viernes, abril 27, 2018

Qué hacer y qué ver en un día en Tiráspol (Transnistria)

Tiráspol, la capital de Transnistria, un país que prácticamente nadie reconoce, es uno de esos destinos diferentes que podemos encontrar en Europa del este. A quienes les guste ir a lugares sin casi turistas, una ciudad que se conserva como hace décadas y distinto al resto del continente, sin duda este lugar es el suyo. Vamos a explicar qué hacer y qué ver en Tirásol en un día. Cómo aprovechar un viaje a Transnistria.

Monumento del tanque de Tiráspol
Monumento del tanque, una de las cosas que ver en Tiráspol


Qué ver en Tiráspol


Es una ciudad muy accesible a pie. Si queremos no tenemos necesidad de utilizar ningún medio de transporte. De la estación de tren y autobuses al centro se puede ir perfectamente andando, así como a los principales lugares turísticos. Por tanto, es un sitio perfecto para pasar una única jornada.

En una visita de un día a Tiráspol podemos ver todos sus principales atractivos turísticos sin problemas. Es una ciudad que, según el tipo de turistas que seamos, nos sorprenderá de una u otra manera. No esperemos una gran urbe moderna, con altos edificios y coches lujosos. Veremos todo lo contrario: edificios de pocas plantas, de aspecto soviético y coches de otra época, en general.

La capital de Transnistria es una ciudad limpia, ordenada y donde casi todo lo interesante para los viajeros que lleguen aquí está a lo largo de la calle 25 de Octubre. Y sí, aquí nos encontraremos muchos guiños a la era soviética, estatuas, emblemas y, como hemos visto, los nombres de las calles.

Lo normal es que lleguemos a la estación de tren o autobuses, que están al lado, desde Moldavia o Ucrania. Por tanto el recorrido para hacer en un día en Tiráspol lo voy a iniciar partiendo de aquí y todo a pie.

Autobús de la era soviética que podemos ver por las calles

Sé que muchos llegaréis a este artículo sabiendo que solamente tenéis 10 horas para ver Tiráspol. Es el tiempo máximo que permite el visado gratuito que nos dan a la entrada a este peculiar territorio. Tengo que decir que todo lo que hay que ver, da tiempo de hacerlo en ese tiempo.

Al salir de la estación, justo enfrente nos encontramos con la calle Lenin. Una prueba más de cómo se conserva la historia soviética en esta ciudad. Es una calle ancha, de las más importantes ya que une la estación con la calle 25 de Octubre, donde están los lugares turísticos.

El recorrido a pie es de algo menos de 1,5km. Al poco tiempo de comenzar a andar, a la derecha nos encontraremos con una bonita zona verde. Se trata del parque Kirov, en cuyo interior podemos ver una iglesia ortodoxa bastante curiosa.

Iglesia dentro del parque Kirov


Calle 25 de Octubre de Tiráspol


Andando unos cientos de metros más, llegamos a la calle 25 de Octubre de Tiráspol. La reconoceremos inmediatamente, ya que se trata de una vía muy ancha y llena de edificios importantes. De hecho, los principales monumentos de la capital de Transnistria están en esta amplia avenida que, de punta a punta, mide unos 3km.

Calle 25 de Octubre, la principal de Transnistria

Mi recomendación es empezar primero por los puntos más al este, ya que son menos. Por tanto, una vez lleguemos a la calle 25 de Octubre, hay que girar a la izquierda. Una vez andemos unos metros más, veremos el inconfundible Palacio de los Soviets. Este edificio blanco guarda un gran simbolismo para la ciudad y el país.

Justo delante veremos un busto de Lenin. Encima del edificio tampoco falta la estrella soviética. Una muestra más de cómo este territorio parece que ha permanecido en una cápsula del tiempo durante las últimas décadas. Al lado del Palacio de los Soviets veremos una especie de memorial con las fotografías de algunos fallecidos, y una bandera de Transnistria.

Si continuamos por el mismo recorrido dirección al este, al fondo veremos el Teatro de Tiráspol. Eso sí, no es nada del otro mundo.

El Teatro de Tiráspol

Sí es mucho más bonito e interesante el parque de Tiráspol, que está justo detrás del teatro. Es un bonito espacio verde, bastante amplio, donde veremos a locales pasear, leer y echar el rato. La portada me recordó ligeramente al Parque Gorki de Moscú. No es tan grande ni espectacular, evidentemente.

Puerta de entrada al parque de Tiráspol

Podemos andar por el parque y nos encontraremos con bastantes detalles soviéticos en carteles, ilustraciones, estatuas… También recomiendo pasear por los alrededores del parque, ya que son zonas residenciales y es bastante interesante darse una vuelta y observar las edificaciones.

En todo esto no debemos de perder más de una hora y media. Es un recorrido corto y, salvo que queramos dedicar más tiempo en el parque, no hay mucho más.

De aquí lo ideal es volver nuevamente a la calle 25 de Octubre y continuar el recorrido, esta vez hacia el oeste. Si volvemos al punto donde se cruza con la calle Lenin, a los pocos metros veremos la Casa de la República. Eso sí, no es un edificio que esté justo en esta calle, sino en una paralela y lo oculta un poco otro edificio. Pero vamos, no tiene pérdida y en el mapa de debajo del artículo marco los puntos.

Casa de la República

Por toda esta calle veremos un gran contraste de edificios y también observaremos cómo el país, la ciudad, poco a poco va modernizándose. Podemos ver edificios que bien recuerdan a la época soviética, pero también otros más modernos, restaurantes y tiendas.

Por aquí, por cierto, podemos ver las embajadas de Abjasia y Osetia del Sur. Se trata de otros dos territorios que prácticamente nadie reconoce y que tienen aquí su sede. Imagino que Transnistria tendrá también representación en estos otros territorios. Acuerdos mutuos para darse un poco de publicidad y apoyo.

Las embajadas de Abjasia y Osetia del Sur, en la calle 25 de Octubre

Y por el camino algún que otro recuerdo soviético, simbología con la hoz y el martillo e imágenes de lo que parecen militares o altos cargos del país. Todo en forma de memorial.

Por toda esta avenida pasa el trolebús, el medio de transporte más indicado si no queremos andar. Es tremendamente barato y conecta con la estación.

Tanque y sede del Gobierno de Transnitria


Y llegamos por fin a la zona que, al menos para mí, es más bonita e interesante. Un punto que no puede faltar en una visita de un día a Tiráspol. A un lado, el monumento a Suvorov, un antiguo general ruso del siglo XIX; al otro un tanque apuntando a Moldavia. Este tanque es sin duda una de las imágenes más características de Transnistria. Los que lleguen desde Moldavia y tengan los ojos bien abiertos, verán que en la frontera hay algunos tanques ocultos (y no tan ocultos).

Encima del tanque, claro, la estrella soviética y una bandera de la URSS pintada. Al lado está la capilla de St. George, con la cúpula dorada brillante.

También al lado veremos un memorial a los caídos en la guerra que tuvo lugar, durante casi 5 meses, en 1992. Aunque los conflictos ya venían sucediéndose desde 1990. Esta guerra enfrentó a Transnistria, con apoyo del ejército ruso, con Moldavia. El objetivo era conseguir la independencia que, desde entonces, tienen aunque no de manera oficial ni reconocida.

Memorial a los caídos de Transnistria
En este memorial hay diferentes placas, nombres de personas fallecidas y una llama eterna. 

Por aquí podemos ver otra de las imágenes de Tiráspol: el famoso cartel con la bandera y escudo de Transnistria. Vemos la hoz y el martillo, símbolos soviéticos, así como el año 1990 y 2017 (en el año de nuestra visita) que van cambiando cada año.

El cartel más famoso de Transnistria y, al fondo, la sede del Gobierno

Allí al lado está la sede del Gobierno de Transnitria. Otro de los puntos que hay que visitar en Tiráspol aunque sea en una visita de unas horas. Aquí tenemos también otra estatua de Lenin, esta vez más grande.

Sede del Gobierno de Transnistria y la estatua de Lenin delante

Casi en el otro extremo de esta larga avenida, podemos ver un curioso monumento soviético. También podemos echar un vistazo a la playa del río Dniéster. Si vamos en verano y tenemos tiempo, siempre podemos darnos un baño. Se baja por unas escaleras cerca del conocido tanque y la sede del Gobierno de Transnistria.

Dónde comer en Tiráspol


Comer en esta ciudad es muy barato, como el país en general. Mi recomendación es ir a alguno de los restaurantes que hay a lo largo de la avenida principal. Por unos 5€ puede comer una persona más que bien. Durante nuestra visita a Transnistria comimos en un restaurante que se llama Mafia.

Restaurantes donde comer en Tiráspol
Mafia y Casta, dos restaurantes donde comer en Tiráspol

Quizás si nos salimos de esta calle tendremos más dificultades para encontrar restaurantes. Otro también muy bien valorado por otros turistas, aunque nosotros no entramos, es el Casta, que está justo al lado del Mafia.

Una franquicia muy popular y que también podemos encontrar en Chisinau es Andy’s Pizza. Además de pizzas hay una gran variedad de comidas y también es muy económico.

Con esto pondríamos punto y final a una visita de un día por Tiráspol. Hay más cosas, como el famoso estadio de fútbol del Sheriff o incluso una visita a la cercana localidad de Bender y su fortaleza. Sin embargo esto ya sería si tenemos tiempo de forma holgada y vamos más rápido. Hay que recordar que el visado gratuito dura solo 10 horas.

Mapa de localización


No hay comentarios:

Publicar un comentario