miércoles, mayo 16, 2018

Qué ver en Mérida en un día: ruta caminando

La capital de Extremadura es una de esas ciudades imprescindibles para conocer en España. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, guarda algunos de los mejores legados romanos que se conservan en nuestro país. El acueducto de los Milagros, el teatro Romano o el anfiteatro son solo algunos ejemplos de todo lo que podemos visitar. En este artículo vamos a hablar de qué ver Mérida en un día. Un recorrido a pie por los principales lugares que visitar.

Teatro romano, algo que ver en un día en Mérida
El teatro romano, una de las cosas que ver en Mérida en un día


Qué visitar en Mérida en un día


Este recorrido lo vamos a realizar a pie, ya que creo que un día por Mérida es suficiente para verlo todo sin problemas. Eso sí, también se puede ir en transporte para visitar algunas zonas más alejadas.

Anfiteatro de Mérida


Este lugar es uno de los más representativos de la ciudad. Es el inicio perfecto para tener un contacto con lo que fue Emérita Augusta. Fue construido a finales del siglo I antes de Cristo. Se estima que en su momento este graderío podía albergar unas 15.000 personas.

En el anfiteatro es donde se realizaban los combates de gladiadores, así como otras actividades. Estuvo cubierto durante siglos y no fue hasta 1919 cuando comenzaron las labores de excavación. Es de forma elíptica y se conservan las gradas bajas, no así la más alta.

Podemos ver diferentes túneles de acceso a la arena, donde podemos bajar y ver este magnífico lugar desde otra perspectiva. 

Anfiteatro romano de Mérida
Anfiteatro romano de Mérida


Teatro romano de Mérida


Continuamos esta visita de un día por Mérida visitando su increíble teatro romano. Sin duda es el icono más representativo de la capital extremeña y uno de los legados más importantes del Imperio Romano que podemos visitar en la Península Ibérica. Este majestuoso complejo fue levantado en el siglo I antes de Cristo. Estuvo durante siglos enterrado y, gracias a ello, su estructura ha soportado mejor el paso del tiempo hasta nuestros días. 

Teatro romano de Mérida
El teatro romano de Mérida, todo un imprescindible en Extremadura

Hoy es una visita obligada. Además, en él siguen celebrándose cada año numerosos espectáculos y acontecimientos culturales. El más conocido es el Festival de Teatro Clásico de Mérida.

El graderío, en su origen, podía acoger 5.800 personas. Es de tres alturas. Podemos pasear libremente por él. Incluso podemos bajar al frente escénico y observar las preciosas columnas, así como diferentes estatuas entre las que se encuentra la diosa Ceres o los intercolumnios. Todas ellas son reproducciones, ya que las originales, para preservarlas, se encuentran en el Museo Nacional de Arte Romano de Mérida.

Esta zona, el frente escénico, es sin duda la más espectacular. Las columnas miden 30 metros y su conservación es espectacular. Podemos ver los detalles de los capiteles corintios. En total son dos partes con columnas, una sobre otra, como se puede apreciar en las fotos. 

Columnas y estatuas en el teatro romano de Mérida
Columnas y estatuas en el teatro romano

De aquí podemos pasar a la parte posterior, en la que se encuentra el jardín porticado. Un bonito paseo donde podemos ver parte de las columnas que aquí se encontraban, así como los restos de las termas romanas y una casa de época donde se puede ver un bonito mosaico en el suelo.

Precios y horarios del teatro y anfiteatro de Mérida


Horarios del teatro romano y anfiteatro de Mérida: abren todos los días del año a excepción del 24 y 25 de diciembre y el 1 de enero. El 31 de diciembre abre solo de 09:00 a 15:00h. El resto de días abre de 09:00 a 21:00h (última entrada a las 20:30h) del 1 de abril al 30 de septiembre y de 09:00 a 18:30h del 1 de octubre al 31 de marzo.

Precios del teatro romano y anfiteatro: la entrada individual para visitar el teatro y el anfiteatro es de 12€. Existe un precio reducido de 6€ para titulares del carnet joven, estudiantes hasta 25 años, menores de 12 a 17 años, mayores de 65 años, miembros de familias numerosas y discapacitados. Los grupos de al menos 20 personas pagan 7€.

No obstante, lo recomendable es adquirir la entrada de 15€ general (7,5€ la reducida) para poder visitar estos dos lugares, así como otros muchos lugares de Mérida.

Quienes deseen evitar posibles colas, pueden comprar la entrada de antemano por Internet. Cuesta exactamente igual que en taquilla.

Museo Nacional de Arte Romano


La siguiente parada que recomiendo realizar es al Museo Nacional de Arte Romano de Mérida. Aquí podemos ver numerosas obras romanas llegadas de muchas partes de España y también de fuera de nuestras fronteras. Una colección muy variada que nos acerca a lo que llegó a ser esta cultura hace 2.000 años. 

Museo Nacional de Arte Romano de Mérida
Vista general del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida

Está situado justo enfrente del teatro romano, por lo que es una visita que se combina sin problemas. En total está compuesto por un nivel inferior, donde podemos ver la cripta, la planta baja, un primer piso y un segundo piso. Un recorrido que recomiendo comenzar desde lo más bajo.

En la cripta podemos ver diferentes restos arquitectónicos encontrados incluso durante las obras del museo. Hay restos de una calzada romana, parte del acueducto de San Lázaro, así como diferentes exposiciones visuales que nos acercan a la época romana en la Península Ibérica.

Precio y horarios del Museo Nacional de Arte Romano


Horarios del Museo Nacional de Arte Romano: abre de martes a domingo. En invierno (del 1 de octubre al 31 de marzo) el horario es de 09:30 a 18:30h de martes a sábado. En verano (del 1 de abril al 30 de septiembre) el horario va desde las 09:30 hasta las 20:00h. Los domingos y festivos de todo el año abre de 10:00 a 15:00h. Los lunes cierra, así como el 1 y 6 de enero, 1 de mayo, 24, 25 y 31 de diciembre.

Precios del Museo Nacional de Arte Romano: el precio de la entrada general es de 3€. Existe una entrada reducida de 1,50€ para grupos de al menos 8 personas y voluntariado cultura. No obstante, hay diferentes formas de entrar de manera gratuita. Una de ellas es acudir un sábado a partir de las 14:00h o los domingos.

También pueden entrar gratis los estudiantes entre 18 y 25 años, poseedores del carnet joven, desempleados, mayores de 65 años, miembros de familia numerosa, discapacitados y miembros de diferentes asociaciones culturales.

Circo romano


Saliendo un poco de esta zona, lo siguiente que podemos visitar es el circo romano. Se encuentra a unos 10 minutos caminando de todo lo anterior. Este antiguo recinto albergaba carreras de carros. Es considerado como uno de los más importantes después del de Roma.

Hoy en día podemos ver las ruinas de lo que llegó a ser este complejo. Podemos hacernos una idea de la inmensidad que tuvo. Mide 440 metros de largo y 115 de ancho. Se cree que sus obras se iniciaron en el siglo I después de Cristo, aprovechando un terreno llano cercano a la calzada que salía de Emérita Augusta hacia Corduba (Córdoba) y Toletum (Toledo).

Las gradas del circo romano de Mérida tenían una capacidad para 30.000 espectadores. Para ponernos un poco en situación, sería el doble de lo que puede albergar hoy en día el Nuevo Vivero de Badajoz, el estadio de fútbol más grande de Extremadura.

La entrada, como todos los demás monumentos de la ciudad, es de 3€ si se compra por separado. Podemos aprovechar la entrada conjunta que hemos mencionado y entrar sin pagar de más. El horario es el mismo que el teatro y anfiteatro, así como los demás monumentos. 

Circo romano de Mérida
El circo romano de Mérida

Acueducto de San Lázaro


El acueducto de San Lázaro, también conocido como acueducto de Rabo de Buey-San Lázaro, está justo enfrente del circo romano. Simplemente tenemos que cruzar la calle y ya estamos allí. Fue otro de los legados romanos que podemos ver en Mérida.

De este acueducto romano solamente se conservan tres pilares con dos arcos. Justo al lado podemos ver otro acueducto mucho mejor conservado, pero data del siglo XVI. Precisamente debido a su construcción no se conserva más del anterior, ya que utilizaron parte de su base y lo destruyeron.

Traía agua de diferentes pozos subterráneos de los alrededores de la ciudad, así como arroyos. Llegaba hasta la zona del anfiteatro, en uno de los canales, y hasta el foro romano, en el otro. Medía aproximadamente 1 kilómetro de largo. 

Acueducto romano de San Lázaro
Acueducto de San Lázaro, con los tres pilares romanos a la izquierda
Delante del acueducto también podemos ver los restos de unas termas romanas.

Basílica de Santa Eulalia


A unos 500 metros se encuentra la Basílica de Santa Eulalia. Es considerado como uno de los lugares donde surgió el cristianismo en la Península Ibérica. Es por ello que es de gran importancia para los creyentes. Se cree que fue el primer templo cristiano construido en Hispania. 

La Basílica de Santa Eulalia por dentro
Interior de la Basílica de Santa Eulalia

Fue levantada en el siglo IV, aunque ha sufrido modificaciones. El templo actual se construyó en el siglo XIII. Es un lugar muy interesante por la historia, además de ser el único propiamente medieval que se conserva en Mérida.

No podemos dejar de entrar en la cripta, donde se han encontrado importantes restos romanos.

Hasta un día antes de escribir este artículo, la única opción de visitar este templo religioso era en horario de misa. Desde el 14 de mayo de 2018 está abierto al turismo en horario de 10:00 a 14:00h y de 16:00 a 19:30h. Eso sí, solamente de martes a sábados. Tanto domingos como lunes, únicamente en horarios de misa.

Fuera podemos ver la capilla, conocida como Hornito, de Santa Eulalia. Para su construcción utilizaron los restos de un templo romano dedicado al dios Marte. 

Hornito de Santa Eulalia
Hornito de Santa Eulalia, con la Basílica detrás

Acueducto de los Milagros


El Acueducto de los Milagros, también romano, sí se conserva bastante mejor. Es uno de los lugares más destacados y visitados por los turistas. Los pilares están compuestos por arcos a diferentes alturas. Según dicen, debido a que durante los siglos consideraban como un “milagro” que se conservara de pie y tan bien, le dieron ese nombre.

Se estima que se construyó en el siglo I después de Cristo. Hoy en día es todo un icono y lugar muy fotografiado. Está en mitad de una zona verde, donde muchos locales acuden para fotografiarse en días especiales como bodas o comuniones. 

Acueducto romano de los Milagros
El acueducto de los Milagros de Mérida

Al lado del acueducto de los Milagros podemos ver otro ejemplo más del Imperio Romano en la hoy capital de Extremadura. Se trata del puente del Albarregas, un pequeño río que atraviesa la ciudad. Fue construido en la misma época que el otro puente romano, el principal, que salva el río Guadiana.

Este puente mide 125 metros y tiene cuatro arcos de medio punto.

Arco de Trajano


Posteriormente podemos continuar con nuestro recorrido de un día por Mérida visitando el centro de la ciudad. Uno de los lugares imprescindibles que ver es el Arco de Trajano. Se encuentra muy próximo a la Plaza de España.

Se creía que su construcción fue como un arco triunfal, pero realmente estaba dedicado al emperador Tiberio. Se construyó a principios del siglo I después de Cristo. Tiene 13,97 metros de altura.

Como curiosidad, los arcos que podemos ver dentro del Museo Nacional de Arte Romano tienen exactamente las mismas dimensiones que el Arco de Trajano, ya que fueron puestos ahí por este famoso lugar emeritense. 

Arco romano de Trajano
El Arco de Trajano de Mérida


Templo de Diana


El Templo de Diana es otro de los símbolos más característicos de Mérida. Se construyó a finales del siglo I antes de Cristo. Se puede decir que es el único templo religioso que permanece de la época romana en Mérida en buenas condiciones. Eso sí, estaba dedicado al culto imperial y no a la diosa Diana. En el siglo XVII, un historiador creyó que estaba dedicado a esta diosa, pero mucho después encontraron evidencias de que no. Ya era demasiado tarde para cambiarle el nombre.

Destaca su parte frontal, en cuya parte más elevada hay un arco de medio punto. Lo más espectacular es la columnata que rodea al edificio.

En el siglo XVI un conde puso sus miras en el Templo de Diana y construyó su vivienda utilizando para ello parte de la estructura. Esto, en parte, ha ayudado a que se conservara durante los últimos siglos. 

Templo romano de Diana
El Templo de Diana, un icono romano

Dispone de un escenario donde se realizan obras. Lo rodea un pequeño graderío.

Muy cerca del Templo de Diana de Mérida podemos ver el Pórtico del Foro Romano. Fue construido en el siglo I después de Cristo. No se conserva tan bien, pero sirve para que los turistas se hagan una idea de lo que llegó a ser hace dos milenios.

Cuenta con un edificio porticado con un muro. Los restos que hoy podemos ver no son los originales, que se encuentran en el Museo Nacional de Arte Romano, sino una reproducción. 

Pórtico del Foro romano de Mérida
Pórtico del Foro Romano


Puente Romano de Mérida


Un lugar único en importancia y vistosidad. El Puente Romano sobre el Guadiana es otra de las cosas que ver en Mérida en un día. Mucha historia, muchas pisadas, muchos carruajes y coches han pasado por esta estructura que se mantiene en pie desde hace más de 2.000 años.

Por aquí pasa la vía de la Plata. El puente fue construyéndose al mismo tiempo que crecía Emérita Augusta y se convertía en una de las ciudades más importantes de la historia romana. Mide en total 792 metros.

El Puente Romano hoy en día es peatonal y para ciclistas. Sin embargo hasta 1991 por él pasaban todo tipo de vehículos a motor. Y ahí estuvo aguantando las acometidas. Y lo que le queda.

Conserva gran parte de la obra original, aunque ha tenido que ser reconstruido parcialmente en algunos en algunos de sus arcos debido a la Guerra de la Independencia, por un lado, y a una fuerte riada, por otro.

En el tercio más cercano a la alcazaba, podemos ver un sendero que sale directamente del puente hacia la conocida como la Isla. Es un espacio muy bonito para pasear, hacer deporte y contemplar las vistas. 

Puente romano sobre el río Guadiana
El puente romano sobre el río Guadiana


La alcazaba de Mérida


Cambiando de época, justo al final del Puente Romano podemos visitar la alcazaba árabe. Es la fortificación musulmana más antigua de la Península Ibérica. El lugar, sin duda estratégico, es perfecto para controlar el puente y defender la ciudad de los invasores. 

Interior de la alcazaba árabe de Mérida
Interior de la alcazaba árabe

Este lugar es el único que permanece de la época árabe en la capital extremeña. Tiene más de 20 torres defensivas y podemos subir a las murallas, desde donde hay unas estupendas vistas.

Sin duda uno de los espacios que más impresiona de este complejo es su aljibe. Se trata de uno de los mejores conservados de España. Podemos bajar por una doble escalera y ver el agua cristalina, con peces. 

Escaleras para bajar al aljibe árabe

La sede de la Presidencia de la Junta de Extremadura está en una de las zonas de la alcazaba árabe. Es una de las cosas que ver en Mérida y que no pueden faltar. 

Frente a la alcazaba, en una rotonda, podemos ver la estatua de la Loba Capitolina. Se trata de una reproducción de la original que regaló Roma a la ciudad.

Casa del Mitreo y los Columbarios


Cerramos la visita de un día por Mérida conociendo la casa del Mitreo y los Columbarios. El nombre viene por su cercanía a unos restos arqueológicos que se creen que pertenecieron a un templo dedicado al dios Mitra. Se construyó entre el siglo I y II. Ha sufrido reformas posteriores.

Destaca sobre todo un precioso mosaico, que es uno de los más bonitos encontrados en la ciudad. El mosaico Cosmológico representa al mundo y los elementos de la naturaleza. 

Mosaico de la casa del Mitreo
Mosaico principal de la casa del Mitreo

Se cree que se trata de una casa señorial construida fuera de los muros de la ciudad.

Desde aquí podemos caminar hasta los Columbarios. Se trata de un área funeral. Podemos ver tumbas muy variadas, pero también edificios funerarios pertenecientes a dos familias romanas.

Con este lugar ponemos punto y final a un recorrido circular, a pie, por los principales lugares turísticos de Mérida. En nuestro caso nos tomó unas 7 horas, con parada para comer, realizar toda esta visita.

Consejos para visitar Mérida


Se trata de una ciudad pequeña, que podemos recorrer perfectamente en un día. Si queremos verla en su totalidad, sin prisas, y además disfrutando de las vistas nocturnas, lo mejor es pasar al menos una noche aquí. Hay muchísima oferta hotelera para todos los bolsillos.

Para comer, hay numerosos restaurantes y bares cerca del teatro romano, así como en la Plaza de España. En cualquiera de ellos podemos disfrutar de gastronomía muy variada, con productos extremeños. Recomiendo algunos de los bares de tapas que hay en las calles cercanas a la Plaza de España y así probar variedad.

El consejo principal es adquirir la entrada conjunta para los monumentos. Es la mejor manera, sin duda, de visitar Mérida. Ahorramos dinero y además tiempo.

Sobre el mejor momento del día para visitar cada monumento, yo personalmente lo haría de la manera en que he escrito el artículo. Empezar por el teatro y anfiteatro al principio de la mañana. De esta manera evitamos aglomeraciones, especialmente en temporada alta y fines de semana.

Respecto a la época del año, cualquiera es buena para visitar Extremadura y su capital. Eso sí, en los meses de verano el calor aprieta y lo mejor es realizar las visitas a primera hora de la mañana y también las últimas.

En cuanto al aparcamiento de coches, que es la manera en la que llegan muchos turistas, podemos aparcarlo sin problemas en la calle que hay justo entre el estadio de fútbol y el teatro romano. Es una calle muy larga, con aparcamiento a ambos lados, y donde normalmente no hay ningún tipo de problemas para encontrar estacionamiento. En las calles más céntricas sí puede ser más complicado, además de que suelen ser de pago. 

Mapa de lugares para visitar en Mérida


No hay comentarios:

Publicar un comentario