jueves, julio 05, 2018

El Valle Sagrado de los Incas, un lugar imprescindible en Perú

En nuestro segundo día por Cuzco teníamos una excursión imprescindible para hacer en esta zona de Perú: el Valle Sagrado de los Incas. Estuvimos prácticamente todo el día conociendo lugares increíbles cargados de historia, belleza natural y zonas únicas. Todo ello en un tour organizado con un grupo amplio de turistas, llegados la mayoría de ellos de otros países latinoamericanos. Visitamos lugares como Chinchero, Ollantaytambo, Písac o Urubamba.

Ollantaytambo, uno de los lugares imprescindibles del Valle Sagrado de los Incas
Ollantaytambo, uno de los lugares más importantes del Valle Sagrado de los Incas

Cómo visitar el Valle Sagrado de los Incas


El Valle Sagrado de los Incas es un lugar imprescindible para conocer en una visita a Cuzco. Existen muchas agencias turísticas que realizan diferentes tours por la zona. Prácticamente todas son iguales, dentro de las variedades de paquetes que ofrecen. Sin embargo el precio puede variar si lo compramos por Internet o en alguna agencia local.

Nosotros optamos por buscar en Cuzco el día anterior. No fue nada difícil, ya que basta con dar una vuelta por los principales lugares turísticos y rápidamente veremos agencias turísticas. Todas ellas ofrecen el paquete completo, lo que llaman como Súper Valle Sagrado, que es para estar todo el día conociendo los principales lugares. También hay otros paquetes más económicos y de medio día, donde se ve lo básico y más importante.

Elegimos el Súper Valle Sagrado. Nos costó 70 nuevos soles peruanos, que viene a ser unos 18 euros. Nos entró el transporte en autobús a todos los sitios, guía y buffet libre. No incluye la entrada conjunta a los sitios, que cuesta 70 o 130 soles, dependiendo de si cogemos el completo (entran algunos lugares de Cuzco también). Tampoco para entrar a las salineras de Maras, que era opcional por 10 soles más. Más o menos era el precio que pedían en todas las agencias turísticas, a veces previo regateo. Algunas lo ofrecen por 55 o así, pero sin comida. Lo mejor es cogerlo con comida.

Boleto del Valle Sagrado de los Incas
Boleto del Valle Sagrado de los Incas, para visitar todos los lugares

Hay que tener este precio presente para tener una idea. En ocasiones pueden pedirnos 100 o más, pero basta con buscar un poco más o regatear. No es complicado, ya que hay mucha oferta.

Hacer esto por nuestra cuenta, en transporte público, es muy complicado y poco recomendable. Es cierto que hay colectivos y pequeños autobuses que unen Cuzco con ciudades como Ollantaytambo. Pero poder ir al resto de sitios se hace muy difícil. Lo mejor es contratar un tour guiado, que además es económico y merece la pena.

En resumen, hacer un tour con todas las entradas y también la visita a las salineras de Maras sale por unos 55 euros.

Visita al Valle Sagrado de los Incas


Nuestro tour del Valle Sagrado salía muy temprano, ya que por delante había muchas visitas. Quedamos con alguien de la agencia en que iba a ir a recogernos a una pequeña plaza cercana al hostal. La verdad es que fue un poco absurdo, ya que creíamos que pasaría a por nosotros una furgoneta o similar y realmente fue una muchacha a pie y nos acompañó hasta donde estaba el autobús (algo más de 1 kilómetro de distancia). Podíamos haber ido allí directamente.

Quedamos a las 6:30 en esa plaza y caminamos hasta la Plaza de San Francisco, donde partíamos para iniciar el tour. Tuvimos que esperar unos minutos hasta que ya salimos sobre las 7 de la mañana.

Chinchero


La primera parada fue Chinchero. Es un pequeño pueblo situado a 3.700 metros de altitud (el más alto que visitamos ese día). Guarda muchas tradiciones incas, como la vestimenta y la manera de tejer las prendas. Precisamente eso fue lo que visitamos: un centro donde nos mostraban cómo tejían la lana de alpaca, cómo las teñían de colores utilizando únicamente productos naturales.

Nos contaron un poco su forma de vida, cómo mantienen las tradiciones gracias al turismo y la manera que tenían de tejer. Alrededor muchos vestidos, bolsos y diversos objetos hechos a mano, los cuales podíamos comprar. El lugar se llama Centro Textil Kuska Llank’asun. Está claramente orientado a los turistas.

Chinchero, en un taller de tejido inca

Sitio arqueológico de Moray


Aquí estuvimos aproximadamente una hora. Posteriormente fuimos a visitar el sitio arqueológico de Moray, que estaba a unos 45 minutos. Este lugar es muy famoso por los muyus, que es como conocían a los niveles circulares que servían como laboratorio agrícola. Hay varios niveles y cada uno de ellos mide aproximadamente 1,8 metros. En cada uno de ellos existe un microclima distinto, ya que el aire y el sol no llegan de la misma manera.

Utilizaban estos escalones para traer plantas de otros lugares del país y las iban aclimatando poco a poco al clima que allí hace. Se estima que cultivaron más de 250 especies distintas. Un lugar único y realmente interesante.

Sitio arqueológico de Moray

Para visitar este lugar tuvimos que comprar el boleto turístico. Había quienes ya lo tenían porque habían visitado otros lugares en Cuzco. Nosotros tuvimos que hacer una pequeña cola y pagar los 130 soles. Es un boleto nominativo y tienes 10 días para utilizarlo. La verdad que de primeras puede parecer caro, teniendo en cuenta sobre todo los precios de Perú, pero merece la pena y si se piensa fríamente es incluso barato para todo lo que entra.

Estuvimos en Moray casi una hora. El guía nos contó la historia del lugar, cómo los incas cultivaban y los conocimientos que ya tenían en esa época. La verdad que fue de lo más interesante de todo el día. Algo que no se ve en todas partes. Además el paisaje que lo rodeaba era espectacular. 

Salineras de Maras


La siguiente visita fue más bien una pequeña parada en un lugar para turistas. Nos llevaron al pueblo de Maras. Es un municipio bonito, con clara arquitectura colonial. Tiene una plaza curiosa, donde paramos a visitar una tienda turística que vendían productos típicos de la zona. Especialmente es famosa la sal, que procedía de las salineras de Maras que visitamos poco después.

Plaza de Maras, en Perú
Plaza de Maras, un bonito pueblo peruano

Nos dieron a probar algunos productos típicos de esta zona de Perú, diferentes tipos de maíz y similares. Una parada para comprar un poco de agua y continuar con el tour, que estaba siendo bastante interesante.

Poco a poco íbamos bajando de altura. Las laberínticas carreteras pasaban por paisajes espectaculares. Miraras a donde fuera, montañas, zonas verdes y vistas impresionantes. La siguiente visita fue a las salineras de Maras. Esta entrada, como mencioné antes, se paga aparte y son 10 soles (2,5€). Hubo algunos del tour que no quisieron entrar y esperaron fuera. Nosotros, por supuesto, entramos.

Aquí podemos ver cientos, miles, de terrazas blancas. Un lugar muy distinto a todo lo que hay alrededor. Se trata de unas minas de sal muy antiguas y que representan un valor económico muy importante para esta zona.

Las salineras de Maras
Las salineras de Maras

El agua llega de un manantial subterráneo que se originó hace millones de años. El agua tiene una alta concentración de sal. De hecho el guía nos invitó a que metiéramos la mano en un pequeño canal que llevaba agua (no en las piscinas, ya que pertenecen a personas) y esperáramos un poco a que se secara y viéramos como la mano se ponía blanca, llena de sal.

En las salineras de Maras se puede obtener sal natural de color rosa. Según una información que pude leer, solamente hay cuatro lugares en el mundo donde se puede encontrar, de manera natural, este color en la sal.

Como he mencionado, no entra en el boleto turístico del Valle Sagrado. Los del tour lo ofrecen, pero corre a cuenta de cada uno si quiere o no entrar. Es un lugar privado y de ahí que tenga una entrada aparte. Merece la pena.

Nuevamente estuvimos por las salineras de Maras cerca de una hora y partimos hacia nuestro siguiente destino: la comida. Con el billete del Súper Valle Sagrado nos entraba buffet libre. Aquí nos dividimos quienes componíamos el tour, ya que algunos tenían reserva con otras agencias en otros restaurantes y otros simplemente no habían pagado por la comida. Por primera vez en unos cuantos días bajamos de los 3.000 metros de altura y la temperatura se notaba bastante. 

Ollantaytambo


El restaurante estaba en el pueblo de Urubamba. Totalmente turístico, pero repleto de productos tradicionales peruanos. Muchos tipos de comida, muy variados y bastante buenos. Comimos varios platos típicos, aunque sin llegar a hartarnos demasiado porque todavía quedaba lo que, según el guía, era lo más duro del día: Ollantaytambo.

Restaurante con buffet libre en Urubamba

Estuvimos cerca de hora y media en el restaurante hasta que salimos hacia nuestro siguiente destino, que era Ollantaytambo.

Ollantaytambo es algo fijo dentro del Valle Sagrado y un destino muy turístico en Perú. De hecho muchos turistas que tienen poco tiempo eligen este lugar como una visita rápida. Incluso son muchos los viajeros que paran por aquí de camino a Machu Picchu, ya que es el lugar de donde sale el tren en épocas en las que no sale desde Cuzco (hay que llegar hasta aquí por carretera).

Este es uno de los principales centros arqueológicos del Valle Sagrado de los Incas. Aquí se encuentran algunas de las edificaciones incas más importantes.

Tengo que decir que aquí fuimos un poco con prisas. Es cierto que el guía hizo un buen resumen del lugar y de su importancia. Nos contó algunos detalles curiosos. Sin embargo se me hizo muy corto el tiempo que estuvimos aquí. El motivo era que la última visita cerraba a una hora y teníamos que llegar antes. Creo que deberíamos de haber estado más tiempo y haber subido más arriba en las ruinas de Ollantaytambo.

Ruinas del sitio arqueológico de Ollantaytambo

Aun así, fue uno de los lugares más espectaculares. Por aquí pasa el antiguo camino inca, el que hoy hacen muchos turistas para llegar a Machu Picchu. Una zona realmente bonita. Eso sí, hay que subir bastantes escalones y, a casi 3.000 metros de altura, se hace pesado. Mucha gente resoplando y, según nos dijo el guía, muchos turistas han sufrido mal de altura y se han mareado aquí. Inteligentemente el guía hizo un par de paradas intermedias para que descansáramos un poco.

Hay diferentes rutas y caminos para hacer por Ollantaytambo. Creo que, si se tiene el tiempo suficiente, merece la pena pasar una noche y recorrer estos lugares. Es un lugar muy turístico.

Vistas de Ollantaytambo, uno de los pueblos más turísticos de Perú

Uno de los espacios que podemos visitar aquí es el Templo del Sol. Resulta asombroso cómo los incas pudieron subir estas enormes piedras que todavía hoy se mantienen. 

Písac


Y llegamos a nuestra última, o más bien penúltima, parada del día: Písac. Las ruinas de Písac es otro de los lugares que entran en el Súper Valle Sagrado. Nuevamente ganamos un poco de altura y eso se notó en la temperatura a esa hora de la tarde.

Son muy bonitas las terrazas superpuestas, que recuerdan a Moray. Hay una serie de complejos de templos. Una zona estaba dedicada a actos ceremoniales y se pueden ver las tumbas talladas en la roca, en una pequeña montaña enfrente de la zona principal.

Paisaje de Písac, en el Valle Sagrado de los Incas

Ya sí, nuestra última visita fue a una tienda que venden plata y artículos de joyería. Sin duda lo peor de todo el tour, pero se supone que es lo que hace que la visita en general cueste más barata: se visitan tiendas, donde el turista puede dejarse dinero, y a cambio la empresa se lleva una comisión. La verdad que esto para mí no fue interesante, más aún después de todo el día viendo lugares espectaculares. Nos contaron un poco cómo utilizan la plata y las cosas que podíamos comprar.

De aquí pusimos rumbo nuevamente a Cuzco. Ya se hizo de noche por el camino. Esta vez tiramos por otra carretera diferente a la ida. En menos de una hora estábamos de regreso.

Ya en Cuzco, después de un día bastante intenso, no hicimos gran cosa. Buscamos un restaurante cerca del hostal para cenar y poco después nos fuimos a descansar. Había sido un día muy completo desde las 6 de la mañana que salimos del hostal. Al día siguiente tocaba conocer algunos lugares más de Cuzco y partir hacia Aguascalientes, nuestro siguiente destino en la ruta de 15 días por Perú.

Lugares del Valle Sagrado de los Incas


No hay comentarios:

Publicar un comentario