lunes, febrero 20, 2017

Museo Nacional del Aire y el Espacio Steven F. Udvar-Hazy

Estuvimos dos días y medio en Washington DC y el tiempo era importante si queríamos ver todo. Una de las dudas que teníamos era si ir o no a ver el Museo Nacional del Aire y el Espacio Steven F. Udvar-Hazy, en Virginia. No hay que confundirlo con el que hay en el centro de Washington DC, del que hablamos en otro artículo. Este está en el Estado de Virginia y hay que dedicar bastante tiempo para ir hasta allí. Al final, a última hora y después de pensarlo bien, decidimos ir. Un gran acierto, sin duda. Merece muchísimo la pena ir.

El Discovery, en el Museo del Aire y el Espacio Steven F. Udvar-Hazy
El Museo Nacional del Aire y el Espacio de Estados Unidos tiene su sede en Washington DC, cerca del Capitolio. Este lugar se quedó pequeño e hicieron un anexo en el Estado de Virginia y a unos 40km de la capital, que es el Steven F. Udvar-Hazy. La cantidad de aviones y aparatos relacionados con el espacio hacían imposible que cupiera todo.

Museo del Aire y el Espacio en Virginia


A mí personalmente nunca me ha interesado en exceso el tema de aviación y astronáutica, pero tengo que decir que este lugar es espectacular. Aquí está la mayor colección de aviones del mundo. Hay aeronaves de todas las épocas y todos los tipos. Por poner algunos ejemplos, aquí se encuentra el Enola Gay, el avión desde donde se lanzó la bomba en Hiroshima, un modelo Concorde de Air France, el famoso avión de pasajeros supersónico, o la reproducción del Wright Flyer (el original está en el centro de Washington DC), el que hizo el primer vuelo propulsado y controlado en 1903.

Enola Gay, el avión que soltó la bomba en Hiroshima
                       
Avión supersónico Concorde
En la parte del espacio, la joya de la corona y simplemente con esto ya merece la pena ir hasta aquí, está el Discovery, el famosísimo transbordador espacial. También podemos ver el módulo de Apollo 11.

El museo está dividido en dos partes bien diferenciadas: por un lado está todo lo relacionado con las aviones, donde podemos ver algunas muy representativas e importantes para la historia como hemos mencionado, así como numerosas aeronaves utilizadas en diferentes guerras. Podemos ver ejemplos de aviación nazi utilizada en la II Guerra Mundial. Por otro lado, la segunda parte del museo, es donde se encuentra todo lo relacionado con el espacio.

Aviones nazis de la II Guerra Mundial

Entre ambas zonas hay una dedicada a la restauración. Desde arriba, a través de enormes ventanales, podemos ver donde restauran y arreglan aviones que posteriormente pasan a estar en la exposición. Hay que añadir también que este lugar es un centro muy importante sobre investigación, ciencia, tecnología e historia relacionada con la aviación y los vuelos espaciales.

Zona de restauración e investigación


Parte de aviones


El espacio dedicado a aviones es impresionante por la cantidad y variedad que hay. Resulta muy interesante poder ver aviones de hace menos de un siglo y la enorme evolución que han tenido. Incluso aeronaves no tan antiguas y la notable diferencia que existe con la actualidad. También es un paseo por la historia bélica. Como hemos visto hay muchas aviones de la II Guerra Mundial y otros conflictos que ha habido en el mundo y en el que Estados Unidos casi siempre ha estado presente.

Podemos ver un auténtico Messerschmitt Me 163, un avión de caza que pertenecía al ejército alemán durante la II Guerra Mundial y que fue un diseño pionero al ser el primero propulsado por un cohete. También se le conoce como Komet y lograba alcanzar velocidades superiores a los 1000km/h.

Un Messerschmitt Me 163, también conocido como Komet

Otro avión muy singular es el Lockheed SR-71, también conocido como Blackbird (mirlo). Era una aeronave de reconocimiento capaz de prácticamente pasar desapercibida en cualquier tipo de radar. Fue utilizada por Estados Unidos durante la Guerra Fría y era capaz de violar las fronteras de Cuba y la Unión Soviética de forma invisible. Es, todavía hoy, el avión más rápido de la historia. Podía superar los 3500km/h y fue capaz de unir Los Ángeles y Washington en solo 67 minutos.

El famoso Blackbird que se escondía de los radares y es el más veloz de la historia

Espacio


En cuanto a la zona dedicada al espacio, lo más destacado, como hemos indicado, es el transbordador espacial Discovery, que realizó numerosas misiones al espacio y fue utilizado para el montaje de la Estación Espacial Internacional. Su último vuelo fue en 2011. También hay multitud de cohetes, cápsulas y muchos objetos relacionados.

El transbordador Discovery, una de las joyas del museo


Tanto en el aspecto relacionado con los aviones como del espacio, existen trajes y otros muchos materiales utilizados. Todo perfectamente visible a través de vitrinas. Me recordó al museo de la Cosmonáutica de Moscú.

Una sonda que ha aterrizado en Marte

Vídeo

Os dejamos el vídeo colgado en nuestro canal de YouTube.



Tiempo de visita


En nuestro caso estuvimos dentro poco más de una hora. Para cualquiera que le interese mucho todo este mundo de la aviación y el espacio, sin duda que una mañana entera podrán echar y hasta les puede parecer poco. Para ver lo general, pararse únicamente a echar una foto y ver más detenidamente las cosas más interesantes, entre una y dos horas es suficiente.

Dentro hay restaurantes, por lo que no hay que preocuparse por la hora si hay prisas por comer. Merece mucho la pena si se visita Washington DC. Lo peor es el tiempo para llegar hasta allí, pero se compensa.

Cómo ir al Museo Nacional del Aire y el Espacio


El Museo Nacional del Aire y el Espacio Steven F. Udvar-Hazy se encuentra en el Estado de Virginia, muy cerca del aeropuerto internacional Washington Dulles. Para llegar aquí en transporte público es un poco lento, aunque resulta sencillo. En total hay que echar unas dos horas o algo más (depende de lo que falte para el siguiente bus, etc). Primero hay que coger el metro en Washington DC, la línea plateada, hasta la parada Wiehle-Reston East Station. Esta parada es la última que a día de hoy (febrero de 2017) tiene el metro de la capital estadounidense, aunque está en obras para ampliarse.

Autobús que va hasta el museo del Aire y el Espacio

Esta parada está en la localidad de Reston, ya en Virginia y a unos 30km de Washington DC. Hay que ir a la estación de autobuses, que resulta sencillo porque está bien indicado. Hay que salir de la estación de metro y continuar hacia el frente por una especie de parque con algunos restaurantes. Unos metros más adelante y ya vemos la estación, a la que hay que bajar por unas escaleras mecánicas. Aquí no es más que esperar a que salga el autobús 983 que es el que llega hasta el Museo Nacional del Aire y el Espacio (está bien señalado con carteles luminosos). El trayecto en autobús dura bastante, porque va haciendo muchas paradas incluyendo el aeropuerto.

Para volver del Museo Nacional del Aire y el Espacio hasta Washington mismo proceso: autobús de vuelta a Wiehle-Reston East Station y aquí coger el metro hasta la capital. Por cierto, para el autobús funciona la tarjeta transporte de Washington DC, por lo que si la tenemos cargada no tenemos más que pasarla al entrar y listo.

Horario y precio


La entrada es totalmente gratuita

Abre todos los días a excepción del 25 de diciembre. El horario es de 10:00h a 17:30h.

Mapa de localización


No hay comentarios:

Publicar un comentario