miércoles, abril 19, 2017

Guimarães, la ciudad medieval donde nació Portugal

Guimarães es una ciudad del norte de Portugal que debe de entrar en cualquier ruta turística por esta región del país. Tiene una población de unos 60.000 habitantes en su núcleo central y algo más de 150.000 si tenemos en cuenta todo su término municipal. Se dice que aquí nació Portugal, ya que fue donde se pusieron las bases de esta nación en el siglo XII. Su casco histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad.

Plaza Toural, en el centro de Guimarães


Casco histórico de Guimarães


Si comenzamos la visita conociendo el casco histórico de Guimarães, un lugar imprescindible es el Largo da Oliveira (plaza de la Oliveira), donde está la iglesia del mismo nombre y el Padrão do Salado, todo un emblema de la ciudad y uno de los puntos más fotografiados. 

Padrão do Salado, uno de los iconos de la ciudad


En esta bonita plaza podemos ver numerosos bares, restaurantes y mucho movimiento. Es, en cierto modo, el corazón de esta localidad portuguesa.

Al lado está la plaza de Santiago, también repleta de espacios de restauración y a la que se llega a través de un pórtico que une ambas plazas. Desde aquí, una buena opción es perderse por las callejuelas y descubrir la vida local y la arquitectura tradicional.

Si nos alejamos un poco hacia el sur llegamos al Largo de Toural, otra de las zonas con más movimiento de Guimarães. Aquí encontramos varios bares y restaurantes, así como edificios muy fotogénicos revestidos con los típicos azulejos que tanto vemos en estas ciudades portuguesas. 

Fuente en la plaza de Toural

Aqui nasceu Portugal


En uno de los extremos de la plaza, cerca de una pequeña fuente, está la famosa inscripción Aqui nasceu Portugal (Aquí nació Portugal), que hace referencia a la historia de la ciudad y en la que se considera que surgió la nación portuguesa. Está escrita en parte de la antigua muralla. 

Aqui nasceu Portugal, en honor a la historia de la ciudad

Enfrente de la inscripción Aqui nasceu Portugal, está el parque de la Alameda, un bonito paseo que une esta zona de la ciudad con las inmediaciones de la plaza de la Oliveira y donde está la iglesia de la Consolación, otro lugar destacado para visitar. Pero antes, junto a este parque, tenemos la iglesia de San Francisco, donde destaca su fachada azul.

Si cruzamos por completo el parque de la Alameda llegamos hasta una de las zonas con mejores vistas de la ciudad: el Largo de la República de Brasil, una zona ajardinada muy bonita, y la iglesia de la Consolación, al fondo. 

Iglesia de la Consolación

Palacio y Castillo


Alejándonos un poco del casco medieval, aunque perfectamente accesible a pie ya que estamos hablando de poco más de 500 metros, se encuentra el Palacio de los Duques de Braganza y, un poco más arriba, el Castillo de Guimarães. Ambos son dos edificios históricos y muy importantes para la ciudad. 

Palacio de los Duques de Braganza

El Palacio de los Duques de Braganza data del siglo XV. Destaca especialmente sus torres y llama la atención las chimeneas de ladrillo y cilíndricas. Es posible visitarlo por dentro, aunque no fue nuestro caso por falta de tiempo. La entrada cuesta 5€ (1,5€ subir a la torre) y hay descuentos con carnet joven y jubilados. Los menores de 14 años entran gratis. Dato importante, los domingos por la mañana es gratis para todos. Abre cada día de 09:30h a 18:15h, a excepción del 1 de enero, domingo de pascuas, 1 de mayo y 25 de diciembre. 

Por su parte, el Castillo de Guimarães es quizás lo más conocido de la ciudad. Fue construido en el siglo XI con la idea de defender el monasterio y a los primeros pobladores de lo que posteriormente surgiría en una nueva nación: Portugal. Aunque no hay datos históricos que lo afirmen, se cree que en su interior nació Alfonso Henriques, el primer rey de Portugal.

Castillo de Guimarães

La entrada a las murallas y recorrerlas es gratuita. Sí hay que pagar por subir hasta el torreón de la duquesa Mumadona, cuyo precio es de 1,50€ para los adultos y 0,75€ para estudiantes. Abre de martes a domingo de 09:30h a 18:15h. Los lunes cierra. 

Monte da Penha


Un lugar muy recomendable para visitar en Guimarães es el santuario da Penha, que se encuentra en el monte del mismo nombre. Está alejado del centro y a una altura de 400 metros por encima de la ciudad. 

Santuario da Penha

Hasta aquí se puede llegar fácilmente en teleférico, que cuesta 5€ el ticket general ida y vuelta y 4€ con carnet joven y otros descuentos. Sale desde el Parque das Hortas. Está abierto de lunes a viernes de 10:00h a 19:00h y los sábados y domingos hasta las 20:00h. También se puede subir a pie a través de diferentes rutas o en coche. Otra opción es el autobús urbano, las líneas 51 y 52, aunque no tienen mucha frecuencia. 

Teleférico para subir al santuario de Penha, con Guimarães al fondo

Arriba está el santuario da Penha, es un monumento religioso muy importante para la ciudad. Ha sido reformado recientemente y podemos encontrar unas muy buenas infraestructuras en su exterior en forma de zonas para comer, rutas muy bien señalizadas, miradores, etc.

Destaca especialmente su belleza natural, ya que todo lo que rodea es un espacio arbolado y que es un perfecto refugio para ir en verano, en los días más calurosos. También resulta muy interesante y vistoso la cantidad de enormes rocas, algunas de ellas con adornos, letras o pinturas, así como grutas y pasadizos por los que merece la pena perderse. 

Monta da Penha, cargado de vegetación y lugares fascinantes

Vídeo de Guimarães y Monte da Penha


Cómo ir de Oporto a Guimarães


Para llegar a Guimarães desde Oporto es muy sencillo en tren desde la estación São Bento y desde Campanhã y la frecuencia es casi cada hora (suele haber un parón entre las 14:00h y las 16:00h). El tiempo es de una hora y el billete cuesta 3,15€. También se puede viajar en autobús, aunque el precio es mayor y el tiempo es el mismo, además de que hay menos frecuencia.

En un día bien aprovechado se puede ver la ciudad, aunque si se quiere subir al santuario da Penha lo mejor es dedicar aquí al menos una mañana. No es necesario hacer uso de ningún transporte para movernos, por lo que si llegamos en coche basta con aparcarlo y no habrá que cogerlo más hasta el día de vuelta. Lo mismo si llegamos en tren o autobús, ya que ambas estaciones están cerca del centro y todo es perfectamente accesible a pie.

Comida


La comida en Guimarães, como en el resto de Portugal, es variada, buena y económica. Recomiendo un restaurante en el que comí que se llama Casa Alves-Porta Larga. Aquí se come por 5€ platos variados y comida tradicional portuguesa. Bebida aparte, aunque buen precio también. Se encuentra a 200 metros del Largo de Toural, en la calle da Caldeirõa número 41. En cualquier caso, si se pregunta a alguien local sabrá guiar.

Para salir por la noche a beber alguna cerveza, lo mejor es ir a la plaza de la Oliveira, más aún si el tiempo es bueno y aprovechar las terrazas que ponen. Aquí también hay bastantes ofertas para comer.

Mapa de situación


No hay comentarios:

Publicar un comentario