lunes, mayo 01, 2017

Chester, el legado romano en el centro de Inglaterra

Chester es una pequeña ciudad inglesa situada a poco más de 30 kilómetros de Liverpool. Es una visita muy interesante para hacer si viajamos por esta zona británica. Una ciudad muy bonita, con mucha historia y un ejemplo muy representativo de cómo ha evolucionado Reino Unido a lo largo de los siglos, ya que esta es una de las localidades amuralladas mejor conservadas y con un importante legado romano detrás.

El reloj de Chester, una de las imágenes típicas de la ciudad

Hicimos una visita a la ciudad de Chester pasando aquí una noche, algo suficiente ya que no es muy grande y se recorre muy bien a pie los principales atractivos turísticos. Desde Liverpool se puede llegar en tren sin problemas, como hicimos nosotros, algo que no demora más de una hora y hay mucha frecuencia (incluso varios cada hora).

Hay quien decide venir hasta aquí en una excursión de menos de un día desde Liverpool. No es mala idea, aunque mi recomendación es pasar al menos una noche y conocer bien la ciudad. También, y para quienes tengan tiempo suficiente, una opción interesante es ir a la vecina ciudad de Wrexham, en Gales, de la que la separan apenas unos kilómetros.

El famoso reloj de Chester


Si hay un lugar famoso en Chester, este es el Reloj de la Puerta Este (The Eastgate Clock). Es una de las imágenes más buscadas. Se sitúa sobre un pórtico que hay en la calle Eastgate, que es una de las más concurridas y comerciales de la ciudad. Dicen, y esto ya es un dato que he podido recopilar, que es el segundo reloj más fotografiado del mundo detrás, claro está, del Big Ben de Londres.

La importancia de esta puerta, antes de tener encima el famoso reloj, viene de la época romana y data del 79 antes de Cristo. Servía como puerta de entrada. Mucho después, ya en el siglo XIV y durante la Edad Media, se construyó una torre de piedra con un pórtico por donde pasaba la gente al entrar a la ciudad. En el siglo XVIII derribaron la muralla, o parte de ella al menos, pero de esta puerta, la cual ya no servía al ser muy estrecha, hicieron un arco que podemos ver en la actualidad. El reloj lo colocaron 100 años después, en 1899, para celebrar el 80 aniversario de la Reina Victoria.

Dicen que es el segundo reloj más fotografiado del mundo

Otro punto obligatorio para visitar es la catedral de Chester. Es uno de los lugares más bonitos de la ciudad y merece la pena entrar. Está a escasos 100 metros del reloj. Su obra se inició en 1092 pero ha sufrido importantes reformas a lo largo de los siglos, especialmente en el XVI y XIX. Mezcla estilos románico y gótico.

La catedral de Chester (foto Wikipedia)

El sitio en el que se encuentra ya tuvo muchos siglos antes un templo romano, prueba del paso de esta civilización por la ciudad. Es posible subir a la torre y contemplar parte de la ciudad. El horario de lunes a sábado es de 11:00 a 16:00h y los domingos de 09:00 a 18:00h. 

Hipódromo más antiguo de Inglaterra


Si salimos un poco del centro, aunque no nos alejamos más de 500 metros, podemos visitar el hipódromo de Chester (Chester Racecourse), que es el más antiguo de Inglaterra. Según los datos de los que se dispone, la primera carrera tuvo lugar el 9 de febrero de 1539. Hoy en día sigue habiendo carreras dentro. El precio de las carreras, para quien le interese, según pudimos ver es de unas 9 libras. Las apuestas están a la orden del día, claro.

El hipódromo de Chester, el más antiguo de Inglaterra

Como curiosidad, es posible ver el hipódromo desde fuera, ya que es la antigua muralla romana la que delimita el terreno. Tienen una gran tradición con las carreras de caballos.

Legado romano


Si miramos la vista atrás y buscamos el origen de la ciudad de Chester, al menos una época de gran importancia fue la de Deva Victrix, que fue una ciudad-fortaleza romana de gran importancia para esta región británica. Existen restos de esta época y que pueden ser visitados, aunque no esperemos nada brillante.

Antiguas murallas romanas de Chester

Lo más destacado, además de las murallas, es el anfiteatro romano de Deva, pero no podemos más que tener una ligera idea de lo que algún día fue.

Anfiteatro romano de Deva

Lo mejor de Chester es callejear, descubrir y encontrarnos con sorpresas en forma de edificios curiosos, parques o monumentos.

Una de las típicas calles de esta ciudad británica

Para mí, personalmente, fue una de las sorpresas de Reino Unido. Es uno de esos pueblos o pequeñas ciudades que añadiría a mi lista de favoritos.

Mapa de localización


1 comentario:

  1. La ciudad tiene un ambiente muy bueno los días de carrera. Además se puede acceder al hipódromo e intentar apostar. Cómo curiosidad a tener en cuenta la gente que acude a las carreras se visten como para ir a una boda y al final del día algunos acaban con la corbata en la cabeza y algunas con los zapatos en la mano... Una verdadera fiesta.

    ResponderEliminar