martes, marzo 06, 2018

Visita al Centro de conservación de Osos Panda de Chengdu

Otros de los puntos claves del viaje a China en 2016 fue la visita del Centro de Cría y Conservación de Osos Panda de Chengdu. Visitar este centro es el principal motivo por el cual van tantos turistas a Chengdu, en la provincia china de Sichuan. Se trata de un gran recinto con grandes espacios naturales que imitan el hábitat del oso panda. Allí se encargan de cuidar a las crías y a los osos panda adultos para que estén en las mejores condiciones.

Oso panda subido en un árbol, en el Centro de Conservación de Osos Panda de Chengdu

Continuamos así el viaje, después de haber pasado el día anterior visitando el Gran Buda de Leshan.

El oso panda, un animal cerca del peligro de extinción


Los osos panda son una especie de mamífero que se encuentra en estado "vulnerable" dentro de la Lista Roja de la UICN, cerca del nivel "en peligro de extinción". Se encuentra en este estado debido a la baja natalidad, alta mortalidad infantil y a la destrucción de su hábitat natural. Debido al endurecimiento de leyes en China respecto a la caza de este animal y otros pasos importantes, se va recuperando poco a poco el número de ejemplares que se estima en torno a 3000 en todo el mundo.

Oso panda en el Centro de Conservación de Chengdu
El bambú es el 99% de la dieta de los osos panda. El Centro de Chengdu está lleno de esta planta.

El centro de conservación de Osos Panda de Chengdu se encarga de la cría de estos animales en un enorme recinto que imita su hábitat natural y da libertad de movimiento para los animales. Es el mejor sitio para poder verlos.

Según su página web, este centro se creó en los años 80s con 6 osos panda enfermos a los que rescataron. A partir de entonces nunca han capturado pandas de fuera, en estado salvaje en libertad, sino que se han dedicado a proporcionar las mejores condiciones y cuidados para que los que se encuentran allí dentro críen y esos bebés panda salgan hacia adelante.

Trabajadora cuidando a un oso panda bebé

Han realizado investigaciones relativas a cría y alimentación de cachorros de osos panda, control de enfermedades, etc. Hoy en día hay cerca de 200 osos panda en este centro.

Visitando el Centro de Conservación de Osos Panda en Chengdu


Este Centro de Cría y Conservación de Osos Panda se encuentra a unos 10km del centro de Chengdu. Se puede visitar en una mañana, 3-4 horas es suficiente. La mejor hora para ir es temprano, en cuanto abren, en torno a las 9-10 de la mañana. A esa hora les dan de comer (bambú) y es cuando están más activos, comiendo, jugando, etc. Después se vuelven muy perezosos y pueden estar horas y horas durmiendo sin moverse.

Oso panda comiendo bambú
Hay caminos dentro del recinto por los que podemos caminar y observar a los osos panda
Osos panda jugando, por la mañana temprano
Osos panda jugando

A veces parecía que intentaban empujarse unos a los otros por el barranco de la plataforma...

Enganchados jugando

El centro es bastante grande, hay varias zonas que podemos ir recorriendo y viendo a los diferentes osos panda. Aparte de los típicos panda que conocemos, blancos y negros, hay otra zona con pandas rojos, más pequeños y más parecidos a un zorro. Estos animales son algo diferentes y pueden reaccionar de forma agresiva, por lo que hay carteles avisando de que no les molestemos ni nos acerquemos mucho a ellos.

Pandas rojos, mucho más pequeños

También nos encontraremos con un par de zonas denominadas "giant panda nursery facility", o "la guardería de osos panda" en castellano. Esta zona suele causar mucha expectación porque aquí están los cachorros y se puede ver como los alimentan con biberones, se pasan todo el tiempo tumbados y apenas se pueden mover.

Osos panda bebés. Apenas se mueven, se pasan el rato tumbados

Más osos panda bebés
Cuando son demasiado pequeños, todavía no pueden salir al exterior. Los cuidan en un recinto cerrado y protegido.

En general todo el recinto es como un gran bosque, incluso con un lago dentro, donde podemos pasear e ir parando en cada estancia para buscar a los osos panda entre los árboles o por el suelo si andan por allí jugando. Estos animales nos resultaron bastante curiosos y divertidos. Se pasan las horas tumbados y de vez en cuando se ponen a jugar unos con otros y a hacer cosas absurdas, subirse a los árboles y caerse desde las alturas, etc. Pensamos que debido a su lentitud y torpeza es normal que les cueste sobrevivir en un entorno salvaje, la verdad.

El horario para visitar este lugar es desde 07:30 a 18:00 durante todo el año. El precio es de 58 yuanes (7.50€) y no hay descuentos.

Después de comer, los osos panda se quedan tirados en cualquier lado, y así pueden estar horas

También comentar que dentro del recinto hay algunas cafeterías y restaurantes. De todas formas si desayunáis antes de ir mejor, los precios dentro son bastante elevados, allí tuvimos seguramente el desayuno más caro en todo el viaje a China.

Mapa del recinto (fuente: web oficial)

Cómo llegar al Centro de Conservación de Osos Panda desde Chengdu


Sinceramente la mejor forma es coger un taxi y olvidarse de problemas. Hay otras opciones como tours desde los hoteles, autobuses o una línea de metro que llega más o menos cerca y allí coger un taxi... Pero coger un taxi desde el centro de Chengdu nos costará unos 30 yuanes (4€) y realmente merece la pena. En nuestro caso pedimos que nos llamaran a un taxi en la recepción del hostal y lo que hicieron fue pedirlo vía Uber. Esta app funciona bastante bien y podéis ver el precio que vais a pagar antes de montar.

Vuelta a Chengdu ciudad y comida en un McDonalds


Sobre la 1 del mediodía estábamos de vuelta en Chengdu. Fuimos en dirección al Monasterio Wenshu. Antes de llegar allí teníamos que comer y al toparnos con un McDonalds decidimos probarlo, a ver cómo era esta cadena de comida rápida en China.

El McDonalds al que fuimos está justo al lado del Chengdu Zero Point, que es justo lo mismo que el Km. 0 que hay en Madrid, en la puerta del Sol. Sobre la comida, es bastante parecido a cualquier McDonalds de otro país. Sí es verdad que el sabor cambia un poco y quizá las hamburguesas son algo más pequeñas, pero para comer rápido está bien.

Chengdu Zero Point, el km. 0 de Chengdu

McDonalds en China
Al lado está el Monasterio Wenshu o Wenshu Yuan.

Wenshu Yuan


Pasamos por la zona del Monasterio Wenshu rápidamente, ya que queríamos ir a un par de parques más interesantes y no había mucho tiempo.

Las calles entre el McDonalds y este monasterio están bastante bien, con un montón de restaurantes y locales diversos, como por ejemplo de venta de monedas antiguas. Una buena opción para comer, pensamos después de estar llenos de hamburguesas y patatas fritas.

Wenshu Yuan en Chengdu

Parque Baihuatan


Seguimos hacia el Sur, visitando el Parque Baihuatan. Este parque no es tan concurrido como el Parque del Pueblo que visitamos el día anterior, lo cual es ideal para pasear tranquilamente. Es muy bonito, con varios lagos en su interior.

Lago con una pagoda en el Parque Baihuatan de Chengdu


Templo de Wuhou


Más hacia el Sur llegamos al Templo de Wuhou, uno de los sitios más visitados de Chengdu y que el día anterior no nos dio tiempo a visitar. Está al lado de la turística calle Jinli, llena de puestos de comida callejeros.

El templo es uno de los mayores lugares de culto de la ciudad y está perfectamente integrado con la naturaleza del parque adyacente. Hay una zona de pequeños bonsais, lagos, memoriales...

El precio de la entrada a este parque es de 60 yuanes (30 para estudiantes).

Zona de bonsais junto al Templo de Wuhou

Detalle del tejado de uno de los edificios

Una de las partes del Templo Wuhou en Chengdu

Con esta visita terminábamos de ver lo más importante de la capital de Sichuan y solo nos quedaba recoger las mochilas en el hostal e ir a la estación de tren para coger un tren nocturno que nos llevaría hasta Xi'an, parada obligada en China para visitar los famosos Guerreros de Terracota.

Tren nocturno de Chengdu a Xi'an


El tren que nos llevaría desde Chengdu hasta Xi'an salía de la estación de tren de Chengdu (a secas), o Chengdu Railway Station, a las 21:12 de la noche. Llegaría a Xi'an sobre las 11:00 de la mañana del día siguiente. Un recorrido bastante largo, en el que pudimos dormir y dar vueltas por el tren.

Para llegar hasta la estación de tren cogimos el Metro. Todas las estaciones de tren de Chengdu están comunicadas por metro, lo cual está bastante bien para llegar en hora.

Los billetes los teníamos comprado con antelación, nos costó cada uno 236 yuanes (30€) en hard-sleeper, ya que no quedaban soft-sleeper.

Los hard-sleeper son 6 camas por compartimento, 3 a cada lado, más estrechas y menos cómodas que las soft-sleeper (4 camas por compartimento). Pero bueno, dormir en un habitáculo con ciudadanos chinos locales era parte de la aventura.

En la estación había McDonalds (aunque era un mini local que solo recalentaba hamburguesas hechas anteriormente), un fast-food chino llamado Dico's y otros sitios de comida más pequeños.

Típico caos en las estaciones de tren de China, todo lleno de gente esperando la salida de su tren
En el siguiente artículo hablaremos de la llegada a Xi'an, donde dormimos en un hotel cápsula, y lo que hicimos ese primer día.

Mapa de localización


No hay comentarios:

Publicar un comentario