Ruta de 15 días por Tailandia, terminando en Kuala Lumpur

En este artículo te cuento mi ruta de 15 días por Tailandia y un poco de Malasia, ya que los últimos tres días los pasamos en Kuala Lumpur. Tailandia es un país que te atrapa y al que volvería mil veces por muchos motivos: su cultura, gastronomía, sus playas, la sonrisa y amabilidad de los locales, los templos…

Tailandia es uno de los destinos más apasionantes del mundo. Además, es un país ideal para estrenarse en Asia. Al ser tan turístico, está muy preparado en cuanto a todas las necesidades que podamos tener viajando. Incluyendo desde lo más básico e importante como es moverse por el país o la cantidad y calidad del alojamiento, y por supuesto la facilidad para la comida tanto en la calle como en restaurantes.

Es un viaje que me encantó y del que tengo muy buen recuerdo. A cualquier amigo que le dé miedo salir de Europa le recomendaría hacer su primer viaje fuera viajando a Tailandia.

Ruta por Tailandia de 15 días, terminando en Kuala Lumpur

Este viaje lo hicimos en febrero de 2018. Esta época del año, más o menos la que corresponde al invierno en Europa, es muy buena para visitar esta zona del sudeste asiático ya que no hay grandes lluvias ni tampoco un calor sofocante.

El viaje salió más o menos según lo planeado antes de ir, salvo muy ligeras variaciones y dejando un poco de espacio a la improvisación durante el mismo. Prácticamente organizamos donde queríamos estar cada día y algunas cosas importantes que ver en cada lugar, pero luego fuimos moviéndonos en el orden que nos apetecía.

Aunque es un país con muchísimas cosas que ver, pudimos ver lo principal para el tiempo que tuvimos. Fue un itinerario variado por Tailandia, con ciudades, restos arqueológicos, templos, playas… No paramos, pero también hubo días más tranquilos sin estar corriendo de un lugar para otro.

Si tomas como ejemplo esta ruta pero no tienes pensado ir a Kuala Lumpur, ten en cuenta que la ruta por Tailandia fueron unos 12 días y hubo días muy intensos, por lo que se podría hacer la misma ruta por Tailandia en 15 días, añadiendo 3 extra, pero yendo a un ritmo más tranquilo.

Vuelo de ida a Bangkok y vuelta desde Kuala Lumpur

Al estar mirando los billetes de avión, vimos que con la aerolínea Emirates podíamos coger la ida a Bangkok y la vuelta desde Kuala Lumpur por el mismo precio que si volviéramos desde Bangkok. Así que lo hicimos así, para aprovechar y poder ver también la capital de Malasia en el mismo viaje.

➕ Info imprescindible para Tailandia:

📱 Internet en Tailandia, comprar tarjeta SIM

💰 Dinero en Tailandia, cambiar Euros a Bahts

ℹ️ Consejos para visitar Tailandia

Seguro de viaje para viajar a Tailandia

Como en todos nuestros viajes, reservamos el seguro de viaje para Tailandia con IATI. Es algo imprescindible en este tipo de viajes para estar cubiertos ante cualquier imprevisto que pueda suceder.

Por suerte no tuvimos que usarlo, pero nunca se sabe cuando hará falta y viajar sin seguro puede suponer un desembolso de mucho dinero en caso de ocurrir alguna emergencia.

Podéis reservar vuestro seguro en el banner de abajo y obtendréis un 5% de descuento por ser nuestros lectores.

Alojamientos en Tailandia y Kuala Lumpur

Abajo iré poniendo la ruta día a día y el alojamiento en cada ciudad. Los hostales-hoteles en Tailandia son bastante asequibles en comparación con los precios de Europa. En nuestro caso los requisitos eran que estuvieran bien situados, buena reviews  y siempre habitación y baño privados. También nos permitimos algún «lujo» eligiendo algún hotel un poco más costoso, por ejemplo en la isla Phi Phi o los últimos días en Kuala Lumpur para cerrar el viaje.

Día 0. Vuelo Madrid – Bangkok y primera toma de contacto con Tailandia

Llegamos a Tailandia por la tarde-noche, así que este día no hicimos mucho. Cogimos el autobús desde el aeropuerto Suvarnabhumi hasta Bangkok, concretamente nos bajamos en la parada cerca de Khaosan Road.

Después de hacer el check-in y dejar las cosas en el alojamiento, fuimos a Khaosan Road a cenar y tomar algo. Fue una primera toma de contacto con la comida street-food tailandesa y con el ambiente fiestero que predomina en esta calle super turística.

🏨 Alojamiento en Bangkok

En Bangkok nos alojamos en el Hostel La Rivetta. Situado a pocos minutos de la famosa Khaosan Road, epicentro de los mochileros en la capital tailandesa.

Parece que han cerrado este alojamiento tras la pandemia del Covid19 porque no aparece en Booking, pero estaba justo al lado, pared con pared, de este otro con muy buenas valoraciones IsHOME & Hashery. Muy cerca hay un 7Eleven, muy conveniente para comprar algo al salir por la mañana, y también lavanderías, muy útil si vais con poca ropa y queréis ir lavando.

