Qué ver en Gdansk en 3 días: lugares imprescindibles para visitar

Polonia es un destino cada vez más popular para los turistas extranjeros. Cuenta con ciudades muy bonitas para conocer, cultura e historia muy variadas. Los vuelos Low Cost que llegan cada vez a más lugares polacos también ayudan en gran medida. Hoy vamos a hablar de qué ver en Gdansk en 3 días. Esta ciudad del norte de Polonia ofrece mucho a los viajeros. Un importante destino para aquellos amantes de la historia.

Qué visitar en Gdansk en 3 días

Aunque Gdansk es una ciudad que podríamos verla en menos tiempo, lo cierto es que tiene a sus alrededores lugares muy interesantes para conocer. También cuenta con algunos museos que son atractivos fundamentales para muchos viajeros que visitan esta ciudad de Polonia, como el museo de la II Guerra Mundial o el Centro Europeo de Solidaridad.

Nuestra recomendación es pasar al menos 3 días en Gdansk. Pueden ser un par de noches y aprovechar el último día antes de continuar por una ruta por este país o volver a casa.

En este artículo vamos a proponer un itinerario sobre qué ver en Gdansk. Un recorrido completo por los principales atractivos turísticos de esta ciudad polaca. En general todo lo podemos ver a pie, pero hay que tener en cuenta que para llegar a algunos sitios a las afueras vamos a tener que utilizar algún medio de transporte. Es sencillo y además económico.

Hay mucha historia detrás de esta localidad. Ha sido pieza importante en la historia reciente de Europa. Entre otras cosas aquí se inició la II Guerra Mundial. Fue el punto de entrada que utilizó el ejército de Hitler para invadir Polonia.

Pero además de este triste hecho también ha tenido un papel fundamental en la historia más reciente de Polonia. Una huelga, un movimiento sindical independiente en la Polonia comunista, se inició en esta ciudad y se extendió por todo el país. Podemos decir que fue el inicio del cambio de régimen en la que hoy es una de las naciones que más está prosperando en toda Europa.

Así pues, vamos a detallar cada jornada de esta ruta de 3 días por Gdansk. Siempre basado en nuestra propia experiencia, por lo que daremos algunas recomendaciones interesantes y que seguro que son de ayuda para los viajeros.

ℹ️ Información útil para visitar Gdansk

🚌 Cómo ir del aeropuerto de Gdansk al centro

💱 Dónde cambiar moneda en Polonia

📋 Ruta de una semana por Polonia

Día 1: principales lugares que ver en Gdansk

El primer día lo podemos dedicar a los principales lugares que visitar en Gdansk. Vamos a centrarnos en realizar un recorrido por todos los puntos turísticos que no hay que perderse. Todo ello, por cierto, lo podemos hacer a pie.

La mayoría de las zonas más interesantes para visitar se encuentran a muy poca distancia. No vamos a tener que utilizar ningún medio de transporte y podemos decir que en un día bien aprovechado da tiempo de sobra.

Lo ideal es disponer de una jornada completa para ello. Con esto nos referimos a empezar desde por la mañana y de esta forma aprovechar más el tiempo.

Basílica de Santa María

Podemos utilizar la Basílica de Santa María como punto de partida. Está situada en el centro de la ciudad y de alguna manera puede servir de guía o punto de referencia para ver otros lugares. Es desde aquí desde donde salen algunas de las calles más importantes y a su alrededor hay numerosos edificios muy bonitos y de gran valor.

El nombre completo y oficial es Basílica de la Asunción de la Santísima Virgen María. Es el templo religioso más grande de Gdansk y también una de las más grandes del país. Dentro se pueden albergar hasta 20.000 personas.

Fue construida como una demostración de poder y riqueza, ya que en esa época no era necesario que pudiera concentrar a tantas personas. Se trata de una enorme construcción de ladrillo (según pude ver es el templo religioso hecho de ladrillo más grande del mundo) y que es visible desde varias calles a su alrededor. Uno de esos sitios bonitos que hay que ver.

Se inició su construcción a mediados del siglo XIV y no terminó hasta principios del siglo XVI. Aunque es una iglesia católica, durante muchos años fue evangelista, de ahí que podamos encontrar elementos particulares en su interior.

