lunes, enero 22, 2018

Mercado de Trajano y Museo de los Foros Imperiales de Roma

El viaje por Roma llegaba a su fin y este fue nuestro último día por la ciudad. Ya habíamos visto prácticamente la totalidad de los lugares turísticos más destacados y que teníamos en nuestra guía personal. Hoy tocaba ver algunos sitios que nos quedaban pendientes antes de volver a casa. Uno de ellos era el Mercado de Trajano y el Museo de los Foros Imperiales.

El Mercado de Trajano, en Roma
Mercado de Trajano, uno de los lugares más interesantes de Roma

Última mañana en Roma


Comenzamos el día una vez más temprano, aunque no tanto como días anteriores. Lo primero que hicimos fue buscar algún lugar para desayunar y cargar el cuerpo de energías antes de comenzar una nueva andadura por la capital italiana.

Como sabéis, Medio Penique lo componemos dos viajeros (Javi y Alberto). El viaje a Roma lo hicimos junto a unos amigos, aunque cada uno salimos desde un lugar distinto. Alberto desde Madrid y la vuelta la hizo desde Pisa, por lo que estuvo un día más en Italia. Por otra parte, el que escribe estas líneas partió desde Lisboa.

Después de acompañar a Alberto hasta la estación de Termini, donde cogió el tren para Pisa, fuimos a ver algunos lugares por el centro de Roma.

Palacio del Quirinal


Andando en dirección al centro nos topamos con el Palacio del Quirinal. No lo teníamos en la guía. Es una de las tres residencias que tiene el presidente de Italia. Cuenta con más de 1.200 habitaciones y una superficie de más de 100.000 metros cuadrados.

Palacio del Quirigal y la Fontana dei Dioscuri delante
Palacio del Quirinal con la Fontana dei Dioscuri delante

La Plaza del Quirinal es muy bonita, con la Fontana dei Dioscuri o Fuente de Castor y Polux, como uno de los sitios más destacados.

Casi sin quererlo llegamos una vez más a la Fontana di Trevi. Ya la habíamos visto en varias ocasiones los días anteriores, tanto de noche como de día.


Mercado de Trajano


Pero el principal objetivo del día era ver el Mercado de Trajano, lugar que nos deparó la mayor parte de la mañana. Fue construido entre los años 100 y 110. Se le considera el primer centro comercial cubierto del mundo.

Actualmente en su interior alberga una de las mayores colecciones romanas. En su interior está el Museo de los Foros Imperiales. Sobre todo arquitectónicamente destaca que se construyó en ladrillo y contaba con unos 150 locales comerciales. El Corte Inglés de la época.

Parte de fuera del Mercado de Trajano
Zona exterior del Mercado de Trajano

A lo largo de la Edad Media este complejo se amplió y se le añadieron varias plantas, así como una torre defensiva.

Toda esta área arqueológica estuvo oculta durante muchos años. No fue hasta 1924 cuando salió a la luz el Mercado de Trajano y otros lugares, después de que el gobierno italiano decidiera construir la Avenida de los Foros Romanos. Antes de esto había muchas viviendas medievales y renacentistas.

Me sorprendió encontrarme con una maqueta perfectamente hecha del Puente Romano de Alcántara, en Extremadura. También había referencias a Mérida.

Maqueta del Puente Romano de Alcántara en Italia
Maqueta del Puente Romano de Alcántara en el Museo de los Foros Imperiales, en Italia

La entrada cuesta 13€ y con la Roma Pass se queda en 11€. Hay descuento para los menores de 25 años. 


Lasaña y al aeropuerto


La idea era ir una vez más al Coliseo de Roma y de allí tirar para el hostal, a recoger el equipaje que dejamos guardado. Sin embargo el día no acompañaba. Estaba chispeando y amenazaba a que en cualquier momento iba a empezar a llover mucho más.

Por suerte encontramos un restaurante que nos gustaba y muy poco después comenzó a llover muchísimo. Nos libramos por poco.

El restaurante estaba especializado en lasaña. De hecho su nombre es LasaGnaM. Había de todas las variedades y los precios estaban bien. Al principio parecía que el plato era pequeño, pero para nada.

Plato de comida en el restaurante italiano LasaGnaM
Comida en el restaurante LasaGnaM, en Roma

Después de esto ya pusimos punto y final a nuestra visita turística. Por suerte dejó de llover y pudimos ir al hostal a por las cosas. Fuimos a la estación de Termini, que estaba muy cerca, y aquí cogimos el autobús de la empresa Terravision con la que marchábamos al aeropuerto de Ciampino.

Como anécdota del viaje de vuelta es que pudimos ver cómo Ryanair utilizó ese vuelo como conejillo de Indias para sus nuevas normas de equipaje de mano que entraron en vigor un mes después. A todo el mundo le hacían meter el equipaje en bodega, salvo que tuvieran embarque prioritario o llevaran una mochila pequeña como equipaje de mano.

Vuelo con Ryanair de Italia a Portugal

Sin mucho más, terminó un viaje por una ciudad que se nos resistía pero que sin duda se ha convertido en una de las más interesantes que hemos visitado en Europa. La capital italiana es muy bonita y tiene muchos lugares para pasar unos días.

Mapa de localización


No hay comentarios:

Publicar un comentario