lunes, diciembre 18, 2017

Viaje en bus de Chiang Mai a Chiang Rai

Tras haber pasado un par de días por Chiang Mai, una ciudad que personalmente me encantó, nos dirigimos un poco más hacia el norte. El destino era Chiang Rai, una ciudad que recomiendo mucho visitar. Es pequeña, muy tranquila, pero cuenta con algunos lugares realmente muy bonitos para conocer. Además, ir en bus de Chiang Mai a Chiang Rai es muy sencillo y no toma mucho tiempo.

Bus de Chiang Mai a Chiang Rai

Cómo ir de Chiang Mai a Chiang Rai


Ir de Chiang Mai a Chiang Rai o viceversa, es muy fácil. Existen varios autobuses cada día. En total 15 o más horarios, por lo que los viajeros podrán elegir cuál se adapta más. El precio varía, ya que hay opciones más locales y económicas y opción VIP, más orientada a los turistas.

Hay varias compañías que hacen esta ruta. En nuestro caso compramos el billete con Green Bus. La verdad es que la experiencia fue más que positiva. Pudimos comprar el billete en la página web sin problemas, salió puntual y llegó a la hora que debía hacerlo. Hay, como he mencionado, varias modalidades. Cogimos la opción VIP, que no tenemos que asustarnos por el nombre.

La opción más barata, la que denominan A-Class, cuesta 129 bahts (unos 3,25€). La siguiente es la X-Class que cuesta 166 bahts (4,15€) y la que cogimos nosotros, la V-Class, tiene un coste de 258 bahts (unos 6,45€).

Cogimos la V-Class principalmente por el tiempo. Era el horario que más nos gustaba. Salimos a las 08:15 y llegamos a las 11:15h a Chiang Rai.

En temporada alta recomiendan coger el billete con antelación. Especialmente porque los buses de primera hora, que son los que suelen coger los turistas, se llenan. Nosotros lo cogimos más o menos unos 30 días antes y no tuvimos problema. No era temporada alta, eso sí. Pero si tenemos claras las fechas, lo mejor es cogerlo con tiempo y evitarnos problemas.

Experiencia con Green Bus


No puedo opinar de cómo son las otras dos opciones porque no las he probado. Por Internet leí comentarios de viajeros que decían que compensaba pagar un poco más de dinero e ir en la opción VIP, ya que los autobuses son mucho más cómodos, tienen aire acondicionado, etc.

Interior del autobús de la compañía Green Bus

La verdad es que el viaje de Chiang Mai a Chiang Rai con la compañía Green Bus fue fantástico. Nada más subir al bus nos dieron una botella de agua y algo para comer (una especie de galletas). Los asientos eran muy cómodos, es un autobús donde perfectamente se puede pasar un largo viaje por la noche y dormir en él.

Eso sí, hay que tener cuidado y subir al autobús con una chaqueta. Era exagerado el frío que hacía dentro. Tenían el aire acondicionado a tope, y esto es algo que ya leí a muchos usuarios decir por Internet. Fuera, como pasa casi siempre en Tailandia, hacía calor. Dentro del bus llegamos a ver en el termómetro 15ºC. Así que consejo importante: subir con una chaqueta o algo de abrigo.

La estación en Chiang Mai


La estación de autobuses para ir de Chiang Mai a Chiang Rai se llama Arcade Bus 2-3 y está alejada del centro. Hay que coger algún tipo de transporte para llegar hasta allí. Es una estación muy ordenada. Hay tiendas para comprar, bar y restaurante para desayunar y es sencillo situarse y saber de dónde parte nuestro bus.

Lo normal es que nos hospedemos en el centro de la ciudad, dentro de lo que se conoce como la muralla. Lo mejor es ir fuera de la muralla, a cualquier calle así principal y no tardaremos en ver las típicas camionetas rojas. Basta con pararla, decirle que queremos ir a Arcade Bus, a la estación, y nos llevan. Lo típico es que cueste 30 bahts (0,75€). Como mucho 50 dependiendo de dónde estemos.

Fuimos con tiempo, especialmente por si se complicaba la forma de llegar hasta la estación. Pero para nada fue un problema. Nada más salir a la calle que linda con la muralla, la primera camioneta roja que vimos la paramos y nos llevó hasta allí. Aprovechamos que era buena hora y compramos algo en la estación para comer.

Como estuvimos sobre media hora esperando en la estación, pudimos ver salir varios autobuses de la compañía Green Bus a diferentes lugares. Todos salían muy puntuales. Al final del artículo pongo el mapa con el punto exacto de dónde está la estación, para evitar confusiones a otros viajeros y que sepan exactamente dónde está.

El himno nacional


Aquí vivimos una de las anécdotas del día. Como ya mencioné en un artículo anterior, dos veces al día suena el himno nacional de Tailandia. Una de ellas es a las 08:00h. Toda la gente se para estén donde estén y escuchan el himno en silencio. Incluso hay por ahí gente que dice en Internet que si la policía te ve hablando o moviéndote, pueden decirte algo. La verdad es que después de ver cómo es la gente tailandesa, dudo mucho que un policía le diga algo a un turista por no respetar el himno… Pero todo puede pasar.

No se aprecia demasiado bien (me pilló de imprevisto) pero ahí están escuchando el himno

El trayecto entre Chiang Mai y Chiang Rai se hizo muy ameno. Las vistas desde la ventana eran realmente bonitas. Pasamos por zonas de selva, con muchísima vegetación. También vimos algún templo muy curioso por el camino. Seguramente no tengan mayor importancia, pero era sorprendente verlos ahí en mitad de la nada, tan espectaculares. Eso sí, el camino tiene bastantes curvas.

Templo visto desde el bus a mitad de camino

Llegada a Chiang Rai


Llegamos a Chiang Rai a la hora prevista. Hay dos estaciones y con esto hay que tener cuidado. Está la estación 1 y la 2. Lo normal es que los turistas se paren en la 2, que está en la ciudad. La otra está al sur, antes de entrar propiamente en Chiang Rai. Esta estación puede venir bien para quien vaya solamente a visitar el Templo Blanco, ya que no cae demasiado lejos y desde aquí será más barato coger un taxi.

Estación de autobuses de Chiang Rai

Hay mucha gente que decide hacer una visita de un día desde Chiang Mai para visitar el Templo Blanco y algo más de la ciudad. Es posible hacerlo. Podemos coger el primer autobús de la mañana y realizar una visita por este famoso templo, comer luego en el centro y ver algunos templos más muy interesantes.

Pero mi recomendación es pasar al menos una noche en Chiang Rai. Es una ciudad pequeña, pero tiene bastantes cosas interesantes para ver. Además merece la pena perderse por sus calles y descubrir templos menos importantes y conocidos, pero muy bonitos. Si alguien no dispone de una noche y solamente puede ir y volver en el día, puede hacerlo perfectamente y creo que es imprescindible el Templo Blanco. Sin embargo yo, personalmente, recomiendo pasar una noche aquí.

Así pues, nada más llegar a la estación rápidamente se nos ofrecieron taxistas para llevarnos. Hablamos con uno y nos puso buen precio para llevarnos al hotel. Nos alojábamos a 2,5km de la estación. Podríamos haber ido andando perfectamente. Pero por ahorrarnos tiempo y poder empezar a visitar la ciudad cuanto antes y también para evitar el calor, optamos por ir en taxi. El taxista no tenía mucha idea de dónde estaba nuestro alojamiento. No sabía tampoco mucho inglés y sólo sabía reírse y parecía que disfrutaba de la situación. Llevándole con mi GPS del móvil pudimos llegar a la puerta tras dar un pequeño rodeo.

Conociendo Chiang Rai


El hotel donde nos quedábamos, Cordelia Chiangrai, estaba bastante bien. Fue muy económico, como casi todos en Tailandia. Estaba algo alejado del centro, eso sí. Pero bueno, Chiang Rai es una ciudad pequeña y sin muchos problemas se puede ir caminando.

Para esa mañana teníamos previsto visitar varios lugares como el Templo Blanco (Wat Rong Khun), el Templo Azul (Wat Rong Suea) y algunas cosas más por el centro de la ciudad. Por la tarde queríamos subir a Wat Huay Pla Kung, un templo o más bien un complejo de templos, realmente bonito y muy recomendable de visitar. El problema es que estos templos principales están a las afueras, algunos muy lejos, y hay que ir forzosamente en algún medio de transporte.

Los taxis en Chiang Rai escasean. No es sencillo encontrar uno, más aún en determinadas zonas de la ciudad. Aquí llegó uno de los descubrimientos del viaje y que nos ahorró bastante tiempo: Uber. Lo usamos por primera vez para ir del hotel al Templo Blanco, nuestra primera visita. La verdad es que fue inmejorable la experiencia usándolo y ese mismo día lo cogimos más de una vez. Quizás sin esta opción no hubiéramos visto todo lo que queríamos.

Esa mañana fue muy completa y vimos lugares muy bonitos. De ello hablaré en el siguiente artículo.

Mapa de localización


No hay comentarios:

Publicar un comentario