jueves, mayo 10, 2018

Ica: oasis de Huacachina, buggies y sandboard por las dunas

Seguimos con el viaje por Perú y este día hicimos diferentes actividades por la ciudad de Ica. Es uno de los sitios más visitados de esta zona del país por lo que tiene alrededor. Uno de los lugares que no hay que perderse es el oasis de Huacachina, el único que se conserva en toda América. También es muy bonito pasear por las dunas del desierto, así como otras zonas de interés que podemos visitar en las cercanías.

Vistas del oasis de Huacachina, en Ica, desde las dunas


Qué ver en Ica en una mañana


Ese día después de desayunar salimos a la aventura a ver qué encontrábamos para realizar las diferentes actividades que teníamos en mente. Lo principal era ir al oasis de Huacachina y también montarnos en buggies por las dunas del desierto, algo que es muy popular aquí. El día anterior intentamos buscar alguna agencia de viajes pero no vimos gran cosa.

Todo lo contrario pasó por la mañana. Nada más acercarnos a la plaza de Armas de Ica se nos empezaron a acercar diferentes publicistas ofreciendo tours guiados. La verdad es que no hay que preocuparse en este sentido, ya que la oferta es bastante amplia. Basta con dar una vuelta por la plaza principal y encontraremos muchas opciones.

Normalmente la excursión que ofertan es la misma. Una visita a una bodega típica para conocer la producción del pisco, las Brujas de Cachiche, la palmera de las siete cabezas, el oasis de Huacachina y recorrido en buggy por las dunas del desierto con sandboard. Además lo normal es que incluyan uno o dos lugares pactados por la agencia para sacarse un dinero. En nuestro caso nos llevaron a una tienda de dulces donde nos dieron algunas pruebas gratuitas.

El precio varía y la verdad es que se puede regatear bastante. Incluso si se quiere dar una vuelta por la plaza e ir preguntando, el precio va bajando conforme pasa el tiempo. No sé si esto será siempre así tan fácil, quizás en temporada alta de mucho turismo la cosa sea distinta. En nuestro caso nos ofrecieron ese tour que he mencionado por 40 soles (1€=4 soles). La verdad que es bastante económico porque son 8 horas.

Pero al final lo sacamos por 30 soles y sin tener que regatear demasiado. Lo contratamos con la agencia de viajes Kiwi Tours, que está en la plaza de Armas, dentro de un edificio (hay que subir a la primera planta y allí hay varias agencias turísticas). Pero en general son todas iguales más o menos. Eso sí, hay que sumar 3,6 soles de tasas por entrar a las dunas.

Así pues, tras dejar cerrado el tour para ese día, nos pusimos a conocer un poco la ciudad. Teníamos aún un par de horas hasta las 11 de la mañana que comenzaba. Fuimos hasta la iglesia de San Francisco de Asís, por la que pasamos la noche anterior. Ese día era Domingo de Ramos y había bastante movimiento de gente en torno a las iglesias. Esa concretamente estaba muy adornada y estaba a punto de empezar una misa.

Iglesia de San Francisco de Asís, con uno de los tuk-tuk típicos de Ica delante

Aquí cogimos un tuk-tuk por la curiosidad hasta donde se encuentra, de forma provisional, la catedral de Ica. Nos costó 2 soles y fue un trayecto corto, de no más de 5 o 6 minutos. Y el motivo de que la catedral esté ahí de forma provisional, es debido a un fuerte terremoto que hubo en Ica en 2007. La catedral se derrumbó prácticamente en su totalidad y ahora la gente va a rezar a una nave habilitada para ello, hasta que las obras de reconstrucción finalicen. Estas obras parece que van a tardar aún un tiempo. El motivo, según nos contaron, es que querían construir el templo muy distinto a como era antes y eso no gustó a los locales y lograron paralizar la obra.

Volvimos hacia el centro, esta vez caminando. La catedral original no la vimos en ese momento, aunque sí nos topamos con otra iglesia que también estaba bastante dañada por el terremoto.

