jueves, agosto 24, 2017

Ruta por Lúxor: Templo de Hatshepsut, Valle de los Reyes y Colosos

El segundo día por Lúxor lo dedicamos a visitar algunos lugares fuera de la ciudad. Es por ello que necesitábamos algún medio de transporte para movernos, ya que las distancias entre uno y otro son amplias. Durante la mañana visitamos lugares tan emblemáticos y con tanta historia como el Valle de los Reyes, el Templo de Hatshepsut, así como algunos lugares salteados como los Colosos de Memnón.

Templo de Hatshepsut
Templo de Hatshepsut, uno de los más importantes

Cómo ir al Valle de los Reyes


Primero hay que comentar la forma en la que fuimos a estos lugares. Para llegar hasta aquí hace falta transporte sí o sí. Autobuses urbanos que lleguen hasta aquí son inexistentes (quizás haya alguno, pero no vimos ninguno). Las opciones que hay es ir en taxi, contratar un conductor-guía o ir en carro tirado por caballos.

Nosotros optamos por contratar un conductor para toda la mañana. En estos casos el precio puede variar mucho y el regateo siempre existe. Como expliqué en el artículo anterior, a nuestra llegada a Lúxor desde el hotel nos intentaron vender una excursión guiada que se excedía enormemente de precio.

Finalmente encontramos un conductor que por 200 libras egipcias (unos 9,50€) nos llevó a estos lugares. Eso sí, también incluyó una parada a un taller de artesanía donde hacen objetos de piedra. Esto funciona así: si nosotros compramos algo, él se lleva su comisión. Pero bueno, fue interesante conocer por encima cómo trabajan la piedra.

El conductor se llama Mahmoud Mohmed Hasan. Se mostró muy interesado en que hablara de él cuando escribiera este artículo. Su teléfono es 002/ 01227131987 (tiene WhatsApp) y su e-mail es mahmouldtaxi4@yahoo.co.uk.

Mientras desayunábamos ya nos mandó un mensaje diciendo que estaba abajo esperando. Muy puntual el hombre. Así pues bajamos y nos pusimos en marcha dirección al primer punto que íbamos a visitar: el Templo de Hatshepsut.

Templo de Hatshepsut


El Templo de Hatshepsut es uno de los más importantes de Egipto y una visita obligada si se viaja a Lúxor. Es un lugar muy frecuentado por turistas, aunque en los tiempos que corren estaba bastante vacío salvo por un grupo de escolares que llegaban cuando nos íbamos y poco más.

Es un templo funerario y también se le conoce por el nombre de Djeser-Djeseru, que significa La Maravilla de las maravillas. Fue construido en honor a Amon-Ra, el dios del Sol. En la entrada podemos ver muchos puestos de suvenires que nos ofrecerán de todo. Una vez entremos, hay que andar un tramo de unos 100 metros hasta el templo. Hay un trenecillo de ruedas (previo pago), pero no merece la pena salvo que se tenga problemas físicos.

Este templo cuesta 50 libras egipcias.

En la portada principal del Templo de Hatshepsut destaca la columnata de pilares, muy bien conservados.

Columnata en el Templo de Hatshepsut

Dentro pudimos ver que continúan con labores de reconstrucción. Se dice que únicamente una parte muy pequeña de todo lo que hay, es visible hoy en día. Hay algunas capillas y jeroglíficos muy bonitos.

Trabajos de reconstrucción en Hatshepsut

La visita es corta y no dedicamos más de media hora. Volvimos al coche y pusimos rumbo al Valle de los Reyes.

El Valle de los Reyes


El Valle de los Reyes es uno de los lugares más conocidos y que más turistas alberga en esta zona de Egipto. Su extensión es muy grande. Se trata de una necrópolis donde se encuentran las tumbas de la mayoría de los faraones del Imperio Nuevo.

Una pequeña parte del Valle de los Reyes

La entrada cuesta 80 libras egipcias (unos 4€). Hay que tener en cuenta que únicamente podemos entrar en 3 tumbas. En total son más de 60. Cuando entras en una tumba, te hacen un agujero en la entrada. Un dato muy llamativo y que desconocíamos es que la tumba de Tutankhamon va a parte: cuesta 100 libras únicamente su entrada.

No teníamos ni idea de qué 3 tumbas visitar y al de la taquilla le pedimos recomendación. Nos apuntó el nombre de 3. No sabemos si de verdad eran las que más merecían la pena o no. Muchas de las tumbas no se pueden visitar, eso sí. Están cerradas bien por mantenimiento, bien porque directamente no están disponibles para los visitantes.

Interior de una tumba del Valle de los Reyes (Foto de destinoinfinito.com)

Dentro de las tumbas está prohibido hacer fotos. De hecho hay una zona de taquillas donde “obligan” a dejar el móvil antes de entrar a todo el recinto. Nosotros no lo hicimos, tampoco nadie va a registrar. Eso sí, con mochilas es más complicado. Según alguna información, ni siquiera está permitido echar fotos fuera de las tumbas.

Pinturas en la tumba de Tutmosis III

Visitamos la rumba de Ramsés IV, la de Tutmosis III y una tercera que no recuerdo el nombre. La de Tutmosis III era diferente a las otras dos. Había como una sala de exposición con dibujos. Para acceder a todas ellas hay que bajar por una estrecha escalera. Por las paredes hay jeroglíficos y dibujos muy bonitos. El problema es que hay bastante seguridad y no nos la quisimos jugar y echar fotos.

Escaleras en la tumba de Tutmosis III

En la de Tutmosis III sí tomamos alguna fotografía de cómo es la escalera (son todas parecidas).

Al Valle de los Reyes le dedicamos algo más de una hora. Es un sitio para ir con calma. Hay bastante distancia entre tumbas. Por cierto, es campo abierto todo, en pleno desierto. Si se va en épocas de calor, es importante llevar una gorra, protección solar y agua. 

Colosos de Amenofis III  


De aquí partimos de vuelta hacia Lúxor. La verdad que la mañana se hizo muy corta y no eran las 12 cuando ya estábamos en el centro nuevamente. Pero por el camino y antes de llegar, paramos a ver colosos. Los primeros que nos topamos fueron con los colosos de Amenofis III.

Ha sido considerada como la mayor reconstrucción colosal del mundo. El día anterior estuvimos en el museo de Lúxor y vimos fotografías y textos donde explicaban el proceso de reconstrucción. Realmente impresionante cómo en tan poco tiempo han logrado que esté como lo vemos ahora.

Colosos de Amenofis III
Colosos de Amenofis III, que apenas llevan unos años en pie

Lo destruyó un terremoto hace unos 3.200 años y quedó dividida en unos 200 fragmentos que fueron reconstruidos a partir de 2014. Es, por tanto, uno de los lugares más recientes que podemos visitar. Prueba de que lo que queda bajo tierra debe de ser brutal.

Colosos de Memnón


Posteriormente y ya más cerca de la ciudad, están los Colosos de Memnón, que son los más famosos. Podemos ver tres colosos en pie ahora mismo, pero existen más que están bajo tierra. Todo este lugar era un antiguo templo enorme del que ahora prácticamente no queda nada.

Colosos de Memnón
Los espectaculares Colosos de Momnón

Cada coloso pesa unas 300 toneladas. Los dos colosos principales fue lo único que permaneció en pie tras el terremoto de hace 3.200 años. Ahora, poco a poco, están restaurando como si de un puzle se tratara, los otros.

Resulta impresionante como estas dos estatuas enormes han aguantado más de 3 milenios a la intemperie, varios terremotos y, sobre todo, al ser humano.

La entrada aquí es libre y gratuita. No había absolutamente nada cuando fuimos nosotros. Solamente un puesto con un guardia y algunas tiendas para comprar suvenires. 

De vuelta a Lúxor


Ya de vuelta a la ciudad, prácticamente se podía decir que habíamos dado por finalizada nuestra visita turística a Lúxor. Fuimos a comer a un restaurante que nos recomendó un empleado del hotel, el cual luego insistió en darnos una vuelta por el zoco y llevarnos a algunas tiendas de sus amigos para ganarse una comisión.

También visitamos el museo del papiro de Lúxor, que es como uno de los que hay por El Cairo. Aquí, eso sí, es más barato que en la capital. Hay que regatear, igualmente. “Sólo hoy todo cuesta la mitad”, suelen decir. Vayas cuando vayas, van a decir lo mismo.

Por la noche dimos una vuelta por las calles cercanas al hotel. Si te alejas de la zona turística todo es mucho más tranquilo. No hay vendedores que te atosiguen ofreciendo cualquier cosa.

Callejeando por Lúxor

Al día siguiente volvíamos para El Cairo para finalizar allí el viaje. Del hotel al aeropuerto acordamos con Mahmoud que nos llevara. Finalmente vino un amigo suyo.

Mapa de localización


No hay comentarios:

Publicar un comentario