Qué ver en Macao en un día: un trozo de Portugal dentro de China

Durante nuestra ruta por China teníamos en mente hacer una visita a Macao, uno de los dos territorios administrativamente independientes. Fue un lugar que nos sorprendió para bien. Quizás es mucho más desconocido que Hong Kong, pero resulta realmente interesante conocerlo. En este artículo vamos a explicar qué ver en Macao en un día. Todo bajo nuestra experiencia propia, ya que fue el tiempo que pasamos en esta antigua colonia portuguesa.

Macao, un trozo de Portugal dentro de Asia

Cuando visitas Macao te encuentras con grandes contrastes. Pasear por el centro de la ciudad es como trasladarte miles de kilómetros hasta el centro de Lisboa. Es cuanto menos curioso, ya que te encuentras el típico suelo tradicional que vemos en casi cualquier ciudad portuguesa, iglesias de estilo arquitectónico como ves en Oporto o Lisboa, así como numerosos edificios que ves en cualquier ciudad del Alentejo. Todos los carteles, nombres de plazas, tiendas o restaurantes están en portugués. Hay que tener en cuenta que fue parte de Portugal hasta 1999.

Sin embargo si caminas te encontrarás templos taoístas, restaurantes de comida china, típicas callejuelas tradicionales asiáticas… Además de la zona de hoteles y casinos de enormes edificios tan característico de Macao y que atrae a tantos turistas.

En definitiva, Macao es un lugar de contrastes, realmente curioso para visitar, muy bonito y que nos sorprendió para bien. Es perfecto para una visita de un día, como hicimos nosotros. Se puede recorrer muy bien a pie y tiene muchos puntos de interés turístico.

Nosotros llegamos hasta Macao en ferry desde Hong Kong a primera hora de la mañana. Es muy importante llegar lo antes posible, ya que se llena bastante de turistas conforme pasan las horas. Es muy sencillo y relativamente económico. Lo cogimos con la empresa TurboJET, aunque hay al menos otra muy similar en todo. Nos costó 200 dólares hongkoneses la ida (unos 23€) y 171 la vuelta (unos 20€). Es aconsejable comprarlo por Internet con antelación, aunque no suele haber problemas. Cogimos el de las 07:30h y tardamos en llegar poco más de 1 hora.

El proceso de inmigración es realmente simple y rápido. Los españoles podemos entrar sin visado, simplemente mostrando el pasaporte. Ni siquiera nos ponen sello. Todo queda registrado electrónicamente.

Calle de estilo portugués en Macao
Calle de estilo portugués en Macao

Qué visitar en Macao en un día

Cuando llegamos a la terminal de ferry teníamos que ir hasta el centro, que está algo lejos, aunque se puede ir andando. Sabíamos que una de las opciones era coger alguno de los buses gratuitos que van desde la terminal de ferry hasta los hoteles y casinos. Salen a cada rato y simplemente hay que montarse en uno y listo. Otra opción es coger el bus público número 3, que llega directamente al centro, aunque es de pago. En nuestro caso nos montamos en el primer bus que salía hacia el hotel Wynn.

Una vez llegamos a la zona de los hoteles y casinos ya es más fácil ir a pie hasta el centro. Así podemos iniciar una visita de un día a Macao y ver los principales lugares turísticos. Todo lo que hay en la zona centro se puede visitar sin problemas caminando.

Largo do Senado, la plaza principal

Uno de los lugares que visitar en Macao en un día es el Largo do Senado. Sin duda es su plaza principal, uno de los lugares más bonitos y característicos. Pasear por aquí es como trasladarse a Lisboa. La verdad es que si hacemos una foto a este lugar vacío podría pasar por cualquier plaza del país luso.

El Largo do Senado forma parte del conjunto declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO del centro histórico. Es la típica plaza alargada y de forma un poco triangular. Su nombre no es casual, ya que aquí se encontraba el Senado, donde se reunían chinos y portugueses a tratar sus negocios y promover leyes y acuerdos.

Largo do Senado de Macao
Largo do Senado, la plaza principal de Macao

Los edificios que hay alrededor de esta plaza son de gran belleza y que distan mucho de la arquitectura típica china. Se trata de edificios como la Santa Casa de Misericordia, la oficina de correos y otros edificios municipales. Todos ellos son de estilo europeo y datan del siglo XIX muchos de ellos e incluso anteriores.

