miércoles, septiembre 12, 2018

Aprendiendo la historia de Georgia: Ajaltsije, Khertvisi y Vardzia

Continuamos con nuestra ruta por Georgia y hoy tocaba ver algunos lugares muy interesantes por el sur del país como la fortaleza de Ajaltsije, Khertvisi y la ciudad cueva o monasterio de Vardzia. Por el camino muchos paisajes preciosos desde que salimos por la mañana de Kutaisi. Muchas horas en coche recorriendo carreteras no siempre en las mejores condiciones. Un día muy completo.

Castillo de Rabati, en Georgia
Castillo de Rabati, en Georgia

Recorriendo lugares históricos de Georgia


Este día pasamos muchas horas en carretera. Salimos muy temprano de nuestro alojamiento en Kutaisi. Tan temprano que no estaban los responsables del hostal despiertos para pagarles. Le hablamos por WhatsApp la noche anterior a un número que nos mandaron pero no llegaron a contestar. Le dejamos el dinero junto a una nota en la habitación y salimos.

Cuando llevábamos algo más de 100km decidimos parar a comer algo. Entramos en un supermercado en un pueblo que se llama Jashuri. Por supuesto nada turístico. Dudamos que ahí hayan entrado muchos extranjeros. Lógicamente éramos la curiosidad del local. Un par de empleados nos seguían cuando íbamos andando. La verdad que en estas situaciones no sabes muy bien si es que desconfían de nosotros y creen que vamos a robar o liar algo, o realmente lo que quieren es ayudar por si tenemos alguna duda.

Más bien era lo segundo. En cuanto sales de la capital, lo normal es que muy poca gente hable inglés. Mucho menos en un pueblo perdido, en un supermercado súper local. Pero son gente muy amable y siempre intentan ayudar por gestos o de alguna manera.

Ajaltsije y el castillo de Rabati


Compramos algo para desayunar y para tener agua para las próximas horas y partimos nuevamente. Nuestra primera parada fue Ajaltsije, un pequeño pueblo georgiano que tiene un castillo-fortaleza muy bonito. Realmente asombra cuando lo ves en persona. Está reconstruido, de ahí su apariencia actual.

En un principio fue construido en el siglo IX. Tuvo una gran importancia en la historia de esta zona del Cáucaso. Durante los últimos años del siglo XIV recibió ataques de invasores de Tamerlan (turcos-mongolos). La fortaleza resistió.

Fortaleza de Rabati, en Ajaltsije
Fortaleza de Rabati, en Ajaltsije

Fue tras el Tratado de Constantinopla cuando este territorio quedó bajo el dominio del Imperio Otomano. En 1752 construyeron aquí una mezquita, que todavía hoy se conserva y se puede visitar.

Pero claro, el aspecto actual es realmente nuevo. De hecho parece que lo han sacado se un escenario de cine. La razón es porque entre 2011 y 2012 todos los edificios, o al menos gran parte de ellos, sufrieron una profunda reconstrucción. Fueron renovados casi por completo para atraer turistas y dar mayor vistosidad. A este lugar se le conoce como Rabati.

Visitar hoy en día Rabati, o la fortaleza de Ajaltsije, no deja indiferente a nadie. Podemos pasear por sus murallas, subir a la torre, conocer los jardines que rodean a la mezquita o simplemente disfrutar de las vistas.

Rabati es un lugar sin duda poco conocido en Georgia para los turistas extranjeros. Al menos a día de hoy, ya que seguramente cada vez lleguen más viajeros en su camino a Vardzia. Pero es muy recomendable visitarlo.

La entrada cuesta 6 laris (unos 2€) y con carnet de estudiante el precio se reducía bastante (no recuerdo exactamente pero creo que 2 laris únicamente). Con esta entrada podemos acceder a todo el recinto del castillo de Rabati, ver la mezquita, iglesia, subir a la muralla y torres…

Fortaleza de Ajaltsije
Fortaleza de Ajaltsije

Mi opinión personal es que merece la pena, aunque tengo que decir que es algo artificial. Resulta muy llamativo a la vista, pero demasiado moderno diría. Pero es bonito. También cuenta con un museo (entrada a parte de 2 laris) donde exponen diferentes objetos arqueológicos. Nosotros no entramos, ya que no disponíamos de mucho tiempo. El museo abre de 10:00 a 20:00h, pero cierra los lunes y festivos nacionales.

Tras una visita al castillo de Rabati, en Ajaltsije (que por cierto, en muchos lugares viene escrito como Akhaltsikhe) de aproximadamente una hora, continuamos con nuestra ruta. Antes de ello, eso sí, compramos un poco de agua para el camino, ya que aquí en verano hace bastante calor. 

Fortaleza de Khertvisi


La siguiente parada fue la fortaleza de Khertvisi. Este lugar es todo lo contrario al anterior: no está prácticamente reconstruido. Podemos decir que no es tan vistoso, pero sin duda mucho más real. Además de que está en un entorno precioso.

Fortaleza de Khertvisi, en Georgia
Fortaleza de Khertvisi

Se trata de una de las más antiguas fortalezas que podemos ver en Georgia. Data del siglo II y posteriormente en el siglo X fue construida una iglesia en su interior. Perteneció a los turcos durante su invasión en el siglo XVI. Posteriormente este lugar sirvió como base militar rusa y georgiana.

La fortaleza de Khertvisi tuvo una gran importancia especialmente durante los siglos X y XI. Hoy en día se trata de un castillo en ruinas, aunque podemos visitarlo de manera gratuita.

Fortaleza de Khertvisi
Interior de la fortaleza de Khertvisi

Si se llega en coche lo más recomendable es aparcar abajo. Hay que subir una pequeña cuesta, pero lo mejor es hacerlo andando ya que para aparcar es muy complicado. No está adaptado para que lleguen muchos turistas. De hecho durante nuestra visita prácticamente estábamos solos.

Es una parada interesante para hacer de camino a Vardzia. No es un lugar espectacular, pero sí guarda una importante historia detrás. Es una visita que se realiza en media hora o menos.

Por el camino hasta Vardzia nos paramos en un par de ocasiones a contemplar el paisaje. Aquí hay una naturaleza muy bonita y miradores magníficos con unas vistas increíbles. En esta zona sí vimos bastante más turistas. 

Vardzia, la ciudad cueva de Georgia


Y llegamos a Vardzia sobre las 14:00h. Este lugar es uno de los más visitados de Georgia y diría que imprescindible para conocer. Se veía bastantes más coches aparcados y turistas en general que también venían en grupos organizados. Incluso estaban construyendo un parking bastante más amplio al lado, prueba de que ven que cada vez hay más turismo.

Era hora de comer y decidimos entrar en un restaurante que hay antes de la entrada a Vardzia. Estaba bastante lleno de turistas, pero pese a lo que creímos en un primer momento no tardaron demasiado en atendernos.

Ciudad cueva de Vardzia
La ciudad cueva de Vardzia

Ya con el estómago lleno fuimos a conocer el monasterio excavado en la roca en Vardzia, una de las joyas de Georgia. El Gobierno pretende que sea, junto a Khertvisi, Patrimonio de la Humanidad. La verdad es que no es para menos, ya que es un lugar histórico realmente interesante y único. Es un museo al aire libre.

La entrada cuesta 7 laris (algo más de 2 euros) y con carnet de estudiante 1 lari. También ofrecen audioguía por 10 laris o tour guiado por 25 laris.

Este lugar es un enorme complejo de viviendas, túneles y monasterio cavados en la roca. Los diferentes estudios que han realizado han mostrado que este lugar fue construido en cuatro etapas. La primera de ellas empezó en 1156.

La razón principal de su situación geográfica es como defensa frente a los mongoles. En este lugar pudieron esconderse miles de personas y defenderse mejor que estando en una ciudad abierta. Es curioso el entramado de túneles que tiene, todo dentro de la roca.

Esta famosa ciudad cueva de Georgia tenía unas 6.000 viviendas. Crearon una especie de ciudad subterránea a la que solamente se podía acceder a través de un túnel secreto. Incluso crearon terrazas para cultivar, ya que aquí la tierra es muy fértil.

Monasterio excavado en la roca de Vardzia
Monasterio excavado en la roca, en Vardzia

Los ciudadanos de la ciudad cueva de Vardzia pudieron escapar de los mongoles. Sin embargo en el siglo XIII hubo un fuerte terremoto que acabó con parte de la ciudad. Cuenta con varios niveles de viviendas o edificios. Podemos incluso subir por algunas zonas habilitadas y entrar en ellos.

Lo recomendable es tomarse esta visita con calma. Visitar las diferentes estancias en las que podemos entrar y disfrutar de este lugar única. Hay tramos de túneles bastante estrechos y bajos. Incluso momentos en los que se puede formar una cola considerable (alguna persona mayor que esté delante, por ejemplo).

Nuestra visita duró algo más de hora y media. Es el tiempo mínimo que hay que dedicar a este lugar. Si hay mucha gente quizás se alargue un poco más por las colas. Estoy seguro que Vardzia en un futuro incluso podrían plantearse tener un límite de entrada si el país llega a ser un gran receptor de turistas extranjeros. 

Noche en Gori


Dejamos Vardzia y volvimos a la carretera. Un largo viaje dirección al norte, hacia Gori, donde dormimos esa noche. La intención era conducir de día. No hicimos ninguna parada por el camino y llegamos directamente para cenar.

Gori es la ciudad natal de Stalin. No tiene mucho interesante más allá de ser un lugar estratégico para visitar otras zonas cercanas como Uplistsikhe. Tiene un museo dedicado al antiguo líder de la Unión Soviética y poco más.

Sin embargo Gori tiene una historia reciente bastante importante. Ha sido una ciudad que sufrió enormemente el conflicto bélico entre Rusia y Georgia por la región de Osetia del Sur, hace ahora 10 años. Sufrió varios bombardeos. Y es que Gori se encuentra al límite fronterizo con esta región separatista georgiana.

De hecho Gori estuvo ocupado por el ejército ruso. Es un lugar tenso hoy en día. Incluso al día siguiente tuvimos una anécdota relacionada con militares, aunque de eso hablaremos en el siguiente artículo.

Ese día nos hospedamos en una casa particular. Es bastante común en Georgia. No es un país muy turístico y son los propios ciudadanos quienes ponen una habitación de su casa en alquiler, como si fuera un hostal. La mujer que llevaba el negocio no hablaba mucho inglés, pero fue muy amable en todo momento. Una típica vivienda georgiana.

Casa donde nos alojamos en Gori

Esa noche fuimos a comer a un restaurante que vimos cercano a donde nos hospedábamos. Era muy local. Lógicamente éramos los únicos turistas. El camarero que nos atendió no sabía inglés y en algunos momentos fue difícil entendernos. Pero comimos muy bien y realmente barato.

Por la noche dimos una vuelta por Gori para visitar la estatua de Stalin y la casa-museo, y poco más. Volvimos al hostal para descansar. Había sido un día largo y a la jornada siguiente tocaban otras cuantas horas en carretera y visitar muchos lugares por el norte de Georgia.

Mapa de las visitas


No hay comentarios:

Publicar un comentario