Ruta de 4 días por Malta: qué visitar y consejos

Malta es un país muy interesante para visitar si buscamos salirnos de lo que podemos ver en otros lugares de Europa. Es un país que ofrece algo distinto al resto. Muy pequeño, con pueblos donde podemos encontrar arquitectura como si nos trasladáramos a otra época. Es una nación famosa por sus playas, pero no hay que cerrarse en eso ya que ofrece mucho más. En este artículo vamos a hablar de qué ver en una ruta de 4 días por Malta.

Qué visitar en una ruta de 4 días por Malta

Una ruta de 4 días por Malta puede ser tiempo suficiente para ver lo principal de este pequeño país. Un recorrido por sus dos islas principales y conocer diferentes pueblos que nos sorprenderán. Las distancias son muy cortas y esto hace que en un mismo día podamos recorrer medio país sin problemas.

En nuestro caso hicimos un viaje en febrero, época de temporada baja, ya que nuestro objetivo no era la playa, sino más bien conocer el país en sí. Hicimos un recorrido por los principales lugares y ahora podemos hablar de qué ver en Malta en 4 días.

Visitamos tanto la isla de Malta, que es la principal y más grande, como la isla de Gozo, que es la segunda en tamaño. Nos movimos 100% en transporte público, aunque tras haber visitado el país tengo que decir que recomendamos alquilar un coche.

Hicimos base en La Valeta, que es su capital. Una ciudad muy pequeña pero con edificios antiguos realmente bonitos para ver. Pasear por sus calles es como trasladarnos a otra época. Desde allí realizamos todas las visitas para conocer pueblos como Rabat o Mdina, las Tres Ciudades o dar el salto hacia la isla de Gozo.

Vistas de La Valeta desde las Tres Ciudades
Vistas de La Valeta desde las Tres Ciudades

Día 1: La Valeta, recorrido por la capital de Malta

Un imprescindible que visitar en Malta en 4 días es La Valeta. Con apenas 7000 habitantes es su capital. Como podemos imaginar se recorre perfectamente a pie sin problemas. Es un lugar ideal para alojarnos si vamos a utilizar mucho transporte público.

La Valeta es una ciudad que personalmente me sorprendió. Es muy bonita y muy diferente a la vez de lo que podemos ver en otras capitales de Europa. No tiene nada que ver. Aquí, como curiosidad, no vamos a encontrar supermercados. Así nos lo dijeron y la verdad que no vimos nada. Únicamente pequeñas tiendas y poco más. Sí hay muchos restaurantes y marcas internacionales.

Centro de La Valeta

Uno de los atractivos turísticos que podemos encontrar en La Valeta es el edificio Auberge de Castille. Significa Albergue de Castilla. Es un edificio que fue construido en el siglo XVI, aunque el actual data del año 1740. Es de estilo barroco y fue diseñado como albergue de Castilla y Portugal. Fue totalmente reconstruido tal y como lo vemos ahora.

Edificio Auberge de Castille, en La Valeta
Edificio Auberge de Castille, en La Valeta

En la actualidad es uno de los edificios más importantes de Malta. Es sede de la oficina del primer ministro de Malta, algo así como el Palacio de la Moncloa o la Casa Blanca. Junto a este edificio hay una bonita plaza y de aquí salen algunas de las principales calles de la ciudad.

Al lado del Albergue de Castilla está la ópera real. Hoy en día es un teatro abierto. Se puede ver desde la calle. De primeras podemos apreciar que claramente se conservan las ruinas de lo que un día fue. Se trata de una ópera de finales del siglo XIX que sufrió el impacto de bombardeos durante la II Guerra Mundial. Quedó muy deteriorado el edificio y aunque hay propuestas de reconstruirlo de momento sirve como teatro al aire libre.

A apenas 200 metros nos encontramos con la concatedral de San Juan. Eso sí, las distancias aquí son prácticamente inapreciables, ya que de punta a punta hay aproximadamente 1 kilómetros.

La concatedral de San Juan fue construida entre el año 1572 y 1578. Por fuera no resulta muy llamativa, pero sí es bonita por dentro. Hay mucha decoración.