Uno de los edificios que preside la plaza es el Instituto para los Asuntos Cívicos y Municipales, que era el antiguo Senado. Data del año 1876, como así indica en su fachada. Es posible entrar de forma totalmente gratuita y ver su interior. Veremos los característicos azulejos portugueses y arquitectura que nos sonará bastante si hemos visitado el país vecino.

Interior del antiguo Senado

Si paseamos por aquí nos encontraremos con muchas tiendas que venden productos portugueses, como el famoso pastel de Belém.

Una de las cosas que me gustó mucho de Macao es lo bien señalizado que está todo para el turismo. Nos encontraremos con señales indicativas de todos los lugares turísticos, escrito en chino, inglés y portugués. No tiene ninguna pérdida e incluso nos ayuda a encontrar lugares que quizás no están tan marcados en guías.

Iglesia de la Sé, la catedral de Macao

Sin alejarnos mucho del Largo do Senado, a apenas 100 metros llegamos a la Plaza de la Sé. Aquí se encuentra la iglesia de la Sé, o catedral de Macao. Es otro de estos lugares que te trasladan a otro sitio. Después de casi tres semanas viajando por China nos parecía increíble ver calles, edificios y templos religiosos como estábamos viendo ese día.

La iglesia de la Sé fue construida en el año 1622. Sin embargo estaba construida principalmente con materiales compuestos por tierra, paja y tablas. Fue reconstruida por completo entre los años 1844 y 1850, aunque volvería a ser reconstruida, ya con su aspecto actual, en 1937.

Para tener una idea de la importancia de esta catedral, cada vez que un mandatario o gobernador de Macao tomaba posesión se realizaba aquí la ceremonia.

Podemos entrar a la catedral de forma gratuita. Su interior es bastante simple. No pasa de una parroquia normal que podemos ver en muchos sitios tanto en España como en Portugal. Sin embargo lo interesante aquí es su importancia histórica y también la parte exterior, con la plaza que es muy bonita.

Iglesia de la Sé, en Macao
Iglesia de la Sé

Iglesia de Santo Domingo

Está en uno de los extremos del Largo do Senado. Nosotros lo visitamos una vez bajamos de nuevo desde la catedral. De la iglesia de Santo Domingo destaca su fachada de color amarillo. Es de estilo barroco y terminó de construirse en el año 1587. No obstante, un siglo después fue reconstruida y el edificio actual data del siglo XVII.

Es la iglesia más antigua de Macao y forma parte del conjunto declarado como Patrimonio de la Humanidad. Una vez más se trata de un edificio que nos recordará mucho a Portugal.

Visitamos este lugar sobre las 10 de la mañana y fue a partir de ese momento cuando comenzó a llenarse todo el centro histórico de muchos turistas. Parece ser que es a partir de esa hora cuando empiezan a llegar más y más barcos llenos de gente. Por ello recomendamos iniciar la visita de un día por Macao lo antes posible.

Iglesia de Santo Domingo, la más antigua de Macao
Iglesia de Santo Domingo, la más antigua de Macao

Templo Hong Kung, un lugar que ver en Macao en un día

Como hemos mencionado, una de las cosas más bonitas de ver Macao en un día son los contrastes que te encuentras. Uno de ellos es el templo Hong Kung. Todo lo que vimos hasta este momento cerca de la plaza principal era prácticamente como caminar por Lisboa. Sin embargo de repente vimos un cartel indicativo con la dirección a seguir hacia este templo. No sabíamos de su existencia.

Para llegar hasta aquí pasamos por una calle llena de lo que parecían tiendas antiguas. Carteles en portugués por todas partes con palabras como “Lonja”. Una zona que mezcla más lo tradicional con las zonas residenciales actuales.

A unos 300 metros de la iglesia de Santo Domingo se encuentra el templo Hong Kung. Se trata de un templo de estilo tradicional chino y que tiene casi dos siglos de historia. Es bastante pequeño pero muy bonito para visitar. Lo mejor de todo es que no había absolutamente nadie visitándolo. A fin de cuentas aquí llegan muchísimos turistas chinos y claro, un templo como este lo encuentran en cualquier lugar.

Templo Hong Kung, lugar que ver en Macao en un día
Templo Hong Kung, un lugar que ver en Macao en un día

Se puede visitar de forma totalmente gratuita. En su interior vemos la figura del jefe general Hong Kung, a quien está dedicado este templo. Sin duda es un lugar muy interesante para visitar y poder vivir ese gran contraste que hay en apenas unos metros.

Según pudimos informarnos, cuando el templo Hong Kung fue construido estaba prácticamente en la orilla del mar. Sin embargo con el paso del tiempo la ciudad ha ido ganando terreno al agua y hoy en día está a unos 100 metros del agua.

