martes, enero 02, 2018

Pueblo flotante Chong Kneas, en el lago Tonle Sap en Siem Reap

Acabábamos de llegar a Camboya desde Tailandia y nos surgió un plan interesante para esa tarde: visita al pueblo flotante Chong Kneas, en el lago Tonle Sap. Es el lago más grande del sudeste asiático y está al lado de Siem Reap, una ciudad de obligada visita en este país por ser la más cercana a Angkor Wat. Esta visita fue muy interesante y hay algunas cosas importantes para contar y que puede venir bien a los turistas.

Pueblo flotante Chong Kneas

Pueblo flotante Chong Kneas


El pueblo flotante Chong Kneas está a unos 12km al sur de Siem Reap. Para llegar hasta aquí lo normal es que se haga en taxi o tuk tuk. Los taxis no abundan por esta zona de Camboya. Otra opción es llegar en bici. En nuestro casi fuimos en taxi desde el aeropuerto. Como conté en el artículo anterior, no nos quedó más remedio que ir en taxi a la ciudad y el mismo taxista nos propuso el plan.

No fue barato para lo que es el país, aunque en Camboya, más aún en Siem Reap, todo lo relacionado con el turismo es realmente caro. Nos cobró 20$ por llevarnos hasta el lago Tonle Sap, que es donde se encuentra el pueblo flotante, y vuelta a la ciudad. Eso sí, nos esperó algo más de una hora que duró nuestra visita.

Hay muchas agencias en Siem Reap que realizan excursiones al lago y pueblo flotante. Aunque no fue nuestro caso, puede ser muy interesante reservar una visita con una de estas agencias. Puede llegar a ser más económico que ir por nuestra cuenta en taxi o tuk tuk.

Como he dicho, las cosas turísticas aquí son muy caras. La entrada al pueblo flotante nos costó 25$. Creo que es un precio excesivo, sinceramente. Pero bueno, supongo que es algo que hay que hacer y la verdad que mereció la pena. Nada más entrar llegó un muchacho que hacía de guía y nos llevó a la barca que nos correspondía.

Algunas casas flotantes en el lago Tonle Sap

Chong Kneas es un pequeño pueblo flotante que tiene unos 6.000 habitantes. El guía nos contó muchas cosas interesantes, aunque cuando vio que no éramos turistas que soltamos el dinero fácil, luego se calló e incluso se durmió en la barca en el trayecto de vuelta. Pero bueno eso lo contaré más adelante.

En este pueblo tienen escuela, centro médico, iglesia católica y muchos puestos. La verdad es que está muy orientado al turismo. Incluso parece que donde tienen puesta la escuela y el centro médico es sólo para que lo puedan ver los viajeros. En cualquier caso, también podemos ver casas reales de gente que vive allí. 

Iglesia católica flotante, un edificio más de este pueblo camboyano

Lo curioso de este pueblo flotante de Camboya es que aquí no vive la gente en el mismo punto del lago todo el año; en la época seca, que dura unos meses, se trasladan unos kilómetros más adentro. Mueven sus casas flotantes, escuela, tiendas… Todo continúa igual, pero en otro lugar.

Aquí viven principalmente de la pesca. Pero claro, es un lugar muy turístico y quizás sea eso lo que ayuda a que aquí siga viviendo gente. Al menos un número tan elevado. La forma de moverse, como es lógico, es en pequeñas barcas. 


Cuidado con las estafas


El taxista, antes de llegar, nos advirtió de las prácticas que aquí utilizan para engañar a los turistas. No falló en todo lo que nos dijo. Estoy seguro que muchos viajeros inconscientemente engordan el dinero de la mafia que aquí se mueve. Por eso quiero explicarlo para así evitar que los turistas sean engañados.

Desde el principio el guía de la barca nos empezó a hablar de que había una escuela con niños huérfanos, que no tenían recursos del gobierno ni de nadie y que vivían gracias a la caridad de los turistas. Nos hablaba de que podíamos comprar arroz en una tienda flotante y que ese arroz iba directamente a los niños para que pudieran comer.

El taxista nos advirtió de esto. Es algo que siempre dicen a los turistas para intentar engañarles. Ese arroz que supuestamente compran los viajeros extranjeros, no va a los niños. Ese dinero, que ya de paso digo no es para nada barato, va directamente a la mafia que tienen montada. Es un trapicheo que tienen entre los guías de las barcas y los que están en la supuesta tienda vendiendo arroz sólo para esos supuestos niños huérfanos… Todo es un engaño.

El guía insistió mucho durante todo el viaje en que fuéramos a la tienda esa a comprar arroz para los niños. No íbamos a comprar, evidentemente. No íbamos a aportar dinero a una mafia que se aprovecha de la buena fe de la gente. Aun así fuimos a esa tienda. Que en verdad ni era tienda ni nada. Simplemente era una casa flotante, seguramente del mismo que estaba allí esperando dinero fresco. Había algunos sacos de arroz y nos dijo que cada uno costaba 25$ y que iba para los niños. 

Barca que nos llevó por este pueblo flotante de Camboya

Lo primero, lo ya mencionado de que todo es un engaño y que ese dinero no va para ninguna escuela de niños huérfanos. Lo segundo que esos sacos de arroz es imposible que cuesten 25$. No vale eso ni en España ni ningún país europeo, mucho menos en Camboya, donde es lo que más abunda y es la comida más económica. Estafa enorme y encima mal hecha para cualquiera que tenga presente que ese saco de arroz es imposible que cueste ese dinero.

Pero ya digo, el guía insistiendo mucho. Que compremos, que si no tenemos dinero encima no pasa nada, nos acompaña luego al taxi y se lo damos aunque sea en euros, etc. Seguramente sean 25$ íntegros a repartir entre él y los del sitio donde está el arroz. Aquí ya vio que no éramos turistas que fuéramos a soltar dinero fácil, más aún en estafas. 

Recorriendo el pueblo flotante de Tonle Sap


De aquí nos llevaron en barca a recorrer un poco el pueblo flotante del lago Tonle Sap. Básicamente las zonas más amplias, ya que había lugares más estrechos que nos dijo que había que entrar en barcas más pequeñas. Nos ofreció hacerlo pero el precio nos pareció exageradamente caro. No recuerdo exactamente cuánto nos dijo, pero era algo del tipo 20$ más por cabeza.

Fuimos a una zona hecha sólo para turistas. Es un complejo de varias plantas, todo flotante claro, que tiene tienda, restaurante y una parte alta desde donde hay buenas vistas. En la tienda tenían productos sólo para visitantes. Típicos souvenirs. Aquí no paramos mucho porque la verdad no era algo que nos interesara en exceso. Sólo subimos arriba porque desde aquí sí que hay buenas vistas y es interesante.

Sí quiero hablar de cómo tienen esto preparado para el turismo. Nada más llegar a este complejo podemos ver un foso con decenas de cocodrilos. El guía de la barca nos dijo que en este lago no hay cocodrilos, que sólo los tienen en granjas. Aquí en este sitio tenían decenas y seguro que sólo lo tienen para los turistas. 

Cocodrilos en una jaula en el lago Tonle Sap

También había una jaula con una serpiente y otras jaulas con otros animales. No sé, un poco raro esto. Una especie de exposición de animales para que lo vean los viajeros y se pongan contentos de ver animales “exóticos” en una jaula. 

Serpiente y otros animales en jaulas

El guía vio que llegamos de nuevo a la barca sin bolsas llenas de compras y ya definitivamente pensaría que no éramos turistas que fuésemos a dejarle dinero. El trayecto de vuelta ya casi no dijo nada y se tumbó en la barca a dormir.

Al llegar de nuevo al puerto, allí estaba esperándonos el taxista. Tanto el guía de la barca como el que la conducía, nos pidieron propina. No le dimos nada, creo que ya con los 25$ de la entrada es más que suficiente. Pero pensándolo luego en frío, más allá del intento de estafa que tienen preparado para sacar el dinero del arroz, creo que esta gente básicamente viven de las propinas. Es decir, ni el que conduce la barca ni el que hace de guía tendrán un sueldo. Viven de lo que le den de propinas. Es lo que yo pienso, pero no lo sé. 

Mi opinión sobre la visita


Tengo que decir que la visita al pueblo flotante Chong kneas es muy interesante. A mí me gustó. De hecho fue de lo mejor de Camboya. El guía, al menos al principio, nos contó cosas muy interesantes sobre este pueblo que yo desconocía. Ves la forma de vida que tienen en un lugar así. Algo totalmente distinto a cualquier otro sitio.

Parte del pueblo flotante cerca de Siem Reap

El sitio es espectacular. El lago Tonle Sap es el más grande del sudeste asiático. Hay unas imágenes increíbles con las zonas de vegetación que crece en el agua (en la época seca estará todo al descubierto).

Del mismo modo también tengo que decir que la entrada la considero bastante cara. Son 25$, que para este país es mucho dinero. Pero claro, aquí llegan muchos turistas. Es un buen negocio que tienen montado.

Sin duda lo más negativo que vi en la visita fue la forma en la que le quieren engañar a los turistas. Yo entiendo que si vas a una ciudad, a un país, que es turístico tengan los precios de los restaurantes más caros, que te intenten vender un simple llavero por varios euros cuando eso en verdad no cuesta casi nada, etc. A fin de cuentas viven de eso y es su forma de ganar dinero. Lo que no veo bien es que engañen a los viajeros con algo así como hacerles creer que si pagan 25$ por un saco de arroz, gracias a eso van a poner comer niños huérfanos cuando todo es mentira.

El problema es que muchos viajeros llegarán aquí, les dirán lo de los niños huérfanos, querrán colaborar y al final se dejan un pastizal en el sitio. Lo normal es que lleguen en taxi, que suele costar 20$ (seguro que incluso más en algunos casos), 25$ la entrada, 25$ para colaborar con el arroz (y si es que compran sólo un saco), la propina al conductor de la barca, la propina al guía, la propina a un niño que iba en la barca (que no pasaría de los 10 años pero también nos pidió dinero al final)… 

Locales transportándose en pequeñas barcas de un sitio a otro

Llegada a Siem Reap


El mismo conductor nos ofreció llevarnos al día siguiente a Angkor Wat. La verdad es que barato no era. Vimos por Internet opciones y en tuk tuk salía bastante más económico. Seguramente con algún taxi o guía por la ciudad, regateando, se sacaba por menos también. Aun así, y para no tener que buscar algo y dejar una cosa segura, aceptamos ir con él. La verdad es que el hombre era buen guía. Nos explicó que era profesor de historia en un colegio pero que allí apenas cobran y que tenía que ganarse la vida de otra manera. Nos salió por 50$ el tiempo que estuvimos viendo los famosos templos camboyanos.

Ya en la ciudad de Siem Reap, nos llevó a nuestro hostal. Por fin pudimos dejar el equipaje. Las primeras impresiones de Camboya nos indicaba que era un país muy distinto a Tailandia. Mucha pobreza, la ciudad no tenía nada que ver con las tailandesas y tampoco el hostal. Por fuera algo desatendido. Pero la habitación no estaba mal.

Antes de salir, pero ya en el hostal, nos llegó un e-mail de la empresa de barcos con la que íbamos a ir de Siem Reap a Nom Pen, la capital, dos días después. Nos decían que por obras en el puerto, de tal día a tal día estaba cerrado y que no podían salir barcos. Nos pareció bastante raro, pero la cuestión es que ese barco no podíamos cogerlo. Teníamos que buscar otra opción y la propia empresa nos ofrecía ir en una furgoneta VIP dándonos la diferencia de dinero respecto al barco. Aceptamos, puesto que de alguna forma teníamos que ir. Nos trastocó un poco los planes, no por temas de tiempo, sino por el hecho de hacer este recorrido de unas 8 horas en barco, que era muy bonito.

La ciudad de Siem Rep en sí no tiene nada. Es tremendamente turística porque es el lugar que eligen los visitantes para dormir, al estar al lado de Angkor Wat. Hay una zona que se llama Pub Street que está llena de bares, restaurantes para occidentales y todo lleno de luces. Un contraste brutal con lo que te encuentras a sólo unos cientos de metros. 

Pub Street, la calle más turística y de bares de Siem Reap

La ciudad de noche


Esa noche cenamos en un restaurante que estaba cerca del hostal y que tenía buena pinta. La verdad es que no era nada local. Estaba todo orientado a extranjeros, pero comimos bastante bien y a buen precio.

La cena en un restaurante de Siem Reap

Como la mayoría de ciudades de esta zona de Asia, cuenta con un mercado nocturno. Es bastante grande y hay muchos artículos de souvenir y eso. Recomiendo comprarlo aquí en vez de en otros sitios porque es más barato. 

Mercado nocturno de Siem Reap

Sin mucho más y después de echar un rato en la Pub Street, fuimos a dormir. Al día siguiente tocaba una de las visitas más interesantes de todo el viaje por el sudeste asiático: Angkor Wat.

Vídeo




Mapa de localización


No hay comentarios:

Publicar un comentario