jueves, junio 07, 2018

Las islas flotantes de los Uros en Puno, un lugar único en Perú

Un día más nos levantamos temprano para seguir conociendo lugares interesantes de Perú. Este día amanecimos en Puno, una ciudad que en mi opinión no puede faltar en un itinerario por este país. Su lugar estrella son las islas flotantes de los Uros, y eso es lo que visitamos durante parte del día. Pero primero conocimos un poco la ciudad, que se recorre perfectamente a pie, antes de ir hacia el puerto.

Una de las islas flotantes de los Uros en Puno
Islas flotantes de los Uros en Puno


Mañana visitando Puno


Desayunamos en el hotel, mientras planificábamos un poco el día. En el desayuno, por cierto, no faltaban las hojas de coca y el té de coca para el mal de altura. Puno está a casi 4.000 metros de altura y la verdad es que se nota. Vimos subir gente por las escaleras asfixiadas. Tampoco faltaba la bombona de oxígeno por si acaso había alguna emergencia. Es un tema bastante serio y con el que hay que tener cuidado.

Hasta las 12 no empezaba nuestra excursión hacia las islas de los Uros, por lo que aprovechamos la mañana para visitar los principales lugares de Puno. No puede faltar la Plaza de Armas y su catedral. Es un lugar muy bonito y característico de Perú. 

Plaza de Armas de Puno
Plaza de Armas de Puno
Catedral de Puno
Catedral de Puno

También, cerca de aquí, está el Parque Pino, una plaza curiosa y donde está la iglesia de San Juan.

Pero si hay algo que me gustó de Puno es que, pese a ser una ciudad muy turística, mantiene sus tradiciones. No nos costó encontrar un mercado callejero donde pudimos pasear entre los puestos y ver multitud de productos locales. 

Frutas en un mercado tradicional de Puno

Después de hacer un pequeño tour por las calles más céntricas y ver el mercado, acabamos en la zona del puerto. Por aquí no es difícil encontrar opciones para visitar las islas de los Uros. Nosotros ya teníamos una ruta organizada, por lo que simplemente hicimos unas fotos por el puerto, desde donde hay muy bonitas panorámicas.

Nos sobró un buen rato hasta que llegara la hora de nuestra salida hacia las islas flotantes de Puno. Aprovechamos y tomamos un refresco en un bar cerca del hotel. Sobre las 11:40h habíamos quedado con los del tour para que fueran a por nosotros y allí estaban puntuales.

Cómo visitar las islas flotantes de los Uros


Visitar las islas flotantes de los Uros es una excursión muy típica en Puno. De hecho la inmensa mayoría de los turistas que llegan aquí es por este motivo. Hay que diferenciar entre estas islas y la de Taquile. Ofrecen también un combinado de ambos lugares, aunque el tiempo es mucho mayor.

Nosotros optamos simplemente por las islas de los Uros, que es lo más interesante. El precio puede variar según la agencia donde lo contratemos, pero es económico. A nosotros, previo regateo (aunque no mucho), nos costó 50 soles (12,5€) para 3 personas. Entraba recogida en el hotel, excursión hacia las islas y luego vuelta al hotel.

Allí en el puerto vimos un cartel donde ponía que el precio para turistas extranjeros es de 10 soles y 5 más de la entrada. Por tanto el precio nos salió más que bien, ya que únicamente pagamos 1,6 soles más por cabeza pero nos entraba traslado y hay que tener en cuenta que era a través de una agencia.

Por tanto, visitar las islas flotantes de los Uros cuesta desde 15 soles por cabeza. Si se hace por agencia siempre será un poco más, pero en principio pagar más de 25 soles no sería buen precio. También es cierto que nosotros fuimos en temporada baja y no es que hubiera demasiados turistas. Por Internet consulté antes de viajar y el precio era de 25 soles.

Hay varios tours programados. A nosotros nos ofrecieron uno a las 7:30 de la mañana, otro a las 12 y luego había al menos uno más sobre las 14:00h. Optamos por el de las 12. Toda la excursión dura algo menos de 3 horas. Si hubiéramos optado por ir también a la isla de Taquile, hubiera sido unas 8 horas, ya que está mucho más lejos y también entra parada para comer.

Visita a las islas flotantes de Puno


En nuestro tour fuimos 9 personas. Fue un grupo bastante reducido. Nos montamos en una embarcación y navegamos por el lago Titicaca durante una media hora. Este es el lago navegable más alto del mundo. Divide Perú de Bolivia. 

Lago Titicaca, el navegable más alto del mundo

Estas islas artificiales están fabricadas con totora. Es una planta acuática que se encuentra en abundancia en el lago Titicaca. La utilizan para muchas cosas, incluso para comer. Lo que hacen es crear muchas capas y cada ciertos años tienen que poner más totora. Son muchas las islas que hay y, según nos contaron, cada año una de ellas es la principal, donde está el gobernador.

Aquí viven muchas familias que mantienen la forma de vida tradicional. Tienen incluso escuela de educación primaria. Las barcas para moverse de una isla a otra también están hechas de totora. 

Casas de las islas flotantes de Puno

Es un lugar interesante para visitar, pero lo cierto es que está demasiado orientado al turismo. Está claro que es una manera de conservar la forma de vida y también de ayudar a estas familias. Sin embargo lo veo excesivamente artificial todo, demasiado turístico. Pero está bien visitarlo.

Nada más llegar a una de las islas (se van rotando y todas reciben turistas), el jefe de esa isla nos habló de su forma de vida, de cómo construyen las casas, etc. Después nos dividió en grupos de 3 (éramos 9) y fuimos con una mujer local a visitar su casa, que estaba llena de productos de artesanía para vender. 

La isla flotante de Puno que visitamos

Posteriormente ofrecen un paseo en barca hecha de totora. Esto no entra en el precio y cuesta 10 soles (2,5€) adicionales. No sé realmente si alguien visita estas islas y no se monta en esta barca, pero lo dudo. El paseo consiste en recorrer un poco el lago, pasar por delante de otras islas y llegar a una isla más grande donde hay un restaurante, un hotel e incluso plantaciones. Hasta aquí llegó también la barca principal con la que llegamos a las islas, un rato después. 

Barca fabricada con totora
Barca hecha de totora para navegar por el lago Titicaca

Aquí dejan estar un tiempo libre para quien quiera comer o comprar algo. Nosotros esperamos a volver a Puno para comer. No tardamos demasiado en partir, ya que nadie de nuestro grupo entró a comer.

De vuelta a la ciudad volvimos en la barca grande en un recorrido de una media hora.

Mi opinión sobre las islas de los Uros


Es un lugar que quería visitar y tenía altas expectativas. La verdad es que es interesante, algo curioso y sobre todo diferente. Mantienen la forma de vida tradicional, en islas fabricadas con una planta. Sin embargo lo vi excesivamente turístico. Todo muy artificial. Incluso no me gustó mucho algún comentario que nos dijo la mujer que nos enseñó su casa, en el que mencionó que ellas tenían que estar ahí para recibir a los turistas, ya que si no están los turistas no se van contentos.

Lo vi como una situación rara, que los locales tuvieran que estar ahí para recibir turistas, todo muy artificial. Pero bueno, también a fin de cuentas se puede considerar su trabajo, y está claro que le sacan muchísimo dinero porque los productos de artesanía que venden no son baratos, y a eso hay que sumarle el paseo en barca y la tasa de entrada que va para la comunidad.

Recomiendo visitar este lugar, pero que nadie se espere ver un poblado real, en mitad del lago siguiendo su vida. Aquí lo que nos encontramos son básicamente actores turísticos, por decirlo de alguna manera. Las mujeres cantan una canción en varios idiomas, que lo he visto en vídeos exactamente igual, y el hombre que es como el jefe de esa isla, habla las mismas cosas siempre. No hay más.

Tarde por Puno


De vuelta a la ciudad, llegamos sobre las 15:00h. Ya era hora de comer después de una mañana completa visitando las islas flotantes. Queríamos probar la carne de alpaca, un plato típico de esta zona peruana. Probamos en varios restaurantes pero o no lo ofrecían o ya se les había agotado.

Finalmente acabamos de casualidad en el mismo restaurante que la noche anterior. Vimos un menú que nos pareció bastante completo y que incluía carne de alpaca. El menú nos costó 20 soles (5 euros) y entraban tequeños de primero, carne de alpaca, bebida y un postre. Normalmente en Perú un menú está entre los 12 y los 15 soles. Incluso por 10 soles en muchos sitios. Aquí, en Puno, estamos hablando de un lugar muy turístico, pero aun así es un precio más que razonable.

Ese día la verdad es que no hicimos mucho más. La ciudad estaba vista y únicamente dimos algunas vueltas por las calles cercanas. Muchos turistas extranjeros, pero sin tener la sensación de que la ciudad estuviera llena. Creo que en otra época del año debe de haber mucho más turismo.

Pasamos parte de la tarde en un bar que vimos recomendado por Internet y estaba bastante bien. Se llama Positive Rock’n Reggae. Tiene una gran variedad de cervezas locales y también internacional y además ofrece diferentes cócteles y bebidas refrescantes de muchos tipos. Está bien tanto para desayunar como para tomar una cerveza por la noche. Además había bastante movimiento de gente, sobre todo turistas extranjeros.

No nos fuimos a acostar demasiado tarde ya que al día siguiente tocaba madrugar de nuevo. Poníamos rumbo a una de las partes más bonitas de todo el viaje: Cuzco y sus alrededores. Un trayecto en bus precioso, también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario