martes, abril 03, 2018

Excursión fallida a la cueva de hielo y día en Höfn

Para este día teníamos una excursión a una cueva de hielo en Vatnajökull y andar por el glaciar. Sin embargo la climatología se complicó mucho y en la zona más oeste del país, estaba pasando una tormenta de nieve. Esto hizo que cancelaran la excursión y nos quedáramos sin poder hacerla y en Höfn, un pueblo donde tampoco hay demasiado. Pero ir a Islandia, y más en invierno, puede traer estas cosas.

El puerto de Höfn. Foto resumen de cómo estaba el día

Cancelada la excursión a la cueva de hielo


Reservamos la excursión con Extreme Iceland. No fue barata, como casi todo en Islandia. El punto de quedada era el parking cerca de la cascada de Svartifoss, a la que no pudimos ir el día anterior.

La excursión duraba unas 4 horas y visitábamos una cueva de hielo, algo que, según pude leer, solo se puede hacer en Nueva Zelanda, Alaska e Islandia. Y no todo el año, sino solamente en los meses de invierno.

La verdad que era algo interesante y que queríamos hacer. Es cierto que he leído de algún turista español que lo ha hecho y dice que no merece la pena pagar tanto dinero. Pero bueno, es algo casi único en el mundo y una experiencia diferente. No pudo ser. La empresa, eso sí, se portó correctamente. Nos avisó el día antes tanto por SMS como por correo y, sin tener que hacer nada, nos reembolsó el dinero íntegro. 

Foto de la cueva de hielo que se puede ver en la web de Extreme Iceland

Así pues, ese día nos levantamos sin prisas, desayunamos tranquilos y vimos lo que todo el mundo alertaba el día anterior: estaba lloviendo muchísimo. No tenía pinta de parar. Pero claro, ¿qué pintamos en un hostal de Islandia sin salir? 

Höfn


Cogimos el coche y nos fuimos a ver el pueblo de Höfn, cerca de donde nos alojábamos. Es un pueblo pesquero muy pequeño. Apenas tiene 2.000 habitantes. La verdad es que no hay nada que hacer en lo que es el pueblo. Dimos una vuelta por el puerto y por calles residenciales. Eso sí, casas muy bonitas.

El día anterior en el hostal nos hablaron de unas pozas de agua termales que había a una media hora de Höfn. El día estaba malísimo, pero fuimos a ver qué tal. Nos informaron en el hotel donde pensábamos que era, que realmente estaba a un par de kilómetros.

El problema es que para llegar hasta allí había que acceder por una carretera en muy mal estado. Lo intentamos pero vimos que no merecía la pena. Nos podíamos quedar allí atrapados en mitad de la nada y el día no estaba para eso.

Por tanto volvimos a Höfn. Ya era más o menos las 12 de la mañana y hora para ir viendo dónde comer. Y no tuvimos demasiada suerte en un principio. Buscando por Internet algunas recomendaciones, todos esos restaurantes estaban cerrados. 

Comida en Zbistrot


Al final dimos con uno que estaba abierto y tenía buena pinta. Se llama Zbistrot y está en Höfn, en una de las calles principales. 

Restaurante Zbistrot, en Höfn, al sur de Islandia

En Islandia los restaurantes son caros. Vayamos donde vayamos, lo normal es pagar 30€ por comida. Igual menos, igual más. Ya según lo que se pida. Pero no esperemos comer por 10€. Es imposible.

En mi caso pedí una hamburguesa, que parece ser era la especialidad del restaurante porque las había de muchos tipos, con patatas. Un plato bastante contundente y estaba todo buenísimo. De postre el famoso Skyr islandés, que es como un yogur. Todo, junto a un refresco, por 32€. 

Hamburguesa y patatas en el restaurante Zbistrot de Höfn
Skyr, el popular yogur islandés

Por cierto, el agua en Islandia es totalmente gratuita. Si no queremos refresco o cualquier otra bebida, que no son baratas, podemos pedir perfectamente agua y nos sirven tanta como queramos. 

Esta fue la única vez, a excepción del primer día en Reikiavik, que comimos en un restaurante. El resto de los días siempre nos pillaba fuera, en plena naturaleza y sin nada cerca y comimos bocadillos y cosas que comprábamos en el supermercado. Por las noches cenábamos en los hostales, que tenían cocinas perfectamente equipadas.

Estuvimos un rato en el restaurante y fuimos de vuelta al hostal. No había parado de llover en todo el día, e incluso por la ventana del restaurante vimos que la calle cada vez estaba más inundada. 

De camino fuimos a comprar unas latas de cerveza para la cena a un Vínbúdin. Es así como se llama la tienda estatal donde pueden vender alcohol. Está prohibido en supermercados, salvo cosas que tengan menos de 2,25%. 

Vínbúdin, la tienda estatal donde venden alcohol en Islandia

Día sin mucho más. Realmente en Höfn no había mucho más que hacer. Planificamos un poco la ruta del día siguiente y después cenamos tranquilamente en el hostal. Por suerte el siguiente día fue mejor en todos los aspectos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario