Estatua del perro Hachiko en Tokyo

Esta estatua está en el distrito de Shibuya, en Tokyo, a la salida de la estación. Conmemora al fiel perro Hachiko, de raza akita que cada mañana en la década de 1920, acompañaba a su dueño a la estación e iba a esperarle a la vuelta por la tarde, hasta que un día el hombre falleció.

Pertenecía a un profesor de universidad llamado Eisaburo Ueno quien durante años tuvo al fiel animal como su mascota, que lo esperaba diariamente durante años en la parada de la estación a que volviera del trabajo camino a casa.


Estatua del perro Hachiko, en Tokio

Esta rutina era conocida por los comerciantes y personas que cada día pasaban por allí y veían a Hachiko. Un día, el 21 de mayo de 1925, al profesor le dio un infarto mientras impartía clases en la universidad y falleció. No volvió a la estación aquella tarde, pero su perro seguía allí, esperándole. Así estuvo el resto de su vida, más de 9 años, hasta que murió el 8 de marzo de 1935.


Foto de Hachiko vivo

Cuando encontraron el cuerpo del perro muerto, le hicieron un velatorio en la salda de equipajes de la estación. La fotografía del velatorio que aparece debajo, fue publicada en el periódico Yamato Shimbun al día siguiente.


Velatorio a Hachiko en la estación de Shibuya

La gente que ya conocía al perro por tantos años yendo con su dueño y esperándole en la estación, le daban diariamente alimento y bebida. Allí estuvo Hachiko esperando fielmente a su dueño hasta el día de su muerte, sin moverse de la puerta de entrada a la estación.

Al lado de la tumba de su dueño pusieron un monolito con el nombre del perro. En la estación de Shibuya hicieron una estatua de bronce a Hachiko, en el lugar donde estuvo siempre. Esa estatua, debido a la Segunda Guerra Mundial y la necesidad de Japón de cobre para crear armas, fue fundida, construyéndose una nueva similar dos años después de acabar la guerra, que es la que podemos ver en la actualidad.


Tumba del dueño y monolito en recuerdo al perro

El cuerpo de Hachiko fue disecado y se encuentra en el Museo de Ciencias Naturales del distrito de Ueno, en Tokyo. Se hizo una película en Japón, en 1987, siendo todo un éxito, que trataba esta historia. Años después, en 2009, en Estados Unidos se hizo un «remake» de esta película.


Cuerpo de Hachiko disecado en el Museo de Ciencias Naturales

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web está protegida con reCAPTCHA. Aplican la Política de Privacidad y los Términos de Servicio de Google.

Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Javier Jiménez García como responsable de este blog. La finalidad de la recogida de estos datos es para responder a tu consulta. Estos datos estarán almacenados en los servidores de webempresa.com. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a mediopeniqueblog@gmail.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en mi política de privacidad.