jueves, mayo 03, 2018

Qué ver en Irlanda del Norte: naturaleza, ciudades e historia

La isla de Irlanda es un destino muy popular para los amantes de la naturaleza y de disfrutar de preciosos paisajes. Este territorio está dividido en dos, como sabemos. Al sur está la República de Irlanda y en la parte de arriba, la zona que pertenece a Reino Unido. En este artículo vamos a hablar de qué ver en Irlanda del Norte. Cuáles son los lugares imprescindibles para recorrer en unos días y algunas recomendaciones para hacerlo.

Una de las mejores cosas que ver en Irlanda del Norte es su naturaleza


Qué visitar en Irlanda del Norte


Hace unos años hicimos una ruta de 5 días por Irlanda. Tuvimos tiempo de conocer algunos lugares de la zona norte. Una mezcla de espacios naturales, ciudades, historia y mucho más. Un recorrido por las zonas más destacadas y bonitas.

Irlanda del Norte es un territorio pequeño. Tiene una superficie casi idéntica a la provincia de Sevilla, por ejemplo. Es perfecto para pasar pocos días y poder recorrer los principales lugares sin mayores problemas. Para mí, estos son los imprescindibles que hay que ver en Irlanda del Norte.

Belfast, la capital de Irlanda del Norte


No puede faltar su capital, Belfast. Es la segunda ciudad más grande de toda la isla. Se trata de un lugar con mucha historia. Zonas muy interesantes para conocer, aunque uno de los principales reclamos son sus monumentos.

Podemos iniciar un recorrido visitando su Ayuntamiento, un edificio muy representativo. Destaca por encima de todo su cúpula y también las dos torres. Quien desee puede visitarlo por dentro. Es gratis.

También, en su casco histórico, podemos ver otros lugares muy famosos como la torre del reloj de Albert, o el famoso The Big Fish, una estatua junto al puerto. 

The Big Fish, uno de los iconos de Belfast

El centro de Belfast se recorre perfectamente a pie. Si no disponemos de mucho tiempo, no hay problema. Lo normal es que con una mañana bien aprovechada podamos ver los principales lugares de la capital norirlandesa.

Pero como he mencionado, Belfast guarda muchos lugares históricos. Algunos, eso sí, no son nada positivos y tienen un pasado reciente que muchos irlandeses prefieren olvidar y no seguir recordando.

La ciudad ha estado dividida en las últimas décadas entre aquellos que querían continuar como parte de Reino Unido y los que preferían independizarse y unirse a Irlanda. Estos últimos consideran que la isla debe de ser un único país, como fue hasta que los británicos se anexionaron este territorio. Hay un barrio católico, que son los pro Irlanda, y un barrio protestante, los favorables a la unión británica.

Cada uno de ellos cuenta con diferentes murales en apoyo a víctimas, políticos e ideales. Y sí, aquí hubo mucha sangre hasta hace relativamente poco tiempo. Tanto por un bando como por otro. Es la historia más oscura de este bonito territorio. Todavía hoy las heridas no están de todo cerradas, aunque por suerte los enfrentamientos cesaron hace años.

En un artículo hablamos todo lo relacionado con los murales de Belfast. Un recorrido que hicimos a pie. Es muy interesante. 

Parte de los murales de Belfast


Derry


Derry es una de las principales ciudades de Irlanda del Norte. Está justo al límite fronterizo, en la parte oeste. Aquí tuvo lugar el conocido como Domingo Sangriento, en 1972. Uno de los capítulos más tristes de los enfrentamientos civiles ocurridos durante las últimas décadas.

En esta ciudad también hay un espacio para memoriales y murales. No es tan amplio, ni mucho menos, como en Belfast. Sin embargo guarda mucho significado para los locales, ya que aquí hubo muchos enfrentamientos.

La ciudad es pequeña y se recorre perfectamente a pie. Prácticamente todo lo monumental está dentro de las murallas. 

Zona de murales en Derry


Naturaleza en Irlanda del Norte


Pero si hay algo que, al menos bajo mi punto de vista, destaca en Irlanda del Norte es su naturaleza. Hay lugares increíbles que no han pasado desapercibidos para los turistas que han llegado a este territorio. Voy a nombrar algunos que visitamos, pero hay muchos más y, sobre todo, lo mejor es encontrarte cosas por el camino.

La Calzada del Gigante


Sin duda es lo más conocido. Si hay un lugar que ver en Irlanda del Norte y que no puede faltar, es este. Mucha gente llega aquí solo para visitar este espacio natural increíble. Es un área que cuenta con varias decenas de miles de columnas de basalto. Esto se formó después del rápido enfriamiento de lava volcánica. Se cree que tuvo lugar hace aproximadamente 60 millones de años.

Fue declarado Patrimonio de la Humanidad y no es para menos. A todos aquellos que les guste la naturaleza, este lugar no puede faltar. En un artículo anterior hablamos más a fondo de nuestra visita a la Calzada de los Gigantes

La Calzada del Gigante, un imprescindible en Irlanda del Norte


Puente colgante Carrick-a-rede


No solo se trata del puente, sino de todo lo que hay alrededor. Es un espacio natural muy bonito. Podemos cruzar por este puente colgante hasta una pequeña isla al norte de Irlanda. Está muy cerca de la Calzada del Gigante. Se ha convertido en un lugar muy popular por los turistas en los últimos años.

Hay que tener en cuenta que la entrada a este lugar no es libre. Hay que pagar y tiene horarios. Pero merece mucho la pena. Cuenta además con una amplia zona de aparcamientos, por lo que no hay problemas en ese sentido.

Quizás no sea adecuado para quienes lo pasen mal con las alturas. Durante nuestra visita vimos a gente que lo estaba pasando mal. La verdad es que se mueve bastante al pasar, más aún en días de viento (incluso llegan a cerrarlo por la climatología). Pero tampoco es algo exagerado.

Las vistas desde el puente colgante Carric-a-rede son muy bonitas, con muchos acantilados. Incluso, en días despejados, podemos llegar a ver Escocia. 

El famoso puente colgante de Carrick-a-rede


The Dark Hedges


Este camino seguro que les resulta muy familiar a los fans de Juego de Tronos. De hecho, gracias a la serie se ha hecho muy famoso. Cada año lo visitan miles de turistas que no dudan en parar sus coches en la cuneta y hacer fotos. Se encuentra muy cerca de los dos lugares anteriores, por lo que es perfecto para visitarlo en la misma ruta.

Se trata de una serie de árboles que hay a ambos lados de la carretera y que se cruzan, llegando incluso a tocarse. Esto provoca que el cielo, en algunos tramos, no se vea.

The Dark Hedges encuentra junto a una antigua mansión, donde hoy en día hay un campo de golf. En su momento decidieron sembrar allí esos árboles que en la actualidad son tan famosos.

En definitiva, una parada más en Irlanda del Norte. Otro lugar natural, aunque tenga cierta mano del ser humano. 

The Dark Hedges, el camino más famoso gracias a Juego de Tronos


Consejos para visitar Irlanda del Norte


El primer consejo para visitar Irlanda del Norte es alquilar un coche. Esto es muy importante, ya que si queremos ver lugares naturales, el transporte público es muy limitado. Perderíamos mucho tiempo y en caso de querer contratar excursiones, suelen ser bastante caras. Lo mejor es tener un coche y recorrerlo a nuestro aire.

Existen compañías que no ponen inconveniente en pasar de Irlanda a Irlanda del Norte. Eso sí, hay que preguntar bien antes. Algunas cobran un suplemento y no podemos entrar libremente si en el contrato pone que no se permite, ya que el seguro no se haría cargo de eventuales problemas.

También hay que tener en cuenta que aquí se utiliza la Libra esterlina. En la zona sur de la isla usan el Euro como moneda, pero no en Irlanda del Norte. Por tanto aquí nuestros euros no valen. La recomendación es llevar una tarjeta bancaria, ya que las suelen aceptar en todos lados. Nosotros usamos Ferratum Bank, que es la mejor en la actualidad para viajar. No tiene comisiones y el cambio de divisa es perfecto.

El enchufe es el británico. Hay que llevar, por tanto, un adaptador. No nos sirve el tipo de conectores que utilizamos en España y en la mayor parte de los países europeos.

Verano suele ser la mejor época para visitar este país. Tendremos una temperatura más agradable y, en principio, menor probabilidad de lluvia. Sin embargo es una zona donde puede llover en cualquier momento y el tiempo cambia bastante. Es importante llevar siempre algo de ropa de abrigo, incluso en verano, y no puede faltar un chubasquero. Mi consejo es llevar un chubasquero en vez de un paraguas, ya que también puede hacer bastante viento.

Todo esto se puede ver perfectamente en 4 días. Incluso 3, si aprovechamos bien el tiempo. Tanto Belfast como Derry basta con estar una noche en cada sitio. Los lugares naturales más destacados, que son los tres que he mencionado, se encuentran muy cerca y perfectamente se visitan en una jornada.

Mapa de localización


No hay comentarios:

Publicar un comentario