Iglesia afectada por el terremoto de Perú en 2007

Llegamos nuevamente a la plaza de Armas. Ica es una ciudad que, si bien no es excesivamente pequeña, se puede recorrer a pie fácilmente. Ese día, por la festividad, estaban preparando un desfile en la plaza. Al llegar vimos que estaban cerrándola al paso peatonal y había sillas colocadas y banderas.

Entramos en una cafetería con buenas vistas para hacer tiempo y de paso ver el desfile. Había una orquesta y al poco tiempo pasaron desfilando con una gran bandera de Perú que luego izaron.

Desfile con la bandera de Perú en la plaza de Armas de Ica

Excursión por Ica y alrededores


Se acercó la hora de empezar el tour y fuimos hacia la agencia. Al poco tiempo, bastante puntuales, salimos a un patio trasero del edificio donde nos montamos en una furgoneta para hacer las diferentes visitas.

De camino al primer lugar marcado en la ruta, pasamos por donde se encontraba la catedral de Ica. Estaba todo en obras y en estado muy inicial. A los pocos minutos llegamos a la primera parada, que era la tienda de dulces. Nos dieron a probar diferentes variedades y la idea es que los turistas compren y la agencia se lleva comisión. Nadie obliga, por supuesto, y ni siquiera lo ofrecen realmente. No es como en otros lugares donde te pueden presionar más en este sentido.

Furgoneta en la que realizamos la excursión por los alrededores de Ica

Aquí estuvimos no más de 10-15 minutos y continuamos hacia la siguiente parada, que fue la bodega Pampas. Esta visita sí me pareció bastante interesante. Nos explicaron cómo fabrican el pisco, la diferencia que hay con el vino, las variedades de uva, etc. Me preguntaba cómo en un lugar tan seco, donde prácticamente no llueve, podía haber tantos viñedos. Allí nos explicaron que utilizan el riego por inundación dos veces al año. Aunque no llueve, hay bastante agua subterránea.

Después de explicarnos algunas cosas sobre todo lo relacionado con la bodega y la producción del pisco y vino, nos dieron a probar diferentes muestras de los productos que venden. La idea, una vez más, es que los turistas compraran alguna botella.

Tras esto continuamos nuestra ruta y paramos en un pequeño pueblo conocido por las Brujas de Cachiche. Parece ser que aquí hace unas décadas había unas mujeres que se dedicaban a curar niños con enfermedades, especialmente relacionadas con el habla. Eran consideradas brujas y el lugar se hizo famoso especialmente cuando el hijo mudo de un político importante de la ciudad, fue hasta aquí y de alguna manera comenzó a hablar. Le pusieron una estatua a la mujer.

Este sitio seguramente fue lo menos interesante de todo el tour que hicimos. Por suerte no estuvimos más de 10 minutos, porque además el sol empezaba a calentar. 

La palmera de siete cabezas


Lo siguiente que visitamos fue la famosa palmera de las siete cabezas. Está en el pueblo de Cachiche, donde parece que el misterio le rodea bastante. Los científicos no han logrado dar una explicación real a esta curiosidad. Se trata de una palmera que no crece recta, sino que crece a lo largo del suelo, como si fuera una serpiente. Tiene siete cabezas, pero en realidad solo se ven seis. La séptima la cortan constantemente. Hay una leyenda local que dice que si se deja crecer la séptima cabeza, habría una maldición al pueblo y ocurriría una gran inundación.

La famosa palmera de siete cabezas

Oasis de Huacachina


Y llegamos al oasis de Huacachina. El tour hizo una parada de unas tres horas para que cada uno hiciera lo que quisiera. Esta zona es muy turística, por lo que está llena de restaurantes. También es posible bañarse en el oasis, aunque no fue nuestro caso. El lugar es muy bonito, sobre todo con las vistas de las grandes dunas del desierto detrás.

Este oasis surge gracias a la acumulación de aguas subterráneas. Aquí prácticamente no llueve nunca. Alrededor del oasis hay mucha vegetación, lo que hace que este lugar sea muy bonito sobre todo si se ve desde arriba. Todo está rodeado de dunas, de arena, y en el medio un pequeño lago con vegetación.

Está a unos 5km de Ica y se ha convertido en todo un complejo turístico. Podemos ver bares, restaurantes, tiendas, hoteles incluso…

El oasis de Huacachina

Después de echar unas fotos y dar una vuelta por la laguna, fuimos a comer. A esas horas del día el calor apretaba bastante. Los precios por aquí son más caros que en la ciudad, ya que es un lugar muy turístico. Eso es lógico y también la comida, según vimos, no es tan buena. Hay especialmente cosas tipo hamburguesas y menús rápidos así para extranjeros. Nos pedimos un menú que incluía una hamburguesa, patatas, ensalada y zumo por 19 soles. No deja de ser un precio bastante bueno, ya que no llega a 5 euros, pero eso mismo en la ciudad se encuentra fácil por 10-12 soles. 

Buggies por las dunas


Hicimos un poco de tiempo para que se acercara el reloj a las 16:00h que es cuando empezaba el recorrido en buggy por las dunas del desierto. Esta fue sin duda la actividad más interesante que hicimos en todo el día. Lo recomiendo mucho.

Consiste básicamente en recorrer las dunas del desierto, pero como si de una montaña rusa se tratara. Nos recomendaron no llevar el estómago muy lleno y la verdad es que tienen razón. Hay gente que lo pasa mal y vomita. Los movimientos son bastante bruscos y hay saltos constantemente. Pero muy, muy recomendable.

Buggy por las dunas del desierto de Ica

Una vez dimos vueltas locas por las dunas, el conductor paró el buggy y sacó las tablas para hacer sandboard. Esto es deslizarse desde una duna para abajo. No es para nada peligroso, aunque alguno que venía en el tour con nosotros no se atrevió a hacerlo. Básicamente es tumbarse en la tabla, levantar los pies para no rozar con la arena y deslizarte.

Tabla para hacer sandboard en las dunas de Ica

Hicimos esto un par de veces y fuimos hasta una parte del desierto desde donde se ve el oasis de Huacachina perfectamente abajo. Aquí estuvimos unos minutos y volvimos para abajo y finalizamos así el recorrido por las dunas. Esperamos un ratillo hasta que llegó la furgoneta con otros turistas y nos llevaron de vuelta a Ica y pusimos fin al tour, que fue bastante completo e interesante. 

De Ica a Nazca en autobús


Esa noche viajábamos en autobús hacia Nazca. Quedaban 2 o 3 horas hasta que saliera el autobús de Ica a Nazca e hicimos tiempo en la misma cafetería de por la mañana. Luego fuimos a por el equipaje que lo dejamos en el hostal y tiramos para la estación Cruz del Sur.

El trayecto de Ica a Nazca duraba cerca de 3 horas. Llegábamos sobre las 23:00h a Nazca. Por suerte nos pusieron algo de comer en el trayecto en bus, porque a esa hora ya es tarde para cenar en Perú.

Nos hospedamos en el hostal Nasca Travel One. Estaba bastante bien, aunque alejado de la estación y de la zona céntrica. Tuvimos que caminar bastante hasta llegar allí y prácticamente ese día no hicimos mucho más. Descansamos y al día siguiente visitamos las líneas de Nazca.

Consejos para visitar Ica y realizar excursiones


Por Internet pude ver, antes de llegar a Perú, que se podían reservar excursiones. Algunas como un recorrido en buggy por el desierto junto al oasis de Huacachina. Los precios oscilaban los 20 euros e incluso 30 en algunos casos. Precios que para nada se corresponden con los que se encuentran allí. Por tanto el primer consejo es no contratar nada por Internet y hacerlo todo allí, en Ica. Es mucho más barato, seguramente tours más completos y además hay muchas opciones.

También tengo que recomendar llevar crema solar para todo el día. Estamos en mitad del desierto y el sol quema muchísimo. Es importante llevar gorra también. Eso sí, cuidado con la gorra que vimos como a alguno se le volaba al montarse en buggy.

En principio no es necesario estar más de un día en Ica. Nosotros llegamos un día por la noche y al día siguiente realizamos el tour completo, así como la visita a los principales lugares de la ciudad por la mañana. Pienso que no merece la pena pasar más de una noche. No obstante, hay viajeros que deciden dormir una noche en el oasis. Es otra opción, aunque no lo veo demasiado interesante la verdad.

Mapa de localización


No hay comentarios:

Publicar un comentario