Justo detrás de la concatedral de San Juan está la plaza del Palacio y el Palacio del Gran Master y Museo de la Armería. Este palacio es hoy en día la sede de la Presidencia de la República de Malta. Llegó a albergar hasta hace pocos años la Cámara de Representantes. Es posible visitarlo por dentro.

Plaza del Palacio de La Valeta
Plaza del Palacio, en el centro de La Valeta

Por cierto, desde la ópera real hasta la plaza del Palacio se puede ir por la calle de la República, que es la principal de la ciudad. Por aquí veremos muchos restaurantes, tiendas y siempre mucho movimiento. Es una calle peatonal que cruza prácticamente la ciudad de punta a punta y pasa por algunos lugares de gran importancia.

Catedral anglicana de San Pablo y la Basílica de Nuestra Señora del Monte Carmelo

Uno de los iconos de La Valeta y que veremos desde muchos lugares es la cúpula de la Basílica de Nuestra Señora del Monte Carmelo. Justo al lado está la catedral anglicana de San Pablo.

La catedral anglicana de San Pablo se construyó entre 1839 y 1844. Fue un templo religioso construido durante el Imperio británico y su ocupación de Malta. Esto hizo que fuera la primera iglesia protestante del país.

En cuanto a la Basílica de Nuestra Señora del Monte Carmelo es la que realmente tiene fama debido a la enorme cúpula que se puede ver desde todas partes. Fue construida a finales del siglo XVI y hoy en día forma parte del conjunto Patrimonio de la Humanidad de La Valeta. La cúpula mide 42 metros de altura y tuvo que ser reconstruida en la década de 1980 después de haber sufrido destrozos durante la II Guerra Mundial.

Legado británico de La Valeta

En La Valeta, así como en el resto del país, podremos ver diferentes edificios, símbolos y emblemas que nos recordará a Reino Unido. Muchos nombres de las calles, por ejemplo. Uno de ellos es la Puerta de Victoria, una de las entradas hacia lo que es el centro histórico.

También veremos las famosas cabinas telefónicas rojas, algo muy típico en Reino Unido. Símbolos que nos recuerdan que Malta un día fue británica.

Puerta de Victoria en Malta
Puerta de Victoria

Fortaleza de San Telmo

En la parte más al norte de La Valeta podemos ver la fortaleza de San Telmo. Desde aquí hay unas vistas muy bonitas tanto de la ciudad como de otros lugares cercanos a ambos lados: Sliema hacia el oeste y Las Tres ciudades hacia el este.

Este fuerte fue el único que aguantó el asedio a Malta por parte de los otomanos. Fue construido en el siglo XVI y ha sido testigo de muchas batallas.

En los últimos años ha ganado fama debido a las películas que han rodado aquí. Podemos visitar el Museo de Guerra que se encuentra en su interior. Este lugar es muy interesante, especialmente para los amantes de la historia.

Día 2: Las Tres Ciudades de Malta

Algo que no puede faltar en una ruta de 4 días por Malta es una visita a las Tres Ciudades. Es así como se conoce a Senglea, Vittoriosa y Cospicua. Están al este de La Valeta y podemos llegar muy fácilmente en ferry en un trayecto muy corto, así como en autobús urbano, en un trayecto algo más largo porque tiene que dar un rodeo.

Son tres pequeños pueblos muy peculiares, con una arquitectura realmente bonita y callejuelas ideales para perderse. Cada una de estas localidades ofrece algo distinto. En un día o incluso en menos tiempo podremos recorrer los principales lugares.

En nuestro caso llegamos hasta aquí en ferry desde La Valeta, aunque a la vuelta regresamos en autobús urbano. Están muy bien conectadas. Una vez lleguemos podemos ir caminando perfectamente de una a otra, ya que las distancias son muy pequeñas.

Senglea

La primera de las Tres Ciudades de Malta que podemos visitar es Senglea. A este lugar se le conoce también como la Ciudad Invicta o Isla. Su punto más importante y visitado es el fuerte de San Miguel. Se trata de una construcción defensiva del siglo XVI. Desde aquí hay unas vistas increíbles de La Valeta.

Fuerte de San Miguel, en Senglea
Fuerte de San Miguel, en Senglea

Un imprescindible es recorrer su calle principal, Triq-il-Vitorja. Une desde el puerto donde llegan los ferris hasta el fuerte de san Miguel. Por aquí podemos ver algunas iglesias muy bonitas como la de San Felipe o la de Nuestra Señora de las Victorias.

Pero sin duda lo mejor de Senglea es perderse por sus calles. Son muy pintorescas, con balcones tradicionales y mucha simbología religiosa por todas partes.

Vittoriosa

Justo al lado, también en una pequeña península, podemos visitar Vittoriosa, también conocida como Birgu. Es otra de las que conforman las Tres Ciudades de Malta. Nuevamente podremos disfrutar de arquitectura antigua, calles pintorescas y pequeños templos religiosos llamativos.

Aquí podemos visitar como principal atractivo el fuerte de San Ángelo. También tendremos unas vistas muy bonitas de La Valeta al fondo.

Fuerte de San Ángelo, en Vittoriosa
Fuerte de San Ángelo, en Vittoriosa, con La Valeta al fondo

Uno de los edificios más llamativos y que veremos nada más entrar en Vittoriosa es la iglesia de San Lawrence. Fue construida a final del siglo XVII.

Cospicua

Cospicua se diferencia de las dos anteriores en que no está sobre una pequeña península. Es una pequeña ciudad más al interior. No obstante podemos ir caminando perfectamente de una a otra.

Su principal atractivo es la iglesia de la Inmaculada Concepción, aunque es igualmente recomendable pasear por sus calles y perderse.

Iglesia de la Inmaculada Concepción, en las Tres Ciudades
Iglesia de la Inmaculada Concepción, en Cospicua, una de las Tres Ciudades

Más allá de las Tres Ciudades de Malta, una visita interesante por aquí cerca es la del fuerte Ricasoli. Es un lugar famoso por haber sido sede de rodaje de películas como Gladiator. Eso sí, está un poco más lejos. Habría que andar algo más de 2 kilómetros para llegar o coger algún autobús urbano.

Día 3: Isla de Gozo

Para el tercer día de nuestra ruta por Malta una visita muy aconsejable es la isla de Gozo. Es la segunda de mayor tamaño del país y aquí hay algunos de los atractivos turísticos más importantes. Una mezcla de historia, pequeños pueblos pintorescos y naturaleza.

Ir de la isla de Malta a Gozo es sencillo. Lógicamente vamos a tener que llegar en ferry. Es económico y los hay con frecuencia. Se cogen desde la terminal de ferry de Cirkewwa. Hasta allí podemos ir en autobús desde La Valeta o Sliema.

Templos megalíticos de Ggantija

Un lugar imprescindible que visitar en la isla de Gozo son los templos megalíticos de Ggantija. Están situados en Xaghra y pertenecen al Neolítico, entre el año 3600 y 2500 antes de Cristo. Son algunos de los templos más antiguos de Europa que podemos visitar y hoy en día son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La visita comienza con un museo donde podemos ver exposiciones, datos y objetos que han encontrado en este lugar. Fuera veremos los templos de Ggantija en un pequeño recorrido donde nos muestran imágenes e información.

Según podemos ver en un panel informativo, parte de estos templos fueron encontrados intactos en 1827. El problema es que durante ese siglo debido al abandono sufrieron saqueos y se deterioraron mucho.

Templos megalíticos de Ggantija
Templos megalíticos de Ggantija

Ventana Azul (ya inexistente) y mar de interior de Dwejra

Otro lugar imprescindible para visitar en la isla de Gozo ha sido siempre la Ventana Azul. Ya no existe. Durante nuestra visita tuvimos la oportunidad de verla, pero lamentablemente poco después colapsó. Una pena. No obstante sigue siendo un sitio interesante para visitar, ya que esta zona es bonita y con buenas vistas.

Muy cerca de aquí está el mar de interior de Dwejra. Aquí recomendamos hacer un paseo en barca por las grutas. Es económico y podemos entrar en cuevas marinas, algo que es muy bonito y aconsejamos hacer.

Cueva en el mar de interior de Dwejra
Cueva en el mar de interior de Dwejra

Victoria

No podemos irnos de la isla de Gozo sin visitar Victoria, su capital. Es un bonito pueblo situado en el centro de la isla. Allí podemos ver como principales atractivos turísticos la ciudadela y también la basílica de San Jorge.

La antigua ciudadela de Victoria está situada en un lugar estratégico. Desde aquí hay vistas muy bonitas de toda la isla. Podemos ver, entre otras cosas, la cúpula de la catedral de Xewkija. Por aquí han pasado, entre otros, romanos y fenicios.

La ciudadela de Victoria es un lugar que ver en una ruta de 4 días por Malta
La ciudadela de Victoria es un lugar que ver en una ruta de 4 días por Malta

El otro lugar destacable de Victoria es la basílica de San Jorge. Está situada en una bonita plaza. Si buscamos un lugar donde comer durante nuestra ruta por la isla de Gozo, por aquí hay varias calles con algunos restaurantes.

Día 4: Sur de la isla de Malta

Llegamos al último día de la ruta por Malta. En esta jornada vamos a conocer la parte sur de la isla de Malta. Nuevamente visitamos lugares con historia, como Mnajdra y Hagar Qim, así como pueblos muy bonitos y singulares como Rabat y Mdina.

Estos son los lugares que visitamos nosotros. Para quienes busquen playa y viajen en época de verano es el lugar ideal para ello.

Mnajdra y Hagar Qim

La primera visita la hicimos a Mnajdra y Hagar Qim. Los dos templos son Patrimonio de la Humanidad y son lugares recomendados visitar en un viaje a Malta de 4 días.

Lo primero que visitamos al entrar es el templo de Hagar Qim. Se trata de un templo megalítico y data aproximadamente del 3600-3200 antes de Cristo. Está cubierto por un techo para conservarlo del sol y el viento.

Si caminamos hacia el sur unos 500 metros llegamos hasta el templo de Mnajdra. Es el segundo que podemos ver en este lugar. Se trata de otro templo megalítico. Es un poco más reciente, ya que data del año 3000 antes de Cristo aproximadamente.

Templo de Mnajdra, al sur de Malta
Templo de Mnajdra, al sur de Malta

Rabat

En la zona sur de Malta encontramos dos pueblos que son imprescindibles visitar: Rabat y Mdina. El primero que visitamos fue Rabat. Se trata de una ciudad de origen árabe. Lo interesante aquí es perderse por sus calles y descubrir rincones muy bonitos y curiosos.

Uno de los lugares que más destacan de Rabat es la catedral de San Pablo. Está situada en el centro del pueblo y cerca de las catacumbas de San Pablo.

Catedral de San Pablo, en Rabat
Catedral de San Pablo, en Rabat

Mdina

Justo al lado está el pueblo de Mdina. Podemos ir perfectamente andando de uno a otro. Es conocida como la Ciudad del Silencio. En mi opinión es mucho más bonito que Rabat. Tiene también mucha historia, ya que llegó a ser la capital del país.

Mdina es un pequeño municipio amurallado, de estilo medieval y muy bien conservado. Uno de los iconos es el puente que cruza hasta la puerta principal. Ha aparecido en escenas de la famosa serie Juego de Tronos.

Puente principal en Mdina
Puente de acceso a la puerta principal de Mdina

Lo más bonito de visitar este pueblo es caminar por sus calles. Apenas tiene 300 habitantes, por lo que lo recorreremos en muy poco tiempo. Nos encontraremos con rincones muy pintorescos y mucha tranquilidad. Uno de los lugares más destacados es la catedral de San Pablo.

Consejos para visitar Malta en 4 días

Malta es un país perfecto para pasar unos días. Es pequeño, tiene lugares muy bonitos y sobre todo rompe con lo típico que podemos encontrarnos en otras zonas de Europa. Es un destino ideal para una ruta de 3 o 4 días. Sin embargo también es importante tener en cuenta algunos consejos que hagan que el viaje sea más provechoso.

Vamos a dar algunos consejos para viajar a Malta basados en nuestra propia experiencia. Algunos datos prácticos como dónde es la mejor zona para alojarnos, cómo vernos por el país o la época para viajar.

Hay que tener en cuenta que todo esto puede variar según el tipo de viajero, si buscamos playa o no, así como la flexibilidad en cuanto a alquilar vehículo o no.

Mejor época para viajar a Malta

Quizás es una de las preguntas que se hacen muchos viajeros al ir a este país. El cuándo visitar Malta suele estar presente. Nosotros fuimos en febrero. La temperatura fue muy agradable y siempre sol. La verdad que es raro encontrarnos con mal tiempo si visitamos esta nación.

En nuestro caso no buscábamos playa, por lo que la mejor época para visitar este país consideramos que es invierno, final de otoño o principios de primavera. Es la mejor época por varias razones: lo primero que no hace calor y lo segundo porque los precios son más económicos. La temporada alta en Malta va desde final de primavera hasta principios de otoño, pero especialmente en los meses de verano.

Por tanto la mejor época para viajar a Malta dependerá de si simplemente queremos hacer una ruta para conocer sus bonitos pueblos, paisajes y un viaje así más cultural, como fue nuestro caso, o por el contrario queremos playa. Para quienes busquen lo primero recomendamos viajar en meses como noviembre o febrero. La temperatura es suave, no hace calor y es temporada baja.

En cambio para aquellos que busquen playa lo ideal es viajar en los meses cercanos a verano, pero sin llegar a visitar el país en julio y agosto. Estos dos meses son cuando más turistas hay y por tanto será más caro el alojamiento y también más congestión para todo.

Cómo moverse por el país

Otra cuestión muy importante es cómo moverse por Malta. Nosotros nos movimos al 100% con transporte público. Es posible pero en ocasiones el tiempo que tardábamos era excesivo. No por el trayecto en sí, sino porque la frecuencia de algunas rutas está muy limitada y en ocasiones hay que esperar hasta una hora para coger el siguiente bus.

Desde La Valeta salen numerosas rutas de autobuses urbanos que conectan prácticamente toda la isla de Malta. Podemos ir al sur, visitar los principales pueblos, ir a las Tres Ciudades, a Sliema… No hay ningún problema. Además todos salen desde la parada principal de la capital.

El problema, como hemos mencionado, es que algunas rutas tienen una frecuencia muy limitada. Esto ocurre especialmente en temporada baja, donde por cierto el transporte es algo más económico que en temporada alta. Si queremos ir a la zona del sur, que suele ser menos frecuentada, puede que tengamos que esperar hasta el siguiente bus o tener que hacer algún trasbordo.

En la isla de Gozo ocurre algo similar. Podemos movernos por los principales lugares turísticos en autobús, pero a veces tocará esperar para el siguiente.

Recomendamos alquilar un coche siempre que sea posible. Hay que tener en cuenta que aquí conducen por la izquierda, pero el hecho de tener un vehículo en Malta nos ahorrará mucho tiempo. Podremos ir a nuestro aire, hacer paradas por el camino y sobre todo no depender de horarios de autobuses. Si volvemos a Malta será alquilando coche, seguro.

Ferry para ir a la isla de Gozo
Ferry para ir a la isla de Gozo

Dónde alojarse

En nuestro caso nos alojamos en La Valeta. Es la mejor opción si vamos a viajar en transporte público, ya que de aquí parten todas las rutas principales. Es un lugar perfecto para tener como base y movernos desde allí.

Sin embargo si tenemos coche de alquiler nos da un poco igual dónde alojarnos en Malta. Las distancias son escasas y el hecho de alojarnos en un lugar o en otro, aunque sea en pueblos diferentes, solo supone unos kilómetros. De punta a punta de la isla principal son menos de 30km.

Cuestión aparte es si buscamos playa, fiesta y ambiente. Esto sería si vamos en época de verano y aquí recomendamos hospedarnos en la zona de Sliema o la bahía de San Julián. Están a unos 3 o 4 kilómetros de La Valeta y es el lugar más frecuentado en verano.

Os dejamos un mapa con los lugares que visitar en una ruta por el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.