Ruinas de la catedral de San Pablo, un imprescindible en Macao

Sin duda uno de los lugares más conocidos y visitados de Macao son las ruinas de la catedral de San Pablo. Es todo un icono de la ciudad y aparece en cualquier fotografía que veamos. También, lógicamente, es el sitio donde más gente veremos.

Lo que vemos hoy en día es lo que queda de una antigua iglesia construida en el año 1640. Básicamente queda solo la fachada y muy poco más. Fue destruida después de un incendio en el año 1835. Es considerado como el icono más importante de la cultura cristiana en esta zona de Asia. Lógicamente forma parte del conjunto Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Antes de este edificio que se construyó a mediados del siglo XVII hubo otro. Sin embargo ese primer templo religioso que databa del siglo XVI también sufrió un incendio.

Ruinas de la catedral de San Pablo, en Macao
Ruinas de la catedral de San Pablo, todo un icono de Macao

Para llegar a la fachada principal hay que subir unas escaleras. Aquí se agolpa bastante gente, especialmente en las horas centrales del día. Es todo un símbolo y todo el mundo quiere echarse una foto aquí.

Podemos cruzar la puerta de la fachada y acceder al hueco de lo que un día fue la iglesia. No hay que pagar absolutamente nada, como todos los lugares turísticos, pero veremos un guardia de seguridad en la puerta. Simplemente está aquí para que la gente no se amontone en la puerta y permitan el paso fluido.

En el interior de las ruinas de la catedral de San Pablo podemos bajar a una cripta. Nosotros no lo hicimos ya que había bastante cola al ser un lugar pequeño y tampoco lo veíamos demasiado interesante.

En la parte más al sur de esta plaza donde están las escaleras podemos ver un monumento a la amistad entre Portugal y China.

Fortaleza del Monte

Siguiendo con nuestra visita de un día por Macao llegamos hasta la fortaleza del Monte. Está cerca de las ruinas de la catedral de San Pablo. De hecho el sendero que sube hasta aquí sale de este lugar. Atravesamos una zona verde y desde donde además tenemos unas bonitas vistas de la fachada de la iglesia destruida.

Sin embargo las mejores vistas están en la cima. Una vez llegamos a la parte de arriba de la fortaleza del Monte tenemos una impresionante panorámica de toda la ciudad. Podemos ver el enorme contraste entre los edificios más tradicionales y de planta baja, con aquellos enormes bloques.

La fortaleza del Monte fue construida entre los años 1617 y 1626 por los Jesuitas. Fue la principal fortaleza defensiva de la ciudad para protegerla de posibles invasiones. El lugar donde fue construida no es casual, ya que está en la cima de una colina desde donde se puede controlar toda la península.

Fortaleza do Monte
Parte de la fortaleza do Monte y vistas de la ciudad

Durante la visita podemos ver los cañones, depósitos de municiones y cisternas de agua. Estaba diseñada para mantener a la gente aquí hasta dos años de manera totalmente autónoma. Todo ello está rodeado por una muralla que ronda los 9 metros de altura.

Algo que destaca de la fortaleza del Monte es que el espacio para los cañones únicamente apunta hacia el mar. Es decir, no contaban con defensa para la zona que da hacia China. Esto demuestra que su mayor preocupación era lo que podía llegar por el mar.

Hoy en día aquí se encuentra el museo de Macao. Lo podemos visitar gratuitamente y aprender un poco más sobre la historia de este territorio.

Templo Sam Kai Vui Kun

De vuelta al centro de la ciudad fuimos a visitar el templo Sam Kai Vui Kun. Es otro de estos lugares que no teníamos apuntado en nuestra guía pero que llegamos gracias a las indicaciones que hay por las calles.

El templo Sam Kai Vui Kun también se le conoce como templo Kuan Tai. Está situado junto al mercado de Santo Domingo, muy cerca del Largo do Senado. Pertenece al conjunto histórico de Macao. Es otro de esos lugares que nos muestra el gran contraste que vemos por estas calles del centro.

Durante nuestra visita el templo estaba en obras por fuera. Sin embargo pudimos entrar sin problemas. Es pequeño, un interior es similar a otros que podemos ver en esta ciudad y también en Hong Kong.

Este lugar tiene dos siglos de historia y según pudimos informarnos antiguamente era un sitio donde se reunían los mercaderes. Posteriormente construyeron el templo. Es una visita más que hacer en Macao en un día y que recomendamos.