Basílica de Santa María de Gdansk
Vista de uno de los lados de la Basílica de Santa María, en Gdansk

Calle Mariaczka y puerta de Santa María

La calle Mariaczka es una de las más bonitas de Gdansk. Es un callejón que va desde el canal hasta la iglesia de Santa María, muy turístico y con varios restaurantes y tiendas orientadas a los viajeros. Especialmente hay muchas tiendas de ámbar en esta zona. Un producto muy típico de esta ciudad polaca.

En el extremo que está junto al canal podemos ver la puerta de Santa María. Es una de las varias entradas que hay hacia el casco antiguo de la ciudad.

Calle Mariaczka y puerta de Santa María
Calle Mariaczka y puerta de Santa María

Puerta Verde, mercado Largo y ayuntamiento de Gdansk

Sin alejarnos mucho de la puerta de Santa María, caminando por el canal, llegamos a la puerta Verde. Su nombre puede generar confusión, ya que en realidad no es de color verde. Fue construida durante la década de 1560. Según parece su nombre viene del puente que hay al lado, que fue construido en sus orígenes con materiales verdosos.

Puerta Verde
Puerta Verde, uno de los iconos de esta ciudad de Polonia

La puerta Verde es sin duda la más bonita y grande de todas las puertas que podemos ver. Fue construida como residencia para los reyes polacos, aunque nunca llegaron a ocuparla. Hoy en día podemos visitar un museo en su interior. Al cruzarla accedemos al mercado Largo, que es una especie de plaza llena de edificios realmente bonitos.

El mercado Largo es una plaza que podemos considerar como el epicentro de la ciudad. Podemos ver panorámicas muy bonitas, con viviendas de enorme belleza. Hay que destacar la Casa Dorada, que es uno de los símbolos de este lugar.

El mercado Largo, rodeado de bonitos edificios
El mercado Largo, rodeado de bonitos edificios

Si continuamos caminando por el mercado Largo llegamos hasta el edificio del ayuntamiento de Gdansk, que está junto a la fuente de Neptuno. Aquí tenemos una de las imágenes más bonitas de este lugar, con la iglesia de Santa María detrás.

Ayuntamiento de Gdansk y la fuente de Neptuno
Ayuntamiento de Gdansk y la fuente de Neptuno

Puerta Dorada, torre de la antigua prisión y puerta Alta

La calle Dluga que inicia desde el ayuntamiento hasta la puerta Dorada es muy bonita. Aquí podemos encontrar una gran cantidad de restaurantes y edificaciones curiosas. Una de las viviendas más reconocidas en esta zona es la casa de Uphagen. Está en el número 12 y fue la residencia de un mercader del siglo XVIII. En la actualidad es un museo abierto al público y podemos ver cómo era una casa de esa época.

La puerta Dorada es un monumento de gran valor del Renacimiento. Era algo así como un símbolo de riqueza y fortaleza de la ciudad. Una manera de mostrar su poder. Fue construida entre 1612 y 1614.

Justo al salir por la puerta Dorada nos topamos con la torre de la antigua prisión y casa de la tortura. Detrás está la puerta Alta, que antiguamente actuaba como la puerta de entrada a la ciudad.

Torre de la antigua prisión y casa de la tortura
Torre de la antigua prisión y casa de la tortura

Basílica de San Nicolás y torre de San Jacinto

Otro de los templos religiosos importantes de Gdansk es la Basílica de San Nicolás. Fue una de las pocas iglesias que no sufrió daños durante la II Guerra Mundial. El edificio original fue construido en el siglo XII. Sin embargo ha sufrido reformas a lo largo del tiempo.

La más importante tuvo lugar en el siglo XVI. Fue saqueada y destruida por completo y tuvieron que reconstruirla.

Al lado hay un mercado y por aquí podemos ver diferentes sitios para comer. Justo enfrente está la torre de San Jacinto.

Torre de San Jacinto
Torre de San Jacinto, con el mercado a la izquierda

Iglesia de Santa Catalina e iglesia de Santa Brígida

No muy lejos de aquí hay otros dos templos religiosos que merecen la pena visitar. Son la iglesia de Santa Catalina y la de Santa Brígida.

La iglesia de Santa Catalina data del siglo XII, aunque fue reconstruida posteriormente entre los siglos XIV y XV.

Iglesia de Santa Catalina
Iglesia de Santa Catalina

Por su parte, la iglesia de Santa Brígida fue construida entre finales del siglo XIV y principios del XV. También tuvo que ser reconstruida, en este caso en el siglo XVI, después de un incendio. Hoy en día destaca por tener un altar de ámbar, que está en construcción. En su interior encontramos elementos modernos.

Gran molino y la casa de los molineros

Sin tener que andar prácticamente nada, en esta misma zona está el gran molino y la casa de los molineros. También podemos ver el molino pequeño, que está al lado.

El gran molino estuvo en funcionamiento desde el año 1350 hasta 1945, año en el que fue incendiado. Posteriormente fue reconstruido en el año 1962 para que podamos disfrutar hoy en día de esta edificación. El molino pequeño está enfrente y también data del siglo XIV.

El gran molino, uno de los lugares que ver en Gdansk

Se cree que el gran molino podía moler hasta 200 toneladas de cereales cada día. Este edificio es tan grande no solo por ser un molino, sino porque también actuaba como granero y panadería.

Por su parte, la casa de los molineros es una peculiar vivienda que se encuentra dentro de una isla y junto a un parque. Está al lado del gran molino.

La casa de los molineros
La casa de los molineros

No muy lejos de aquí, por cierto, está la estación de tren de Gdansk. Quizás muchos viajeros lleguen a esta ciudad en tren o lo utilicen para ir a otro destino. Pero si no vamos a utilizar el ferrocarril, igualmente merece la pena ver la estación, aunque sea por fuera. Es un bonito edificio.

Grúa medieval de Gdansk

Para cerrar el primero de los 3 días por Gdansk, una visita muy popular es la grúa medieval. Está junto al canal principal y es una de las imágenes típicas de esta ciudad polaca.

Es considerada como la grúa de madera más grande de Europa. Este sistema medieval fue construido entre los años 1441 y 1444 con el objetivo de elevar cosas desde el río. Gracias a este sistema subían barriles de los barcos y otros materiales. Hay que tener en cuenta que hoy en día podemos andar justo debajo de esa grúa, pero hace unos siglos el agua llegaba hasta las casas. En la actualidad el canal está acotado.

Para tener una mejor vista no solo de la grúa medieval de Gdansk sino también de toda esta zona de la ciudad, lo mejor es cruzar al otro lado del canal. Eso sí, hay que cruzar por el puente que hay al lado de la puerta Verde y dar un pequeño rodeo para llegar al mejor punto.

La grúa medieval, un lugar que ver en Gdansk en 3 días
La grúa medieval, un lugar que ver en Gdansk en 3 días

Día 2: Centro Europeo de Solidaridad y Westerplatte

El segundo día lo podemos dedicar a visitar dos lugares que fueron muy importantes tanto para la historia de Gdansk como para Polonia. Se trata del Centro Europeo de Solidaridad y Westerplatte. Vamos a tener que dedicar tiempo a ambas visitas.

Lo primero es hoy en día un museo que trata toda la historia detrás del movimiento Solidaridad. Fue una fuerza sindical surgida en la década de 1980 que luchó contra el régimen comunista que en esa época estaba presente en Polonia. Aquí podremos dedicar perfectamente al menos un par de horas.

El otro punto que podemos visitar es Westerplatte. En este caso vamos a tener que utilizar algún medio de transporte, ya que está fuera de la ciudad. Fue el punto donde llegó la invasión nazi a Polonia. Está a 8 o 10km de Gdansk, al norte.

Aunque podemos ver todo esto en menos tiempo, lo ideal es dedicar varias horas a cada lugar. El resto del día lo podemos dedicar a lugares que tengamos pendientes o alguna visita adicional que nos encontremos por el camino.

Centro Europeo de Solidaridad

Antes de entrar, en la puerta podemos ver un gran monumento levantado en honor a los trabajadores del astillero.

Este museo es muy interesante para conocer la historia más reciente de Polonia. Nos cuenta, de una manera bastante interactiva, cómo surgió el movimiento obrero del sindicato Solidaridad y cómo fue expandiéndose al resto del país. El objetivo era acabar con el régimen comunista.

La entrada cuesta 20 zlotys (algo menos de 5€) e incluye audio guía gratuita. Está disponible en español. De mayo a septiembre abre todos los días de 10 a 18h (sábados y domingos hasta las 19:00h). De octubre a abril está cerrado los martes y abre de 10 a 16h (sábados y domingos hasta las 17h).

Podemos comprar el ticket a través de Internet en su página oficial o simplemente acudir allí en taquilla y comprarlo en el momento. No hay problemas para ello.

Durante la visita vemos una serie de salas muy bien equipadas y distribuidas. Encontraremos una gran cantidad de objetos, informes y diferentes materiales que nos hacen trasladar varias décadas atrás.

Podemos ver vídeos, recreaciones con sonidos reales, recortes de periódicos y una gran cantidad de fotografías. No es el típico museo que nos sobrecargan con grandes textos, sino que todo es bastante interactivo y nos mete en el papel. La audio guía explica todo muy bien.

El museo del Centro Europeo de Solidaridad tiene varias plantas. Lo normal es que dediquemos unas dos horas a la visita.

Centro Europeo de Solidaridad
Centro Europeo de Solidaridad

Westerplatte

Si nos preguntamos cómo ir de Gdansk a Westerplatte, en esta ocasión vamos a tener que utilizar algún tipo de transporte. Se encuentra a varios kilómetros al norte de la ciudad. Podemos ir en autobús urbano (líneas 106 y 138), aunque la frecuencia es muy limitada. También podemos optar por un barco que une la ciudad con este punto. Por último otra opción es ir en taxi o Uber. No es caro y si vamos varios sale a cuenta.

Westerplatte es un lugar que marcó la historia. Aquí ocurrió uno de los momentos más tristes y a la vez importantes del siglo XX: la invasión de Polonia por parte del ejército nazi. En esta zona había varios búnkeres de defensa polaca. Hitler, entre sus reivindicaciones, estaba el devolver este espacio a Alemania.

El 1 de septiembre de 1939 el ejército alemán comenzó una ofensiva contra la península de Westerplatte. Los polacos se defendieron pero días después se rindieron.

Hoy podemos ver las ruinas de varios edificios que en su momento formaron parte de la defensa de Westerplatte. También una torre de control. Uno de los edificios que podemos ver y entrar tenía tres niveles y fue construido entre 1934 y 1935 como preludio de lo que podía ocurrir. Su misión era servir de refugio en caso de ataque. Contaba con un sistema de radio y espacios creados específicamente para resguardarse.

Edificio destruido en Westerplatte
Edificio destruido en Westerplatte

La situación en la que se encuentra este edificio hoy es de estar prácticamente destruido. Resulta incluso llamativo que se permita la entrada aquí. Lo cierto es que está habilitado con un corredor metálico para que los turistas bajen. Mires donde mires, no ves más que trozos de la estructura colgando y en condiciones de muy poca seguridad.

Pero sin duda lo más visitado y popular para los viajeros es el monumento de Westerplatte. Una enorme escultura que sirve como memorial a la batalla que aquí se vivió.

Monumento en Westerplatte
Monumento en Westerplatte

Día 3: museo de la II Guerra Mundial de Gdansk

Un lugar que para mí no puede faltar en una ruta de 3 días por Gdansk es el museo de la II Guerra Mundial. Ya hemos visto que esta ciudad tuvo un papel muy importante en este conflicto bélico. Si queremos aprender más de este duro periodo para la humanidad, no hay mejor lugar que acudir a este museo.

Hay que tener en cuenta que las entradas son limitadas, aunque no debe haber problemas. Se puede comprar por Internet y podemos seleccionar la hora a la que queremos visitar este lugar. La entrada general cuesta 23 zlotys (poco más de 5€). Cierra los lunes. Los martes la entrada es gratuita. Abre de 10:00 a 20.00h. Los sábados y domingos de 09:30 a 19:00h.

El museo de la II Guerra Mundial de Gdansk es bastante amplio. Lo normal es que dediquemos al menos un par de horas. Cuenta con muchas salas donde podemos ver numerosos textos, fotografías, vídeos, objetos reales… Todo bastante interactivo. Es sin duda de los mejores museos en los que he estado nunca.

Hay que destacar cómo hacen que el visitante se meta en el papel de la realidad de aquellos años. Podemos ver cómo simulan calles reales y edificios bombardeados.

Interior del museo de la II Guerra Mundial de Gdansk
Interior del museo de la II Guerra Mundial de Gdansk

Nos enseñan desde los inicios de la guerra hasta el final de la misma. No solo se centran en Polonia, sino que nos muestra todo lo necesario para entender este conflicto a nivel global. Es realmente recomendable y sin duda lo incluiría en uno de los principales sitios que ver en Gdansk.

El museo está en una planta subterránea. Se entra a través de la planta -1, pero hay que bajar un par más hasta la -3, donde accedemos a la exposición permanente. Allí comienza el recorrido, que está perfectamente señalizado y nos van guiando por los números de las salas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.