Si queréis algo de un poco más nivel y no os importa pagar la pequeña diferencia, os puedo recomendar el Hotel Villa de Khaosan. Me alojé una noche haciendo escala en Bangkok en otro viaje y está muy bien. También al lado de Khaosan Road, con piscina en la terraza de arriba.

Día 1. Bangkok – Gran Palacio – Templo del Buda Esmeralda – Wat Pho – Wat Arun – Wat Saket

Este primer día de nuestra ruta por Tailandia visitamos algunos de los lugares más importantes e históricos de su capital, Bangkok.

Empezamos el día visitando el Gran Palacio de Bangkok. El mismo ticket incluye la visita del Templo del Buda Esmeralda, que es lo más bonito dentro del recinto.

templo del buda esmeralda bangkok
Templo del Buda esmeralda, en Bangkok
exteriores templo del buda esmeralda bangkok
En los exteriores del templo del Buda esmeralda en Bangkok

A continuación seguimos caminando hasta Wat Pho, el templo del Buda Reclinado. Dicen que en el complejo de este templo se encuentra la mayor colección de imágenes de Buda de toda Tailandia. El Buda reclinado es realmente impresionante, está dentro de un edificio y mide 46 metros de largo.

Antes de montarnos en el ferry para cruzar el río Chao Phraya en dirección al templo Wat Arun, dimos un paseo por The Tian Market. Se trata de un mercado de pescado seco y en salazón no apto para quienes odien el olor del pescado. Es un lugar bastante auténtico donde van a comprar los locales, aunque por su buena localización tiene cada vez más puestos turísticos en su interior.

Cruzamos el río en ferry y en menos de 5 minutos estamos en Wat Arun, uno de los templos más bonitos de Bangkok a mi parecer. Especialmente destacando su torre principal (prang).

entrada al templo Wat arun bangkok
Entrada del templo Wat Arun, en Bangkok. En el centro, su bonita torre central.
mercado de pescado seco y en salazón the tian market
Mercado Tian, junto al río enfrente de Wat Arun. Un tradicional mercado de pescado seco y en salazón.

Ya era mediodía, así que volvimos a cruzar el río para ir hacia la zona de Phahurat Market, donde comimos algo. Este barrio es conocido como «Little India», ya que es hogar de la mayor comunidad Sikh de Bangkok. En el mercado de Phahurat podemos encontrar de todo aunque destaca la venta de telas y textiles.

Ya con el estómago lleno fuimos a visitar otros de los sitios imprescindibles de Bangkok: Wat Saket o The Golden Mount (el Templo Dorado). Es un templo curioso, situado en lo alto de una colina, por lo que hay que subir cerca de 400 escalones hasta su parte más alta. Las vistas de Bangkok desde arriba merecen la pena.

Esta fue la última visita del día. Volvimos a Khao San Road a cenar y disfrutar del ambiente de sábado noche. Fue una jornada intensa, aprovechando la energía que teníamos al principio de este viaje de dos semanas por Tailandia.

Día 2. Bangkok – Templo de Mármol – Palacio Dusit – Mercado Chatuchak – Parque Lumpini – Barrios rojos – Baiyoke Sky Hotel

Este día usamos el metro y Uber ya que visitamos sitios bastante distantes entre sí para ir caminando.

Comenzamos el día visitando un templo no tan conocido pero que estaba cerca de nuestro alojamiento: Wat Indharawiharn. A veces es interesante adentrarse en este tipo de lugares menos turísticos y a la vez más auténticos.

Desde allí fuimos a visitar otro templo más conocido, el Templo de Mármol (en tailandés Wat Benchamabophit Dusitwanaram). Enfrente vimos mucho ajetreo, resulta que había algún evento en la Plaza del Palacio de Dusit. Esto es un complejo de palacios de la realeza tailandesa, con una arquitectura que recuerda más a Europa que a Asia. Así que allí fuimos a echar un ojo a pesar de tener que hacer una pequeña cola y pasar un control de seguridad. Estaba muy bonito con unos jardines muy cuidados y la gente vestida con trajes tradicionales.

templo de marmol de bangkok
Templo de Mármol de Bangkok
palacio dusit bangkok
Plaza principal del Palacio Dusit de Bangkok

La siguiente parada fue el inmenso Mercado de Chatuchak, el más grande de Tailandia. Tiene 15.000 puestos donde perderte viendo todo tipo de comida, ropa, electrónica, souvenirs…

Después de la locura de Chatuchak fuimos a dar una vuelta y comer algo a Siam Square. Se trata de un centro comercial gigantesco, habitual en las grandes urbes asiáticas, donde refugiarse del calor por unas horas.

Tras el descanso, fuimos a uno de los parques más emblemáticos de Bangkok: el Parque Lumpini. Allí pudimos ver a los lagartos monitor por los que mucha gente conoce a este parque. Son unos lagartos de tamaño considerable aunque, según dicen, inofensivos.

parque lumpini bangkok
Disfrutando de un espectáculo musical en el Parque Lumpini de Bangkok, uno de los pulmones de la capital tailandesa.

Ya por la noche fuimos a cenar a un sitio que nos habían recomendado para comer en Bangkok llamado The Local. Es un restaurante de comida local tailandesa para una ocasión especial. El precio es bastante más elevado que si vas a un restaurante local, pero estándar para Europa.

Cerca de este restaurante están dos de las zonas conocidas como barrios rojos de Bangkok. Se trata de Soi Cowboy y Nana Plaza. Aprovechamos para ir a echar un vistazo por ambas y la verdad es que resultó un poco desagradable.

Mientras que Soi Cowboy es una calle más turística y puedes ver gente «normal» tomando algo, Nana Plaza está lleno de señores mayores buscando tailandesas jóvenes. Éstas no dudan en ofrecerte sus servicios incluso aunque vayas caminando en pareja, un poco surrealista.

Antes de volver al alojamiento fuimos a ver las vistas desde la torre Baiyoke Sky Hotel, uno de los edificios más altos de Bangkok. Era completamente de noche y había muy buenas vistas de la ciudad iluminada.

Día 3. Bangkok – Mercado flotante Taling Chan – Chinatown – Templo del Buda de oro

Último día en Bangkok. Por la mañana fuimos en Uber al Mercado flotante Tailing Chan. Queríamos ver uno de los conocidos mercados flotantes que hay en algunos países del Sudeste asiático, entre ellos Tailandia. En nuestro caso nos llevamos una decepción porque no habíamos consultado los horarios y resulta que solo abren los fines de semana (fuimos un lunes). Así que no pudimos verlo en funcionamiento, solamente vimos el lugar donde ponen el mercado.

A continuación fuimos a un lugar muy interesante en Bangkok, el barrio de Chinatown o barrio chino. Empezamos caminando por Sampheng Market, una calle llena de puestos vendiendo todo lo que puedas imaginar. Puede resultar un poco agobiante en hora punta cuando se complica caminar entre mercancía, personas, bicicletas incluso motos que van repartiendo por allí. Este mercado se encuentra cerca de Phahurat Market y Little India, que visitamos el primer día en Bangkok.

chinatown bangkok
Calle principal del barrio Chinatown de Bangkok

También fue interesante dar una vuelta por Yaowarat Rd, la arteria principal de Chinatown, llena de tiendas y sus coloridos carteles en chino.

Caminamos por Chinatown hasta la rotonda donde está la simbólica puerta que da entrada al barrio. Ahí al lado visitamos el Templo del Buda de Oro (Wat Traimit). Uno de los templos más conocidos de Bangkok.

Tras visitar el templo y comer por la zona, teníamos la tarde libre. Decidimos coger un barco local, los que recorren el río Chao Phraya y van haciendo paradas en distintos puntos de la ciudad. Fuimos viendo templos y el paisaje desde el río, con una perspectiva distinta, hasta que nos bajamos en la parada Wat Kien. Allí vimos un pequeño templo y al rato dimos la vuelta hasta la zona donde teníamos el alojamiento.

Día 4. Ayutthaya

Este día tocó madrugar más de lo habitual. Poco después de las 6:30 salía el tren que cogimos desde Bangkok hacia Ayutthaya.

Ayutthaya es un lugar imprescindible que ver en una ruta por Tailandia. Está solo a 80km al norte de Bangkok y fue la antigua capital del Reino de Siam. Hoy en día su principal atractivo son las ruinas de la antigua ciudad, el Parque Histórico de Ayutthaya.

En nuestro caso decidimos visitar este lugar arqueológico en bicicleta. Tras llegar a la estación de tren de Ayutthaya, cruzamos el río en unas barcas que hay y ya al otro lado alquilamos las bicicletas, justo en un establecimiento en la calle donde para el barco.

En Ayutthaya hay multitud de zonas que ver. Podéis consultar el artículo de Ayutthaya que hizo Javi de otro viaje distinto a Tailandia para ver el detalle.

la cabeza del buda en ayutthaya
La cabeza del Buda incrustada en el árbol, uno de los lugares más conocidos de Ayutthaya.
restos arqueológicos en ayutthaya
Restos arqueológicos en Ayutthaya

Nos llevó toda la mañana ver más o menos todo. Empezamos a pedalear a las 09:00 y estábamos de vuelta a las 14:00, que paramos a comer. No todo ese tiempo fue pedalear, ni mucho menos, sino que aparcábamos las bicis en cada sitio para verlo bien a pie y también paramos a descansar y tomar algo.

