Llegada a La Habana: primeros trámites e impresiones de Cuba

Comenzamos nuestra aventura por Cuba con el vuelo de Madrid a La Habana. Un trayecto que dura unas 9 horas y que realizamos con Iberia. Llegamos de noche a la capital cubana, algo que normalmente es positivo para el tema del jet lag, ya que podemos sincronizar mejor el horario y no tener que pasar un día entero arrastrando sueño. Aunque este día no hicimos gran cosa, sí pudimos tener las primeras impresiones del país.

Vuelo de Madrid a La Habana y primeros trámites en el aeropuerto

El vuelo de Madrid a La Habana lo cogimos con unos 3 meses y medio de antelación. Lo cogimos con Iberia porque en ese momento era el más económico, pero tiene un precio muy parejo que Air Europa. El vuelo salió puntual y llegamos a la hora prevista a Cuba. Para poder subir al avión tuvimos que mostrar el visado, así como rellenar posteriormente un papel con información sobre nuestro viaje a Cuba, si llevamos cosas ilegales, etc. Ese papel nunca nos lo pidieron.

Vuelo de Madrid a La Habana
Vuelo de Madrid a La Habana

Una vez en el aeropuerto de La Habana tuvimos que realizar una serie de trámites, algo que suele ocurrir al llegar a un país nuevo. Lo primero fue pasar el control de pasaportes. Fue bastante rápido, ya que nos temíamos que esto podría demorar más de la cuenta. Simplemente esperamos unos minutos en la fila y rápidamente ya pasamos. Ya estábamos dentro para comenzar la ruta de dos semanas por Cuba.

Para entrar en Cuba, en caso de los españoles, es necesario contar con un visado. Ya explicaremos en un artículo cómo hacerlo. Es muy sencillo y también económico si lo comparamos con otros destinos. También es obligatorio llevar seguro de viaje. Nosotros fuimos con IATI. Os dejamos un descuento del 5% con esta compañía.

Todo este proceso fue rápido. Simplemente entregamos pasaporte y el visado (que es una hoja donde nos ponen un sello), nos hacen una foto y poco más. Hay que tener en cuenta que esa hoja del visado hay que guardarla, ya que a la salida la tenemos que entregar de vuelta.

Lo siguiente que teníamos que hacer antes de partir hacia la ciudad era sacar dinero. En Cuba el tema de la moneda es un poco complejo de inicios, ya que tienen dos monedas: los pesos cubanos (CUP o moneda nacional) y el peso cubano convertible (CUC). Prácticamente todo se paga en CUC (1CUC=1 Dólar). Los pesos cubanos sirven para pagar en sitios más locales y sobre todo en pueblos menos turísticos (1CUC=24CUP).

Aunque hablaremos más a fondo en otro artículo, básicamente tenemos dos opciones una vez llegamos al aeropuerto: cambiar en una CADECA, que es como se llaman las casas oficiales de cambio, o sacar de un cajero. Nosotros hicimos esto último con la tarjeta Bnext y fue todo bien. Proceso rápido y fácil.

Otro punto importante es buscar la manera de ir del aeropuerto a La Habana. Habíamos leído por Internet que suele costar 30 CUC. Eso fue lo que nos pidieron. Hay taxis oficiales nada más salir de la terminal. Para volver es mucho más barato y con total seguridad encontraremos ofertas por 15 CUC, que es lo que pagamos a la vuelta. El mismo taxista ya nos ofreció llevarnos por 20 CUC a la vuelta, dos semanas después. El problema, según pudimos ver días después, es que los taxistas más baratos y “extra oficiales” no pueden recoger gente en el aeropuerto, aunque sí llevar hasta allí. Cualquier taxi que esté en el aeropuerto esperando a turistas que llegan tienen que ser oficiales y tienen un precio marcado sin negociación.

Llegada a La Habana y primeras impresiones

El trayecto en taxi desde el aeropuerto al centro de La Habana, donde nos hospedábamos, no fue muy largo. Aquí tuvimos las primeras vistas e impresiones de la capital cubana. Se veía una ciudad con poco tráfico y sí bastante gente en las calles. Es una sociedad que pasa mucho tiempo en la calle.

El taxista no sabía exactamente dónde estaba nuestro alojamiento, aunque sí más o menos la zona. Preguntó a varios locales y le indicaron cómo llegar. La cuestión es que estábamos en una zona donde hay algunas calles estrechas y de acceso complicado según desde qué calle entráramos.

Cuando llegamos nos estaba esperando el dueño de la casa donde íbamos a hospedarnos. Allí en Cuba es muy normal quedarse en casas de particulares. De hecho es lo que más abunda en plataformas como Booking. No hay demasiados hoteles y los que hay suelen ser bastante caros.

Nos avisó por mensaje por Booking de que había tenido overbooking y tenía que llevarnos a otro sitio. Nos llevó a la casa de su hermana, que estaba en la misma calle. Mismas condiciones de las que habíamos reservado, así que sin problemas.

Llegamos sobre las 22:30h y habíamos cenado en el vuelo poco antes de llegar, así que no había mucha hambre. Sí fuimos a dar una vuelta por la zona antes de dormir. Fuimos a un bar que había cerca, donde el camarero estuvo hablando un poco con nosotros sobre temas de su país, preguntando por España, etc. Esto es algo muy típico y en cualquier lugar la gente te habla y muestran interés por los visitantes.

Bucanero, la cerveza local de Cuba
Cerveza Bucanero, una de las locales de Cuba

En ese tiempo que estuvimos por la calle pudimos comprobar que la sociedad cubana es bastante tranquila, ver colas para entrar en sitios o comprar es algo muy normal y notamos mucha seguridad por las calles. Esto es algo que se aprecia rápidamente cuando vas a un país.

No hicimos mucho más ese día. Compramos agua en una tienda para beber esa noche y fuimos a dormir. Al día siguiente empezaba realmente nuestro viaje por Cuba. Teníamos por delante un día intenso para conocer todo lo posible La Habana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web está protegida con reCAPTCHA. Aplican la Política de Privacidad y los Términos de Servicio de Google.

Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Javier Jiménez García como responsable de este blog. La finalidad de la recogida de estos datos es para responder a tu consulta. Estos datos estarán almacenados en los servidores de webempresa.com. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a mediopeniqueblog@gmail.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en mi política de privacidad.