Camino de Santiago en bici desde León en 6 etapas

El Camino de Santiago era una de esas cosas que siempre nos habíamos planteado hacer. Cualquier persona que lo haya hecho te dirá que es una experiencia muy buena y casi todos repetirían sin dudar. Por ello, estaba en nuestro radar desde hace años, pero al final surgían planes mejores, viajes al extranjero, y la balanza se inclinaba por esto último. Este año 2020 con un escenario viajero complicado debido al Covid-19, hemos aprovechado para hacer mucho turismo por España, y una de las cosas ha sido el Camino de Santiago en bici desde León en 6 etapas.

El Camino de Santiago, una ruta de peregrinación de origen medieval

El Camino de Santiago es una de las peregrinaciones más importantes del mundo. Es una peregrinación cristiana que parte de multitud de lugares con objetivo final la tumba de Santiago el Mayor, situada en la catedral de Santiago de Compostela (Galicia, España).

El itinerario principal es el «Camino Francés» que parte de los Pirineos y cruza todo el Norte de España hasta Santiago. El punto de inicio habitual suele ser Roncesvalles o la localidad francesa Saint-Jean-Pied-de-Port. Este camino está inscrito desde 1993 como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. A lo largo de su camino comparte trazado o se cruza con otros caminos como el Primitivo, Camino del Norte, la Vía de la Plata, etc.

A pesar de tener un origen cristiano, el Camino de Santiago se ha convertido en algo tan popular que muchos de los peregrinos que lo recorren no lo hacen por la motivación religiosa.  Puedes ver personas de otras o ninguna creencias a lo largo del mismo, que simplemente lo realizan como actividad cultural o reto deportivo. De cualquier modo, es una experiencia muy interesante y enriquecedora más allá del significado personal que tenga para cada peregrino.

Paisajes verdes y vacas, una de las estampas más típicas del Camino de Santiago

El Camino de Santiago en tiempos de coronavirus

Nuestro Camino de Santiago lo hicimos en plena pandemia del Covid-19, en agosto de 2020. Como comentamos arriba, era uno de esos «viajes» que siempre queríamos hacer, pero dejábamos de lado por otros planes. Tuvo que llegar el coronavirus a limitarnos el turismo hacia otros países y decidirnos a descubrir el nuestro a fondo. No hay mal que por bien no venga.

Fue una buena decisión hacerlo este año. Cuando viajas estás en contacto con gente, bares, restaurantes, museos… pero hacer el Camino de Santiago con el coronavirus presente es distinto, ya que es básicamente una actividad al aire libre donde puedes evitar fácilmente el contacto cercano con otros peregrinos. Aparte de eso, al hacerlo en verano, nos permitía comer en terrazas al aire libre, minimizando mucho el riesgo de contagio que hay en espacios cerrados. En cuanto al alojamiento, reservamos habitaciones privadas, ya que muchos albergues públicos estaban cerrados y así evitábamos más el riesgo de contagio.

Creemos que es una de las mejores experiencias que se puede aprovechar para hacer mientras dure el Covid-19 (o si llega otra situación similar, que esperemos no tener que vivirlo). Simplemente caminar o pedalear y disfrutar de la naturaleza.

albergue peregrinos cerrado camino santiago
Ver los albergues de peregrinos cerrados era habitual en el Camino de Santiago 2020, por la pandemia del Covid-19

Camino de Santiago en bici desde León: transporte, alojamiento y equipaje

Te contamos cómo organizamos nuestro Camino de Santiago en bici. La logística, la ruta que seguimos con un poco de detalle de cada día, y los alojamientos donde nos quedamos durante todo el viaje.

Una de las cosas más importantes antes del Camino de Santiago en bici (o caminando) es planificar bien la logística. A continuación el detalle de cómo nos organizamos nosotros.

Transporte de bicicletas

En cuanto al transporte de las bicicletas, las llevamos en el coche desde Extremadura a León. Desmontando ambas ruedas y metiéndola en el maletero. Era la forma más cómoda entre las que valoramos para llegar desde nuestras casas hasta el inicio del Camino.

Al terminar el Camino fuimos en tren desde Santiago a León, para coger el coche de vuelta a casa. Pero las bicis no vinieron con nosotros. Las enviamos directamente desde Santiago a Almendralejo con el servicio Paq Bicicleta que ofrece Correos. En el enlace puedes ver toda la información, pero resumidamente el envío dentro de la Península cuesta 45€ con la caja incluida. Los trabajadores de Correos te la embalan ellos mismos, desmontando solo la rueda delantera, manillar y un pedal si supera el ancho de la caja. Puedes ayudarles en el proceso y ver que queda todo bien asegurado.

enviar bici por correos camino de santiago
Preparando el envío de la bicicleta en la oficina de Correos de Santiago de Compostela

Transporte del equipaje

Otro punto importante para el Camino es el transporte del equipaje. Nosotros optamos por el método tradicional, las alforjas. Le pusimos el portaequipaje trasero a las bicicletas y compramos las alforjas, cada uno nos decidimos por un modelo diferente. Estas del Decathlon son muy sencillas pero hacen su trabajo perfetamente. Estas otras son algo más amplias si llevas la parte superior, que para este viaje no hizo falta. Un consejo: mete tu equipaje (ropa, etc) en una bolsa grande y luego esa bolsa en la alforja. Así cuando llegues a los alojamientos podrás sacarlo rápidamente y si llueve llevas otra capa de protección impermeable.

Si no quieres o no puedes llevar peso en la bici, también puedes valorar el servicio Paq Mochila de Correos. Te van llevando tu equipaje de uno a otro alojamiento para que lo tengas listo cuando llegues. Es la opción más cómoda pero lo descartamos porque queríamos hacerlo llevando nuestro equipaje siempre con nosotros.

Lavar ropa durante el Camino

El consejo más importante en cuanto al equipaje: lleva lo menos posible. Cada prenda de ropa de más es peso que vas cargando. Nosotros lavamos cada día prendas e íbamos alternando, pero llevamos muy pocas cosas. Al final la ropa no llegaba muy sucia, simplemente sudada de hacer ejercicio, y al ser tejidos técnicos si los lavas se secan enseguida. En algunos alojamientos tienen lavadoras al servicio de los peregrinos o servicio de lavado cobrando una pequeña cantidad por ello. También en Santiago hay establecimientos de autoservicio donde lavar y secar la ropa, por si quieres llevarte todo limpio de vuelta a casa al final del Camino.

flecha amarilla camino santiago
Solo hay que seguir las flechas amarillas…

Alojamientos por el Camino de Santiago

Como contamos más arriba, nuestro Camino fue atípico ya que lo hicimos en pleno año del Covid-19 (2020). Muchos albergues públicos estaban cerrados así que nos alojamos en hostales que llevamos reservado de antemano para asegurarnos la habitación. En cada uno de ellos les escribimos antes preguntando si tenían algún lugar para dejar las bicis y no tuvimos ningún problema, en la mayoría nos las guardaban en sitios cerrado con llave durante la noche o en algún sitio seguro dentro del establecimiento.

Si quieres hacer el Camino, a día de hoy con la situación que vivimos, te recomendamos reservar con antelación. Pero quién sabe si dentro de 1 ó 2 años la cosa no vuelve a ser como antes y es posible alojarse en los albergues según llegas sin reserva previa.

La Credencial del Peregrino o «Compostelana»

Otra cosa que tener en cuenta es conseguir la Credencial del Peregrino antes de emprender El Camino. Es simplemente un documento de cartón donde poner tus datos y casillas donde ir poniendo sellos de los lugares de paso y la fecha. Al llegar a Santiago de Compostela puedes ir a la Oficina del Peregrino y al presentarla te dan un diploma de haber realizado la peregrinación.

En las localidades por donde pasa el Camino es muy fácil conseguirla, en los alojamientos por ejemplo. Nosotros la pedimos en el alojamiento de León el día antes de comenzar. Suele costar desde gratis (la voluntad) hasta un máximo de 2€.

credencial del peregrino Camino de Santiago
Credencial del Peregrino o «Compostelana», con el primer sello puesto, del alojamiento de León

Ruta desde León a Santiago de Compostela en bici en 6 etapas

El track que seguimos en nuestro Camino podéis verlo en Wikiloc. Son unos 325 km en total. Sigue el itinerario del Camino Francés la mayor parte del tiempo, otras veces se adapta a caminos o carreteras aptos para ir en bicicleta lo más cerca posible del Camino Francés original.

Lo mejor para seguirlo es un dispositivo GPS (yo uso el eTrex 30x) o directamente con el móvil, eso sí, lleva pilas o batería externa para asegurarte que dura hasta el final del día.

En la descripción del track su creador indica que intenta seguir caminos y veredas, evitando lo máximo el asfalto. Hay que tener en cuenta que está diseñado para bicis de montaña, no uses este track si vas con bici de carretera porque te resultará imposible.

Evitar la carretera es una buena idea, al final por caminos se va más tranquilo, hay menos riesgo por el tráfico, y se sigue la esencia del Camino. Pero ten en cuenta, si sigues este track, que hay algunos segmentos en los que tendrás que bajarte de la bici y empujarla por algunas decenas o cientos de metros (a no ser que estés en una forma increíble para subir trialeras con un 15-20% de pendiente). Quitando esos «puntos negros» el resto está bastante bien.

A continuación el día a día de cada etapa.

Etapa 1. León – Murias de Rechivaldo (60 km)

catedral león inicio camino de santiago en bici
En la Catedral de León, la primera foto del Camino de Santiago en bici

Alojamiento en León

Nos despertamos temprano en el alojamiento donde nos quedamos en León. Fue en el Albergue de Peregrinos San Francisco de Asís. La verdad es que estuvo genial para lo que necesitábamos. Se encuentra a pocos minutos caminando del centro, barrio Húmedo, etc.

La habitación con dos camas nos costó 45€ por noche. Además en la entrada, dentro del edificio, tienen un parking de bicis cerrado y vigilado por el personal de recepción continuamente, así que un plus añadido. En cuanto al desayuno era tipo buffet aunque por el coronavirus tenías que pedir tú lo que querías y te lo iban poniendo en un plato. Recomendamos desayunar en el bar de enfrente que está bastante mejor y el precio es similar.

Etapa León – Astorga prolongada hasta Murias de Rechivaldo

La etapa habitual para hacer en bicicleta desde León termina en Astorga, haciendo unos 55 km. Nosotros la prolongamos unos 4 km más hasta Murias de Rechivaldo debido a falta de alojamiento en Astorga. Por el coronavirus no había tanta oferta hotelera como suele haber así que cuando lo planificamos decidimos alargar la ruta un poco, hasta el siguiente pueblo por el que pasa el Camino. Estuvo bastante bien porque pudimos dar una vuelta por Astorga en bici, comer allí y luego hacer los 20 minutos restantes hasta Murias y avanzar ese tramo.

Es cierto que cuando pasamos por Astorga sí que vimos algún albergue abierto pero cuando estuvimos buscando nosotros no había opciones.

puente hospital orbigo
Puente del Paso Honroso, en Hospital de Órbigo

Esta etapa seguramente fue la menos bonita o vistosa de todo el Camino, sobre todo la primera mitad. Al principio la salida de León es un poco tediosa, ya que Trobajo del Camino y La Virgen del Camino podríamos decir que son continuaciones de la capital de provincia, pasando por calles con tráfico y zonas industriales. A partir de ahí mejora, por pistas de tierra y tranquilas carreteras provinciales.

Este día, aparte de Astorga, lo mejor fue Hospital de Órbigo, un municipio muy bonito donde destaca el puente del Paso Honroso. Un puente medieval del siglo XIII que atraviesa el recorrido del Camino. Tras cruzarlo aprovechamos para hacer un descanso y sellar la credencial en la Parroquia de San Juan Bautista.

Desde Hospital de Órbigo hay unas subidas y bajadas que hacen más interesante el día, después de tanta llanura y pocos árboles. Enseguida llegamos a Astorga, donde nos espera otra intensa pero corta subida dentro de la población, hasta la zona de la Catedral y el Palacio de Gaudí. Tras unas fotos fuimos a comer a un restaurante ya casi a las afueras, para luego continuar los pocos kilómetros restantes hasta Murias de Rechivaldo.

palacio de gaudi en astorga
Palacio de Gaudí en Astorga, junto a la Catedral

Alojamiento en Murias de Rechivaldo

En Murias de Rechivaldo nos alojamos en la Casa Rural Las Águedas. Este pueblo es muy tranquilo para alojarse, tiene dos o tres bares-restaurantes y solo vimos a una poca gente del pueblo y algún peregrino. En cuanto a la casa rural, es un lugar muy bonito con un patio a la entrada y otro patio interior con césped donde tenían hamacas, espacio para dejarlas bicicletas y tendedero para colgar la ropa lavada a secar. La habitación con dos camas nos costó 55€ con baño privado, y teníamos desayuno incluido al día siguiente.

camino de santiago murias de rechivaldo
Señalización del Camino de Santiago a la salida de Murias de Rechivaldo

Etapa 2. Murias de Rechivaldo – Ponferrada (50 km)

Esta segunda etapa fue la típica ruta de mitad subida y mitad bajada.

Desde Murias de Rechivaldo salimos directamente al trazado del Camino, que pasa por la calle donde está la Casa Rural Las Águedas. Fuimos alternando carretera y caminos de tierra que van paralelos, según veíamos cómo estaban para ir en bicicleta y la afluencia de peregrinos. Al principio había algunos, pero pasados los kilómetros los fuimos adelantando y teníamos el Camino para nosotros.

cruz de ferro camino de santiago
La Cruz de Ferro, uno de los lugares más míticos del Camino de Santiago francés

Tras unos 23 km de continua subida, aunque llevadera, llegamos a Cruz de Ferro, uno de esos puntos míticos del Camino de Santiago. Es el punto más alto del Camino. Está rodeada por un montículo de piedras ya que la tradición dice que hay que traer una piedra desde el lugar de origen del peregrino y lanzarla de espaldas hacia la cruz. Nosotros no fuimos cargando con piedras traídas de Extremadura, que bastante pesaba ya la bici, pero lanzamos unas cogidas allí mismo. Tras charlar un rato con unos catalanes, que habíamos visto también el día anterior en Astorga, seguimos nuestro camino.

acebo de san miguel
Cruzando Acebo de San Miguel en la larga bajada desde Cruz de Ferro
molinaseca camino de santiago
Molinaseca, un bonito pueblo en el Camino de Santiago

Un poco más adelante de Cruz de Ferro empieza una larga bajada, de esas en las que hay que ir con cuidado y parando porque las manos sufren de tanto frenar. Pasamos por El Acebo de San Miguel, un pequeño y bonito pueblo en plena montaña y, tras unos kilómetros, por Molinaseca, que invita al baño en su piscina natural aunque este año estaba cerrada por el coronavirus.

La entrada en Ponferrada la hicimos con ligera lluvia, pero pronto pudimos llegar al hostal y descansar. Estuvo toda la tarde lloviendo aunque pudimos salir un rato a ver el centro de la capital de El Bierzo.

Alojamiento en Ponferrada

En Ponferrada nos alojamos en el Hostal San Miguel. Está a unos minutos caminando del centro, cerca del puente que lleva al Castillo de los Templarios. Es un alojamiento muy básico pero perfecto para lo que necesitábamos. El dueño del hostal nos guardó las bicis en el almacén, así podríamos dejarlas bajo llave por la noche. La noche nos salió por 43€ la habitación, con baño privado.

castillo de ponferrada
Castillo de Ponferrada, la capital de El Bierzo

Etapa 3. Ponferrada – O Cebreiro (54km)

Hoy tocaba una de las etapas míticas del Camino de Santiago. Desde Ponferrada teníamos 45 km de falso llano para, a continuación, subir más de 600 metros de desnivel en menos de 10 km hasta O Cebreiro.

Salimos de Ponferrada bajo la lluvia. Iba a estar lloviendo durante horas así que no había otra opción. Nos pusimos unas bolsas envolviendo las zapatillas para evitar que se calasen de agua, que no dieron mal resultado la verdad, aunque al final se fueron rompiendo poco a poco pero los pies llegaron secos.

La subida a O Cebreiro fue efectivamente tan dura como toda la gente te cuenta. Además el track que seguimos pasa por una zona casi imposible para ir con la bici por la fuerte pendiente y suelo de piedras, que estando mojadas después de haber llovido lo hacían más difícil aún. Si vas a seguir ese track recomendamos revisar la parte de la subida a O Cebreiro, a no ser que no te importe hacer un buen tramo de «empuja-bike» para evitar la carretera y vivir una experiencia más «auténtica».

subida o cebreiro
Esto también es el Camino de Santiago en bici. Un tramo del track que seguimos para subir a O Cebreiro tenía un tramo bastante malo, que además al estar las piedras mojadas lo hacía más difícil aún.
subiendo a o cebreiro camino de santiago
Últimos kilómetros de subida a O Cebreiro, una de las etapas más inolvidables del Camino de Santiago

O Cebreiro es el primer pueblo gallego del Camino de Santiago Francés. Es un punto del Camino que te marca y nunca olvidarás. Las vistas desde allí son espectaculares tanto para León como para Galicia. En el pueblo podemos ver también varias pallozas, construcciones tradicionales de los Ancares leoneses y gallegos.

Pudimos guardar las bicicletas en un almacén de otro alojamiento distinto al nuestro, ya que allí todos se conocen y hacen el favor a los bicigrinos.

palloza en o cebreiro galicia
Palloza, construcción típica de la zona, en O Cebreiro

Alojamiento en O Cebreiro

Este fue uno de los sitios donde más difícil tuvimos reservar alojamiento por el tema del coronavirus. Teníamos reservado en un hostal más adelante en el Camino pero nos cancelaron y en el último momento pudimos reservar en el mismo O Cebreiro, lo cual nos vino mejor. Si llegas aquí y quieres garantizarte habitación recomendamos mirarlo con tiempo.

Nos quedamos en el Mesón Antón. Estuvo muy bien, parece que el sitio tiene poco tiempo o lo han reformado recientemente ya que estaba todo muy nuevo, tanto la habitación como el baño, y muy bien decorado. Nos costó 60€ la habitación con dos camas y baño privado, que estaba fuera de la habitación.

Como su nombre indica es también un mesón donde comimos y cenamos y estuvo genial. Al ser O Cebreiro un sitio tan típico me esperaba precios más elevados, ya que además hay poca oferta de hostelería, pero era comida abundante y a muy buen precio. Pulpo «a feira», empanada gallega, chuleta de ternera, tortilla… y unos tercios de Estrella Galicia, para recuperar energía después de tan dura etapa.

Etapa 4. O Cebreiro – Portomarín (64km)

Esta etapa fue muy bonita, los primeros kilómetros transcurrían a bastante altitud (1200m) y había estupendas vistas del verde prado gallego. Teníamos el cansancio acumulado de tres etapas y teniendo en cuenta que la anterior fue la subida a O Cebreiro y que era la etapa más larga… no fue precisamente un paseo.

Pasamos Fonfría en el km 12, parecía un pueblo fantasma ya que estaba confinado todo el municipio por varios casos de Covid-19 en los días anteriores. Sobre el km 40 pasamos por Sarria, un punto de inicio habitual para quienes hacen el Camino andando. Aquí hicimos una pequeña parada para comer un sandwich que nos dio fuerzas para los 20 km restantes hasta Portomarín.

En Portomarín estuvimos descansando hasta que salimos a tomar algo a media tarde. Era tarde para comer, pero al final terminamos con un menú del día porque salía mucho más rentable respecto a pedir a la carta. Lo curioso es que luego cenamos otro menú del día solo 3 horas más tarde, al final cuando estás haciendo tanto deporte entra cualquier cosa y hay que darle gasolina al cuerpo.

Ya solo nos quedaban dos etapas más, después de haber completado cuatro y un total de 230 km.

paisajes verdes en galicia
Paisajes verdes poco después de salir de O Cebreiro, camino de Portomarín
rincones camino santiago
En el Camino de Santiago te puedes encontrar rincones tan bonitos como este

Alojamiento en Portomarín

En Portomarin nos alojamos en Casa Do Maravillas. Es una casa con un gran patio en el que pudimos dejar las bicis y colgar a secar la ropa después de lavarla. El precio fue de 35€ la habitación con dos camas, muy económico, aunque el desayuno eran 4€ extra por persona y el baño compartido. El dueño fue muy amable y nos reservó la cocina a la hora que le dijimos para no coincidir con más huéspedes a la vez, por el tema del coronavirus.

Etapa 5. Portomarín – Arzúa (54km)

Esta etapa fue una de las más rompepiernas del Camino. Comenzamos con una larga subida de unos 15 kilómetros hasta pasar Ventas de Narón. A partir de ahí se sucedieron continuamente pequeñas bajas con pequeñas subidas hasta el final del día. Esto agota mucho más que si subes todo de golpe y luego bajas, ya que parece que nunca terminas de subir.

Tramo del Camino de Santiago desde Portomarín a Arzúa, una etapa rompepiernas

Pasamos Palas de Rei sobre el km 25. Más adelante cruzamos el bonito puente que cruza el río Furelos, junto al pueblo del mismo nombre, en el km 38. Un kilómetro más y llegamos a Melide.

En Melide es inevitable parar a degustar un «pulpo a feira«. Hay establecimientos donde te lo ofrecen a probar por la ventana, y si encima te dan la posibilidad de guardar la bici en el almacén… ya no hay excusas.

Desde Melide hasta Arzúa nos quedaban menos de 15 km para poder descansar y estar listos para la última etapa al día siguiente.

Puente en Furelos, muy poco antes de llegar a Melide
pulpo melide galicia
Si te reciben así en Melide después de 40 km no puedes decir que no

Alojamiento en Arzúa

Cuando estuvimos buscando alojamiento unas semanas antes del Camino había incertidumbre con el coronavirus y muchos de los hostales no se ofertaban en Booking. Al final terminamos reservando en el Hotel Suiza.

Es un hotel al uso, con pasillos largos llenos de habitaciones a ambos lados, al lado de la carretera N-547 a las afueras de Arzúa, cerca de un polígono industrial. El lugar era algo frío en cuanto al ambiente, ya que allí solo te encontrabas con huéspedes que estaban en el mismo hotel, pero teniendo en cuenta la situación del Covid-19 tampoco estaba mal no juntarse con mucha gente. Nos salió por 55€ la habitación con dos camas. Lo bueno es que, aunque para llegar allí había que subir cuesta desde el pueblo, al día siguiente eso ya te lo ahorrabas. Además la conexión con el Camino estaba justo enfrente del hotel cruzando la carretera.

Etapa 6. Arzúa – Santiago de Compostela (38km)

La última etapa del Camino, a pesar del cansancio acumulado en los músculos, es la más fácil de llevar. Cuando sabes que solo te quedan menos de 40 km para el objetivo, después de varios días pedaleando, no falta motivación para terminarlos cuanto antes.

Esta etapa quizá no fue tan bonita paisajísticamente como otras donde había más montaña, pero la ilusión de concluir el viaje estaba presente y se notaba también en el resto de peregrinos que nos cruzábamos. Tiene un par de subidas, la primera justo antes del aeropuerto de Lavacolla y la segunda y última al Monte do Gozo. Desde ahí solo disfrutar hasta llegar a la Catedral.

foto final camino de santiago en la plaza del obradoiro
Foto final del Camino de Santiago en la Plaza de Obradoiro

Nos cayó un gran diluvio por el que paramos unos minutos bajo techo antes de continuar. Llegamos a Santiago muy nublado, pero en algunos momentos pudimos ver el sol. Eso sí, las bicis terminaron llenas de barro pero el objetivo estaba conseguido. Nos hicimos las fotos de rigor en la Plaza del Obradoiro y luego fuimos a lavarlas a una gasolinera para enviarlas limpias por Correos.

En Santiago estuvimos haciendo ese tipo de «gestiones» como lavar la bici, enviarla por Correos, lavar la ropa, ir a la Oficina del Peregrino a que nos validasen la «compostelana» y nos diesen el certificado de peregrinación… Luego ya pudimos descansar tranquilamente, dar una vuelta por la ciudad y disfrutar de la gastronomía, algo obligado en Galicia.

Al día siguiente cogimos el tren de vuelta a León con la satisfacción de una buena experiencia realizada. Una experiencia que, sin duda, merece la pena y volveríamos a repetir, quizá por otro camino como el del Norte o la Vía de la Plata, si tenemos la oportunidad.

zamburiñas santiago de compostela galicia
Celebrando el Camino de Santiago con zamburiñas

Alojamiento en Santiago de Compostela

La última noche de nuestro Camino de Santiago la pasamos en el Hospedaje Victorina. Está al lado del centro a pie y a unos 15 minutos caminando de la estación de tren, que nos interesaba para, al día siguiente, coger el tren de vuelta a León.

Nos costó 40€ la habitación con dos camas, que era bastante amplia y con vistas a la calle. El baño era compartido pero había varios. La mujer que nos atendió parecía que vivía en la primera planta del edificio y fue muy amable. Pudimos dejar las bicicletas en una especie de almacén el rato que estuvimos allí antes de enviarlas por Correos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web está protegida con reCAPTCHA. Aplican la Política de Privacidad y los Términos de Servicio de Google.

Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Javier Jiménez García como responsable de este blog. La finalidad de la recogida de estos datos es para responder a tu consulta. Estos datos estarán almacenados en los servidores de webempresa.com. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a mediopeniqueblog@gmail.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en mi política de privacidad.