Experiencia con el seguro IATI en Estados Unidos, el país con la sanidad más cara

El seguro de viaje es lo único que pagamos con el deseo de no tener que usarlo jamás. Siempre que viajamos al extranjero, especialmente fuera de la Unión Europea donde no tenemos ningún tipo de cobertura, vamos asegurados. Desde hace ya unos años contratamos siempre el seguro IATI, que está especializado en viajes y consideramos que es ideal. Hasta ahora nunca lo habíamos tenido que usar, pero siempre puede haber una primera vez y esta vez llegó. En este artículo cuento mi experiencia usando el seguro de viajes IATI en Estados Unidos, donde además la seguridad es súper cara.

Experiencia con el seguro IATI en Estados Unidos

Antes de nada decir que esta experiencia con el seguro IATI en EEUU la viví no por mí, sino por un amigo que me acompañaba al viaje. Yo fui quien hizo los trámites y quien contactó con IATI, por lo que puedo hablar de primera mano y explicar cómo fue todo el proceso y mi opinión al respecto después de contratar el seguro de viajes IATI.

Mi amigo llevaba unos días en el viaje con un problema en la pierna que fue a más hasta que llegó a un punto que ya no podía andar. Era tal el dolor que le incapacitaba totalmente para moverse e incluso estar sentado. Ahí fue cuando ya no aguantó más y decidimos contactar con el seguro IATI, que es el que teníamos contratado para Estados Unidos (¡Y menos mal!).

El problema es que en ese momento estábamos en un lugar bastante aislado, lejos de pueblos o ciudades. Estábamos en mitad del Parque Nacional de Bryce, donde además la cobertura móvil era realmente mala e iba y venía constantemente. Teníamos Internet (aunque lento) pero las llamadas prácticamente no iban.

La manera que utilicé para contactar con IATI fue WhatsApp. En el PDF que tenía descargado con la póliza del seguro venía ese número, además de un e-mail, para contactar en cualquier momento. Hablé por WhatsApp explicando el motivo, los síntomas y la necesidad de asistencia. Me respondieron al instante, no pasó ni siquiera un minuto, y me dijeron que habían recibido mi WhatsApp, pero que nos solicitaban que por ley de protección de datos no relevara por allí (WhatsApp) ningún tipo de información persona, ni enviara documentos, y que les escribiera a la dirección de correo electrónico para establecer contacto y organizar la asistencia médica.

Por tanto, lo siguiente que hice fue contactar por correo electrónico a esa dirección (la que venía también en el PDF) informando del problema. No me respondieron nada al e-mail, sino que llamaron unos minutos después a mi amigo a su móvil. De esta forma empezaron a tomar todos los datos correspondientes, como el nombre, número de póliza, preguntar qué pasaba exactamente, dónde estaba, etc. La verdad que desconozco qué hubiera pasado si el móvil al que llamaron (al español) no hubiera estado disponible. Entiendo que contactarían por correo.

Una vez recopilaron esos datos, dijeron que le enviarían al correo electrónico toda la información sobre dónde ir. Básicamente le enviaron un e-mail con la dirección del hospital al que tenía que acudir (previamente IATI se puso en contacto con ese hospital y ya nos estaban esperando) y señalaban que había que indicar que era paciente “Selfpay”.

Esto último es importante, ya que en Estados Unidos la sanidad no es gratuita y universal como en España. Ir a un hospital de urgencia, aunque sea algo mínimo, supone un desembolso importante. El seguro de IATI es perfecto en este caso, ya que no necesitamos adelantar ningún dinero y que posteriormente nos lo devolvieran, sino que ellos se encargan de todo con el hospital. Eso significa “Selfpay”, que el paciente no tiene que pagar nada de dinero al hospital.

Cañón de Bryce, donde contactamos con el seguro IATI en Estados Unidos
Cañón de Bryce, donde estábamos al contactar con el seguro IATI en Estados Unidos

Cómo es ir a un hospital de Estados Unidos de viaje

Cuando llegamos al hospital, que estaba en el pueblo más cercano a donde nos encontrábamos aunque tuvimos que hacer unos 40km en coche porque estábamos en mitad de la nada, simplemente dimos los datos y lo atendieron de inmediato. Era un hospital de un pueblo bastante pequeño, pero parece que era el principal de esa comarca.

En inglés explicamos cuál era el problema, pero rápidamente alguien del hospital trajo una especie de máquina con una pantalla y nos preguntó qué idioma hablábamos. Lo que hicieron fue conectar esa pantalla con un traductor, básicamente alguien en algún lugar del mundo que se encarga de hacer de intérprete para empresas que soliciten sus servicios. Todo realmente bien preparado.

Sin tener que esperar nada de tiempo, rápidamente a mi amigo lo metieron en una sala y ahí empezó el médico a hacerle preguntas y demás. Lo típico de cualquier consulta. Todo esto lo hacía a través del intérprete y la pantalla que habían colocado (que era como una máquina con ruedas que llevaban de un sitio a otro).

A partir de ahí, mi amigo se quedó solo con los médicos y el resto nos fuimos a la sala de espera. Le empezaron a hacer diferentes pruebas para dar con el problema. Radiografías, ecografías… En fin, cosas de este tipo. Al final el problema era más o menos lo que nos imaginábamos, y es que tenía un nervio pinzado, el músculo muy inflamado y todo eso es lo que le bloqueaba la pierna, le producía dolor y no le permitía caminar.

Al cabo de una hora o algo así, le dieron el alta. Le mandaron una serie de medicinas que tenía que tomar para intentar remediar el dolor en la medida de lo posible, ya que lo que le pasaba lo único que requería era tiempo y reposo. Pero al menos con esa medicina intentar que le afectara lo menos posible durante el viaje, hasta que pudiera ya descansar a la vuelta.

Sala de espera del hospital de Estados Unidos
Sala de espera en el hospital de EEUU donde usamos el seguro IATI

Conclusiones al usar el seguro IATI en EEUU

Después de haber vivido esta experiencia (la que nunca quieres vivir) puedo valorar realmente al seguro IATI, especialmente al haberlo usado en un país así y además en una zona bastante remota. Solo puedo hablar positivamente. La comunicación fue correcta, ya que nos pusimos en contacto simplemente a través de un e-mail y luego ellos llamaron (hubiera sido igual o más rápido si directamente hubiéramos llamado), gestionaron todo bastante rápido y como punto positivo (algo que no ocurre con todos los seguros) es que no hubo que pagar absolutamente nada y esperar luego la devolución.

Sin duda ha sido algo que me reafirma más en la necesidad de ir siempre con seguro médico. Nunca sabes qué puede pasar en un viaje, qué problema puedes tener. Es algo que nos puede pasar en la ciudad donde vivimos, pero ahí nos sabemos mover, sabemos dónde está el hospital, podemos ir gratis, etc. Pero cuando te pasa algo en un país a miles de kilómetros, donde hablan otro idioma y donde no todo es tan sencillo, sin duda tener un seguro de viajes como IATI es fundamental.

Desde IATI, a través de su sistema, supieron encontrar rápidamente un hospital cerca de donde estábamos y que tuviera la capacidad de atendernos. Nos gestionaron todo muy bien. Y por cierto, nos dijeron que si por algún motivo no hubiéramos podido ponernos en contacto con ellos por no tener cobertura o lo que sea, lo que teníamos que hacer en ese caso es ir a cualquier hospital y luego ya gestionarlo con ellos para que el seguro lo cubriera.

En definitiva, después de esta experiencia usando el seguro IATI en Estados Unidos, puedo decir que fue muy bien, actuaron como se espera en esos casos y no tuvimos ningún problema. Ha sido la primera vez (y ojalá la última) que hemos tenido que tirar de un seguro en un viaje. Seguiremos usándolo siempre y seguiremos confiando en IATI. En este caso, según lo que calculamos más o menos por las pruebas que le hicieron, hubiera supuesto aproximadamente 1.400€ por algo relativamente sencillo y económico. Imaginad algo más serio, como una operación, tener que pasar varias noches ingresado, etc.

Un comentario en «Experiencia con el seguro IATI en Estados Unidos, el país con la sanidad más cara»

  • el 2 diciembre, 2022 a las 16:36
    Enlace permanente

    Buenas tardes, encantado de saludarte. Soy Jose
    Quería escribirte porque me ha parecido interesante comentar contigo la posibilidad de que tu negocio aparezca cada mes en periódicos digitales como noticia para posicionar en los primeros lugares de internet, es decir, con artículos reales dentro del periódico que no se marcan como publicidad y que no se borran.
    La noticia es publicada por más de cuarenta periódicos de gran autoridad para mejorar el posicionamiento de tu web y la reputación.

    ¿Podrías facilitarme un teléfono para ofrecerte un mes gratuito?
    Gracias

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web está protegida con reCAPTCHA. Aplican la Política de Privacidad y los Términos de Servicio de Google.

Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Javier Jiménez García como responsable de este blog. La finalidad de la recogida de estos datos es para responder a tu consulta. Estos datos estarán almacenados en los servidores de webempresa.com. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a mediopeniqueblog@gmail.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en mi política de privacidad.