miércoles, octubre 18, 2017

Día de costa en Chipre: playa Nissi y Sea Caves

Hasta ahora nuestro viaje por Chipre había sido para visitar lugares culturales, principalmente. El día anterior vimos zonas espectaculares como el anfiteatro greco-romano de Kourion. Este día teníamos prevista una ruta por la zona este de la República de Chipre para visitar algunas de las playas más famosas y bonitas del país. Un día de naturaleza, especialmente de costa, donde encontramos alguna que otra sorpresa muy interesante.

Zona de cuevas marinas en el este de Chipre

Ruta por la costa este


Nos levantamos en Nicosia a buena hora para iniciar la jornada. Después de desayunar pusimos rumbo hacia Lárnaca, pero esta vez continuamos más hacia el este, hasta donde se encuentran algunas playas muy bonitas como Nissi, Ayia Napa y algunas sorpresas por el camino.

Si por algo es famoso Chipre y hace que vayan turistas especialmente en verano, son sus playas. La verdad es que el país ofrece mucho más. Pero uno de los aspectos principales es su naturaleza, tanto de interior como de costa. 

Playa Nissi


La primera visita del día fue a la playa Nissi. Es sin duda una de las más conocidas de Chipre. Llegamos por la mañana sobre las 11:00h y todavía era temprano, por lo que había aparcamiento sin problemas. Un poco después ya hubiera sido mucho más difícil, como pudimos comprobar por la tarde.

Playa Nissi, una de las más famosas de Chipre

Esta playa, como otras que hay por esta zona, tiene arena muy fina y aguas cristalinas. Una cosa que me sorprendió es que puedes andar y andar y seguir andando, que no te cubre. No es como las playas normales que vemos por ejemplo en España que en cuanto antes unos metros ya empieza a cubrirte.

Es súper llana y te permite caminar hasta que te cansas y todavía no te cubre. Esta es la famosa playa del corredor de arena que une la costa con una pequeña isla. Es una de las imágenes típicas del país y venden incluso postales de esta imagen.

Cuando estuvimos no hubo suerte y ese día no se veía el caminillo de arena. Por la tarde volvimos a ir a ver si se veía, pero nada. Preguntando a una mujer de una tienda donde vendían postales de esa imagen, nos dijo que eso solamente ocurre algunos días. Imagino que será en función de la marea y eso.

Por lo demás, la playa es como otra cualquiera. Tiene un montón de hoteles y restaurantes alrededor. Sobre todo lo que sí hay son muchos bares y especie de discotecas abiertas junto al mar. 

Sea Caves


De aquí continuamos nuestra ruta hacia el este, hacia el cabo de Greko. Es una zona muy rocosa y algo desértica. Rompe un poco con otras zonas del país, ya que el camino hasta aquí es muy seco, sin mucha vegetación. Desde aquí hay buenas vistas.

Por el camino vimos unas señalizaciones que indicaban para ir a ver unas Sea Caves, unas cuevas marinas que desconocíamos de su existencia. Fuimos allí y resultó ser todo un acierto. Es una zona donde no había mucha gente.

Sea Caves de Chipre

Son unas cuevas en el mar donde el acceso abajo es algo complicado, ya que hay que tener cuidado al bajar por una zona de piedras sin sujeción. El color del agua desde arriba invita a bañarse. Mucha gente incluso se lanza desde la piedra de arriba.

El agua es cristalina completamente. El color del fondo del mar, con el sol en un día despejado como ese, le daba una tonalidad realmente bonita.

Comida en Ayia Napa


Se acercaba la hora de comer y partimos hacia Ayia Napa. Es una ciudad muy turística, ya que es donde hay muchos hoteles y demás en esta zona costera de Chipre. De día, por lo que pudimos ver, es desértica. Se ve que por la noche cambia radicalmente.

Ayia Napa, muy vacio por el día

Fuimos a comer a un restaurante de comida rápida griego.

La última parada fue nuevamente la playa Nissi. Queríamos verla por la tarde, a ver si aparecía el famoso corredor de arena que une con la isla. Pero no hubo suerte. Aun así el lugar merece mucho la pena visitar.

Camino de arena en la playa Nissi (foto de Cyprusisland.net)


Por la tarde estaba bastante más llena la playa. Costó más que por la mañana aparcar el coche, aunque hay una zona de parking gratuito no muy lejos del paseo marítimo.

De nuevo por la noche en Nicosia volvimos a comer en un restaurante de comida rápida. Nada fuera del otro mundo. La verdad que en Chipre tampoco vimos muchos restaurantes de comida local o algo que destacara. Es un país con mucha influencia griega y también hay muchos libaneses y turcos. A mí, personalmente, este tipo de comida me gusta.

Al día siguiente por fin íbamos a visitar la República Turca del Norte de Chipre. Este lugar es muy interesante y hay que conocer un poco su historia y la razón por la que la isla está dividida en dos países. De eso hablaremos en el siguiente artículo.

Mapa de localización


No hay comentarios:

Publicar un comentario