jueves, marzo 30, 2017

Mis impresiones y opiniones sobre Jordania

Tengo que reconocer que para mí este país hasta hace unos meses solo era Petra y poco más. Desconocía por completo la enorme cantidad de atractivos turísticos que podemos visitar y, sobre todo, la gran variedad. En este artículo quiero contar mis impresiones y opiniones sobre Jordania, una nación que me ha sorprendido para bien y de la que he aprendido mucho. También intentaré resolver algunas dudas e inquietudes que suelen surgir al oír este destino.

Impresiones y opiniones de Jordania
Teatro romano de Ammán


¿Es seguro Jordania?


Prácticamente a todo aquel que le decía que iba a Jordania me respondía que si eso no era peligroso, que para qué iba allí como están las cosas, etc. Mi respuesta es que para nada es un país peligroso. Y lo digo rotundamente. No he estado en muchos destinos en los que haya visto más seguridad que allí.

Es cierto que la situación geográfica es la que es, al hacer frontera con Siria o Iraq. Pero Jordania es un país que se ha mantenido alejado de todas las guerras y polémicas que ha habido en las últimas décadas en Oriente Medio. Un país pacífico y tranquilo.

Evidentemente en los tiempos que corren ningún país, o prácticamente ninguno, está a salvo de sufrir un atentado terrorista. Locos hay en todas partes, pero no hay porqué pensar que en Jordania hay más peligro que en cualquier país europeo. 

Ammán vista desde la cidadela

La seguridad que hay en el país es evidente. Por la carretera hay numerosos check-points, puntos en los que la policía suele parar para pedir documentación, además de revisar vehículos cuando se entra en lugares turísticos, por ejemplo. Existe también una vigilancia bastante visible en las calles de la capital, Ammán, así como en zonas de grandes aglomeraciones. Pero nada que no haya visto en otros países como Turquía, Reino Unido, Alemania…

En cuanto a la seguridad de robos, estafas o daños personales, misma tónica. Un país muy seguro en el que puedes andar sin ningún problema por todas partes. No sentí en ningún momento temor o peligro de que me robaran o algo parecido. Todo lo contrario.

Trato al turista


El trato al turista en Jordania es sencillamente magnífico. Hasta ahora no he estado en un país en el que me hayan tratado mejor como visitante (ojo, que no es que me hayan tratado mal en ningún sitio, simplemente que lo normal es que pases desapercibido). Aquí todo el mundo se mostraba muy amable con los viajeros, súper hospitalarios, siempre con voluntad de ayudar sin recibir nada a cambio.

Si vas por la calle y necesitas encontrar un lugar, preguntas a cualquiera e incluso te acompañan si hace falta. Ni que decir en los alojamientos en los que hemos estado, así como taxistas, que han sido bastantes. Todos siempre nos trataron de maravilla, se mostraban muy interesados en que todo estuviera correcto.

A fin de cuentas Jordania es un país en el que el turismo es muy importante. Tratar bien a los visitantes quizás no sea solo por educación y forma de ser, sino que es hasta una obligación para dar una buena imagen del país. El “Welcome to Jordan” que tanto nos decían por las calles, es una muestra de lo dicho.

El idioma


En Jordania se habla árabe, una lengua de la que yo personalmente no tengo ni idea más que de 3-4 palabras que he aprendido. Sin embargo en ningún momento tuvimos problemas al comunicarnos con cualquier persona. Y esto no es algo que se pueda decir a la ligera. Ya pudimos comprobar la barrera del idioma en viajes a Rusia o Japón, donde no todo el mundo habla inglés.

Jordania me sorprendió personalmente. Es cierto, como es evidente, que no todo el mundo habla inglés perfectamente. Seguramente si tenemos en cuenta solo las personas que hablen la lengua británica a la perfección, estarían muy lejos de casi cualquier país europeo. Pero, general, todo el mundo lo habla medianamente. Es algo que me sorprendió. Ibas a cualquier tienda, restaurante, persona por la calle… Todos respondían sin problemas. Lo normal es que todo esté en inglés (letreros de calles, menús en los restaurantes...).

