lunes, octubre 22, 2018

Ruta por los alrededores de Ereván, la capital de Armenia

Nuestra ruta por el Cáucaso llegaba a su fin y este fue nuestro último día por Armenia. Por delante quedaban algunas visitas muy interesantes tanto en Ereván como en otras zonas cercanas. Un día completo antes de coger el vuelo de regreso a España. Visitamos, entre otras cosas, el lago Sevan, un lugar muy popular para los armenios. También conocimos un poco más sobre la historia del país.

Monasterio de Geghard, en los alrededores de Ereván
Monasterio de Geghard, cerca de Ereván

Salimos del hostal temprano con la idea de buscar algún sitio para desayunar. Sin embargo nos costó un poco más de la cuenta, ya que muchos sitios todavía estaban cerrados. Finalmente dimos con un local que tenía buena pinta y comimos algo para llenar el cuerpo antes de iniciar la ruta.

El Templo de Garni y el monasterio de Geghard

El Templo de Garni

La primera visita fue al Templo de Garni. Está a unos 25km al este de Ereván y es uno de los lugares más frecuentados por turistas. Está situado en la cima de un acantilado desde donde hay bonitas vistas.

Nosotros hasta aquí llegamos en el coche de alquiler. Es fácil y todo está bien indicado, además de la ayuda del GPS que siempre viene bien. En cualquier caso, según pudimos informarnos hay furgonetas que salen desde la capital cada hora más o menos. Es un sitio turístico y además está bastante cerca de la capital. Incluso ir en taxi no sería caro.

En principio hay que pagar entrada (cuesta muy barata, como todos los lugares turísticos en Armenia). Sin embargo nosotros no tuvimos que pagar nada. Parece que ese día, no sé si porque era sábado, no se pagaba. Pero había una taquilla con carteles y demás. Solo que ese día era gratuito.

El Templo de Garni fue construido en el siglo I por órdenes del rey Tiridates I. Es uno de los templos precristianos más importantes del país. A simple vista nos recuerda a la puerta de entrada del Panteón de Roma. Hay que mencionar que fue reconstruido hace unas décadas debido a un terremoto, aunque utilizaron las mismas piedras. 

El Templo de Garni, una visita interesante en Armenia
El Templo de Garni, en Armenia

Cuando llegó el cristianismo a Armenia allá por el siglo IV, todos los templos que se encontraban en su camino los destruyeron. Una pena, a saber la cantidad de templos como este o incluso más bonitos podríamos ver hoy en día. Sin embargo el Templo de Garni se mantuvo por alguna razón.

Dentro es un edificio bastante pequeño. Parece ser que las ceremonias se realizaban fuera. Es una visita de corta duración, aunque merece la pena pararse a observar las vistas desde el acantilado. 

Vistas desde el Templo de Garni
Vistas desde el Templo de Garni

Desde el Templo de Garni fuimos al monasterio de Geghard, que se encuentra a unos 15km. Es uno de los lugares más bonitos que podemos visitar cerca de Ereván. Es bastante turístico y aquí sí hay que echar más tiempo. 

Monasterio de Geghard


Llegamos al aparcamiento, que es bastante amplio por lo que no hay problemas, y vimos que poco a poco iban llegando bastantes turistas. De hecho cuando aparcamos había pocos coches, pero a la vuelta ya la fila llegaba mucho más abajo. Este es uno de los lugares que no pueden faltar en una ruta por Armenia.

El monasterio de Geghard fue inscrito en la lista de Patrimonio de la Humanidad. El complejo en sí fue fundado en el siglo IV, aunque el edificio principal es del siglo XIII. También se le conoce como monasterio de Ayrivank (monasterio de la Cueva). Parte del monasterio está excavado en la roca.

Nuevamente es el entorno lo que hace aún más bonito este lugar. Está rodeado de montañas y todo en plena naturaleza. Podemos entrar en diferentes zonas que básicamente es como si estuviéramos andando entre cuevas. Es sin duda de lo más destacado del monasterio, más allá de la propia estructura del edificio por fuera.

Monasterio de Geghard significa monasterio de la Lanza. Esto es así ya que para los creyentes es un lugar muy sagrado debido a que uno de los doce apóstoles trajo aquí la punta de la lanza que clavaron a Jesucristo en la cruz. Eso sí, ya la lanza no está en este lugar. Para visitarla hay que ir al museo de la catedral de Echmiadzin. Pero según pude informarme, en El Vaticano hay otra lanza, en Viena hay otra, en Cracovia otra y con total seguridad en otros lugares habrá más que digan ser la lanza que mató a Jesucristo. Eso sí, al menos ha hecho que este lugar armenio cobre importancia en una buena parte por este hecho.

Una de las cosas que más impresionan es entrar en los diferentes espacios del monasterio que están excavados directamente en la roca y ver cómo entra la luz del sol por los agujeros hechos para ello. Incluso hay una zona del templo donde cae agua de las montañas. Hay algunos que se atrevían a beber. Parece ser que es considerada como agua sagrada o algo así. 

Interior del monasterio de Geghard
Interior del monasterio de Geghard

Hay que destacar también los tallados en la roca. Especialmente son múltiples las cruces por todas partes.

Una vez visitado el templo por dentro, decidimos investigar un poco a ver si se podía subir a una pequeña colina que había cerca. Según el mapa, parecía que sí y así fue. Para llegar arriba hay que cruzar un pequeño puente por el río y luego seguir a la aventura. Más o menos el camino está hecho debido a la gente que pasa, pero no hay nada señalizado. Todo es silvestre.

En la parte de atrás del monasterio de Geghard veremos un puente. Simplemente hay que cruzarlo y ver el camino que más o menos se interpreta hasta llegar a una cima que hay a la derecha. Desde aquí se obtienen unas estupendas vistas de todo el complejo

Vistas del monasterio de Geghard
Vistas del monasterio de Geghard desde arriba

Y con esto pusimos fin a nuestra corta ruta para visitar el Templo de Garni y el monasterio de Geghard. Volvimos hacia Ereván, aunque solo nos quedamos a las afueras. Nuestro objetivo era visitar el Museo del Genocidio Armenio, un lugar muy interesante para quienes quieran aprender de la historia más reciente de Armenia, y también ir a ver la estatua de la Madre Armenia. 

Parque soviético de Ereván y la estatua de la Madre Armenia


En primer lugar fuimos a ver la estatua de la Madre Armenia. Ya intentamos ir el primer día por Ereván pero vimos que a pie era complicado. Aparcamos el coche en la puerta y entramos al parque Haghtanak, o Parque de la Victoria, que es donde se encuentra. Este parque, por cierto, es súper soviético. Es como si hiciéramos un recorrido por la Armenia soviética.

Al principio nos pareció un parque un poco insulso, como abandonado. Realmente no había mucho que ver. Llegamos a la estatua de la Madre Armenia y pudimos ver a su alrededor algunos tanques, la típica llama eterna y diferentes piezas armamentística. Algo que podemos ver en otros muchos parques similares en las capitales de las antiguas repúblicas soviéticas, como es el caso de Kiev. Al final, todas ellas tienen una historia que en mayor o menor medida es similar.

La estatua de la Madre Armenia mide en total 51 metros si contamos el pedestal. Aquí había una estatua de Stalin, que conmemoraba la victoria soviética en la II Guerra Mundial y fue levantada en el año 1950. Sin embargo no mucho después, en 1962, fue sustituida por la estatua actual. Eso sí, la polémica estuvo presente. 

Estatua de la Madre Armenia
Estatua de la Madre Armenia, en Ereván

El camino de vuelta lo tiramos por otra zona del parque. Y para nuestra sorpresa nos topamos con un parque de atracciones muy soviético. La noria parecía sacada de otra época, así como otras atracciones que tenían.

La noria que había es exactamente igual que la famosa que se ve en todas las fotos de Chernobyl. Propia de la época soviética y seguramente fuera un modelo común para todos los parques de este tipo. 

Noria soviética en el Parque de la Victoria de Ereván
Noria soviética en Ereván

Sin duda un paseo curioso el que pudimos disfrutar. Era como retroceder 30 años en el tiempo. Lógicamente no todo era tan antiguo y había otras cosas mucho más actuales. Eso sí, tuvimos la sensación de que este parque hace unos años debió de tener mucha más vida. Por ejemplo una zona muy bonita donde hay un lago, estaba algo dejado y desértico. Era como si hace algún tiempo hubiera estado mucho más cuidado y aquí viniera mucha más gente. Aun así, un lugar alternativo para visitar en Ereván y bastante recomendable. 

Museo del Genocidio Armenio


Dejamos a un lado el Parque de la Victoria de Ereván y pusimos rumbo nuevamente hacia el coche para ir a nuestro siguiente destino: el Museo del Genocidio Armenio. Está a las afueras y, aunque se puede ir andando, lo recomendable es utilizar algún medio de transporte. Hay autobuses urbanos que llegan hasta aquí o incluso una parada de metro que queda a 1km aproximadamente.

Así pues, la segunda visita por Ereván ese día fue el Museo del Genocidio Armenio. Pero antes de entrar al museo fuimos a ver el Memorial, que se conoce como Tzitzernakaberd. Destaca especialmente la estela de 44 metros de altura. Justo al lado hay doce losas que forman una especie de círculo. Cada una de ellas representa una antigua región armenia que fueron arrebatadas por Turquía. Además, el camino desde la entrada hasta donde están estos dos monumentos hay una muralla de unos 100 metros de largo, donde están escritos los nombres de las ciudades y pueblos donde se llevaron a cabo las masacres. 

Memorial del Genocidio Armenio
Memorial del Genocidio Armenio

El Museo del Genocidio Armenio es una visita que recomiendo hacer a quienes visiten Ereván. Es un recorrido muy interesante por la historia más triste y reciente de Armenia. Es gratuito, aunque hay que tener en cuenta que el horario es bastante limitado: abre de 11:00 a 16:00h todos los días a excepción de los lunes que cierra. Por tanto hay que programar bien la visita, pues solamente abre 5 horas. 

Museo del Genocidio Armenio de Ereván
Entrada al Museo del Genocidio Armenio de Ereván

Es un museo bastante ilustrativo. No dejan tomar fotos en su interior. Informan al visitante sobre este triste acontecimiento con muchas imágenes reales, testimonios de vidas con nombre y apellidos, así como documentación de todo tipo.

Para quien visite este lugar, lo recomendable es dedicar al menos una hora. Menos de ese tiempo sería ir demasiado rápido.

Sin entrar mucho en la historia, a modo de resumen el genocidio armenio o también conocido como holocausto armenio ocurrió desde el 24 de abril de 1915 hasta 1923. Nadie puede saber con exactitud el número de muertes a manos de los turcos, pero se estima que al menos un millón y medio de armenios. Hay quienes elevan esa cifra bastante más. Turquía, 100 años después, sigue sin reconocer los crímenes que cometió. 

De Ereván al lago Sevan


Con esta visita dejamos atrás Ereván para ya no volver. El resto de la tarde la pasamos conociendo el lago Sevan, uno de los destinos turísticos más importantes para los nacionales armenios. Está al norte del país y es realmente grande. Es de gran importancia para un país que no tiene salida al mar.

Pero antes de ir hasta aquí, paramos a comer algo en un centro comercial. No queríamos perder demasiado tiempo, ya que quedaba un buen camino hasta llegar al lago y no queríamos que se hiciera de noche.

Por el camino el depósito de combustible empezó a bajar. Todavía no habíamos repostado en toda la ruta por Armenia. Sin embargo nos costó más de lo esperado. Es cierto que nos encontramos con muchísimas gasolineras por todo el camino hacia el lago Sevan, pero todas eran de gas. Parece que es muy común para los armenios. Así que un consejo muy importante para quienes alquilen un coche en Armenia es llenar el depósito siempre que se pueda. Por ejemplo antes de salir de Ereván, donde no hay problemas en encontrar gasolineras normales.

El lago Sevan es muy grande. Nosotros fuimos hasta el monasterio Sevanavank, que es desde donde se tiene una de las mejores vistas del lago. Al menos es una de las más famosas. Hasta aquí llegan muchos turistas especialmente nacionales.

Es una zona de baño muy popular para el verano, aunque hay que mencionar que está a 1.900 metros de altura, por lo que la temperatura no es tan cálida como en otras zonas del país. 

Lago Sevan, un destino popular en Armenia
Lago Sevan, un popular destino en Armenia

Monasterio Sevanavank, en el lago Sevan


El monasterio Sevanavank está en una pequeña península junto al lago Sevan. Fue fundado en el siglo IX. Este monasterio llegó a ser mucho más grande de lo que es ahora. Hoy en día solo podemos ver dos iglesias. Estas iglesias son Surp Arakelots y Surp Astvatsatsin (Santos Apóstoles y Santa Madre de Dios, respectivamente). 

Monasterio Sevanavank, en el lago Sevan
Monasterio Sevanavank, en el lago Sevan

Para llegar hasta aquí hay que subir un tramo de escaleras. Una vez arriba podemos tener unas vistas muy bonitas de todo el lago. Es un lugar bastante frecuentado especialmente por bañistas.

Hay diferentes rutas senderistas para hacer. Nosotros caminamos un poco, pero sin alejarnos demasiado. No queríamos que se hiciera tarde.

En la parte de abajo hay lo que podemos ver en cualquier zona de playa: restaurantes, tiendas típicas donde venden bañadores, gafas de sol, flotadores… Lo típico de cualquier lugar de veraneo. Estaba curioso el sitio, aunque no tardamos demasiado en volver al coche y poner rumbo nuevamente a la capital.

Llegamos a Ereván, aunque realmente no entramos en la ciudad, y aprovechamos para llenar el depósito en la primera gasolinera que encontramos. De aquí fuimos dirección al aeropuerto, donde esa noche teníamos que coger un vuelo de vuelta a España. 

Fin al viaje por el Cáucaso y vuelo de Armenia a España


Paramos en un restaurante de carretera donde al principio no estábamos seguros de si realmente estaba abierto, pero nos atendieron. Allí pasamos el rato y aprovechamos para cenar. No estaba lejos del aeropuerto, por lo que de allí directamente fuimos a dejar el coche y a esperar el vuelo.

Por delante tuvimos bastantes horas, ya que en primer lugar teníamos que esperar el vuelo hacia Varsovia, donde hicimos una escala de varias horas más para coger el segundo vuelo ya dirección Madrid.

Con esto pusimos fin a una muy interesante ruta de 10 días por el Cáucaso. Visitamos lugares muy curiosos, conocimos tres naciones que aunque son vecinas tienen bastantes diferencias, y una nueva experiencia viajera más.

Mapa de localización


No hay comentarios:

Publicar un comentario