miércoles, mayo 17, 2017

Qué ver en Santander en un día

En este artículo os contamos qué ver en Santander en un día, aquellas zonas, monumentos y, en definitiva, atractivos turísticos que no hay que perderse en la capital cántabra. Esta ciudad costera ofrece una gran variedad de lugares muy interesantes para conocer. Además, su tamaño es ideal para aquellos viajeros que no dispongan de más de una jornada para visitarla.

Paseo marítimo de Santander

Santander es una ciudad ideal para visitar en cualquier época del año. sus playas invitan a bañarse en verano, mientras que es un destino perfecto para conocer su historia, cultura y monumentos el resto de estaciones.

Poniendo como punto de partida el Ayuntamiento, estos son los lugares que no hay que perderse en una visita a Santander:

Ayuntamiento


El Ayuntamiento de Santander se encuentra presidiendo la bonita plaza del Ayuntamiento, en la calle Jesús de Monasterio. En un primer momento el edificio era mucho más pequeño que el actual. Fue inaugurado en 1907 y posteriormente, en 1967, terminaron las obras de la ampliación que dio lugar al complejo que vemos en la actualidad.

Es un edificio bonito en una zona muy viva de la ciudad. 

Ayuntamiento de Santander

Catedral de Santander


La catedral de Nuestra Señora de la Asunción no es tan vistosa ni importante como otras que podemos visitar en España, pero guarda tras de sí una historia significativa y merece la pena visitar. El templo inicial fue construido entre finales del siglo XII y el XIV en el lugar donde había un antiguo monasterio.

Durante la Guerra Civil no sufrió daños, pero dos años después, en 1941, el incendio ocurrido en Santander afectó muy seriamente a la catedral. Tuvieron que reconstruirla entre 1942 y 1953. En la actualidad guarda en su interior el Centro de Interpretación de la Historia de Santander. 

La catedral de Nuestra Señora de la Asunción



Plaza Porticada


La plaza Porticada o plaza de Pedro Velarde, es uno de los lugares más concurridos de la ciudad. Es un espacio de encuentro para los locales y aquí se celebran actuaciones y actos culturales.

En una de las partes de la plaza podemos ver la estatua de Pedro Velarde, un militar cántabro que nació en el siglo XVIII.

Vista central de la plaza Porticada


Palacete del Embarcadero


Es uno de los edificios más visitados de Santander. El lugar en el que se encuentra es ideal, ya que está junto al mar y en un bonito paseo. El palacio se terminó de construir en 1932 y ha funcionado como estación de pasajeros, cuartel de la Policía Armada y, desde 1985, como sala de exposiciones y conferencias.
Palacete del Embarcadero (foto Wikipedia)                                  


Monumento a los Raqueros


Está junto al puerto, al lado del Palacete del Embarcadero. Son una serie de estatuas de niños, los raqueros, los cuales eran marginales y pobres y que en el siglo XIX y principios del XX frecuentaban esta zona de la ciudad para ganarse la vida.

Se supone que los niños se tiraban al mar a recoger monedas que lanzaban desde los barcos, de ahí las estatuas, que son cuatro: un niño de pie, dos sentados y otro tirándose de cabeza al mar.

Es un lugar donde siempre suele haber muchos turistas y curiosos echándose fotos.

Monumento a los Raqueros, en el puerto de Santander

Fuera del centro


Hasta aquí el recorrido es muy corto y se puede realizar en poco tiempo. Todos estos lugares se encuentran prácticamente en la misma zona. Los siguientes destinos ya distan bastante más y sería recomendable hacer uso de transporte público, coche o, una opción muy recomendable, alquiler municipal de bicicletas.

Palacio de la Magdalena


Es seguramente el lugar más visitado y conocido de Santander. Fue declarado como Bien de Interés Cultural. Este palacio fue construido entre 1909 y 1911 como residencia de la familia real.

Su situación es ideal, ya que se encuentra en medio de una pequeña península al norte de Santander. Desde aquí hay unas espléndidas vistas con la isla de Mouro al frente.

Desde 1977 pertenece al Ayuntamiento y es una zona recreativa muy importante para los locales, ya que cuenta con bonitos jardines y paseos.

Palacio de la Magdalena, el símbolo de la capital de Cantabria

A la entrada del complejo podemos ver un mini zoo marino con diferentes especies como pingüinos, focas o leones marinos. El agua entra directamente del mar. Además, junto al zoo hay tres carabelas con las que el cántabro Vidal Alsar realizó expediciones en el océano Atlántico y Pacífico.

Mini zoo marino

Abre todos los días y la entrada es gratuita, aunque en invierno cierra entre las 13:30 y las 15:30h. Hay un tren turístico que realiza un recorrido y aquí sí hay que pagar.

Playa del Sardinero


Es la playa más famosa y visitada de Santander. Da igual si es verano o invierno, siempre habrá alguien bañándose. Por aquí pasa un bonito carril bici muy recomendable tomar y contemplar toda la costa.

La playa de El Sardinero, a mediados de octubre


Parque de las Llamas


Este bonito parque está junto al estadio de fútbol de El Sardinero, cerca de la playa. Un lugar muy frecuentado por locales para hacer deporte, pasear o estar con amigos. Merece la pena dar un paseo por aquí.

El parque de las Llamas


Cabo Mayor


Este lugar está más alejado de la ciudad. Si se dispone de tiempo no hay que dejar la oportunidad de visitar el cabo Mayor y su faro. Desde aquí hay unas espléndidas vistas con acantilados y zonas verdes que crean una imagen digna de ver con el azul del mar de fondo. Más aún si tenemos suerte y el día está soleado.

El faro del cabo Mayor


Otros lugares cercanos a Santander

Si disponemos de al menos un día y medio en Santander, una muy buena idea es recorrer algunos pueblos costeros próximos a la capital, como San Vicente de la Barquera, Comillas o Santillana del Mar.

Mapa de localización


No hay comentarios:

Publicar un comentario