La comida


Yo soy muy de intentar probar siempre la comida local allá donde voy. Comer cosas que no he visto antes. Pero justamente la comida árabe es algo que no había comido demasiado hasta ahora y también desconocía un poco y estaba con ciertas dudas de a ver qué tal en Jordania.

Tengo que decir que la comida jordana es realmente buena. No me cansé en todo el tiempo que pasé en el país porque es muy variada y te encuentras multitud de carnes, verduras, sopas… Todo tipo de comida. En otro artículo hablaré más detenidamente sobre las comidas que probé en Jordania, pero fue algo realmente positivo.

Uno de los restaurantes en los que comimos en Jordania


Atractivos turísticos


Como he dicho, hasta hace unos meses relacionaba Jordania básicamente con Petra. Poco a poco cuando fui informándome sobre el país empecé a ver que había mucho más para visitar. Una vez allí, mi sorpresa fue incluso mayor: Jordania es un país que merece la pena pasar mucho tiempo y recorrerlo por completo. Tiene una enorme variedad de atractivos naturales, arquitectónicos, una historia rica y diversa y ciudades como Ammán que ofrece de todo.

Que nadie vaya a Jordania únicamente para ver Petra, porque puede ser algo así como ir a España para únicamente visitar la Sagrada Familia.

Coste de vida  


Jordania es en general un país económico para el visitante. El transporte es barato, aunque no en extremo. Los alojamientos sí que tienen precios bajos, más aún si tenemos en cuenta que por ejemplo en Petra te puedes alojar en un hotel magnífico por 12-15€. 

La comida es súper barata si vamos a restaurantes locales o a lugares que no sean excesivamente turísticos. En Petra comimos en un restaurante por unos 10-12€ y estaba justo al lado de la entrada, mientras que en Ammán y otros lugares (no orientados al turismo) llegamos a comer por 2-3€ y dejamos comida en el plato. 

Los objetos de recuerdo como pueden ser un imán, llaveros, pequeña figura de piedra... tienen precios muy similares a los que podemos encontrar en Europa, por lo que podríamos decir que no son baratos. Suele ser muy común encontrar precios "redondos" del tipo un imán por 2 dinares, como en Europa podríamos encontrar por 2 euros, en Reino Unido por 2 libras o en Estados Unidos por 2 dólares. La diferencia es que la moneda jordana es cara: 1 dinar es aproximadamente 1,35€

Lo peor de Jordania


Esto es algo que tampoco es justo decir, ya que cada país tiene sus limitaciones, su historia y han llegado hasta aquí con problemas o facilidades que no son equiparables. Pero como de todo hay que hablar, si tuviera que quedarme con algo negativo de Jordania es el tráfico y la forma de conducción.

Las infraestructuras, como podemos imaginar, no son las que podemos ver en España o la mayoría de países europeos. Las carreteras, que no son malas tampoco, están lejos de las modernas autovías que nos rodean. Aun así, el tráfico, especialmente en Ammán, es un caos. No llega al extremo de otros países como Egipto, claro, pero sí que es palpable el exceso de coches y la forma de conducir que podríamos calificar como “peligrosa”, aunque a fin de cuentas es a lo que están acostumbrados. 

El tráfico y la forma de conducir, lo peor de Jordania

Si me pregunta alguien si recomiendo alquilar un coche en Jordania, mi respuesta sería clara: no, no lo recomiendo. Es cierto que mucha gente lo hace, pero no es lo mejor. No solamente por la forma que tienen de conducir y que para un occidental puede ser hasta peligroso meterse en ese caos, sino que ir en taxi de una ciudad a otra es bastante económico.

Valoración personal


Para mí Jordania, como he indicado, ha sido uno de los países que más me han gustado y sorprendido de los que he visitado, y ya van unos cuantos. Es un lugar sorprendente y que sin duda recomiendo visitar a cualquiera. Lo más positivo es el trato al turista, la facilidad de hablar en inglés con casi todo el mundo, la variada comida y la diversidad de atractivos turísticos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario