lunes, abril 30, 2018

Día completo por Lima: principales lugares de la capital de Perú

Este fue nuestro segundo día en Lima, aunque realmente el primero en el que vimos cosas. La tarde-noche anterior llegamos casi directos al hotel y únicamente vimos un poco los alrededores. En este día teníamos previsto recorrer gran parte de la capital de Perú, por lo que había que aprovechar bien el tiempo y comenzar desde bien temprano. Es una ciudad grande, pero se puede decir que los lugares más importantes están bien concentrados. Tuvimos un día completo por Lima.

La plaza de Armas de Lima, con la catedral al fondo


Día completo por Lima


La idea era levantarnos temprano y aprovechar el día. No hizo falta ni que sonara el despertador, ya que el jet lag hizo que estuviéramos despiertos muy pronto. Después de desayunar algo salimos para conocer por fin Lima. Uno de los objetivos que teníamos era comprar una tarjeta Sim para poder tener Internet durante el viaje, algo muy útil.

Nada más salir del hotel vimos que el estado de la ciudad no era normal. Era todavía muy temprano y había muy poca gente por las calles, con todas las tiendas aún cerradas. Pero vimos mucha presencia policial y algunas calles, como pudimos ver la noche anterior al llegar a Lima, estaban cortadas.

Poco después nos enteramos de que esa misma mañana iba a haber un congreso en el que iban a nombrar un nuevo presidente. Los ánimos estaban algo caldeados en el país, ya que unos días antes había dimitido el anterior presidente y parece que el sucesor, o el posible sucesor, no gustaba a todo el mundo.

Intentamos ir a la plaza de Armas, donde se encuentra la catedral de Lima y es sin duda uno de los lugares más bonitos de la capital peruana. Pero nos encontramos con vallas en las calles de alrededor. Al preguntar a un policía nos dijo que no se podía acceder, que seguramente a partir de las 3 de la tarde. 

Parque de la Muralla


Continuamos andando y decidimos ir a visitar otros puntos cercanos, como el Parque de la Muralla y el monasterio de San Francisco. Ambos a escasos minutos andando de la plaza principal.

El Parque de la Muralla es una zona muy bonita de esta parte de Lima. Es el espacio que utilizan para hacer eventos municipales, un área de descanso y para pasear o correr. Es bastante tranquilo.

Parque de la Muralla de Lima

Su nombre, como podemos imaginar, viene de que aquí hay una muralla histórica. Estas fortificaciones fueron construidas a finales del siglo XVII para proteger la ciudad. Pero no sólo sirvió para evitar posibles ataques, sino también con la idea de reducir el daño causado por las crecidas del río. Hoy en día prácticamente no queda nada, aunque podemos ver una parte que sí se conserva en el Parque de la Muralla.

Aquí también se encuentra una estatua ecuestre de Francisco Pizarro. El conquistador extremeño llegó a ser gobernador de Perú. Sus restos se encuentran en la catedral de Lima y aquí, en el Parque de la Muralla, podemos ver una bonita estatua que antes se encontraba en la plaza de Armas.

Tras dar una vuelta por el Parque de la Muralla, fuimos a visitar el monasterio de San Francisco. Este edificio religioso se encuentra justo enfrente. Es uno de los más importantes de la ciudad.

Fachada principal del monasterio de San Francisco

Eso sí, lo más destacado son sus catacumbas y una biblioteca muy importante. No pudimos entrar ya que todavía era muy temprano y no estaba abierto. La entrada, según pude informarme, cuesta 7 soles y hay que hacer un recorrido guiado. Entrar en el monasterio sí es gratuito.

Toda esta zona está llena de bonitos edificios coloniales. Muchos de ellos actúan como sedes de ministerios, oficinas gubernamentales y otras entidades públicas. Merece la pena recorrer estas calles sin prisas.

Edificios coloniales en la capital de Perú

Sin quererlo acabamos enfrente del Congreso de Perú. En todos los alrededores había muchos policías y el paso estaba algo limitado a los peatones. Estaban haciendo una especie de representación con cañones y, justo detrás, se estaban haciendo una foto oficial lo que parecían ser ministros o gente del Gobierno. Paramos a echar una foto y grabar algún vídeo y al poco tiempo llegó una policía a decirnos que no podíamos quedarnos quietos, que camináramos.

Nuevamente, y cuando todavía eran poco más de las 9, volvimos a las calles cercanas al hotel. Una de ellas, que ya una hora antes tenía movimiento policial, estaba ahora completamente repleta. Junto a un edificio, que entiendo que era algo así como la casa residencial del presidente, había mucha prensa, periodistas hablando en directo para la televisión y mucha seguridad. En pocas horas nombrarían al nuevo presidente. 

Plaza de San Martín y compra de tarjeta Sim en Perú


Buscábamos comprar una tarjeta Sim para tener Internet, pero tengo que decir que en Perú es bastante más complicado que en otros muchos países donde la he comprado. Todavía era temprano y las tiendas estaban cerradas, por lo que fuimos recorriendo una de las calles comerciales hasta llegar a la plaza de San Martín.

La plaza de San Martín es una de las más bonitas e importantes de Lima. Es zona de reunión para los locales, cuenta con centros comerciales cercanos, calles muy concurridas y es un bonito lugar para pasear.

Plaza de San Martín, con la famosa estatua de la llama (se ve pequeño)

Hay una anécdota con una estatua que hay en esta plaza. No está muy claro si de verdad fue así o no, pero está bastante extendida. En el centro de la plaza hay una estatua y encima de la cabeza tiene una llama (animal). Según se dice, los españoles mandaron construir una llama encima de la estatua, pero de fuego. Una corona de fuego. Sin embargo lo que pusieron realmente fue una llama animal.

Hicimos tiempo hasta que abrieran las tiendas para poder comprar la tarjeta Sim. Probamos en varias y nos decían que no podían vender chips para móviles. En otras nos decían que había que ir a otra sucursal principal donde sí pueden hacer tarjetas a extranjeros. Al final acabamos en el Centro Cívico Real Plaza, un conjunto de tiendas. Aquí había varias de telefonía donde sí podían vender tarjetas a extranjeros.

Teníamos varias opciones como Movistar y Claro. Al final entramos en Claro, que parece que es como la más famosa e importante de Perú y la que mejor cobertura debería de tener. Pero nos resultó cuanto menos llamativo que hubiera una cola larguísima para entrar. Perfectamente tardamos más de una hora en el simple trámite de comprar una tarjeta para tener Internet en el móvil en Perú.

Primero una cola para entrar en la tienda. Luego una vez dentro, otra cola hasta que nos atendieran. Una vez nos atendieron y dijimos lo que queríamos, nos preparó los papeles y tuvimos que hacer otra cola para pagar en caja. Una vez pagamos, tuvimos que volver al sitio anterior a que nos activara la tarjeta y, por último, nuevamente a caja a confirmar algo del pago que no se había hecho bien. Unos trámites exagerados para poder tener Internet. Pero bueno, es algo que había que hacer y la verdad que es aconsejable tener Internet en Perú en un viaje así.

Con Claro, tener Internet en Perú tiene un coste de: 20 soles (5 euros) 1GB, 30 soles 3GB, 100 soles 10GB. Si se quiere menos, cada paquete de 100MB son 3 soles. Hay que sumar 5 soles del precio de la tarjeta.

Hasta ahora todo el recorrido lo hicimos a pie. Sin embargo nuestro siguiente destino estaba a unos 8km y tuvimos que hacer uso de transporte. En Lima, para moverse, hay diferentes maneras. Está el metropolitano, que es muy útil para ir de una zona a otra en poco tiempo, hay muchísimos taxis y también funciona bien Uber. En nuestro caso utilizamos Uber, más que nada para no tener que regatear, tener un precio fijo y conocido antes de montar y también por facilidad. 

Huaca Pucllana


Fuimos en Uber hasta Huaca Pucllana. Está en la zona de Miraflores, una de las más modernas de Lima. Es un sitio arqueológico de gran importancia y recomiendo visitarlo siempre que haya tiempo. Merece la pena.

La entrada cuesta 12 soles (6 soles con carnet de estudiante) y no se puede visitar por libre, por lo que hay que esperar a que salga un tour. Se puede hacer tanto en inglés como en español. En nuestro caso el tour en español salía en unos 10 minutos, por lo que no tuvimos que esperar mucho y mientras entramos en una sala de exposiciones donde podemos ver un poco la historia del lugar y algunos objetos.

Abre todos los días a excepción de los martes y el horario es de 09:00 a 17:00h y un horario nocturno (solamente de miércoles a domingo) de 19:00 a 22:00h. En caso de ir en horario nocturno, el precio aumenta a 15 soles (7,5 entrada reducida). Hay una opción de entrar gratis y es acudir el primer domingo de cada mes.

Huaca Pucllana pertenece a la cultura Lima, anterior a los incas. Lo que podemos ver hoy en día ha sido descubierto hace relativamente poco tiempo. De hecho, se cree que hay mucho más que por desgracia se ha perdido por construcciones que se han realizado. Incluso había un proyecto para que pasara por aquí una calle y borrar de un plumazo todo este lugar. Por suerte eso nunca llegó a suceder, aunque faltó realmente poco, según nos contaron.

Una de las partes de Huaca Pucllana

Este lugar ha tenido tres ocupaciones distintas, para diferentes fines y variadas épocas (Lima, Wari y por último Ychsma). Fue utilizado para fines ceremoniales, funerarios y monumentales. Se han encontrado restos de cerámica que era rota para realizar ritos ceremoniales.

Uno de los lugares más interesantes es la gran pirámide de Huaca Pucllana. Todavía están trabajando en adecuarla, pero ya se puede subir a varios niveles. Realmente es impresionante este lugar, su construcción.

Aquí se hacían diferentes rituales. Uno de ellos es el que he mencionado de romper vasijas y otras obras de cerámica. Pero también hubo sacrificios humanos y de animales.

La visita se realiza a través de un circuito por los diferentes lugares visitables. Además de la arquitectura del lugar, la historia, los usos que se le dieron a este gran complejo, también nos explicaron algunos aspectos interesantes sobre la dieta de esta civilización y cómo ha llegado hasta nuestros días en Perú. Podemos ver ejemplos de plantas, árboles frutales, animales también. El recorrido total dura una hora.

Como recomendación para visitar este lugar, hay que llevar agua, gorra y protección solar. En Lima hace mucho calor y el sol pega muy fuerte. Este lugar está expuesto completamente y no hay nada de sombra. Hay que estar una hora al sol, por lo que es muy importante protegerse. 

Comida junto al mercado Surquillo


Y después de este recorrido ya tocaba comer. Además, iba a ser la primera comida en Perú y teníamos ganas de probar cosas locales. Y no hay nada mejor para ello que ir a un mercado. Eso hicimos. Fuimos al mercado Surquillo, que está a algo más de 1 kilómetro de Huaca Pucllana.

Dimos una vuelta por el interior del mercado y comimos en un restaurante súper local que había allí al lado. Probamos el lomo saltado, que traía arroz y patatas, la causa y un refresco que hacían allí mismo en el local. Todo nos costó 15 soles (algo menos de 4 euros).

Lomo saltado, una de las comidas más típicas de Perú

Tras comer fuimos a recorrer un poco el barrio de Miraflores. Es uno de los más bonitos de Lima. Cuenta con calles amplias, muchas zonas de parques, restaurantes y bastante movimiento en general.

Queríamos llegar hasta la costa, pero por el camino nos topamos con el Parque Central de Miraflores, también conocido como el parque de los gatos, la iglesia Virgen Milagrosa y algunos lugares más que nos hicieron pararnos.

Y llegamos a la playa, después de descender por un bonito camino. La ciudad está bastante más alta del agua y hay que salvar un barranco a través de unas escaleras. Esta es una zona muy popular para los surfistas.

Playa en Lima, en Miraflores

En Perú son frecuentes los terremotos y por todas partes podemos ver zonas seguras de sismos, con un cartel que lo indica. Allí, en la playa, también vimos información para ponerse a salvo en caso de tsunami. Hay escaleras de evacuación y demás.

Después de estar un rato por la playa, decidimos volver al centro de Lima a ver si teníamos suerte y podíamos ver por fin la plaza de Armas y la catedral. Pero nos encontrábamos a unos 10 kilómetros, por lo que había que tirar nuevamente de transporte. Pedimos un Uber, que tardó bastante en llegar ya que para bajar de la ciudad a la playa en coche hay que hacer un buen rodeo, y nos llevó hasta el centro en aproximadamente 50 minutos y por 31,50 soles. 

Plaza de Armas de Lima


En la plaza de Armas de Lima nos topamos otra vez con la policía que la estaba rodeando y no permitía el acceso. Uno de ellos dijo que más tarde ya se podría pasar. Hicimos algunas fotos en los alrededores y, sin que llegara a pasar más que unos minutos, vimos que la policía se retiraba y permitían el acceso.

Parece que durante las últimas horas ya se había relajado algo la situación policial en el centro de Lima y habían abierto las calles y, en ese momento, también la plaza de Armas.

La plaza de Armas de Lima

Esta plaza es sin duda uno de los lugares más bonitos de Lima. Está rodeado de edificios muy vistosos, de gran importancia y de arquitectura colonial. Destaca sobre todos ellos la catedral de Lima. También, en uno de los lados, está el Palacio del Gobierno. Aquí podemos ver el cambio de guardia que vimos tanto ese día como el último en la capital peruana. 

Circuito del Agua en el Parque de la Reserva


Para ese día teníamos previsto ir al Parque de la Reserva, también conocido como el parque del agua. Aquí está el Circuito del Agua y cada noche hacen espectáculos. Merece mucho la pena verlo. Está a unos 3km de la plaza de Armas. Se puede ir andando, pero nosotros queríamos llegar para la primera hora (hay tres al día: 19:15, 20:15 y 21:30h) y cogimos un Uber para llegar antes.

Fuentes iluminadas en el Circuito del Agua de Lima

La entrada cuesta 4 soles. Hay diferentes fuentes de distintos tamaños y un recorrido para verlas. Todas ellas están encendidas e iluminadas. Pero a esas horas que he mencionado es cuando empieza el espectáculo con música, figuras en el agua y demás. Es muy bonito y merece la pena.

Nosotros llegamos unos 20 minutos antes de que empezara el primer espectáculo, por lo que nos dio tiempo a echar algunas fotos y recorrer un poco el lugar. Buscamos un sitio para verlo bien y ahí nos quedamos.

El espectáculo dura unos 15 minutos. Diferentes luces, movimientos de agua, representaciones proyectadas de algunos lugares del país y otras figuras.

Parte del espectáculo en el Parque de la Reserva

Después de recorrer un poco el parque, decidimos volver al centro y cenar por allí. Vimos la plaza de Armas de noche y buscamos un sitio donde comer.

Una cosa que nos pareció muy llamativa desde por la mañana, es que veíamos a muchos peruanos con la camiseta de la selección de fútbol de su país. No sabíamos en un principio si eso era así normal. Luego nos enteramos de que ese mismo día jugaba Perú contra Islandia un partido amistoso. La verdad es que allí viven mucho el fútbol y su selección.

Los bares y restaurantes estaban llenos de gente viendo el fútbol. Comimos en uno cercano a la calle donde nos alojábamos y estuvo realmente bien. Incluso volvimos una vez más al final de nuestro viaje, dos semanas después. Para quien quiera, se llama Restaurante Saludable Doña Nieves, especializado en comida arequipeña, y está en el Pasaje (calle) José Olaya número 118.

Normalmente comer en Lima cuesta unos 15 soles y te entra primer plato, segundo y bebida. Incluso por 10 soles es muy normal. En algunos, además de lo mencionado, también entra postre. Es, por tanto, tremendamente barato comer. Estamos hablando de entre 2,5 y 4 euros y comida muy abundante. Es imposible quedarse con hambre.

Uno de los platos de la cena en Lima

Después de un día completo por Lima, y después de ver cómo los peruanos celebraban la victoria frente a Islandia, decidimos ir al hotel y descansar pronto. Al día siguiente tocaba comenzar nuestra ruta recorriendo parte del país y el primer punto fue Paracas. Pero para ello había que levantarse antes de las 3 de la madrugada y coger el primer bus que nos permitiera llegar a tiempo a la primera excursión del día siguiente.

Mapa de localización


No hay comentarios:

Publicar un comentario