Templo Sam Kau Vui Kun
Templo Sam Kau Vui Kun

Casa de Lou Kau

La casa de Lou Kau fue construida en el año 1889. Fue una de las residencias de un importante hombre de negocios llamado Lou Kau. Parece ser que era muy querido en esta ciudad por sus obras de caridad y ayudar a salir adelante a gente que lo necesitaba.

Una de las cosas más interesantes de visitar la casa de Lou Kau es poder ver el contraste. El edificio es de estilo arquitectónico chino, sin embargo si entramos en su interior podemos ver una gran cantidad de adornos y elementos típicos portugueses.

Hay que tener en cuenta que la casa de Lou Kau cierra los lunes. El resto de días, de martes a domingos, abre de 10.00 a 18:00h (incluidos los días de fiesta), aunque la última admisión es a las 17:30h. Es gratis la entrada.

Interior de la casa de Lou Kau
Parte interior de la casa de Lou Kau

Rua da Felicidade

Tras pasear un poco por la zona del centro llegamos a la Rua da Felicidade. Es una de las calles más bonitas para conocer. Una calle de estilo tradicional chino y donde podemos encontrar muchos restaurantes y tiendas locales. Es cierto que hoy en día está un poco también orientada al turismo y que podemos ver tiendas de souvenirs, pero mantiene su esencia.

Veremos muchos edificios que eran o siguen siendo tiendas, con los típicos carteles escritos tanto en portugués como en chino. Por aquí incluso nos encontramos alguna callejuela que cruza y donde podemos ver rincones pintorescos. Uno de estos es el beco da Felicidade (callejón de la Felicidad).

Según parece esta calle ganó aún más popularidad tras aparecer en la película Indiana Jones y el Templo Maldito. No he visto la película y es algo que desconocía.

Ya era hora de comer y buscamos algún sitio tradicional. Al final acabamos en un restaurante que tenía pinta de ser muy local en la Rua da Felicidade. Comimos los típicos noodles con algo de carne. Nada especial.

Rua da Felicidade, en Macao
Vista general de la Rua da Felicidade

Largo do Santo Agostinho

Como si estuviéramos en Oporto o Lisboa, después de comer subimos calles bastante empinadas para llegar al Largo do Santo Agostinho. Es otro de los lugares históricos de Macao que guardan arquitectura y símbolos portugueses.

Aquí encontramos el teatro de Don Pedro V. Fue el primer teatro de estilo occidental que se construyó en toda China. Hoy en día se siguen celebrando aquí diferentes eventos y actuaciones. El edificio fue construido en el año 1860. La fachada principal fue reformada poco después, en el año 1873.

Teatro de Don Pedro V

Justo enfrente del teatro de Don Pedro V se encuentra la iglesia de Santo Agostinho. Se puede entrar de forma gratuita. Es un templo religioso de arquitectura portuguesa y de aspecto algo descuidado lo que es la fachada. Fue fundada en el año 1591 y hoy en día siguen organizando una procesión cada año y que atrae a miles de religiosos. Eso sí, el edificio fue reconstruido y el actual data de 1874.

También podemos visitar el seminario de San José y la biblioteca de Sir Robert Ho Tung. Merece la pena pasear por la zona de jardines. Este edificio fue construido a finales del siglo XIX y posteriormente, en 1918, fue comprado por Robert Ho Tung, un importante hombre de negocios de Hong Kong. Antes de morir dejó en su testamento que este edificio fuera donado al municipio de Macao, junto a una gran cantidad de dinero destinada a comprar libros. Fue así como se convirtió en una biblioteca como es en la actualidad. Un poco más abajo está la iglesia de San Lorenzo.

Casa del Mandarín, un lugar que ver en Macao

En nuestra opinión la casa del Mandarín es un lugar que ver en Macao en un día. Es un imprescindible para aprender un poco más de la historia de esta zona. Se trata de un edificio que fue construido en el año 1869 y sirvió de residencia familiar de Zheng Guanying, una importante figura literaria de China.

Interior de la casa del Mandarín
Interior de la casa del Mandarín

Entrar en la casa del Mandarín es ver cómo era una vivienda en aquella época. Podemos recorrer sus patios, habitaciones, caminar por el interior del edificio. Es de estilo chino, pero nuevamente podemos encontrar algunos adornos de influencia occidental.

Entre los patios exteriores podemos ver las típicas puertas circulares. En su interior podemos ver zonas ajardinadas con las ventanas características. Podemos ver los diferentes salones y estancias. Una visita muy recomendable.

Puerta circular en los patios de la casa del Mandarín
Puerta circular en los patios de la casa del Mandarín

La entrada a la casa del Mandarín es totalmente gratuita. Abre todos los días a excepción de los miércoles y el horario es de 10:00 a 18:00h, aunque la última entrada es a las 17:30h.

Cuartel de los Moros

Este lugar fue construido en el año 1874 y sirvió para fortalecer a la policía de Macao. Sirvió para mejorar la seguridad en las rutas marítimas portuguesas de esa época. El edificio es de arquitectura neoclásica, pero tiene claramente rasgos árabes.

Está muy cerca del mar, por lo que entendemos que cuando se construyó prácticamente estaba al lado del agua. Hoy en día la ciudad ha ganado terreno.

Exterior del cuartel de los Moros
Exterior del cuartel de los Moros

Templo de A-Má, un fijo en una visita de un día a Macao

Un lugar que ver en Macao en un día y que no puede faltar es el templo de A-Má. Es uno de los más importantes y bonitos para conocer. También se le conoce como Tin Hou. Una de las cuestiones importantes sobre este templo es que es anterior a la constitución de la ciudad. Cuenta con diferentes pabellones de oraciones y símbolos budistas.

El aspecto actual del templo A-Má es de 1848. Sin embargo aquí ya había estructuras y pabellones desde mucho antes. Según se cree desde 1488. El pabellón de oraciones fue construido en el año 1605.

Este templo es mucho más turístico que los anteriores de estilo chino que visitamos por la ciudad. Merece mucho la pena visitarlo.

El templo de A-Má no puede faltar en una visita de un día a Macao
El templo de A-Má no puede faltar en una visita de un día a Macao

Hay que mencionar que este complejo es más grande que el templo principal que vemos al llegar. Podemos subir por la colina y ver inscripciones en piedras, así como diferentes pabellones de menor importancia.

El templo de A-Má es gratuito y abre todos los días de 07:00 a 18:00h.

Justo enfrente del templo A-Má está el museo marítimo. Allí podemos ver diferentes barcos y cosas relacionadas con el mar. Algo muy importante para esta región, lógicamente.

Zona de hoteles y casinos de Macao

Dejando a un lado la visita cultural e histórica de Macao, sin duda lo más bonito e interesante, pusimos rumbo a la zona de hoteles y casinos. Recorrimos un largo paseo desde donde vimos la torre de Macao a un lado y muchas viviendas y edificaciones coloniales a otro lado.

Macao es un lugar muy famoso por sus casinos. En China son totalmente ilegales, así como en la mayoría de países de Asia. Sin embargo aquí tienen una legislación que lo permite y eso atrae a muchísimos turistas llegados de otros países. Es brutal la cantidad de enormes edificios que hay, todos ellos orientados al juego.

Sin embargo una cosa peculiar que me llamó la atención es que por ningún lado vemos fotografías, publicidad o cosas relacionadas con el juego. Es como que está ahí, es legal, pero no lo promocionan. Quizás la publicidad del juego esté prohibida o los edificios no puedan mostrar nada al exterior. Fue algo que me llamó la atención.

Sin duda esta zona es mucho más bonita de noche. Es ahí cuando todos los edificios se iluminan y el panorama cambia radicalmente. Un contraste brutal con la zona antigua de Macao. El edificio más popular y emblemático es el Grand Lisboa. Suele haber actuaciones de luces en las fuentes y cosas así por toda esta zona. Lo llaman Las Vegas de Asia.

Casino Grand Lisboa
El casino Grand Lisboa, uno de los más populares

Después de haber pasado un día completo por Macao pusimos rumbo de nuevo a la terminal de ferry. En esta ocasión fuimos caminando para coger el barco que nos llevara de vuelta a Hong Kong.

La verdad que visitar Macao en un día es algo muy recomendable si estamos en Hong Kong. Se recorre súper bien a pie y lo cierto es que vemos lugares únicos. Es una ciudad totalmente adaptada y preparada al turismo. Me sorprendió que absolutamente todo fuera gratis y estuviera tan bien señalizado todo. Mucha información de cada monumento o edificio que visitamos.

Nos quedamos con ganas de haber podido conocer por dentro alguno de los famosos casinos, que incluso simulan ser pequeñas ciudades. También haber ido a la zona de Coloane. Sin embargo para eso habría que haber echado otro día más.

Os dejamos un mapa de todos los puntos de la visita de Macao en un día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.