martes, febrero 27, 2018

Consejos y recomendaciones para visitar Angkor Wat, la joya de Camboya

Angkor Wat es el motivo por el que mucha gente decide viajar a Camboya. Quedó a las puertas de ser elegida una de las Siete Nuevas Maravillas del Mundo en 2007 y no es para menos. Sin duda es uno de los lugares imprescindibles para visitar alguna vez en la vida. Es tremendamente turístico y cada año se hace más popular. En este artículo vamos a dar algunos consejos y recomendaciones para visitar este lugar del norte de Camboya.

Algunos consejos para visitar Angkor Wat

Cómo llegar a Angkor Wat


Angkor Wat estuvo oculto hasta hace relativamente poco tiempo. Por tanto podemos imaginar que alrededor de este enorme completo no hay demasiada población. La ciudad más cercana y que gracias a este lugar tan turístico se ha posicionado en el mapa de muchísimos viajeros, es Siem Reap.

Es una ciudad pequeña de apenas 150.000 habitantes. Eso sí, posiblemente sea de las ciudades del mundo que ha experimentado un mayor crecimiento en poco tiempo. Hace unas décadas no era más que una aldea hasta que algunos visionarios decidieron abrir aquí un hotel donde alojar turistas.

Y sí, para visitar Angkor Wat no queda otra que pasar por Siem Reap. Por suerte cuenta con un aeropuerto con bastantes vuelos, especialmente con países cercanos. Es la mejor forma de llegar hasta aquí, aunque también podemos hacerlo desde la capital, Nom Pen, en barco o autobús (entre 5 y 8 horas en ambas opciones).

Dónde alojarse


Las opciones se reducen a Siem Reap. Hay mucha oferta para alojarnos. Camboya en general es un país muy económico en este aspecto. Depende del tipo de viajero que sea cada uno y lo que se quiera gastar, pero mi recomendación es mirar bien el sitio, ya que en este país (al igual que otros cercanos como Tailandia) en muchas ocasiones merece la pena pagar unos pocos euros más y tener algo bastante mejor.

Dentro de la ciudad no importa mucho la zona. Es pequeña y podemos movernos a pie sin problemas. Un consejo es alejarse cerca de la conocida como Pub Street, por el tema de que es aquí donde hay muchos más restaurantes, bares, el bazar nocturno que es muy bonito y en general la vida turística.

Tipos de pases 


Este es un punto muy importante. Diría que es la clave. En este caso no puedo recomendar uno u otro, pues al final dependerá del tiempo que tenga cada uno. Los precios varían. La verdad es que no es barato para lo que es el país. Pero claro, estamos ante una auténtica maravilla que visitan turistas llegados de todas partes.

Las opciones de los pases van por días y solamente se puede comprar de forma presencial:
  • 1 día: 37$
  • 3 días: 62$
  • 7 días: 72$ 
Lo normal es que se compre el pase de 1 día o el de 3. Los precios están actualizados a febrero de 2018. La última subida fue hace algo más de un año (tras 20 años sin variar el precio) y pasó de 20$ a 37, en el caso de la entrada sencilla.

Por cierto, 2 dólares del total va destinado a una fundación que lleva un hospital para niños en Camboya. Algo que veo muy bien. Ya que es caro, ya que es algo que visitan tantísimos turistas cada año, que al menos una pequeña parte vaya destinado a algo que repercuta directamente a los que más puedan necesitarlo, en vez de al gobierno de turno o a la empresa privada que controle un determinado atractivo turístico. Según estadísticas oficiales, algo más de medio millón de dólares de recaudación para esta fundación en 2016 gracias a estos 2$ por persona.

Cuando compramos el ticket nos hacen una foto que va impresa. Este billete no podemos perderlo en ningún momento. Esto es muy importante, ya que en cada uno de los templos que entremos nos lo van a pedir. Es un poco engorroso, ya que es un papel que con tanta humedad, sudor y el paso del día, acaba estropeándose y molesta. Lo mejor es si podemos llevar un plástico donde meterlo. Mucha gente opta por colgárselo al cuello.

*Nota: si compramos el billete de 1 día, hay que gastarlo ese mismo día; si compramos el de 3 días podemos elegir los días que queremos usarlo dentro de un periodo de 10 días. Es decir, no tenemos que ir 3 días seguidos. En el caso del billete de 7 días, podemos usarlo durante un mes.

*Consejo de un viajero: si se compra el billete a partir de las 5 de la tarde, éste es para el día siguiente. Esto significa que podemos entrar desde las 5 hasta la hora de cierre (en teoría es entre 6 y 7, pero depende de la época del año y el sol). Es una buena idea para ver el atardecer y al día siguiente volver para verlo completo. 

Templo de Bayón, famoso por sus caras

Dónde comprar la entrada de Angkor Wat


Como he mencionado solamente se puede comprar en las taquillas oficiales, de forma presencial. Este lugar se encuentra entre Siem Reap y Angkor Wat, en la carretera. Aunque, según pude ver por Internet, existen otros dos puntos para comprar la entrada pero únicamente para 1 día: en la carretera que une el aeropuerto con Angkor Wat y en el templo Banteay Srei en la ruta 67.

Por tanto lo más normal es que los turistas compren el ticket en las taquillas oficiales que hay entre Siem Reap y Angkor Wat. Concretamente están en el centro de conservación de Angkor.

Se puede pagar tanto en metálico (dólares estadounidenses) como en tarjeta (aceptan Visa, Mastercard, UnionPay y alguna más). El pago con tarjeta lo han introducido recientemente. Durante nuestra visita pudimos ver cómo a dos turistas que iban delante nuestra le denegaron el pago con tarjeta por un fallo en la máquina. Desconozco si será algo habitual o simplemente era porque ese tipo de tarjetas no funcionaba. Mi consejo es no jugársela al pago con tarjeta. Es Camboya, es realmente frecuente que haya problemas al pagar así. Mejor llevar también dinero en metálico, por si acaso.

La oficina abre de 05:00 a 17:30h. A las 5 de la mañana ya hay mucha cola, pues muchos turistas deciden ir para ver el amanecer. Hay muchas taquillas, por lo que un buen consejo es mirar bien antes de ponernos a una cola. Suele pasar que en una fila hay mucha gente, pero 4 taquillas más allá apenas hay gente esperando.

Cómo ir hasta aquí y cómo moverse


La pregunta que se hacen muchos viajeros: cómo llegar a Angkor Wat desde Siem Reap. Esto es algo muy a tener en cuenta, ya que la diferencia de precios puede ser abismal. Hay que ir de alguna manera, no queda otra. A pie no podemos ir, ya que las distancias son enormes.

La opción más barata y que yo personalmente haré (salvo que ese día esté lloviendo mucho o algo así) si vuelvo a ir, es la bicicleta. Te da una mayor libertad para moverte por donde quieras y dedicar el tiempo que quieras. El problema es que aquí hace mucho calor, mucha humedad, nos puede tocar un día de lluvia, puede haber mucho barro, etc. Eso sí, esto solamente es viable para hacer el recorrido corto, no para visitar los templos que están mucho más alejados de la ciudad (difícil verlos el mismo día salvo que vayamos muy rápido, incluso yendo en coche).

La opción más popular quizás sea la del tuk-tuk. Hay que negociar. Lo normal es que cueste entre 15 y 20$. No hay que coger el primero que nos ofrezcan ni aceptar el primer precio. Hay que apalabrar bien el tiempo que vamos a estar y asegurarnos de que nos va a llevar a todos los templos que queramos y no se quede algo atrás.

Una tercera opción es el taxi con un conductor-guía. La más cara, sin dudas. Fue la que cogimos nosotros, más que nada porque no sabíamos muy bien si sería fácil en Siem Reap contratar un tuk tuk u otro taxi más barato. Lo positivo es que te suelen dar botellas de agua fría cada vez que la pidas, lleva aire acondicionado y es más cómodo. 

El taxi que fue nuestro transporte en Angkor Wat

El calor y humedad


Hay que tener en cuenta que estamos en mitad de la selva. Depende de la época que vayamos, pero lo normal es que haga mucho calor, mucha humedad y nos pueda pillar lluvia. Hay que estar preparado para andar mucho, muchas horas y con un sol que golpea fuerte.

Un consejo es hidratarse muy bien. De nada sirve llevar agua, puesto que en el primer templo que visitemos ya habremos gastado la botella. Cada botella de agua suele costar 1$ y hay vendedores fuera de cada templo.

Ropa y calzado cómoda


Como he mencionado, hay que andar mucho y durante mucho tiempo. Es indispensable llevar un calzado cómodo. Vamos a andar por zonas de piedras, algunos tramos pueden estar embarrados, hierba resbaladiza, tierra… Aquí no hay que jugársela lo más mínimo y hay que llevar zapatillas viejas, que ya hayamos usado antes y estemos seguros que no nos van a hacer daño.

En cuanto a la ropa, lo mejor es que sea fresca. He leído por diferentes páginas de Internet que hay algunos templos que no dejan entrar en tirantes y pantalones por encima de las rodillas. Incluso he leído que a la hora de comprar el ticket, como no se vaya bien vestido pueden rechazarlo. La verdad que yo no vi nada de eso allí. En cualquier caso, si podemos evitar llevar tirantes, por ejemplo, pues mejor.

Puede ser interesante también llevar un chubasquero de estos que apenas ocupan. Nunca se sabe si puede caer una buena de repente y allí no suele haber donde refugiarnos.

Mosquitos e insectos

Estamos en la selva y en pleno sudeste asiático. Aunque según me dijo un local al que le pregunté, el dengue y la malaria ya no son un problema allí (hasta hace unos 20 años era algo bastante grave), igualmente hay muchos mosquitos. No hay que alarmarse, ni mucho menos. Sin embargo si somos propensos a las picaduras, lo conveniente es llevar algún tipo de repelente. No basta con echárnoslo por la mañana. Hay que llevarlo, ya que hace mucho calor y se suda mucho y hay que echarse de vez en cuando.

No hay que preocuparse, pero en algunas épocas del año, especialmente después de las lluvias, puede haber bastantes mosquitos. 

Batería para cámara


Vamos a hacer muchas fotos. Diría que es uno de los sitios donde más fotos he hecho en mi vida. También vídeos de todo tipo. Cada paso que demos veremos un templo, un rincón, una zona de árboles… Es importante pensar en esto y llevar batería de repuesto, batería externa o lo que cada uno crea conveniente para el móvil, cámara o lo que vaya a usar.

Lo normal es que pasemos muchas horas y seguro que tenemos que pararnos a cambiar la batería o aprovechar mientras comemos para cargarla un rato.

Conocer un poco la historia de Angkor Wat


Para mí esto es importante. No se disfruta igual de un viaje sin conocer previamente que es lo que estamos visitando. Mucha gente va, hace la foto, dice que muy bonito y ya. Pero no. Es mucho más bonito poder saber dónde estamos, por qué se construyeron esos edificios, qué simboliza esos dibujos tan bonitos, etc.

Por tanto, como opinión personal y recomendación, quienes vayan a visitar Angkor Wat deberían de leer un poco antes la historia de este lugar. Tampoco digo de conocer todos los detalles y de estudiar como si de un examen se tratara, pero sí saber al menos los datos más importantes. Se ve todo mucho mejor.

La mejor foto


Seguro que todos hemos visto esas bonitas fotos de Angkor Wat. Hay muchísimas zonas donde echar fotos. Muchos rincones muy diversos. Hay que tener en cuenta que este lugar lo visitan muchísimos turistas. Especialmente el templo principal está a abarrotar.

Mi consejo es alejarnos un poco y echar la foto del templo principal, desde el lago. Es muy fácil: el puente que une la zona donde suelen aparcar los tuk-tuk, están los baños, hay restaurante y demás. Basta con salirnos un poco a la derecha (andar por tierra, incluso) y rápidamente estaremos solos o casi solos para poder tomar una muy buena foto. 

Una de las mejores fotos de Angkor Wat, desde el lago

Hora de visita


Angkor Wat abre de 05:30 hasta las 18 o 19:00h. Depende de la época del año, pero nunca antes del atardecer. Lo ideal es ir lo más temprano posible. Lo primero porque nos evitamos las peores horas del día en cuanto al calor. Lo segundo porque también nos evitamos que haya muchos turistas. Hay que tener en cuenta que siempre va a haber gente, pero es a partir de las 9 de la mañana cuando suelen llegar autobuses cargados de turistas.

*Consejos morales


Esto depende de cada uno, pero doy opinión personal en forma de consejo para no hacer principalmente dos cosas en Angkor Wat:

No comprar souvenirs a niños. Es frecuente que en los templos, por fuera y alrededores, veamos niños vendiendo artículos de recuerdo, agua, etc. No compréis nada. Esos niños tienen que estar en la escuela, no a 30 grados al sol 14 horas al día vendiendo cosas a turistas extranjeros. Lo primero porque si les compramos cosas, ellos mismos desisten de ir a la escuela. ¿Para qué ir a estudiar si se sacan 50 dólares en un día vendiendo plásticos y botellas de agua?

Lo segundo porque si llegan a casa con dinero, sus padres ven que ahí hay negocio. No los llevan a la escuela porque buscan el dinero fácil y rápido. No ven más allá del corto plazo.

Tampoco montar a lomos de los elefantes. Aunque lo cierto es que por suerte no lo vi como algo muy habitual como sí vi en Ayutthaya, por ejemplo, hay turistas que recorren los templos o parte de los templos en elefantes. Muchos dicen: “una persona subida a un elefante, un animal tan grande y pesado, no va a hacerles daño”. Vale, una persona de 60kg en la espalda de un enorme elefante no. Pero para llegar a esa situación, el elefante ha sido torturado durante años para obedecer y que acepte que una persona se suba encima sin mostrarse agresivo, sin salir huyendo, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario