martes, octubre 10, 2017

Sur y oeste de Chipre: anfiteatro de Kourion, Roca de Afrodita y más

El segundo día por Chipre, que realmente podríamos decir que era el primero ya que el día anterior llegamos por la noche, fue bastante completo. Teníamos una ruta más o menos establecida, aunque sin nada fijo. Lo bueno que tiene este país es que las distancias no son excesivamente largas. Aunque ojo, nada tiene que ver con Malta. Cuenta además con buenas carreteras que conectan los principales lugares.

Restos de la antigua ciudad de Kourion

Ruta por la costa sur


Después de desayunar en el hotel nos pusimos rumbo hacia el oeste. Partimos desde Lárnaca, que está en la parte más al este del país, y el objetivo principal era visitar el anfiteatro de Kourion, Pafos y alguna zona de playa o cala por el camino. Al final el tiempo permitió que alargáramos la ruta y viéramos otros lugares.

Desayuno en el hotel de Lárnaca

Lo primero que íbamos a visitar era el anfiteatro de Kourion. Está a medio camino entre Lárnaca y Pafos. Pero antes visitamos un par de lugares interesantes. El primero de ellos de casualidad, ya que no sabíamos de su existencia: la antigua ciudad de Amatunte.

La antigua ciudad de Amatunte se encuentra cerca de Limasol, al sur de Chipre. Se la considera como una de las más antiguas e importantes ciudades de la isla. No está bien conservada, aunque están realizando labores en la actualidad. La visitamos sin nadie, por lo que parece ser que no muchos turistas vienen a verla. La entrada cuesta 2 euros y es gratuita si se tiene carnet de estudiante.

Restos de la antigua ciudad de Amatunte

Podemos ver restos de lo que fue una gran ciudad. Aquí se encontraba un importante templo a Afrodita. La ciudad sufrió un fuerte terremoto entorno a los años 77-78 y quedó parcialmente destruida. Construyeron un nuevo templo para la diosa griega, pero este mismo fue siglos después utilizado por el cristianismo.

Ha habido presencia en esta ciudad desde el siglo XI antes de Cristo. Es decir, los primeros pobladores estuvieron aquí hace más de 3000 años. 


Castillo de Kolossi


La siguiente parada, poco antes de llegar a Kourion, fue el castillo de Kolossi. Fue una antigua fortificación utilizada durante las Cruzadas. El castillo actual data de 1454 y se conserva bastante bien. Hubo otro más antiguo construido sobre el 1210.

Castillo de Kolossi

Lo que más destaca del castillo de Kolossi es su torre principal. Este lugar sí es bastante frecuentado por turistas. Quizás su cercanía a Kourion tiene mucho peso.

Anfiteatro de Kourion


Posteriormente, y sin perder mucho tiempo, fuimos a conocer la antigua ciudad de Kourion (o Curio). Fue una de las ciudades-estado que había en Chipre y en la actualidad es Patrimonio de la Humanidad. Parte de la ciudad se conserva realmente bien.

Sin duda lo que más destaca es el anfiteatro. Es una de las imágenes típicas del país, con el mar Mediterráneo de fondo. Se trata de un anfiteatro greco-romano. Fue construido en el siglo II antes de Cristo.

Anfiteatro greco-romano de Kourion, un icono de Chipre

Es un lugar que no puede faltar en una visita a Chipre. Es muy frecuentado por turistas. La entrada cuesta 4,5€ y abre todos los días de 08:30 a 17:00h en invierno y hasta las 19:30h en verano. Aunque en la web oficial no indica nada, con tarjeta de estudiante la entrada es gratuita. 

Roca de Afrodita


A medio camino entre el anfiteatro de Kourion y Pafos, se encuentra la Roca de Afrodita. En Chipre estuvieron los griegos y, como sabemos, fue una civilización donde la mitología tenía mucho peso. Se considera, dentro de la mitología griega, que fue en este lugar donde nació la diosa Afrodita.

Roca de Afrodita

Hoy en día es un lugar muy visitado. Más allá de este mito, es una zona costera muy bonita. Cierto es que tienen montado un negocio con todo esto. Pero no quita que el lugar merezca la pena.

Es una playa rocosa, eso sí. No esperemos que sea de arena fina, como sí hay en otras zonas de Chipre. Aquí para bañarse hay que tener buenos pies o hacerlo con zapatillas.

La playa en esta zona es bastante rocosa

Lo más llamativo es el acceso a este lugar. Hay una amplia zona de aparcamientos, donde también hay restaurantes y tiendas, incluso vestuarios para cambiarse de ropa. Pero para acceder a la playa hay que hacerlo a través de un estrecho túnel que atraviesa la carretera. Sin duda es una forma segura de cruzar, pero llamativo que sea tan, tan estrecho.

Túnel de acceso a la playa de la Roca de Afrodita

Pafos


Ya se acercaba la hora de comer y pusimos rumbo a Pafos. Casualmente durante 2017 fue Capital Europea de la Cultura. Se notaba que la ciudad había sido reformada para la ocasión. Plazas muy nuevas, edificios recién pintados, etc.

Una calle de Pafos con varios murales

Se trata de una ciudad de unos 66.000 habitantes, pero que es una de las más importantes del país. Tiene uno de los tres aeropuertos. Es de origen fenicio y a su alrededor hay muchos sitios arqueológicos, como las Tumbas de los Reyes.

Nosotros únicamente vimos la ciudad en sí. Es bonita, muy accesible a pie y con bastantes lugares para comer por el centro. Guiados por una aplicación para móvil que te recomienda lugares para comer, acabamos en un restaurante tradicional chipriota. El sitio fue un acierto. El responsable del restaurante en vez de traernos el típico menú en papel, nos trajo una tabla enorme con los diferentes platos escritos y fue, uno a uno, explicándonos todo lo que tenía. Al final comimos por unos 10€.

Comida tradicional en un restaurante de Pafos

Baños de Afrodita


Si por la mañana fuimos a ver la Roca de Afrodita, por la tarde visitamos los Baños de Afrodita. Otro lugar de la mitología griega. Según cuenta la leyenda, quien se bañe en estas aguas tendrá la eterna juventud. Es otro de estos lugares creados para el turismo, pero que triunfa. A su alrededor tienen montado un complejo de tiendas, restaurantes, etc. Incluso un jardín botánico bastante bonito.

Este lugar, la verdad, no es nada. Cualquiera que vaya a Chipre y quiera obviarlo, que lo haga. No vemos nada interesante, en realidad. Si acaso el entorno natural en el que se encuentra, rodeado de frondosa vegetación.

Baños de Afrodita

Sí que es bonita la costa que hay cerca. Aquí paramos un rato, antes de tirar hacia Nicosia, la capital, donde pasamos las dos noches siguientes.

Para ir hacia la capital teníamos dos opciones: continuar por el norte, que sería el recorrido más corto, o volver hacia el sur, el mismo recorrido de por la mañana, y luego tirar hacia Nicosia. Lo primero era más corto pero por carreteras peores y al final tardábamos incluso más. Como era de noche casi y tampoco íbamos a poder pararnos en algún pueblecillo ni nada, volvimos por la autovía del sur, esta vez siguiendo hasta Nicosia.

Llegada a Nicosia


Nicosia es muy diferente a lo que habíamos visto hasta ahora. Es una capital pequeña, muy poco turística y mucho más barata. Nos costó unos minutos encontrar un aparcamiento que fuera gratuito, ya que casi todo es zona azul y había que mandar un SMS y preferimos no liarla. No es difícil, en cualquier caso, encontrar un sitio para aparcar. Basta con dar una vuelta y meternos por alguna calle secundaria.

Nos hospedamos cerca de la calle Ledra, que es uno de los pasos permitidos para cruzar de la República de Chipre a la República Turca del Norte de Chipre.

Esa noche fuimos a cenar cerca del hotel y en general lo que había eran muchos lugares de comida rápida. Muchos griegos, libaneses, turcos… Finalmente comimos en un libanés un shawarma (kbab). En esta zona es muy barato comer.

Shawarma en un restaurante libanés en Nicosia

Así pusimos punto y final al segundo día por Chipre, primero completo. Al día siguiente teníamos previsto visitar algunas de las mejores playas que hay en el este de la República de Chipre. Nos encontramos con alguna sorpresa por el camino. De eso hablaremos en el siguiente artículo.

Mapa de localización


No hay comentarios:

Publicar un comentario