Después de comer fuimos a devolver las bicicletas y coger de nuevo el barco hacia la estación de tren, para dejar atrás este bonito lugar y seguir en dirección al norte del país. Cogimos el tren hasta Phitsanulok, donde dormimos ese día para estar cerca de Sukhothai, nuestra visita del día siguiente. Inicialmente, cuando hicimos el plan para el viaje, pensamos en parar a medio camino en Lopburi. Una ciudad muy conocida por estar llena de monos por todas partes. Al final no dio tiempo a todo y nos lo saltamos, directamente hacia Phitsanulok.

🏨 Alojamiento entre Ayutthaya y Sukhothai

Nos alojamos en un hostal en Phitsanulok, una ciudad cerca de Sukhothai por la que pasa la línea de tren Bangkok – Chiang Mai. El hostal se llama Karma Home Hostel y fue uno de esos lugares donde, a pesar de que llegamos prácticamente para dormir e irnos temprano al día siguiente, nos hubiera gustado pasar más tiempo por el buen ambiente que había.

Día 5. Sukhothai

Este día dimos una vuelta rápida por Phitsanulok antes de coger el autobús a Sukhothai. Phitsanulok fue solo una ciudad de paso en nuestra ruta por Tailandia pero tenía algún templo interesante.

Sukhothai es un lugar en cierto modo parecido a Ayutthaya, un conjunto de antiguos templos y restos arqueológicos. Personalmente nos gustó más Sukhothai, lo vimos más tranquilo, con menos visitantes y los restos muy bien conservados e integrados en la naturaleza.

Vimos Sukhothai caminando. Las distancias son factibles para hacerlo de esta forma y es un entorno bastante agradable por el que pasear. También hubiera sido buena opción alquilar una bicicleta.

Para ir libres de equipaje, reservamos un alojamiento super barato al lado de la estación de autobús de Sukhothai, solamente para poder dejar las mochilas y descansar un poco. Desde esa estación de autobuses salen furgonetas que te llevan hasta el Parque Histórico de Sukhothai, la zona interesante, donde están los restos arqueológicos.

sukhothai tailandia
Sukhothai, uno de los lugares que más nos gustaron de Tailandia.

Estuvimos visitando Sukhothai unas 3 horas aproximadamente. Después de comer volvimos a la zona de la estación de autobuses para descansar un poco en el hostal y más tarde cogimos un autobús hacia Chiang Mai, donde llegamos pasada medianoche.

🏨 Alojamiento en Chiang Mai

El alojamiento que cogimos en Chiang Mai estuvo genial. Fue el hotel Na BaanYa Chiang Mai. Está situado fuera de la muralla cuadrada que envuelve todo el centro de Chiang Mai, pero muy cerca de ella. Tener el desayuno incluido fue un plus.

Día 6. Chiang Mai – Templos y visita a Doi Suthep

Chiang Mai es es una ciudad muy interesante que visitar en Tailandia. No es tan caótica como Bangkok, es más manejable y fácil de recorrer a pie.

Empezamos la jornada visitando el centro de Chiang Mai. Es una ciudad amurallada con un foso de agua todo alrededor. Para acceder hay que usar una de las puertas de la ciudad, nosotros accedimos por la Chiang Mai Gate, al sur. Esta ciudad nos sorprendió por la cantidad de templos que hay en la zona centro, y lo bonito que son.

Estuvimos paseando durante toda la mañana visitando los templos más importantes de Chiang Mai. La lista es innumerable, en el mapa de localización abajo del artículo podéis ver todos. Uno de los más me gustó fue Wat Chedi Luang, con una parte antigua construida en el siglo XIV / XV, y Wat Lok Moli, situado muy cerca de Chang Phuak Gate, la salida norte del centro de la ciudad.

templo wat lok moli en chiang mai
Templo Wat Lok Moli, uno de los muchos que hay en Chiang Mai

Después de tanto caminar viendo templos, fuimos a comer a un sitio que nos gustó mucho. Se llama Fern Forest Cafe, y tiene un patio muy bonito llena de vegetación.

Tras la comida, fuimos a ver el templo Wat Sri Suphan, cerca del alojamiento, y de un color gris metalizado, distinto al resto que habíamos estado visitando. Desde allí cogimos un Uber para visitar un templo que quedaba algo más lejos: Wat Suan Dok.

Eran ya casi las 5 de la tarde, pero todavía tuvimos tiempo a visitar uno de los sitios más emblemáticos de Chiang Mai y lugar sagrado para los budistas tailandeses. Uno de los lugares más simbólicos de nuestra ruta por Tailandia. Se trata del templo Doi Suthep, situado en las montañas al oeste de la ciudad. Para llegar hasta allí cogimos una de las conocidas furgonetas rojas que están por toda la ciudad, podéis ver cómo llegar de Chiang Mai a Doi Suthep en este artículo.

Estuvo bien visitar Doi Suthep a esa hora, ya que pudimos ver el atardecer desde la montaña y luego ya bajar para cenar y descansar después de tan intenso día.

estupa dorada doi suthep chiang mai
Estupa dorada en el templo Doi Suthep, cerca de Chiang Mai

Día 7. Chiang Mai – Elephant Nature Park – Año nuevo chino

Es típico en una ruta por Tailandia visitar algún campamento o «santuario» de elefantes. Es un tema controvertido, ya que muchos de estos lugares, a pesar de llamarse santuarios, están lejos de serlo. Muchos ofrecen paseos en elefante, espectáculos (elefantes pintando o jugando al fútbol), etc. Nosotros teníamos claro que no queríamos formar parte de eso y que si estos animales, que son salvajes, hacen ese tipo de cosas es porque han pasado por un maltrato previo.

Antes del viaje estuvimos un tiempo investigando si había algún santuario ético, donde no hubiera espectáculos ni se montase en los elefantes, e hicieran una buena labor para estos animales. Encontramos buenas críticas de Elephant Nature Park, incluso la recomendación por parte de la FAADA (es una ONG que lucha por la protección animal). En este lugar se supone que viven elefantes que han sido rescatados de otras labores o abusos y que por sí solos no podrían estar viviendo en libertad.

Visita a Elephant Nature Park

Contratamos la visita a Elephant Nature Park en su página web. Tienen varias opciones, nosotros elegimos la de un día completo. Incluye el transporte desde Chiang Mai y la comida en el propio campamento.

Una vez allí, tras informarnos de la labor que hacen, estuvimos observando a los elefantes desde la barrera del edificio del campamento. Luego nos dieron cubos con comida (sandías y otras frutas) para darles. Y más tarde fuimos al río cercano donde los elefantes se meten en el agua y puedes echarles agua con cubos. Es un espacio realmente grande donde hay distintas manadas de elefantes alrededor.

A pesar de ser unos de los lugares más «éticos» donde ver elefantes en Tailandia, ha recibido puntuales críticas que defienden que al final se está obligando a los animales a ir de un sitio para otro y la interacción con las personas en el baño no es algo natural. Justamente para escribir este artículo he estado revisando su página web, y ya no mencionan la interacción durante el baño, sino que explícitamente indican que se trata de observación desde fuera mientras los elefantes están por su cuenta en el río. Supongo que poco a poco están mejorando pequeños detalles para mantener la buena fama de santuario ético que consiguieron con los años.

Dicho todo esto, si vas a visitar uno de estos lugares te recomiendo buscar información actualizada y sacar tus propias conclusiones. A mí me pareció que realizan una buena labor cuidando a estos elefantes rescatados y la interacción con los visitantes es bastante limitada.

elefantes en elephant nature park
Elefantes en Elephant Nature Park, cerca de Chiang Mai

Celebración del año nuevo chino en Chiang Mai

Llegamos de vuelta de Elephant Nature Park a las 6 de la tarde en Chiang Mai. Lo justo para darnos una ducha en el hotel y salir a dar una vuelta por el centro.

Lo que iba a ser una vuelta, cenar y tomar algo en un viernes normal, resultó ser una fiesta enorme porque justo ese día se celebraba el Año Nuevo Chino, el año del perro. Estaba toda la calle repleta de gente, adornos, puestos de comida, concursos musicales, espectáculos, etc. Fue una noche muy divertida.

espectáculo año nuevo chino en chiang mai
Espectáculo en la calle durante la celebración del Año Nuevo Chino en Chiang Mai

Día 8. Chiang Rai – Templos y vuelo a Bangkok

Este día, a pesar de haber dormido pocas horas, tocó madrugar para coger bien temprano el bus desde Chiang Mai hacia Chiang Rai. Fue un día muy intenso pero queríamos incluir Chiang Rai en nuestra ruta por Tailandia, por lo que tuvimos que cuadrar muy bien los tiempos de autobús y vuelo para aprovechar el tiempo al máximo.

En Chiang Rai vimos varios templos muy pintorescos y distintos a lo que habíamos visto en otros lugares de Tailandia. Por la noche no dormimos en Chiang Rai, sino que cogimos un vuelo a Bangkok para dormir allí y a la mañana siguiente volar a Krabi.

Llegamos en autobús al centro de Chiang Rai y, tras un desayuno rápido, cogimos un autobús local allí en la misma estación hacia el Templo Blanco (Wat Rong Khun). Este templo es uno de los más bizarros que he visto nunca, con todo tipo de figuras extrañas fuera y dentro del mismo. Se hizo muy conocido hace unos años en las redes sociales por las manos blancas que aparecen del suelo en la pasarela de acceso al templo.

templo azul en chiang rai
Templo azul en Chiang Rai, en el norte de Tailandia

A partir de aquí nos empezamos a mover en Uber porque queríamos ver varios lugares y no íbamos sobrados de tiempo. La siguiente parada fue el templo Wat Huay Pla Kang, al norte de Chiang Rai. Es un templo de unas dimensiones enormes, tanto su pagoda como el buda blanco, el cual puedes visitar por dentro cada una de sus varias plantas. Nos impresionó bastante.

Desde allí nos dirigimos a otro templo muy bonito en Chiang Rai, el Templo Azul o Wat Rong Suea Ten. Por dentro es impresionante, completamente pintado con motivos azules. Comimos en un sitio nada turístico un pad thai por 1€ y cogimos un tuktuk hacia el centro de la ciudad.

En el centro terminamos nuestra visita viendo algunos templos y cenando algo antes de ir hacia el aeropuerto de Chiang Rai, a coger nuestro vuelo nocturno con la compañía Nok Air hacia Bangkok. En Bangkok habíamos reservado un alojamiento enfrente del aeropuerto para dormir unas horas antes de coger el siguiente vuelo, a Krabi, temprano la mañana siguiente.

buda del templo Wat Huay Pla Kang chiang rai
Buda blanco en el templo Wat Huay Pla Kang. Se puede visitar por dentro hasta arriba, donde hay unas ventanas para ver las vistas.

Día 9. Vuelo a Krabi – Railay Beach

Muchos viajeros incluyen algunos días de playa en su ruta por Tailandia. Nosotros también quisimos visitar algunas de estas zonas, dejando un poco de lado tanta visita de templos y disfrutando un poco más de la naturaleza.

Volamos muy temprano (6:40) desde Bangkok hacia el aeropuerto de Krabi. Junto con el ticket del vuelo, operado por Nok Air, habíamos comprado un transfer en taxi hacia el puerto Ao Nam Mao Pier. Esto lo podríamos haber organizado por nuestra cuenta, cogiendo un taxi al llegar al aeropuerto, y hubiera salido algo más barato. Pero fue muy cómodo que nos estuvieran esperando e ir directamente hacia allí sin regatear ni perder tiempo.

En el muelle de Ao Nam Mao cogimos un barco para llegar a Railay, donde solo se puede llegar de esa manera. Este viaje en barco tiene varios horarios durante el día, conviene informarse con antelación de horarios y precios, aunque siempre tendrás la opción de ir en un barco privado pero sale más caro.

Railay fue uno de los lugares que más nos gustaron de la ruta por Tailandia. Es un lugar con varias playas preciosas rodeadas de montañas. Uno de esos lugares pintorescos que te imaginas cuando piensas en una playa paradisiaca de Tailandia.

Aparte de las playas, hay un lugar muy interesante donde ir en Railay. Se trata de un lago escondido en mitad de la montaña. Antes de llegar a él hay varios miradores con muy buenas vistas de toda la zona. La cosa es que el acceso a esta montaña, que lo verás fácilmente en el impresionante camino que va desde la zona de hoteles hasta la playa Phra nang Cave Beach, es algo complicado. La primera parte se podría decir que es escalada, no senderismo.

Esta ruta por la montaña va a través de una pendiente bastante grande por la que ir trepando agarrado a una cuerda y pisando entre raíces de los árboles. Está todo bastante resbaladizo y es muy técnico. Si tienes cierta experiencia en este tipo de rutas y te ves capaz, merecen la pena las vistas y darte un baño en el lago escondido.

atardecer playa railay
Ver el atardecer en la playa de Railay, uno de los mejores recuerdos de la ruta por Tailandia.

🏨 Alojamiento en Railay Beach

El alojamiento donde nos quedamos en Railay estuvo muy bien. Eran unos bungalows de madera en mitad de la naturaleza, con una terraza privada en el propio bungalow donde sentarse a ver las vistas. El nombre del sitio es Railay Garden View Resort.

Día 10. Koh Phi Phi

Este día pusimos rumbo a una de las islas tailandesas más turísticas: Koh Phi Phi. Se sitúa en el mar de Andaman al sur de Railay y la utilizaríamos como base para hacer excursiones a otras islas cercanas. Koh Phi Phi es un conjunto de islas, siendo la mayor de ellas Koh Phi Phi Don. Esta isla es tristemente conocida por el tsunami de diciembre 2004, donde prácticamente toda la infraestructura de la isla fue destruida.

Para llegar a Koh Phi Phi desde Railay cogimos el ferry Ao Nang Princess en el muelle Railay West, situado en la llamada Railay Beach. Es un trayecto de unas 2 horas.

esperando en railay beach el ferry a phi phi
Por la mañana en Railay Beach, esperando a coger el ferry a las islas Phi Phi

Esta zona de Tailandia nos encantó, era justo como la imaginábamos. Playas de agua cristalina, acantilados de piedra caliza, muchas palmeras y vegetación. También tiene mucho ambiente nocturno, en la parte central de la isla, donde muchos jóvenes extranjeros salen de fiesta.

Este primer día no hicimos mucho, seguramente fue el día más relajado de todo el viaje después de tantos días intensos sin parar. Llegamos en el ferry poco antes del mediodía, nos dimos un baño en la piscina del hotel antes de comer y luego fuimos a dar una vuelta. Aprovechamos para contratar las excursiones a islas cercanas para los días siguientes en uno de los muchos establecimientos que hay ofreciéndolos, y luego fuimos un rato a la playa Loh Dalum. Por último cenar y tomar algo por los bares.

