martes, junio 13, 2017

La comida en Jordania: platos típicos y recomendaciones

Uno de los aspectos que más me sorprendió, para bien, de Jordania, fue su comida. Yo soy muy de probar lo típico de los lugares a donde voy. Además me gusta comer cosas nuevas y desconocidas para mí, sin embargo la comida árabe no había tenido la oportunidad de probarla en muchas ocasiones, incluso era una gran desconocida para mí. En Jordania tuve la oportunidad de comer una gran variedad de alimentos en el tiempo que estuve y tengo que decir que fue una de las cosas más positivas del país.

Restaurante tradicional en Ammán

En Jordania les gusta las comidas muy especiadas, algo que para los occidentales no estamos muy acostumbrados. Es común que en los restaurantes te pregunten antes si quieres muchas especias o no, ya que a muchos extranjeros no les gusta. Suelen ser platos muy elaborados y con muchos sabores.

Dicen que los jordanos tienen la base alimentaria de Oriente Medio, pero que además han sumado comidas procedentes de los beduinos, lo que le dan una mezcla muy interesante y con una gran variedad que no aburrirá a los viajeros. No es como ir a Estados Unidos, por ejemplo, en donde tenías que ir a restaurantes extranjeros para probar cosas nuevas, ya que la dieta es bastante limitada allí.

Platos típicos


En cada comida en Jordania encontraremos khubz, el típico pan jordano que acompaña siempre a las comidas. La masa se aplasta y moldea como si fuera una pizza y las pegan en las paredes de un horno de piedra para cocinarlo. Este pan puede ser simple o llevar diferentes tipos de aceites y especias.

Uno de los platos estrella y más consumidos es el hummus, que es una pasta de garbanzos y suelen llevar tahine, que es una pasta a partir de semillas de sésamo molidas y que le confiere más sabor. También llevan aceite de oliva y en muchas ocasiones limón.

Hummus, una comida típica en Jordania
Hummus con khubz, una de las comidas jordanas más típicas

Otra variedad de hummus es la de baba ganush, que es un puré de berenjena, acompañada también normalmente por tahine, zumo de limón o algún jarabe (típico el de granada). A veces el hummus puede ser una mezcla de ambas variedades.

El fatayer es otro plato típico jordano. Son una especie de empanadillas que están rellenas de carne picada o verduras.

Para los que prefieran comer más verduras que carne, el falafel puede ser la solución. Son una especie de bolas como albóndigas, rellenas de diferentes variedades de verduras o garbanzos. Aquí he encontrado diferencias, ya que el falafel de Jordania me encantó y tengo que decir que no sé exactamente de qué estaban rellenos. Tenía el típico puré de sésamo o berenjena por dentro, pero no puedo asegurar qué tipo fue el que comí. Me gustó, eso sí. Por el contrario en Egipto probé el falafel y me fue imposible terminar de comerlo. Era un sabor muy diferente al jordano.

Ensalada tabbouleh, que suele llevar perejil, tomate y diferentes hierbas aromáticas. La suelen servir en un platillo para acompañar las comidas.

La carne es muy variada, aunque el cerdo es prácticamente inexistente (no lo vi por ningún lado). Frecuenta mucho la carne de cordero, que la preparan de muchas maneras, el pollo o ternera.

El shawarma es el típico plato callejero. No es más que una especie de doner o kbab. Lleva carne (pollo o ternera, en general), junto a verduras, tomate, queso… Son muy económicos y los puedes encontrar desde 1,5€.

Shawarma de pollo en Ammán
Shawarma de pollo, de tamaño pequeño 

Pollo beduino: un plato puntual que probé en Petra fue el pollo beduino, que lleva patatas, zanahoria, tomate y arroz, además de ir muy especiado. Lo sirven con bastante caldo y muy caliente, por lo que hay que tener un poco de paciencia al comerlo.

Plato de pollo beduino
Pollo beduino, en un restaurante en Petra

Bebidas


En cuanto a las bebidas, la principal sin lugar a dudas es el té. Los sirven en todas partes y a todas horas y los hay de diferentes tipos.

Té jordano
El té lo toman a todas horas en Jordania


También son muy comunes los zumos naturales de diferentes frutas, aunque me sorprendió ver que venden mucho el zumo de limón mezclado con menta. Tuve la oportunidad de probarlo. Zumo de mango, granada o naranja, son algunos de los más frecuentes.

Zumo de limón y menta

El café también lo beben, aunque no es como en España. No es una bebida que tomen demasiado, pero en cualquier bar o restaurante lo sirven.

Las bebidas alcohólicas es muy raro de encontrar. Una cerveza es difícil encontrar en restaurantes y cuando las hay son sin alcohol. Es un país de mayoría musulmanas y no consumen este tipo de bebidas, aunque es totalmente legal y no hay ningún problema, incluso hay tiendas por las calles dedicadas exclusivamente a alcoholes.

El agua, por cierto, siempre embotellada. Jordania es prácticamente todo desierto, las precipitaciones son muy limitadas y la calidad del agua es cuestionable. Lo mejor, para evitar problemas, es comprar agua siempre de botella. Es muy barata y la hay por todas partes.

Desayuno


En el caso del hostal donde nos alojamos en Ammán durante tres noches, el desayuno era muy variado. Nos ponían primero una tortilla fina, acompañado con el pan khubz para untar mantequilla, diferentes mermeladas o queso, según el gusto de cada uno. También había otro platillo con una variedad distinta de queso que estaba muy bueno, junto a rodajas de pepino y tomate. Todo esto acompañado de un zumo de naranja y café o té. Nos pusieron uno de los días un bizcocho casero.

Completo desayuno en el hostal de Ammán

Postre


Existen muchos tipos de dulces y además por la calle podemos ver tiendas exclusivas. Uno de los postres más comunes en Jordania, así como en otros países como Egipto, es el konafa, un pastel de queso y confituras. No lo probé en Jordania, aunque sí en Egipto, que era idéntico.

Estas fueron algunas de las comidas que tuve la oportunidad de probar en Jordania, pero hay mucho más. La verdad es que existe una gran variedad para todos los gustos. Luego, para quienes no quieran meterse en “cosas raras”, hay McDonalds y restaurantes occidentales.

Precio de la comida


La comida en Jordania en general es barata, aunque existen muchas diferencias. Si vas a un restaurante local, como el que fuimos el primer día y probamos falafel y hummus, cada plato cuesta 1 dinar y es bastante abundante. Puedes comer realmente bien por unos 3 euros. También en los restaurantes de comida rápida jordana son realmente baratos. Un shawarma cuesta 1,2 dinares y un refresco no llega al medio euro.

Por otra parte si vas a restaurantes en lugares turísticos como al lado de Petra, donde comí el pollo beduino por 11 dinares, pues el precio se dispara.

Recomendaciones


Mi principal recomendación es la de acudir a un restaurante para locales, alejado de las zonas turísticas. El precio puede ser hasta cuatro o cinco veces más barato y además te aseguras que comes algo verdaderamente tradicional y no orientado al turismo. Una buena opción es la de pedir varios platillos que no suelen costar más de 1 dinar y así probar diferentes sabores. 

Hummus, falafel y el pan khubz, platos que no hay que perderse. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario