Visita a Fenghuang en un día, una bonita ciudad antigua de China

Llegamos a Tongren y comenzaba nuestra aventura para conseguir transporte hacia Fenghuang, que era nuestro destino final. El viaje en tren nocturno, pese al retraso de varias horas por una tormenta como comentamos en el artículo anterior, fue tranquilo y dormimos bien. La idea ahora era llegar lo antes posible para ver Fenghuang en un día, que era el tiempo del que disponíamos.

Llegada a Fenghuang y primeras impresiones

Así pues, tras llegar el tren a Tongren nos pusimos a buscar la manera de ir en bus hacia Fenghuang. Por Internet no pudimos encontrar prácticamente nada. Solo sabíamos que había autobuses en algún lugar de la ciudad. Que por cierto, pensábamos que era un pueblo grande o ciudad pequeña, pero resultó que tiene más de 3 millones de habitantes. Típico en China.

Por suerte ahora os podemos decir cómo ir de Tongren a Fenghuang en bus. Una vez se sabe no es complicado. Sin embargo nosotros llegamos sin tener ni idea de dónde coger ese autobús. A la salida de la estación de tren comenzamos a preguntar a policías, conductores de buses locales y viandantes, y poco a poco nos fueron orientando.

Básicamente hay que ir a una estación de autobuses que hay no muy lejos de la estación de tren. Allí preguntar por el siguiente bus que salga hacia Fenghuang y listo. Tuvimos que esperar hora y media, por lo que aprovechamos para comprar algo de comida en un puesto callejero que había al lado.

Bus de Tongren a Fenghuang
Interior del bus de Tongren a Fenghuang

Nuestro bus salió a las 12:00h de Tongren y llegamos a Fenghuang sobre las 13:20h. Nos costó 22 yuanes (unos 2,80€). Un viaje relativamente corto y con paisajes muy bonitos por el camino. Eso sí, el autobús nos dejó en  una carretera a la entrada a la ciudad, bastante alejada del centro y no en la estación de autobuses. Desconocemos el motivo y si eso era así siempre.

Tocó andar un buen tramo hasta el hostal. Por cierto, nos costó un poquillo encontrarlo. Teníamos la dirección aproximada apuntada en el mapa, pero ya sabemos cómo funcionan los mapas en China. No siempre son precisos, más aún en una ciudad como Fenghuang, llena de callejuelas. Pero bueno, finalmente tras un par de vueltas por una calle dimos con nuestro alojamiento.

Previamente a nuestra llegada habíamos hablado con los del hostal para preguntar cómo podíamos comprar un billete de bus para ir hasta Guilin al día siguiente. Nos dijeron que no nos preocupáramos y que a nuestra llegada lo hacíamos. Y así fue. Cuando llegamos ellos mismos nos compraron el billete de autobús de Fenghuang a Guilin para el día siguiente a las 11 de la mañana.

Y por fin, tras un muy largo viaje tanto en tiempo como en distancia, salimos a la calle a conocer Fenghuang en un día. Una ciudad muy bonita y que merece mucho la pena visitar. Es cierto que llegar aquí no es rápido, ya que no llegan trenes directos. Hay que echar prácticamente un día para llegar desde algunos sitios. Sin embargo es una parada que muchos viajeros agregan a su ruta.

Fenghuang, una antigua ciudad de China
Fenghuang, una antigua ciudad de China

Qué visitar y hacer en Fenghuang en un día

Lo primero que hicimos en Fenghuang fue callejear. Es lo mejor que tiene esta ciudad. Pasear por sus callejuelas, encontrarse con rincones muy bonitos y pasear por ambos lados del río. Es bastante turístico, la verdad. Esto hace que los precios en general sean más elevados que en cualquier otra parte de China.

Las imágenes más bonitas de Fenghuang se encuentran cerca del río. Hay varios puentes. Algunos de ellos muy peculiares, como el famoso de las piedras, muy popular entre los turistas.

No tardamos mucho en buscar un sitio para comer. En esta ciudad, especialmente en los alrededores del río, hay bastantes restaurantes. Muchos de ellos están orientados casi exclusivamente a turistas. Es normal que nos encontremos con precios más elevados. Nosotros entramos en uno cerca de la pagoda. Pagamos 55 yuanes por cabeza (unos 7,20€). Ese mismo plato en otras ciudades igual costaba 4€.

Comida en Fenghuang
Comida en Fenghuang

Ya con el estómago lleno fuimos a explorar un poco más la ciudad. Nos adentramos en sus callejuelas y nos topamos con muchos rincones muy bonitos. Especialmente hay que destacar la arquitectura tradicional, las viviendas que conservan su estilo.

Arquitectura tradicional china
Arquitectura tradicional china

Por estas calles podemos encontrar muchos puestos de artesanía, tiendas típicas y productos curiosos de cara a los occidentales. No obstante, la mayoría están ahí de cara al turismo.

Uno de los puntos más curiosos y donde más turistas suele haber es en el puente de piedra que cruza el río. Bueno, en realidad son piedras que están ahí puestas de manera discontinua para cruzar de un lado a otro.

Puente de piedra, uno de los lugares que ver en Fenghuang en un día
Puente de piedra, uno de los lugares que ver en Fenghuang en un día

Hay otros puentes mucho más bonitos y mejor hechos, lógicamente. Hay varios en la ciudad. Destacan el puente Nanhua y el puente Hongqiao.

El puente Nanhua
El puente Nanhua

Parte nueva de Fenghuang

Pero Fenghuang también tiene su parte nueva, que es en realidad la zona residencial hoy en día. Mucho menos turística y donde podemos encontrarnos algunas plazas, calles comerciales, esculturas… Podemos ver algunas cosas curiosas como esta escultura de una especie de tetera que echa agua.

Una tetera en la parte nueva de Fenghuang
Una tetera en la parte nueva de Fenghuang

En cuanto nos alejemos un poco de la zona cercana al río veremos una ciudad mucho más tranquila, con menos gente. Podemos ver algunas plazuelas bonitas y lugares como la estatua del Fénix, que da nombre a la ciudad.

Si tenemos que comprar agua o cualquier cosa, lo mejor es ir a la zona nueva de Fenghuang. Es donde encontraremos tiendas más para locales y con precios lógicamente más económicos.

Fenghuang de noche

Fenghuang de noche es una ciudad muy diferente. Merece la pena pasear por sus calles cuando baja el sol. Todo lo que hay alrededor del río se ilumina y tenemos una estampa totalmente diferente a la que vemos durante el día.

Hay mucho ambiente. Es lógico al haber tantos turistas. Muchos bares con música, restaurante y movimiento de personas por todas partes. La ciudad, de alguna manera, se transforma.

Vista de Fenghuang de noche
Vista de Fenghuang de noche

Ese día para cenar acabamos en un restaurante en una de las calles así más turísticas. Fue un poco al azar y seguramente de las peores comidas del viaje, ya que simplemente era un plato y nos costó 82 yuanes (unos 10,75€). Bastante caro para ser China y ser simplemente un plato. Pero claro, es lo que tiene siempre los lugares turísticos.

Después de recorrer un poco más la ciudad de Fenghuang de noche, pusimos rumbo al hostal. Habían sido duros los dos últimos días, con noche en tren incluido, y venía bien descansar ese día. A la mañana siguiente tocaba poner rumbo hacia Guilin para continuar nuestra ruta por China.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.