🏨 Alojamiento en la isla Koh Phi Phi

En Koh Phi Phi nos dimos uno de los pequeños lujos del viaje en cuanto a alojamiento. La verdad es que es una isla super turística y con muchos alojamientos exclusivos. En nuestro caso nos gustó mucho en cuanto a calidad-precio. Reservamos un bungalow privado en Phi Phi Villa Resort.

Aunque nos bañamos también en las playas, tener la piscina en el hotel fue un plus para darse un baño a cualquier hora.

Día 11. Koh Phi Phi – miradores y Bamboo Island

Personalmente, el turismo de playa no me gusta mucho, pero aquí hay muchas más variedad de opciones aparte de estar en la playa. Este día dedicamos la mañana a hacer una ruta por los miradores de Koh Phi Phi y por la tarde hicimos una excursión en un barco long-tail, los típicos barcos que se ven por esta zona, a Bamboo Island.

Tras desayunar en el hotel fuimos a la zona más elevada de Koh Phi Phi para ver las vistas desde varios miradores. Los miradores están numerados, si miráis en el mapa de abajo dejo la localización de cada uno. En nuestro caso llegamos hasta el Viewpoint 3 y dimos la vuelta.

mirador en la isla koh phi phi don
Uno de los miradores de la isla Koh Phi Phi Don. La franja más estrecha entre las dos playas es de poco más de 100 metros y fue arrasado por el tsunami de 2004.

Después de comer hicimos la excursión a Bamboo Island. Contratamos un barco long-tail privado para ir a nuestro ritmo. Estuvo bien ir por la tarde porque cuando llegamos estaba la isla llena de gente pero poco a poco se fueron yendo y prácticamente nos quedamos solos.

Bamboo Island es una isla deshabitada al norte de Phi Phi. Tiene una playa enorme y aguas cristalinas donde estuvimos haciendo snorkel.

playa en bamboo island tailandia
Playa en Bamboo Island, en las islas Phi Phi de Tailandia. En la foto el barco long-tail en el que fuimos a esta isla deshabitada.

Día 12. Excursión a Koh Phi Phi Lee (Maya Bay, Pi Leh Lagoon, Monkey Bay) – Vuelta a Krabi

Este día hicimos una excursión desde Koh Phi Phi Don hasta una de las islas cercanas más visitadas: Koh Phi Phi Lee.

Koh Phi Phi Lee es la isla donde se encuentra la famosa Maya Bay, una playa de aguas cristalinas y escenario de rodaje de la película La Playa (Leonardo DiCaprio). Debido a su belleza es un sitio muy masificado, y que en los últimos años ha sido cerrada por el gobierno tailandés durante varios periodos de tiempo para dar tiempo al entorno a recuperarse de tal masificación.

Cuando hicimos este viaje no había aún ninguna de estas restricciones, aún así pudimos ver la cantidad de gente que visita este lugar. De hecho, cogimos un tour que sale a las 6:30 de la mañana en barco rápido para llegar antes que el resto de tours organizados y, aún así, en cuanto pasó un rato, empezaron a llegar barcos en decenas.

maya bay tailandia
Maya Bay, uno de los sitios más bonitos pero masificados que vimos en nuestra ruta por Tailandia

Después de estar un rato en Maya Bay, la siguiente parada fue el lago Pi Leh Lagoon. Un lago de aguas turquesas en donde nos pudimos dar un baño bajándonos desde el propio barco. Luego hicimos snorkel en un lugar específico en los alrededores de la isla y pusimos rumbo de vuelta a Koh Phi Phi Don.

Antes de terminar el tour, hicimos una pequeña parada en Monkey Bay, una pequeña playa al sur de Koh Phi Phi Don, curiosa por estar llena de monos. Aprovechamos también para darnos otro baño.

El tour duró en total unas 5 horas y nos gustó bastante. Quizá el único punto negativo la masificación de Maya Bay, pero me alegra saber que el gobierno está tomando medidas para intentar que esto cambie.

Tras descansar un poco en el hotel, hacer el check-out y comer, cogimos el ferry de vuelta a Krabi, a cuyo aeropuerto habíamos volado días atrás pero no habíamos pasado por la ciudad. Solo pasamos allí la tarde-noche para al día siguiente terminar la ruta por Tailandia y volar temprano a Kuala Lumpur, la capital de Malasia y última parada del viaje.

aguas turquesas en pi leh lagoon tailandia
Parada para darnos un baño en las aguas turquesas de Pi Leh Lagoon

🏨 Alojamiento en Krabi

En Krabi nos alojamos en un hotel moderno, sencillo y económico. Se trata del Krabi P.N Boutique House. Nos vino muy bien su localización para coger al día siguiente un taxi al aeropuerto.

Día 13. Kuala Lumpur

Nos despertamos temprano para ir al aeropuerto de Krabi a coger el vuelo hacia Kuala Lumpur con la aerolínea AirAsia.

Tras dejar las cosas en el hotel fuimos directos al lugar más icónico de Kuala Lumpur, las Torres Petronas. Estas torres de 450m de altura son las torres gemelas más altas del mundo y, entre 1998 y 2004, fueron el edificio más alto.

las torres petronas kuala lumpur
Las Torres Petronas, un símbolo de Kuala Lumpur y de Malasia

Desde las Torres Petronas fuimos hacia el barrio de Chinatown de Kuala Lumpur, donde seguían de celebración por el año nuevo chino, con espectáculos por la calle. Allí cerca también se encuentra el templo hindú Sri Maha Mariamman, que pudimos visitar.

También por la zona está el Central Market y la mezquita Masjid Jamek de Kuala Lumpur y la plaza Dataran Merdeka, donde se sitúa otro edificio increíble, el Sultan Abdul Samad. Bajamos caminando desde allí hasta otra mezquita, en este caso la Mezquita Nacional de Malasia.

Para terminar el día fuimos a dar una vuelta a un centro comercial enorme, el Pavilion Kuala Lumpur. Desde allí fuimos caminando a cenar a Jalan Alor, una zona muy recomendable para ir por la noche, llena de restaurantes con terrazas en la calle, con muchísima variedad y buen ambiente.

mezquita Masjid Jamek de Kuala Lumpur
Mezquita Masjid Jamek de Kuala Lumpur, un edificio muy bonito que contrasta con los de su alrededor.

🏨 Alojamiento en Kuala Lumpur

En Kuala Lumpur nos dimos otro pequeño «lujo» en cuanto al alojamiento, un pequeño capricho para la última parada del viaje. Aunque para nada algo desorbitado, siempre buscando calidad-precio. Queríamos un hotel con infinity pool con vistas a las Torres Petronas, así que buscamos uno que se ajustaba a nuestro presupuesto de los muchos que hay.

Nos quedamos en el Impiana KLCC y lo recomendaría si vas a visitar Kuala Lumpur. Es cierto que han construido un rascacielos enorme que tapa las vistas de las Torres Petronas, pero aún así las vistas son impresionantes.

Día 14. Kuala Lumpur

Este día lo comenzamos visitando las Batu Caves, uno de los lugares más conocidos de Kuala Lumpur.

Las Batu Caves son un conjunto de cuevas en la montaña con templos en su interior. A la entrada hay una estatua dorada enorme que seguro que has visto en fotos. Un tiempo después de nuestra visita pintaron las escaleras de acceso de colores, hoy en día se mantiene así.

Una cosa muy curiosa en Batu Caves es que está lleno de monos por todos lados. Tienes que tener cuidado si llevas comida en la mochila, y de llevar todo bien cerrado ya que es habitual que roben cosas a turistas y se vayan saltando siendo imposible recuperarlo.

escaleras de entrada a las batu caves
Escaleras de las Batu Caves y la enorme escultura dorada a la entrada

A la vuelta de Batu Caves estuvimos viendo lugares de Kuala Lumpur sin mucho orden. Empezamos por Little India, luego fuimos al centro comercial Berjaya Times Square, que tiene un parque de atracciones con montaña rusa incluida dentro del edificio, algo que nos resultó sorprendente.

Antes de que se fuese el sol fuimos a la KL Tower o Menara Kuala Lumpur, una torre de comunicaciones a la que se puede subir para ver las increíbles vistas. Hay una zona que llaman Sky Box, que es un cubículo entero de cristal, incluido el suelo, no apto para gente con vértigo. Estuvimos allí hasta que anocheció para ver el skyline de Kuala Lumpur con todo iluminado.

vistas kuala lumpur de noche
Vistas del skyline de Kuala Lumpur de noche desde la KL Tower o Menara Kuala Lumpur

Día 15. Kuala Lumpur

Último día del viaje, que nos lo tomamos con calma sin madrugar mucho.

Fuimos a visitar el Jardín botánico de Kuala Lumpur, un parque enorme con varias zonas muy bonitas. Un auténtico pulmón para en la capital malaya.

El resto del día fue un poco aprovechar la piscina del hotel y luego dar una vuelta repitiendo sitios que ya habíamos visitado. Principalmente la parte de Chinatown y de la mezquita Masjid Jamek, para terminar en la zona de las Torres Petronas a donde fuimos de noche para ver el espectáculo de luz y sonido.

Día 16. Vuelo de vuelta Kuala Lumpur – Madrid

Este día finalizaba la aventura por el sudeste asiático, la ruta por Tailandia y Kuala Lumpur. Fuimos temprano al aeropuerto y volamos de vuelta a Madrid haciendo escala en Dubai, con Emirates.

Mapa de localización

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web está protegida con reCAPTCHA. Aplican la Política de Privacidad y los Términos de Servicio de Google.

Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Javier Jiménez García como responsable de este blog. La finalidad de la recogida de estos datos es para responder a tu consulta. Estos datos estarán almacenados en los servidores de webempresa.com. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a mediopeniqueblog@gmail.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en mi política de privacidad.