viernes, abril 21, 2017

De Madrid a Jordania, pasando por Atenas

Ir de España a Jordania no es como ir a Francia o Alemania, ni mucho menos. Más aún si buscas vuelos a buen precio. Por lo que tuvimos que buscar la manera de ir de Madrid a Amán y para ello fuimos con Iberia y escala de varias horas en Atenas, algo que no nos preocupaba, ya que así teníamos tiempo de ver algunas cosas por la capital griega, para posteriormente ir a Amán con Aegean Airlines.

Vuelo de Madrid a Atenas con Iberia

En Atenas estuvimos en 2015 en la que fue la última etapa del Inter-Rail. Una ciudad muy interesante para visitar y que siempre te quedará algo por ver. Ese fue nuestro caso y en esta segunda visita fuimos a ver algunos lugares interesantes que nos quedamos en el tintero, como el estadio Panathinaikó, donde se realizaron las primeras Olimpiadas de nuestra época.

Estadio Panathinaikó


Este estadio es impresionante. Tiene una capacidad de 45.000 espectadores en la actualidad, aunque anteriormente cabían unas 80.000 personas. Está construido sobre los cimientos del estadio de los tiempos antiguos, donde se realizaban los Juegos de las Panateneas. Se reconstruyó en el siglo IV antes de Cristo y posteriormente en el siglo II d.C.

La última y más reciente reconstrucción tuvo lugar en 1895 para prepararlo para albergar los Juegos Olímpicos de 1896. Desde entonces, permanece inalterado. Mucho más reciente, en 2004, fue sede de tiro con arco en las Olimpiadas de Atenas. 

Estadio Panathinaikó, donde tuvieron lugar las primeras Olimpiadas 

Pasamos el resto del día por el centro de Atenas esperando a que se acercara la hora del vuelo, que no era hasta las 12 de la noche. Como dato para añadir, algo que personalmente me parece abusivo, en Atenas cobran 10€ por ir en metro del aeropuerto al centro. Es decir, para alguien que quiera pasar unas horas en la ciudad y volver (como era nuestro caso) el viaje en metro le salía por 20€. Una auténtica barbaridad, que en ninguna otra ciudad del mundo lo he encontrado tan caro, ni siquiera Nueva York. Una manera que tienen de aprovecharse de los turistas para intentar mejorar su situación económica tan lastrada. 

Vuelo a Amán


Ya en el aeropuerto a la espera de coger el vuelo a Jordania, pudimos comprobar la enorme seguridad que hay en cuanto a vuelos que salen o van a países similares. No puedo hablar, eso sí, a ciencia cierta de que no ocurra con otros, pero en nuestro caso nos hicieron los controles rutinarios del aeropuerto, pero además otro check point al entrar a la zona donde estaba la puerta de embarque, y posteriormente otro control más de líquidos al entrar a la propia puerta. No lo había visto en ningún sitio que te hagan sacar los líquidos nuevamente. 

Esperando a que saliera el vuelo a Amán

El vuelo lo hicimos con la compañía Aegean Airlines, que ya aprovecho para decir que posiblemente es la mejor con la que he volado. Sea la hora que sea y sin importar la distancia del vuelo, siempre te ponen comida. Una aeronave moderna, con amplios asientos, detalles en forma de manta, cojín, etc. Cosas que siempre gustan.

Llegamos al aeropuerto de Amán pasadas las 2 de la madrugada. Para ir al centro existen diferentes tipos de medios de transporte. Sin embargo en nuestro caso lo mejor era coger un taxi cuyo precio está fijado por el Gobierno (19,75 dinares). Se tarda aproximadamente media hora en llegar.

Antes pasar el control de pasaporte, de entrar propiamente en el país, hay al menos dos casas de cambio de moneda. Para entrar hace falta un visado que cuesta 40 dinares jordanos, aunque hay una excepción si se dispone de la Jordan Pass y se pasan al menos tres noches en el país. En este caso, aunque hay que hacer visado igualmente a la llegada, éste es gratuito.

Lo segundo que hicimos tras la llegada fue buscar una tienda de móviles para comprar una tarjeta Sim y tener Internet. Al ser la hora que era, teníamos dudas de que estuviera abierto, pero lo estaba. Compramos una Sim para sólo tener conexión con la compañía Zain. Hay alguna más, pero esta la recomendaban por las redes y la verdad es que es barata y funcionó sin problemas. Pagamos 3 dinares por 1 Gb. 

Del aeropuerto al centro


El taxista no sabía dónde estaba nuestro hotel y no se aclaraba con la dirección que le dábamos. Aun así, gracias a que llevábamos GPS, rápidamente se orientó y llegamos a nuestro destino sin muchos sobresaltos. No eran horas, después del cansancio acumulado, de andar perdiendo el tiempo.

La mujer encargada del hotel fue amable con nosotros y, tras haber dicho por e-mail previamente que llegaríamos sobre esa hora, no tuvimos problemas en que nos recibiera. Por cierto, Jordan River Hotel era el nombre.

Ese día no dio tiempo a mucho más y dormimos unas horas antes de ponernos en marcha y conocer Jordania, un país en el que todo el tiempo que se pueda aprovechar, es poco. Nuestra primera parada fue Jerash, una magnífica ciudad romana que no puede faltar en cualquier visita a este país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario