lunes, noviembre 20, 2017

Mercado flotante de Damnoen Saduak, en Tailandia

El mercado flotante de Damnoen Saduak es uno de los muchos que podemos ver en Tailandia. Este resulta muy interesante por su cercanía a Bangkok. Además, está muy próximo al mercado de la vía del tren de Mae Klong y se puede combinar sin problemas en un mismo día. En este mercado podemos comer cosas tradicionales y muy baratas, comprar souvenirs, pasear en una canoa mientras vemos los múltiples puestos que hay, etc.

Mercado flotante de Damnoen Saduak

Cómo ir hasta Damnoen Saduak


Desde Bangkok es sencillo llegar hasta aquí. En nuestro caso fuimos desde Mae Klong, pero nos consta que hay furgonetas que salen desde la estación del sur. Nosotros fuimos en una camioneta desde Mae Klong por 20 bahts (0,50€).

En la parada de autobuses/furgonetas que hay cerca del mercado de la vía del tren, salen camionetas hacia diferentes puntos. Están orientadas principalmente a locales, ya que es la forma en la que se mueven. Nos encontramos con una casi de casualidad que salía justamente en ese momento. Amablemente la mujer de la estación empezó a gritar al conductor para que parara y nos esperara.

El trayecto hasta Damnoen Saduak dura unos 20 minutos y por el camino hay gente que se baja y se sube a la camioneta. Funcionan un poco aleatoriamente, sin tener una ruta fijada. Se adapta a dónde vaya cada pasajero. A nosotros, como turistas que somos, nos dejó justo en una de las entradas para montarnos en barca y ver el mercado flotante. 

Mercado flotante de Damonen Saduak


Una vez nos bajamos, rápidamente una mujer se nos acercó para ofrecernos montar en esta barca. Pedía 500 bahts por persona durante una hora. Al final nos ofrecía 300. Pero no era nuestro objetivo. Nosotros simplemente queríamos ver el mercado flotante de Damnoen Saduak, no queríamos montar en barca y dar un paseo. Aquí te insisten en que es imposible ir al mercado y que hay que montarse en barca sí o sí. Sabíamos perfectamente que esto no era así.

Lo que hicimos fue caminar hasta el punto que tenía marcado en el mapa que es donde se encontraba realmente el mercado. Lo de montarse en barca puede estar bien, pero no era lo que queríamos. Además de que es bastante caro.

Caminamos durante un rato y pudimos ver un poco el pueblo. Sobre todo nos llamaba la atención la cantidad de palmeras y cocoteros que había cerca del agua.

Zona de palmeras, de camino al mercado

Al poco tiempo nos topamos con el puente desde donde se ve la parte principal del mercado flotante. En verdad se puede decir que es un mercado mixto: tiene su parte flotante, donde la gente va en barca vendiendo y comprando, pero también una parte en “tierra firme” un poco más orientada a los turistas y donde tienen tiendas de souvenirs y sitios para comer.

Mezcla de tradicional y turístico


Pese a que está orientado al turismo, no veo que haya perdido su esencia totalmente. Podemos ver pequeñas barcas vendiendo alimentos, productos artesanales, puestos muy diversos. La verdad que está bien y personalmente lo recomiendo como excursión desde Bangkok. Más aún si se combina con el mercado de la vía del tren y así aprovechar el tiempo.

Uno de los mercados flotantes más famosos de Tailandia

Recorrimos un poco el mercado y vimos varios sitios para comer que estaban bien. Pero antes de eso entramos en una tienda, muy grande por cierto, donde vendían souvenirs. Nos sorprendió que todo tuviera su precio marcado. En Tailandia esto es muy raro. Casi nada tiene el precio puesto y todo es regateo. A mí, personalmente, esto termina por cansarme en algunas situaciones. Lo he dicho alguna vez: si entro en una tienda y todo tiene su precio marcado y sé que cuesta eso realmente, seguramente compre mucho más que en otra donde no pone el precio y tengo que perder tiempo regateando para no ser “estafado”.

Y así fue. No soy demasiado de comprar souvenirs, más que alguna cosa de recuerdo de los lugares más representativos o alguna cosa artesanal que vea bonita y tenga utilidad. Pero aquí sí acabé comprando varias cosas. Muy barato y, lo mejor, con el precio marcado.

Así que si viajáis a Bangkok y visitáis el mercado flotante de Damnoen Saduak, es un buen lugar para comprar cosas de recuerdo.

Se puede comprar tanto en el agua como fuera

Comida en el mercado


Comimos en un restaurante con una mezcla de local, pero a la vez orientado un poco al turismo. No fue muy barato que digamos, sobre todo si lo comparamos con puestos callejeros de Bangkok o cualquier otro restaurante que encontremos así local por cualquier ciudad tailandesa. Pero comimos bien.

Restaurante en el mercado de Damnoen Saduak

Un plato de arroz con huevo, junto a una especie de rollitos de primavera con salsa picante y bebida, 200 bahts (unos 5€). La comida en Tailandia, por cierto, suele ser muy picante. Si se va a restaurantes así frecuentados por turistas, lo normal es que en la carta adviertan las comidas que traen picantes. Porque en este país el picante no es así un poco para dar sabor y ya. No, aquí es muy, muy picante.

Comida en el mercado flotante

Lo llamativo de este sitio donde comimos, es que cada cosa nos la traían de un vendedor distinto. Es decir, el plato principal, arroz con huevo, nos lo hicieron en el propio restaurante donde estábamos sentados. Pero la bebida, una Coca-Cola, nos la trajeron de un puesto de al lado. Así como estos rollitos de primavera los trajeron de una barca que los estaba vendiendo en el agua. 

De Damnoen Saduak a Bangkok


Habíamos tenido mucha suerte para llegar de Mae Klong hasta Damnoen Saduak. Sin embargo ahora teníamos que encontrar la manera de volver hasta Bangkok y no sabíamos cómo. Queríamos volver a Mae Klong ya que desde aquí sí sabíamos que existían furgonetas. En el mercado flotante no parecía que hubiera ningún tipo de furgoneta ni nada similar.

Decidimos ir a la carretera principal, que pasa junto al mercado, y sin esperar nada pasó una camioneta similar a la que nos llevó hasta allí. Levantamos la mano, paró, le dijimos Mae Klong, dijo que sí y nos montamos.

Camioneta, la forma de moverse por Damnoen Saduak

Unos metros más adelante se montaron un grupo de turistas italianos y una hablaba español y nos preguntó si íbamos a Bangkok. Le explicamos que la idea era coger una furgoneta en Mae Klong hasta Bangkok. Se montaron y la camioneta volvió a circular. Al poco tiempo paró y el conductor nos dijo que ahí teníamos que bajarnos. En realidad no era Mae Klong, sino una empresa que tenía furgonetas (como la de por la mañana) que iba hasta Bangkok, pasando por Mae Klong.

Nos costó 80 bahts
(10 menos que por la mañana para ir hasta Mae Klong). Primero paró en el mercado de la vía del tren, donde bajó y subió gente, y posteriormente continuó su camino hasta Bangkok, hasta la estación del sur.

La verdad es que sin tener la forma fija de movernos entre Mae Klong y Damnoen Saduak y posteriormente hasta Bangkok, fue bastante sencillo. A fin cuentas basta con encontrar una de estas camionetas, decir a dónde quieres ir y te lleva. Sencillo, barato y rápido. En cualquier caso en el mapa de abajo pongo el punto exacto donde coger las furgonetas para Bangkok y entre estos dos pueblos, tanto en Mae Klong como en Damnoen Saduak.

Así pusimos fin a esta interesante excursión que nos deparó parte del día. Por la tarde, aprovechando el poco tiempo de luz que quedaba, fuimos a visitar algunos lugares de Bangkok como el templo Wat Pho. Pero de eso hablamos en el siguiente artículo.

Mapa de localización


No hay comentarios:

Publicar un comentario