miércoles, octubre 03, 2018

Visita a los principales lugares turísticos de Ereván, en Armenia

Después de haber pasado los últimos días en Georgia, llegamos a Ereván, la capital de Armenia. Hasta aquí llegamos en un tren nocturno desde Tiflis. Un trayecto que, si bien no era demasiado largo en distancia, demoró bastantes horas. Eso sí, por la noche pudimos dormir bastante bien y llegamos por la mañana temprano dispuestos a conocer la ciudad. Aquí íbamos a hacer base para recorrer los principales lugares turísticos del país.

Tren en el que llegamos a Ereván, parado en la estación


Primer contacto con Ereván y Armenia


La primera impresión que tuvimos de Armenia era de un país bastante más soviético que Georgia. Me recordaba en algunas cosas a Rusia. Por ejemplo las estaciones de metro. Ereván tenía bastantes más similitudes con Minsk en algunos aspectos.

Lo primero que hicimos nada más llegar a la estación de trenes era cambiar moneda. Nos había sobrado algo de Georgia y no tuvimos problemas en cambiarlo en la estación. Además la tarifa estaba bastante bien. En Armenia utilizan el dram.

Con esto ya pudimos comprar el billete de metro (que en realidad es una moneda de plástico reutilizable) para ir hasta el hostal donde nos alojábamos. En Ereván el transporte público es realmente barato. No recuerdo exactamente el importe pero era algo así como 0,15€. Además funciona bastante bien este medio de transporte en la capital de Armenia.

Llegamos a la parada más cercana de donde nos alojábamos y continuamos a pie. Nuevamente nos llevamos la impresión de estar en una ciudad que había cambiado menos desde la disolución de la Unión Soviética. Todavía era temprano y había poco movimiento por las calles. Fuimos andando algo menos de 1 kilómetro hasta el hostal.

Tuvimos problemas para encontrarlo. La dirección en el GPS no salía clara y llegamos donde supuestamente estaba pero no lo veíamos. Preguntamos a algunas personas que nos encontramos por la calle pero no hablaban bien inglés. Eso sí, muy amablemente nos intentaron ayudar. Incluso una mujer nos acompañó donde ella creía que podía estar. No fue así, pero por suerte no tardamos demasiado en encontrarlo.

Aunque no nos hospedábamos en el centro máximo de la ciudad, teníamos muchos de los lugares principales bastante cerca. No volvimos a utilizar más el metro ni ningún otro medio de transporte por la ciudad, más allá del coche de alquiler para ir fuera.

Eran poco más de las 8 de la mañana y por suerte pudimos dejar las cosas en el hostal y salir. Fuimos a desayunar algo y nos pusimos en marcha para conocer la ciudad. 

Ópera de Ereván y Northern Avenue


La primera visita fue la ópera de Ereván. Está junto a un bonito parque donde hay un lago. De aquí sale la Northern Avenue, una de las calles principales de la capital armenia. La recorrimos entera dirección a la Plaza de la República.

Ópera de la capital de Armenia
La ópera de la capital de Armenia

Por aquí empezamos a ver más movimiento. Es evidente que Ereván es una ciudad muy poco turística. La gran mayoría de viajeros llegan de países cercanos y no es muy habitual encontrarse con europeos occidentales, como los españoles.

La Plaza de la República de Ereván es bonita. Es un lugar céntrico, desde donde salen las principales calles y avenidas. Hay bastantes sitios donde comer y en general siempre hay movimiento de gente. Es bonita tanto de día como de noche. Aquí está el ayuntamiento de la ciudad. Hay un ministerio y algunos hoteles importantes alrededor.

Plaza de la República, en Ereván
Plaza de la República, en Ereván

Conforme pasaba el tiempo el calor iba aumentando. Por la mañana temprano más o menos se podía andar bastante bien, sin ningún problema. Sin embargo apuntaba a que el día iba a ser bastante caluroso y así fue. Lo pudimos comprobar más tarde. 

Nuestra siguiente visita fue a la mezquita Azul de Ereván. Aunque tiene una cúpula bastante bonita, la verdad que nos decepcionó un poco. Creíamos que era más grande y diferente. Eso sí, es uno de los lugares que hay que visitar en la capital de Armenia. Tiene unos jardines bonitos a su alrededor.

La mezquita Azul de Ereván
La mezquita Azul de Ereván

Necesitábamos una tarjeta SIM, principalmente para utilizar el GPS los siguientes días con el coche. Además que nunca viene mal tener Internet en cualquier lugar, sobre todo cuando íbamos a ir a zonas remotas y podía ser interesante buscar alguna información. Compramos una tarjeta móvil con la compañía Beeline. Costó unos 6€. No es barato para tan pocos días, pero no había opción más económica. Al menos la capacidad de datos estaba bastante bien. 

Intento fallido de visita a la estatua de la Madre Armenia


Después de callejear un poco por el centro, decidimos ir andando hasta la zona donde se encuentra la estatua de la Madre Armenia. Fracasamos en el intento. Es muy difícil llegar a pie porque se encuentra en una zona elevada y literalmente no hay acceso para peatones. Solo vimos una carretera para coches por donde era imposible caminar. Hay formas de llegar andando, por supuesto, pero había que dar un rodeo de varios kilómetros y el calor que hacía era bestial. Decidimos volver e ir en otra ocasión en coche.

Una de las cosas que nos sorprendió de Ereván es la cantidad de fuentes de agua potable que hay por toda la ciudad. Y esto se agradece, más aún en un día de tanta calor como el que estábamos viviendo. Es cierto que el agua embotellada es súper barata, sin embargo no siempre tienes una tienda cerca e incluso a los pocos metros de haber comprado agua, con el calor que hacía ya había que rellenar la botella.

En ese sentido punto muy positivo para Ereván. Es totalmente potable el agua y viene realmente bien para el verano, cuando puede hacer demasiado calor.

Aprovechamos que estábamos cerca para visitar la antigua biblioteca (Matenadaran). Es un edificio muy bonito y podemos ver diferentes salas donde vemos escritos antiguos y libros importantes de la historia armenia. Hay que comprar una entrada en un edificio que hay al lado de la puerta de acceso. No es para nada caro. El ticket normal cuesta 1.000 drams (1,80€ al cambio actual) y con carnet de estudiante 200 drams (unos 0,40€). Eso sí, no dejan tomar fotos dentro. Para ello hay que pagar 2.500 drams adicionales.

La antigua biblioteca o Matenadaran, en Ereván
La antigua biblioteca o Matenadaran, en Ereván

Complejo Cascada de Ereván


Tras visitar la biblioteca fuimos hasta el complejo Cascada. Es un lugar muy bonito y bastante interesante. Es una gran escalera con diferentes plantas. Dentro de la propia escalera hay algunas salas de exhibición y pequeños museos. Hay también algunas esculturas. Pero sobre todo lo más interesante es llegar arriba y obtener unas vistas estupendas de Ereván.

El complejo Cascada de Ereván
El complejo Cascada de Ereván

En los días claros incluso puede verse el monte Ararat al fondo. Nosotros no tuvimos suerte, pero sí disfrutamos de unas vistas muy bonitas.

Eso sí, tengo que decir que el calor era brutal y lo pasamos un poco mal. Era imposible permanecer mucho tiempo en la calle, al sol, subiendo escaleras. Estuvimos un rato viendo lo principal y fuimos a buscar un sitio para comer. Fuimos a uno de los mejor valorados en Trip Advisor. Tenía muy buena pinta y parecía que iba a costar mucho más caro comer. Al final resultó que era realmente barato. Comimos en Yerevan Tavern, que es como una franquicia y tiene varios restaurantes. Nos salió por unos 3,75€ por cabeza. Muy barato, más aún para el sitio que era.

Una vez comimos fuimos un rato al hostal a ducharnos y descansar. Hacía mucho calor fuera y había sido un día duro después de pasar la noche en tren.

Cuando cayó un poco el sol salimos nuevamente. Vimos una ciudad totalmente distinta. Las calles estaban bastante llenas de gente. Parece que los locales de día apenas salen, lógicamente por el calor. Pero por la noche había mucho movimiento.

Fuimos a recoger el coche de alquiler. La oficina se encontraba en Northern Avenue. Hubo un problema de equivocación y pensábamos que lo teníamos que recoger a una hora, pero realmente era antes. No tuvimos problemas y lo recogimos a la mañana siguiente, que realmente nos daba igual ya que ese día no lo necesitábamos. 

Cena en el restaurante Lavash, en Ereván


Por la noche fuimos a cenar al restaurante Lavash. Era el número 1 en Trip Advisor. Según decían normalmente estaba muy lleno y que incluso era recomendable reservar. Fuimos y efectivamente estaba lleno y no había sitio. Sin embargo una de las empleadas nos dijo que esperáramos unos 5 minutos. No tuvimos que esperar mucho y por suerte entramos.

Cena en el restaurante Lavash, en Ereván
Cena en el restaurante Lavash, en Ereván

El restaurante Lavash es bastante popular tanto para los locales como para los turistas extranjeros. Hay bastante variedad de comida. Pedimos un poco de variedad y nuevamente fue bastante barato. Comer en Armenia es muy económico, hay mucha variedad y los sitios suelen estar muy bien.

Sin mucho más ese día, nos fuimos al hostal a descansar. Había sido una jornada intensa y la noche anterior la pasamos en el tren. Además, al día siguiente tocaba madrugar para iniciar nuestra ruta en coche visitando algunos de los principales lugares del país.

Mapa de localización

No hay comentarios:

Publicar un comentario