lunes, enero 29, 2018

El Gran Buda de Leshan, la estatua de Buda esculpida en piedra más grande del mundo

Desde que vimos el Gran Buda de Leshan en fotografías, a la hora de organizar el viaje por libre a China, lo marcamos en el mapa para visitarlo. Esta estatua es la más grande esculpida en piedra que hay de Buda y es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Gran Buda de Leshan

Es una estatua que impresiona debido a su gran tamaño y al estar esculpida directamente en la roca de la montaña. Se encuentra en el top 20 de estatuas más altas del mundo y es la única de esas 20 que no se ha construido en el siglo XX o XXI, sino mucho antes (se inició en siglo VIII y su construcción terminó en el año 803).

Historia del Gran Buda de Leshan


El Buda se sitúa en la confluencia del río Minjiang y el río Dadu. En este punto había muchas corrientes y turbulencias en el agua, esto causaba muchos problemas a los barcos que pasaban por allí.

Entonces un monje llamado Hoi Tong lideró la construcción del Gran Buda. Tenía la esperanza de que la presencia del buda calmase las aguas y las hiciese más tranquilas para navegar por ellas. Este monje murió y el proyecto se estancó por falta de financiación.

Cara del Gran Buda de Leshan

Unos 70 años después, sobre el año 800, un jiedushi patrocinó el proyecto y los discípulos de Hai Tong terminaron la obra.

Al ser una obra esculpida en la montaña, la mayor parte de la piedra que salió de ahí acabó depositada en el fondo del río. Esto hizo que cambiaran las corrientes y se calmaran, haciendo la navegación más segura por la zona.

Cómo llegar al Gran Buda de Leshan desde Chengdu


Se puede visitar el Gran Buda desde Chengdu volviendo en el día sin necesidad de hacer noche en Leshan. Hay trenes y buses con bastante frecuencia. Recomendamos el tren por comodidad y rapidez. Es una línea de alta velocidad bastante nueva.

Desde Chengdu a Leshan salen trenes desde la estación Este y Sur. Nosotros teníamos pensado coger un tren que salía desde la estación Este de Chengdu (Chengdu East Railway Station) a las 9:40. Llegamos y había una cola bastante grande en las taquillas de compra de billetes. Al final cuando era nuestro turno ya había pasado la hora del tren, por lo que lo perdimos. Se nos echó el tiempo encima pero había solución.

Billete de tren desde Chengdu Sur hasta Leshan

La mujer que vendía billetes nos dijo que podríamos coger uno desde la estación Sur a las 11:44, era la mejor opción en ese momento, así que lo compramos allí mismo y fuimos en metro hasta Chengdunan (Chengdu South Railway Station). Ambas estaciones están comunicadas con líneas de metro hasta el centro de la ciudad.

El precio del billete fue de 51 yuanes (6.50€).

Llegar desde la estación de tren de Leshan hasta el Gran Buda


Desde la estación de tren de Leshan hasta el Gran Buda hay una distancia considerable. En la misma puerta de la estación podemos coger taxis o autobuses para llegar.

Monjes en el bus desde la estación de Leshan hacia el Gran Buda

Lo más barato es coger autobús urbano. Hay varias líneas. El más directo es el autobús número 3, con parada justo en la puerta de entrada. Nosotros cogimos el número 1 a la aventura (siguiendo a unos monjes que supusimos iban hacia allí, y acertamos). Este también va en la misma dirección, pero hay que bajarse antes de cruzar el puente Minjiang. Desde aquí caminamos durante casi 1 hora, y la verdad es que, si tenéis tiempo, es algo recomendable porque el paseo es bonito. Hay edificios, tiendas, árboles... que lo hacen ameno.

Cualquiera de los dos autobuses tiene un precio de 1 yuan (0.15€).

También podemos coger un taxi desde la estación hasta el Gran Buda, nos costará unos 30 yuanes aproximadamente.

Edificios en el camino desde el puente Minjiang hasta la entrada del Gran Buda

Camino hacia el Gran Buda

Buda riendo, en el camino al Gran Buda de Leshan


Visita del Gran Buda de Leshan


Llegamos a la entrada del recinto casi a las 14:00 del mediodía. Aparte del Gran Buda, en este área/parque podemos encontrar lugares muy interesantes como el Templo Wuyou o las tumbas de Mahao. La verdad es que merece la pena echar aquí una mañana al completo o incluso un día. Nosotros al llegar tan tarde aprovechamos el tiempo que nos quedaba, pasando unas 3-4 horas allí.

El precio de la entrada son 90 yuanes (12€) o 45 yuanes (6€) con carnet de estudiante.


Entrada área escénica Gran Buda de Leshan
Nada más entrar nos empezamos a dar cuenta de la gran cantidad de gente que había. Madrugar siempre ayuda a ver estos sitios más tranquilamente, pero no era nuestro caso, era mediodía y estaba todo a rebosar.

Fuimos directos a la cola para ver el Gran Buda, y en ella estuvimos más de una hora, avanzando lentamente mientras los "paparazzi" locales nos hacían fotos a los pocos occidentales que estábamos allí. La mayoría eran turistas chinos y es algo habitual que le sorprenda ver occidentales y tomarles fotos.

Escaleras de bajada a los pies del Gran Buda

El recorrido empieza por arriba y va descendiendo. Lo primero que vemos es la cabeza del Buda, a nuestra misma altura. Causa bastante impresión por su tamaño, estamos hablando de unos 15 x 10 metros de cabeza. Conforme bajamos las escaleras que llevan hasta los pies, vamos obteniendo diferentes planos y descansos para hacer fotos.

Cabeza del Gran Buda de Leshan, podemos comparar el tamaño con las personas que hay en el mirador de la derecha

Detalle de los dedos del Gran Buda
Gran Buda desde abajo. Los dos bultos grandes de abajo son solo dos dedos de su pie izquierdo.
Por fin llegamos abajo tras mil empujones en la escaleras de bajada, luchando por conseguir hacer fotos, gente colándose para llegar antes... lo típico en China.

Desde aquí se pueden ver la multitud de barcos que hacen tours hasta el Buda, posicionándose enfrente obteniendo buenas vistas. Es otra opción si tenemos tiempo.

Vistas del Buda de Leshan desde un barco (imagen de Ariel Steiner, CC)

Tras ver el Buda, seguimos la ruta saliendo por un camino en el lado contrario de la escalera de bajada. Hay mucha vegetación, nos vamos orientando por diferentes caminos y escaleras con el GPS y la app Maps.me.

Pasamos por una zona de puestos de bebidas, souvenirs, y de todo un poco. También tenían unos cubos de plástico con agua y tortugas, cangrejos y peces para ¿venderlos? A saber quién y para qué necesita allí comprar eso...
Caminos por el Parque del Gran Buda de Leshan

Puestos de comida, souvernis, tortugas, cangrejos... ¿?


Las grutas y tumbas de Mahao


Siguiendo el camino y cerca del puente Haoshang se encuentran las tumbas de Mahao. Estas tumbas se encuentran en un conjunto de grutas bajo tierra, cavadas en la piedra. También hay un museo. Pasamos un poco de largo porque no teníamos mucho tiempo y preferíamos subir a ver el Templo Wuyou.

Grutas y tumbas de Mahao

El Templo Wuyou


El Templo de Wuyou está situado en una colina, en una isla al lado del Gran Buda de Leshan. Para llegar hasta él tenemos que cruzar un puente muy bonito, el puente Haoshang. Tiene forma de arco y, junto con la vegetación abundante que hay alrededor del río, deja un paisaje muy fotogénico.

Puente Haoshang, un enclave idílico

En el puente Haoshang, camino del templo de Wuyou


Tras cruzar el puente subimos por un camino para llegar al Templo, que esta situado arriba del todo. Lo mejor, igual que antes, es usar el GPS para orientarnos, además de seguir las señales que hay allí marcadas.

Lo interesante del Templo de Wuyou es la tranquilidad que podemos disfrutar allí. Después del agobio de turistas que hay entorno al Gran Buda, aquí es todo lo contrario. La mayoría de gente ve el buda y se va, pero acercarse a este templo es una bonita manera de acabar el recorrido y descansar del bullicio.

Estuvimos allí un rato y ya bajamos para salir del recinto incluido en la entrada del Gran Buda, y poner rumbo de vuelta a Chengdu.

Templo de Wuyou

Figuras en el Templo de Wuyou

En el Templo de Wuyou, un hombre llevando mercancía de forma tradicional

Vuelta de Leshan a Chengdu


Para volver a Chengdu hicimos básicamente el camino inverso que a la ida. 

Lo primero era llegar hasta la estación de tren de Leshan, donde cogeríamos el tren hasta Chengdu. Hay varias paradas del bus número 3 alrededor del recinto del Gran Buda que nos llevan hasta allí. En el mapa de localización, abajo del artículo, marcamos la que utilizamos, justo cerca de la salida del Templo de Wuyou. El precio igual que antes: 1 yuan.

Íbamos un poco justos de tiempo, mirando el reloj para ver si podríamos llegar a coger un tren que teníamos en mente. Al llegar a la estación nos encontramos cola en la taquilla y, aunque el andén estaba al lado y podríamos haber llegado, la señora de taquilla no nos vendió el billete porque faltaban menos de 5 minutos para que saliese el tren. Así que tuvimos que comprar ticket para el siguiente y ver como se iba el otro delante de nosotros. Por cuestión de un par de minutos...

El precio del tren idéntico a la ida, 51 yuanes.


Hot pot, una cena muy tradicional


Llegamos a Chengdu sobre las 8 de la tarde. Mientras fuimos al hostal a darnos una ducha y salir a cenar ya eran las 9. Fuimos a buscar un sitio para cenar por la calle Qintai, la misma donde la noche anterior estuvimos en un show de ópera de Sichuan.

La calle estaba bastante apagada de ambiente, y en varios restaurantes que preguntamos nos dijeron que ya estaban cerrados... pero tuvimos suerte con uno que aún seguía abierto. Era un restaurante de hot pot, un plato típico en Asia en general y China en particular.

HotPot en Chengdu. En la foto vemos un plato con ternera muy fina, para cocinarla. También pedimos cerdo, champiñones, bambú, verduras... muy rico!

El hot pot consiste en una olla con caldo hirviendo (con una fuente de calor debajo para mantenerlo así) en mitad de la mesa, donde se le van echando diferentes alimentos: cortes muy finos de carnes, pescados, champiñones, bambú, verduras, noodles... Todo esto se va cocinando en el caldo y de ahí directamente nos lo comemos.

Hay diferentes tipos de caldo, es habitual pedir una olla doble con mitad caldo picante y la otra mitad normal, para tener dos sabores distintos en los que cocinar los alimentos.

HotPot. El lado izquierdo es caldo picante, el de la derecha es normal. Se pueden ver trozos de cerdo flotando, casi listos para comer

El restaurante al que fuimos es el Long Sen Yuan Hotpot. Es un sitio bastante fino, con un servicio muy bueno. Fue nuestra primera vez comiendo hot pot y se notaba, así que la chica que nos atendió nos fue ayudando a introducir cada cosa en la olla y luego sacarlo con los palillos, algo complicado si no tienes práctica ya que al hundirse la comida se hace a ciegas. Sobre todo los noodles, misión casi imposible al resbalarse. Aparte nos iba sirviendo de vez en cuando caldo de la olla en nuestros cuencos para tomarlo, estaba muy bueno! Y también nos rellenaba los vasos de té en cuanto se vaciaban, casi a cada trago porque eran pequeños.

El precio fue de unos 10-15€ por persona, caro para ser China, pero mereció la pena, pudimos cenar, probar el hot pot y con un gran servicio.

Tras terminar la cena solo quedaba descansar después del largo día. Al día siguiente tocaba visitar el famoso Centro de Cría y Conservación de Osos Panda de Chengdu y por la noche montábamos en tren para dejar Chengdu y poner rumbo a Xi'an.


Mapa de localización


No hay comentarios:

Publicar un comentario