lunes, enero 15, 2018

Mañana en Odesa y rumbo a Kiev

Seguimos el viaje por el Este de Europa dedicando este día a ver lo que nos faltaba del centro de Odesa para, después de comer, ir al aeropuerto donde cogíamos el vuelo a la capital, Kiev. En Kiev nos dio tiempo a llegar al hostal a dejar las cosas y cenar por el centro.

Parque de la Ciudad en Odesa, pegado a la calle Deribasivska

El día anterior fue un día duro, habíamos ido desde Chisinau a Tiraspol y tras ver fugazmente la capital de Transnistria montamos en un bus hasta Odesa. En Odesa nos dio tiempo a dar una vuelta, cenar y tomar algo por la noche. Así que este día lo tomamos con calma en cuanto sin madrugar mucho.


Desayuno en calle Deribasivska


Empezamos el día sobre las 9:30 de la mañana, lo primero fue ir a desayunar. Nos sentamos en una terraza de una cafetería en la calle Deribasivska, la arteria principal de Odesa. Coincidimos con unos españoles que nos contaron que van todos los años a Odesa en verano por sus bajos precios comparado con España.

Café, zumo, muffins de chocolate...


Aquí nos dimos cuenta, al igual que en otros lugares de este viaje por el Este de Europa, que en hostelería se toman las cosas con bastante calma. No están deseando servirte para que te vayas cuanto antes como en otras ciudades de Europa. En varios sitios nos pasó de pedir cervezas y esperar varios minutos hasta que nos atendían.

Una vez terminamos el desayuno, fuimos al Parque de la ciudad (City Garden) situado justo en la misma calle. Es una zona verde con árboles, bancos y una fuente en medio donde había gente paseando y disfrutando del buen tiempo. Desde aquí fuimos por la calle Preobrazhenska hasta la estatua Monumento a la Naranja.

Parque de la ciudad en Odesa

Monumento a la Naranja, una estatua curiosa pero importante en la historia de Odesa


Este monumento es literalmente en honor a las naranjas. Fue inagurado en 2004 y tiene una historia detrás de importancia para la ciudad de Odesa.

Alrededor del año 1800 el puerto de Odesa estaba aún sin terminar y esto era un grave problema porque la ciudad no era capaz de abastecerse ni comerciar a través de él. Para solucionar esta dependencia del puerto y terminar su construcción, los miembros del consejo local pidieron al emperador un préstamo que se mostraba reacio a otorgar.

Monumento a la Naranja en Odesa

El emperador vivía en San Petersburgo y allí se envió al magistrado Kiryakov (director de la Aduana de Odesa) a intentar que negociase con él. Se llevó naranjas frescas y al emperador le gustaron tanto que varios días después concedió el préstamo de 250.000 rublos para la construcción del puerto. El pueblo de Odesa envió, entonces, otro cargamento de 3000 naranjas como agradecimiento. El puerto se pudo construir y Odesa se salvó.

Parques y zonas verdes hacia Escaleras Potemkin


Seguimos nuestro camino en dirección a las Escaleras Potemkin por un parque. Nos encontramos con el Palacio Shah's y más adelante con un curioso corazón formado por candados que dejan las parejas. Al lado del corazón hay una zona bastante bonita con bancos y un puente de metal, muy bien conservada. Para pasar desde aquí al propio parque que rodea las famosas escaleras hay un puente peatonal para salvar el gran desnivel con una calle inferior.

Corazón con candados de parejas

Puente de metal, parque muy agradable para dar un paseo
Escaleras Potemkin desde arriba


Catedral de Odesa y Odessa Passage


Desde las escaleras Potemkin volvimos hacia la zona donde estamos anteriormente para visitar la Catedral y el parque que la rodea. La catedral no es muy llamativa pero el parque es muy agradable de pasear como el resto de parques de Odesa y su centro en general.

Catedral de Odesa

Enfrente de este parque hay un edificio del siglo XIX en cuyo interior se encuentra un mercado pintoresco: el Pasaje de Odesa (u Odessa Passage). Aquí podemos encontrar múltiples tiendas en una galería interior decorada con esculturas.


Avenida Oleksandrivs'kyi y comida


Tras ver la Catedral y el Pasaje, dimos un paseo a lo largo de la Avenida Oleksandrivs'kyi. Es una avenida que une la Plaza Hrets'ka, cerca de Derybasivska, con el Parque Starobazarnyi. A lo largo del paseo nos encontramos con puestos de todo tipo: souvenirs, comida, bebida, libros, electrónica, juguetes... una cosa que nos llamó la atención fue ver productos Hacendado (los del Mercadona) allí a la venta, con la etiquetas originales en español y todo. No sabemos cómo habrá llegado aquello allí.

Salsas Hacendado en Odesa, Ucrania

Puestos de venta en la Avenida Oleksandrivs'kyi
Ya era hora de irnos para comer e irnos al aeropuerto. Fuimos a un restaurante griego en la misma  Plaza Hrets'ka y comimos diferentes tipos de carne con patatas fritas y pan de pita.

Comida en un restaurante griego en Odesa

Vuelo desde Odesa a Kiev con Ukraine International Airlines


Para llegar al Aeropuerto de Odesa cogimos un taxi desde el centro de la ciudad. En Ucrania y el Este de Europa en general son muy económicos y entre varias personas merece mucho la pena.

Este aeropuerto es muy pequeño. Tiene dos plantas, nuestro vuelo salía desde la de arriba pero cuando llegamos aún estaba cerrado hasta el control de seguridad así que esperamos. Nos imprimieron las tarjetas de embarque en una pequeña oficina de Ukraine IA que hay en la planta segunda.

Aeropuerto de Odesa, lo que se ve es lo que hay, es un aeropuerto muy pequeño

Vuelo con Ukraine International Airlines

Llegada a Kiev, Plaza de la Independencia y cena en el restaurante Casta


Llegamos a Kiev sobre las 6-7 de la tarde. Para llegar desde el Aeropuerto de Kiev al centro cogimos el autobús de SkyBus que nos dejó en la parada de Metro Kharkivska. Desde aquí fuimos en Metro hasta la parada Zoloti Vorota, que era la más cercana al hostal.

Dejamos las mochilas y fuimos a dar una vuelta y cenar. Fuimos directamente a la Plaza de la Independencia, el centro de la vida en Kiev, que estaba lleno de gente y con un espectáculo de luces en las fuentes del centro de la plaza.

Plaza de la Independencia de Kiev por la noche

Para cenar fuimos al Restaurante Casta, una cadena que ya habíamos visto en Tiraspol (Transnitria) que tienen locales muy amplios, modernos y con mucha variedad en la carta. Estuvo bastante bien, algunos comimos hamburguesas (te ponían guantes de latex negros para comértelas sin mancharte) y también comida asiática (tienen sopas, noodles, sushi...). Nos costó por cabeza unos 5€ al cambio, con bebida incluida (pinta de cerveza).

Cena en Kiev, restaurante Casta

Después de otro largo día fuimos a descansar, al día siguiente tocaba empezar a ver Kiev, una ciudad que nos sorprendió por sus grandes monumentos y algunas de las cosas que hay para ver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario