Tren de Pingyao a Xian: Torre de la Campana, Torre del Tambor y barrio musulmán

Antes de poner rumbo a Xian aún nos quedaban unas horas por Pingyao. El día anterior visitamos algunos lugares interesantes pero dejamos otros para esa mañana. Después tocaba coger nuevamente un tren para ir al siguiente destino. Pingyao es una ciudad tradicional china que aunque no es grande sí que tiene muchos sitios para ver y un solo día se queda corto.

Muralla de Pingyao, antiguo Gobierno y tren de Pingyao a Xian

Así pues, ese día temprano salimos poco después de las 7 de la mañana del alojamiento con el objetivo de ver algunos lugares turísticos que abrían a las 8. Lo primero que hicimos fue recorrer por fuera la parte de la muralla. Hay tramos que están perfectamente restaurados pero otros que se puede apreciar el desgaste del tiempo.

Pingyao es una ciudad muy turística y lo normal es que nos encontremos con mucha gente en las principales zonas. Sin embargo a esa hora de la mañana prácticamente no había nadie. Los grupos de viajeros van directamente a los puntos turísticos una vez están abiertos y poco después de las 7 de la mañana las calles estaban vacías. Sin duda una buena oportunidad para pasear tranquilamente.

La muralla medieval de Pingyao mide 10 metros de altura media (algunos tramos 8 metros y otros incluso 12) y rodea toda la ciudad antigua. Mide 6,2km. Cuenta con 72 torres de vigilancia y 6 puertas.

El antiguo Gobierno de Pingyao

Tras la visita de un día en Pingyao el día anterior nos quedaron algunas cosas pendientes. Una de ellas fue el antiguo Gobierno. Es un complejo bastante grande compuesto por varios edificios, jardines, zona de antigua cárcel, etc.

Pese a que entramos a las 8 cuando abrieron las puertas, había bastante gente esperando para entrar. Parece que a todo el mundo le dio por ir a primera hora a visitar ese lugar. Eso sí, al ser tan grande rápidamente vimos que no había aglomeraciones en su interior.

Antiguo Gobierno de Pingyao
El Antiguo Gobierno de Pingyao

Aquí podemos pasar más de una hora perfectamente. Hay diferentes dependencias, antiguos edificios que pertenecían a diferentes organizaciones del gobierno. Podemos hacernos una idea de cómo eran las edificaciones por dentro en la época.

La muralla de Pingyao

Lo siguiente que fuimos a visitar fue la muralla de Pingyao, pero esta vez para entrar y acceder a la parte de arriba. Fuimos a la parte sur, cerca de donde nos alojamos. Hay una puerta en el norte, otra en el sur y dos más a cada lado en el este y oeste. Para entrar es necesario mostrar el ticket de acceso a todos los lugares turísticos de la ciudad.

La muralla está muy bien conservada y desde arriba además hay unas bonitas vistas de la ciudad. Merece la pena ir sin prisas y recorrerla un poco. Es considerada como la mejor muralla conservada en una ciudad en toda China.

Vistas de Pingyao desde la muralla
Vistas de Pingyao desde la muralla

Hay que mencionar que la muralla de Pingyao, en sus orígenes, data de hace unos 2.800 años. Sin embargo no fue hasta el siglo XIV cuando realmente se le dio el tamaño y forma actual. Desde entonces ha sido reconstruida al menos parcialmente en más de 20 ocasiones. Eso sí, siempre han mantenido el mismo estilo, distancias, etc.

Tren de Pingyao a Xian

Después de ver estos dos puntos pusimos rumbo al hostal a por las cosas e ir a la estación a coger el tren hacia Xian. Esta vez teníamos que coger un tren de alta velocidad y salía desde otra estación que estaba bastante más alejada, a varios kilómetros de la ciudad. En el mismo hostal nos ofrecieron transporte hasta allí por 40 yuanes (unos 5 euros).

Aprovechamos para desayunar algo en la estación mientras esperábamos el tren hacia Xian. La estación de trenes de alta velocidad se veía bastante nueva. Allí todo estaba muy ordenado y la verdad que no hay pérdida para saber cómo moverse y dónde coger el tren. Más o menos media hora antes de la salida suelen abrir la puerta para que los viajeros bajen al andén y estén preparados.

El trayecto en tren de Pingyao a Xian duró unas 3 horas. Se hizo rápido. Iba bastante lleno. Nosotros cogimos los billetes con antelación por Internet a través de una empresa intermediaria. Es recomendable hacer esto ya que se pueden acabar los tickets fácilmente y más en trayectos de trenes de alta velocidad como este.

Tren de Pingyao a Xian
Interior del tren de Pingyao a Xian

Llegada a Xian y primeras visitas

Llegamos a Xian poco después de las 13:00h. La idea era ir a dejar las cosas donde nos alojábamos, comer algo y ponernos a ver algunos lugares turísticos que teníamos previsto para ese día. Lo primero que hicimos fue ver la manera de llegar al centro, algo realmente sencillo desde la estación de tren del norte, que es donde llegamos. Usar el metro en Xian es muy fácil y funciona realmente bien.

Ese día la climatología no estaba muy bien y a ratos lloviznaba. Después de dejar las cosas donde nos alojábamos, que no estaba muy lejos de la zona de la Torre de la Campana, que es el centro máximo de la ciudad, fuimos a buscar algo para comer. Por allí había muchos sitios así locales que tenían buena pinta y entramos en uno de ellos.

Comimos un plato de noodles con carne y otro plato de arroz por apenas 20 yuanes (unos 2,5€).

Noodles y arroz para la comida
Plato de noodles y plato de arroz para comer

Torre de la Campana y Torre del Tambor de Xian

Las primeras visitas que hicimos en Xian fueron a la Torre de la Campana y Torre del Tambor. Ambas están muy cerca y conectadas parcialmente por un túnel. Se puede comprar un ticket combinado y sale más barato. Cada una por separado cuesta 30 yuanes (unos 3,80€) pero el combinado son 50 yuanes.

Estas dos torres, hoy uno de los lugares más turísticos del centro de Xian, eran utilizadas antiguamente para marcar el inicio y final del día. Básicamente el “reloj” por el que se regía la ciudad.

Lo primero que visitamos fue la Torre de la Campana. Está prácticamente en el centro de la ciudad. De hecho se construyó para marcar el centro geográfico en el siglo XIV. Lógicamente desde entonces la ciudad ha cambiado mucho. Hoy por aquí se cruzan dos de las vías más importantes.

Vistas de Xian desde la Torre de la Campana
Vistas de Xian desde la Torre de la Campana

Se conserva muy bien y sirve como ejemplo de la arquitectura típica en las dinastías Ming y Qing. Es sin duda uno de los lugares que visitar en Xian. No requiere mucho tiempo la vista en sí. Podemos ver varias campanas. La principal está fuera y se llama Jingyun. Pesa nada menos que 6.500 kilos y mide algo más de dos metros de alto.

Campana Jingyun
Campana Jingyun

Lo siguiente que visitamos fue la Torre del Tambor. Esta torre data de la misma fecha que la anterior. Mide 34 metros de altura y es un poco más baja que la otra. Si en la otra torre podíamos ver numerosas campanas, aquí lo que vemos son tambores. Eso sí, el más grande estaba en la puerta de entrada de la segunda planta. Es considerado el más grande actualmente en China.

Aquí nos quitamos la espina clavada de cuando visitamos la Torre del Tambor de Pekín, el día de la visita a la Gran Muralla China en Mutianyu  y que por algún motivo no había espectáculo de tambores ese día. Esta vez el espectáculo no era de tambores, pero sí en la Torre del Tambor. Fue un espectáculo con diferentes instrumentos tradicionales chinos. Al menos el día de nuestra visita los horarios eran los siguientes: 09:30, 10:15, 11:00, 11:45, 14:00, 14:45, 15:30 y 16:20h.

La Gran Mezquita y el barrio musulmán de Xian

Tras visitar estas dos torres fuimos a conocer el barrio musulmán de Xian. Está por esta zona y es muy interesante. Al día siguiente volvimos nuevamente, ya que durante la visita tuvimos mala suerte con el clima y estuvo lloviendo todo el rato.

Es una zona curiosa para conocer. Hay un montón de puestos de comida, tiendas de todo tipo y mucha vida. Es llamativo ver tradiciones musulmanas en esta ciudad de China. Una mezcla cultural y gastronómica muy interesante.

Barrio musulmán de Xian
Barrio musulmán de Xian

Sin duda el mejor ejemplo que podemos ver es la Gran Mezquita de Xian. Data del siglo XIII y es considerada como una de las mezquitas más importantes de China. Es un complejo grande, donde podemos ver diferentes edificios. Es curioso ver una mezquita pero con arquitectura china.

La zona del jardín es muy bonita. Dentro de la Gran Mezquita de Xian podemos ver incluso una pagoda. Un ejemplo de cómo la arquitectura musulmana y china se han fusionado en este lugar.

Pagoda en la Gran Mezquita de Xian
Pagoda en la Gran Mezquita de Xian

En el pabellón principal, la zona de rezo, está prohibida la entrada a los no musulmanes, algo que ocurre en la mayoría de mezquitas del mundo.

La Gran Mezquita de Xian
La Gran Mezquita de Xian

La entrada a este complejo cuesta 25 yuanes (aunque parece ser que en los meses de invierno cuesta 15). El horario es de 08:00 a 19:00h.

Pero, ¿por qué hay tantos musulmanes en esta ciudad? La razón la podemos encontrar en la Ruta de la Seda. Xian era uno de los destinos de esta importante ruta y hasta aquí no solo llegaron productos de Oriente Medio, sino también la cultura. Hoy en día aquí podemos ver un barrio donde viven los hui, que es como se conoce a los musulmanes chinos.

Tras visitar todo el barrio musulmán de Xian el tiempo parece que mejoró. Intentamos subir a la muralla pero ya era tarde y no estaba abierta. Lo que hicimos fue recorrerla por abajo desde la puerta oeste a la sur. Una buena caminata.

Desde aquí volvimos en dirección al centro, a la zona de la Torre de la Campana, y pusimos rumbo al hostal. El tiempo, aunque ya no llovía como antes, no acompañaba mucho. Ese día decidimos comer en el hostal, que tenía un restaurante con comida internacional así con cosas como hamburguesas, pizzas, etc.

En definitiva, así pusimos fin al primer día por Xian. Al día siguiente nos quedaba lo mejor de esta bonita ciudad de China.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.