jueves, marzo 16, 2017

Visitando el Capitolio y algunos museos interesantes en Washington DC

Este fue nuestro último día por Estados Unidos antes de poner rumbo a Canadá, aunque volveríamos, por unas horas, a suelo estadounidense en unos días. Nos quedaba por visitar algunos lugares de Washington DC y para ello disponíamos de toda la mañana antes de coger el autobús para Toronto, que cogíamos a las 18:30h.

El Capitolio de Washington DC
El Capitolio, emblema de Washington DC

Sin embargo el motivo por el que teníamos algo más restringido el tiempo por la mañana era que a las 15:00h teníamos que tener el equipaje sacado del hostal, ya que de lo contrario nos cobraban 10 dólares. Es algo que no entiendo y que jamás he visto en ningún otro sitio. La verdad que mala experiencia con los alojamientos de Estados Unidos por detalles como este, además de que no era precisamente barato.


Museo Nacional de Historia Natural


Por la mañana temprano fuimos a visitar un par de museos interesantes que hay en Washington DC: el Museo Nacional de Historia Natural y el Museo Nacional del Aire y el Espacio. De este último, ya vimos el segundo centro que tienen en el Estado de Virginia el día anterior.

El Museo Nacional de Historia Natural es gratuito y es muy recomendable para todos aquellos que les guste la naturaleza y quieran conocer la historia de la evolución humana y del resto de animales y plantas. Es enorme, como pasa con el mismo museo de Londres, por lo que para recorrerlo bien hay que echar un día entero, como mínimo.

Museo Nacional de Historia Natural de Estados Unidos
Museo Nacional de Historia Natural de Estados Unidos

Podemos ver esqueletos de muchos dinosaurios y de grandes mamíferos. Además también hay una enorme representación de variedades de peces, aves, etc. Todo muy interactivo, porque también hay zonas orientadas a los más pequeños y que puedan aprender de forma más amena.

Esqueleto de dinosaurio en el Museo Nacional de Historia Natural
Esqueleto de dinosaurio en el Museo Nacional de Historia Natural

Estuvimos aquí aproximadamente una hora, y ya digo que es tiempo insuficiente para verlo bien. Fuimos a zonas muy concretas, lo que nos parecía más interesante por decirlo así, saltándonos muchas cosas. Tiene varias plantas y cada una de ellas es enorme. Pero nos quedaba aún varias cosas por ver en Washington DC y el tiempo era escaso.

Museo Nacional del Aire y el Espacio


De aquí fuimos hasta el Museo Nacional del Aire y el Espacio, que también es gratuito. No es tan grande y quizás no tan impresionante como el que visitamos el día anterior, pero tiene cosas muy interesantes. Seguramente sea mucho más visitado al encontrarse en pleno centro de la capital estadounidense. Había muchos turistas ese día, y especialmente muchísimos niños con monitores (también en el de naturaleza). No sé si será habitual que en Estados Unidos lleven a los escolares a los museos como parte de la enseñanza o era algo puntual de ese día.

Aquí una de las estrellas es el avión original de los hermanos Wright, el Wright Flyer. Fue el aparato que realizó el primer vuelo propulsado de la historia en 1903. Se encuentra dentro de una sala donde podemos ver ilustraciones y textos relacionados con él.

También, para los amantes del espacio, se puede ver el módulo del Apolo 11, la primera nave tripulada que llegó a la Luna.

Módulo del Apolo 11 que llegó a la Luna
Módulo del Apolo 11 que aterrizó en la Luna

Además, precisamente de la Luna, este museo muestra uno de los escasos trozos de roca lunar que podemos ver en el mundo. Podemos incuso tocarla, ya que está abierta a todo aquél que lo desee.

Trozo de roca lunar en el museo
Uno de los pocos trozos de roca lunar que podemos ver (es el triángulo pequeño)

Por lo demás, hay una importante colección de aviones muy valiosos para la historia, aunque mucho menor que el anexo que se encuentra en el Estado de Virginia. Al ser más turístico, sí que había más tiendas de regalos, cosas curiosas de física y tal. Lo mismo que el Museo Nacional de Historia Natural: para verlo bien, mínimo una mañana. 

El Capitolio y Biblioteca del Congreso


Dejando a un lado los museos, lo siguiente que visitamos fue el Capitolio, uno de los símbolos de Washington DC. Es posible realizar visitas gratuitas todos los días, excepto los domingos, hasta las 16:30h. Nosotros no entramos. Se encuentra a aproximadamente 1 kilómetro de la zona de los museos.

El Capitolio estadounidense
Fachada principal del Capitolio

El Capitolio es el edificio que alberga las dos Cámaras del Congreso de Estados Unidos. Es un lugar muy importante para los estadounidenses. Es donde se presenta el presidente con una enorme multitud venidas de todo el país.

La última visita que hicimos en Washington DC fue a la Biblioteca del Congreso. Tiene más de 160 millones de libros y, según pude leer, un total de 4.000 kilómetros de estanterías (mucho me parece, pero el edificio es bestial).

La Biblioteca del Congreso
La Biblioteca del Congreso

Entre los muchísimos libros importantes que alberga, hay uno que destaca por su significado: la Biblia de Gutenberg, el primer libro impreso de la historia en 1455. La entrada a este lugar, por cierto, es gratuita nuevamente. Eso sí, hay que pasar un control de seguridad estricto, como a los museos, donde no puedes entrar comida, por ejemplo, ni grandes mochilas.

Camino a Toronto


Volvimos al hostal, esta vez en metro, para coger el equipaje e ir a comer. Comimos en una hamburguesería lo más típica posible estadounidense. Llevábamos varios días y habíamos probado comida muy variada, pero todavía no habíamos pisado una hamburguesería de las clásicas americanas.

Hamburguesa típica estadounidense
Comida puramente estadounidense

De aquí fuimos andando a la estación de autobuses, donde llegamos desde Nueva York días atrás, y esperamos a la hora de nuestro autobús dirección a Toronto. El viaje hasta Canadá fue muy duro y largo. La compañía con la que fuimos, Megabús, es perfecta en cuanto a puntualidad, seriedad en todos los sentidos, precio (realmente económica), pero no destaca precisamente por la comodidad de sus asientos para viajes tan largos. En total pasamos unas 15 horas, con parada en la frontera incluido.

Autobús de Washington DC a Toronto
Autobús de Washington DC a Toronto, antes de salir

Mapa de localización


No hay comentarios:

Publicar un comentario