lunes, septiembre 17, 2018

El Gran Mercado de Budapest y otros lugares alternativos

Después de haber pasado unos días por Budapest, la mayoría de los lugares turísticos los habíamos visitado. Quedaba uno interesante como es el Gran Mercado. Intentamos ir en un par de ocasiones pero al final siempre llegábamos cuando estaba cerrado. Ese día fuimos a conocerlo, así como otros lugares alternativos de la capital húngara. Un recorrido por otras zonas menos turísticas, pero interesantes para conocer.

Gran Mercado de Budapest
Gran Mercado de Budapest

Comida en el restaurante Paprika Vendéglo, en Budapest


Ese día decidimos salir a andar por los barrios cercanos a donde nos alojábamos y buscar por allí algún lugar para comer. No vimos nada interesante, ya que eran principalmente zonas residenciales sin mucho movimiento.

Finalmente acabamos comiendo en el restaurante Paprika Vendéglo, que está en la calle Dózsa Gyorgy, junto al Parque de la Ciudad y no muy lejos de la Plaza de los Héroes. Es un lugar donde a veces se requiere de reserva previa para poder entrar. Como era un día de diario y temprano, no tuvimos problemas.

Restaurante Paprika Vendéglo, en Budapest
Restaurante Paprika Vendéglo, en Budapest

El restaurante Paprika Vendéglo está muy bien para probar comida típica en Hungría, pero además la decoración es bastante curiosa. Es como si estuvieras en una vivienda tradicional antigua. Una especie de cabaña de madera, bastante peculiar. No es un sitio barato para los precios que hay en Budapest, pero aun así comimos por unos 11€ por cabeza.

El camarero que nos atendió incluso hablaba español y nos explicó un poco algunas dudas que teníamos con los platos. Comimos bien y había bastante variedad. 

El Gran Mercado de Budapest


Después de comer decidimos ir andando hasta el Gran Mercado de Budapest. Ya intentamos entrar un par de días pero no pudimos. Uno por ser domingo y estaba cerrado. El otro porque llegamos después de la hora, ya que lo ideal es ir por la mañana o a primera hora de la tarde.

El Gran Mercado de Budapest es un lugar bastante interesante para visitar. Es cierto que lo vi demasiado turístico. Quizás en exceso. Había muchas tiendas de souvenirs y cosas así. Sin embargo se mezcla muy bien con los puestos tradicionales. Es perfecto para probar comida local y mezclarte entre la gente que va a comprar productos frescos en la parte de abajo.

Interior del Gran Mercado de Budapest
El Gran Mercado de Budapest por dentro

Cuenta con algunos pequeños restaurantes donde podemos probar alimentos típicos, algunos postres y demás. Eso sí, por lo menos cuando fuimos era casi imposible pedir. Había demasiada gente para un espacio muy reducido. No teníamos intención de comer allí, y que veníamos precisamente de eso, pero notamos una afluencia bastante grande. Claro, era un día de verano.

Tras visitar este mercado, y aprovechando que estábamos al lado, fuimos nuevamente a la calle Váci. Es una zona muy llena de bares, restaurantes y mucho movimiento. Aunque nuestra intención era recorrer nuevamente el barrio judío, que nos gustó del día anterior. Hay rincones curiosos para ver, calles bonitas y también mucho ambiente. Es ideal para sentarse un rato en un bar. 

Probando Kurtos Kalacs callejero


Aunque lo probamos unos días atrás en el Street Food Karavan, esta vez pedimos un Kurtos Kalacs, o Chimenea, en un puesto callejero. Es uno de los postres típicos de Hungría. Los venden en muchos sitios por la calle a precio muy económico. Este me costó 350 florines (muy poco más de 1 euro). Es bastante grande, eso sí. Los hay de diferentes sabores, aunque creo que el más tradicional es el de vainilla. Es una masa de levadura que va enrollada y recubierta de azúcar y la meten al fuego.

Kurtos Kalacs o Chimenea, postre típico en Hungría
Kurtos Kalacs o Chimenea, postre típico en Hungría

De aquí fuimos hacia el Puente de las Cadenas, con el objetivo de cruzar a la otra orilla del río y ver el Parlamento de Hungría de día.

Después de hacer algunas fotos y un time lapse para grabar los barcos pasando, continuamos hacia un bonito barrio que hay junto a Batthyany Ter. No es nada turístico, pero es bonito. Tiene algunas iglesias y calles curiosas para pasear. Por aquí estuvimos hasta la hora de cenar.

Timelapse con el Parlamento de Hungría al fondo
Haciendo un timelapse con el Parlamento de Hungría al fondo


La peor comida del viaje, en el peor sitio  


Cenamos en un restaurante italiano que fue lo peor del viaje de 5 días por Hungría. La comida no demasiado buena y encima el camarero nos estafó. No quiso cobrarnos con tarjeta y metió 600 florines (unos 2 euros) de supuesto “servicio de mesa”, que no venía en el ticket. De repente cuando le interesó dejó de “entendernos” y parecía que no sabía inglés. Tampoco quisimos discutir y liar nada. Pagamos esos 600 florines y fuera. 

Evidentemente no quiso cobrarnos con tarjeta, pese a que en el restaurante indicaba que se podía, porque de hacerlo así no podía meternos esos 600 florines extra que iban directamente a su bolsillo.

Siempre te puedes encontrar con algún lugar, restaurante en este caso, y personas que buscan aprovecharse de la gente y estafar de alguna manera. Aun así no empañó en absoluto todo el tiempo que estuvimos en Hungría, un país fantástico con gente muy amable y restaurantes realmente buenos donde comer. Me gusta siempre poner los sitios buenos donde como, pero creo que también es importante poner aquellos donde para nada recomiendo que vaya la gente. Este se llama Pizza Eataliano. Está en una plaza justo al lado de Batthyany Ter.

Ese día no hicimos mucho más. Todo lo que recorrimos, que no fue poco pese a que tampoco vimos demasiadas cosas, fue a pie. En esta ocasión para volver hicimos uso de metro, ya que nos encontrábamos a unos 6km del hostal.

Esa fue nuestra última noche antes de cerrar nuestra visita por Hungría.

Mapa de localizaciones


No hay comentarios:

Publicar un comentario