudad de Leshán al fondo.

Mide 71 metros y fue esculpido en la montaña desde el año 713 y durante los siguientes 90. Parece ser que en este lugar había corrientes de agua muy fuertes y lo construyeron para que protegiera a los  barcos. Según se cree lo consiguió, ya que el hecho de romper tanta roca de la montaña provocó que el curso del río cambiara y fuera menos peligroso. Impresiona verlo desde abajo y observar lo enorme que es.

Nuestro consejo es visitar este lugar lo más temprano posible. La diferencia puede ser bastante importante en cuanto al tiempo de espera en la cola. Si podemos ir en el primer transporte por la mañana, mucho mejor.

El Gran Buda de Leshán desde abajo
El Gran Buda de Leshán desde abajo

Oriental Buddha Capital, en Leshán

Pero si visitamos el Gran Buda la cosa no acaba ahí. Tenemos la posibilidad de visitar también el complejo Oriental Buddha Capial. Es, al menos en mi opinión, incluso más recomendable. es muy grande y está compuesto por varias zonas entre las que podemos ver una cueva con enormes budas tallados, espacios donde hay numerosos budas de menor tamaño e incluso uno gigante de 170 metros tumbado y tallado en la montaña.

Nos costó encontrar este lugar. Sabíamos que desde fuera, donde nos dejan los autobuses y taxis, hay que entrar desde la puerta oeste. Sin embargo también está la opción de acceder una vez estamos dentro del Gran Buda. Pero nos costó tiempo encontrarlo. Las indicaciones no son muy claras, pero siempre se puede preguntar a alguien (recomendable llevar una foto y poder mostrarla).

Es un complejo totalmente independiente. Para entrar a Oriental Buddha Capital, (que por cierto es el nombre que aparece en todos sitios, pero que vendría a ser en español Capital Oriental del Budismo o algo así), hay que comprar una entrada aparte. Cuesta 80 yuanes y con carnet de estudiante vale 50.

Nos sorprendió enormemente lo solos que estuvimos en este sitio. Habíamos leído sobre ello, pero pensábamos que tampoco sería tan exagerado. Lo cierto es que la inmensa mayoría de los viajeros solo van a ver el Gran Buda de Leshán y se vuelven. Especialmente si vamos temprano, lo normal es que visitemos Oriental Buddha Capital prácticamente solos.

Uno de los primeros lugares que visitamos en Oriental Buddha Capital de Leshán fue la cueva Pharmacist Buddha. Aquí nos encontramos de lleno con un enorme Buda de más de 50 metros. Realmente impresionante. Lo mejor de todo es que no había nadie. Únicamente 2 o 3 turistas pasaron de largo mientras estábamos haciendo fotos.

Gran Buda en Oriental Buddha Capital
Gran Buda en Oriental Buddha Capital

En las paredes de alrededor podemos ver otras esculturas y figuras talladas en roca. Fue sin duda uno de los sitios más bonitos que vimos en esta zona de China. Quizás también porque se disfruta más cuando no tienes cientos de turistas al lado.

Cueva de los 10.000 Budas de Leshán

Pero esto no acababa aquí, ni mucho menos. Si vamos detrás del Buda enorme podemos llegar a una serie de túneles y galerías. En algunos sitios por allí en carteles vimos que nombran a esta zona como la cueva de los 10.000 Budas de Leshán. No tengo dudas de que haya 10.000 Budas, pero el nombre oficial, según pudimos ver posteriormente, es cueva de los Budas de Myriad. Este sitio es realmente impresionante. Todas las paredes están repletas de figuras perfectamente talladas, de múltiples tamaños y formas. No entiendo cómo este lugar recibe tan pocos visitantes (al menos hasta ahora, que ya sabemos que en cuanto algo se expande por Internet al final llega a todo el mundo).

Cueva de los 10000 Budas de Leshán
Cueva de los 10000 Budas de Leshán

Si seguimos hacia adelante por los túneles llegamos a una de las joyas: un enorme Buda sentado de 33 metros. Es otra de las estrellas del parque Oriental Buddha Capital en Leshán. Eso sí, un poco difícil hacerle una foto en condiciones, ya que está algo encajonado dentro de la cueva.

Gran Buda sentado en Oriental Buddha Capital, en Leshán
Gran Buda sentado en Oriental Buddha Capital, en Leshán

Los túneles continúan. Una gran variedad de budas, figuras y esculturas nos dejan con la boca abierta a cada rato. Todo ello sin prácticamente nadie. Salvo en la zona del Buda sentado, donde había algunos turistas haciéndole fotos, por todo lo demás ni una sola persona.

Túneles dentro de Oriental Buddha Capital
Túneles dentro de Oriental Buddha Capital

Después de pasar por varios túneles más, ver numerosos budas de menor tamaño y figuras muy variadas y curiosas, llegamos fuera. Aquí nos topamos con un bonito jardín, con alguna estatua llamativa y muchísima vegetación.

Jardines en Oriental Buddha Capital
Jardines en Oriental Buddha Capital

Gran Buda dormido de Leshán

Queríamos ver el gran Buda dormido de Leshán de 170 metros. Está esculpido en la montaña y es complicado verlo. Hay un punto, que posteriormente vimos que era justo la entrada desde la calle, donde podemos verlo bien. Está junto a un bonito puente. Allí se aprecia el gran Buda durmiendo.

Gran Buda durmiendo en Leshán
Gran Buda durmiendo en Leshán

Lo aconsejable es ir sin prisas, disfrutar de los jardines, encontrarnos sorpresas por el camino, aventurarnos a tirar por algún sendero que no esté marcado y ver qué hay. Es un complejo realmente enorme y de verdad tiene muchos sitios bonitos para conocer. Nosotros no disponíamos de demasiado tiempo, ya que estábamos un poco atados a un tren que teníamos que coger sí o sí para posteriormente enlazar con otro tren nocturno.

De nuestra visita al Gran Buda de Leshán y a Oriental Buddha Capital nos quedaron algunos templos, puentes y lugares por ver. Es imposible verlo todo en una mañana, como hicimos nosotros. Sin embargo sí que es suficiente para ver lo principal. Recomiendo mucho no perderse la zona de Oriental Buddha Capital de Leshán.

Haciendo amigos chinos y tren nocturno de Chengdu a Tongren para llegar a Fenghuang

Después de nuestra visita fuimos a por el equipaje que teníamos guardado y aprovechamos para comer allí cerca en un restaurante. Acabamos en uno que se veía muy local y únicamente había dos chinos comiendo. Se sorprendieron mucho cuando llegamos. Esos dos chinos, minutos después, intentaron hacerse amigos nuestros y empezaron a hablarnos a través del traductor del móvil.

Fue uno de esos momentos que solo pasan en China. Se empeñaron en invitarnos la comida y se quedaron un rato hablando con nosotros. Incluso nos intercambiamos WeChat (la aplicación que usan en China tipo WhatsApp). Empezaron a preguntarnos muchas cosas, interesarse por España, etc. Muy buena gente. No aceptaron que pagáramos el bus de vuelta a Leshán.

Ya de vuelta en Leshán solo teníamos que esperar un rato a coger el tren que nos llevaba a Chengdu y una vez allí esperar bastante más tiempo. En un primer momento íbamos a esperar un par de horas, ya que nuestro tren de Chengdu a Tongren salía a las 19:00h. El problema es que el tren se retrasó muchísimo (5 horas y media al final) y desconocíamos el motivo.

Cuando se acercaban las 19:00h y veíamos que la puerta para bajar al andén seguía cerrada, nos olíamos que algo pasaba. Los trenes en China son muy puntuales. La cuestión es que allí no aparecía nada y únicamente en una pantalla que había al lado, donde todo estaba en chino, veíamos un mensaje en rojo junto a la hora de nuestro tren. Lógicamente algo malo pasaba.

Allí esperando solo había chinos y claro, ellos leían el mensaje en su idioma y sabrían qué pasaba. Y aquí fue cuando hicimos una amiga china. Nos vio que estábamos un poco sin saber qué pasaba y se nos acercó para explicarnos qué pasaba. Nos dijo que había habido una fuerte tormenta y que por eso se retrasaba el tren. La muchacha sabía leer perfectamente inglés, hablarlo un poquito solo. Así fue otra de las anécdotas del viaje: estuvimos hablando con ella como dos horas, pero prácticamente todo desde el móvil. Es decir, nosotros escribíamos en nuestro móvil, ella leía y nos respondía escribiendo en el suyo y así.

Otra de estas cosas curiosas que puedes encontrarte en China. Sin duda fue uno de los momentos del viaje y aprendimos muchísimo. La muchacha, que por lo nos dijo estudiaba para algo así como ser abogada del estado, nos habló de muchas cosas de su país, nos explicó el tema de bloquear a Google, Facebook…

Compartimento de un tren nocturno en China
Compartimento del tren nocturno

Sobre las 0:30h, unas 5 horas y media después de la hora prevista de salida, estábamos montados en el tren rumbo a Tongren. Aquí hubo otra curiosidad del día. Nos quedamos en un compartimento con camas y coincidimos con una pareja de españoles, a los cuales no habíamos visto en la cola durante todo ese tiempo que estuvimos esperando. Ellos iban también a Fenghuang, pero no sabían que podían bajarse en Tongren y se iban hasta Huaihua, que es el sitio más conocido y donde suelen bajarse los turistas, pero en realidad es echar un par de horas más de viaje.

La casualidad quiso que en uno de los lugares más caóticos y con más personas por metro cuadrado en el que hemos estado nunca, Hong Kong, nos volviéramos a encontrar a esos dos españoles unos 10 días después.

Y así, agotados de todo el día de turismo y con el retraso del tren añadido, pasamos la noche sin muchos problemas durmiendo en el tren. Amanecimos en Tongren y allí nos buscamos la vida para ir hasta Fenghuang. Ya hicimos un artículo explicando cómo ir de Tongren a Fenghuang.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.