miércoles, enero 04, 2017

Conociendo las dos caras de Estambul

Estambul es una ciudad que bien merece dedicar tiempo y conocer todo lo que ofrece al visitante. En nuestro caso estuvimos dos días completos. Si bien es cierto que es bastante ajustado, pudimos ver, al menos, lo principal y más importante. Cuando pensamos en qué ver en Estambul, se nos viene a la cabeza seguramente la mezquita Azul, Santa Sofía o el Gran Bazar. Estos son solamente algunas de las atracciones turísticas que tiene la ciudad turca, pero hay mucho más. Este día vimos las dos caras de Estambul.

En este segundo día por Estambul, después de haber visitado el día anterior lugares como la mezquita Azul, el Gran Bazar y haber cruzado en ferry a la parte asiática para ver uno de los mejores atardeceres de Europa, en esta ocasión íbamos a ver un poco la otra cara de la mayor ciudad turca: la zona más moderna y comercial. Aunque no íbamos a dejar de lado tampoco otros lugares históricos.

Mezquita Azul Estambul
La mezquita Azul, uno de los símbolos de Estambul

El entorno de Sultan Ahmet


Empezamos la mañana yendo nuevamente a la plaza de Sultan Ahmet, que sin duda es uno de los lugares (sino el lugar) más bonitos de Estambul. Aquí es donde se encuentra la mezquita Azul y Santa Sofía, dos de los templos más famosos del país. El parque del mismo nombre, que está justo en el centro, es más bonito si cabe de noche. Las fuentes suelen iluminarse y tenemos una panorámica preciosa con la mezquita Azul de fondo.

Al lado de la mezquita Azul se encuentra el obelisco de Teodosio, que fue tallado en el 1479 antes de Cristo y es el monumento más antiguo de la ciudad. 

Obelisco de Teodosio
Obelisco de Teodosio en Sultan Ahmet

La idea de este día era entrar en la mezquita Azul. Aquí hay dos entradas: una para los que vayan a rezar y otra para el turismo. Nuestra entrada, evidentemente, era la segunda. La cola, pese a ser temprano, era interminable. Nos hubiera gustado entrar pero pensamos que mejor aprovechar bien para ver otras cosas, ya que hubiéramos perdido gran parte de la mañana. Nos tuvimos que conformar con ver un patio interior, que es precioso. 

Patio mezquita Azul
Patio de la mezquita Azul

Aquí próximo a esta zona está uno de los lugares más importantes de Estambul: la Cisterna Basílica. Es donde acumulaban las reservas de agua en época bizantina para abastecer al palacio. En nuestro caso no entramos, aunque podemos decir que es uno de los lugares más visitados y que entra en la mayoría de guías. La entrada cuesta 20 libras (precio de 2015) que son unos 5€.

En la otra parte de la plaza, detrás de Santa Sofía, está el palacio Topkapi, que es el símbolo de la Estambul Imperial y el poder de la antigua Constantinopla. Tiene varias partes. Una de ellas es el conocido como Tesoro, donde se pueden ver algunos de los objetos más valiosos del mundo entre los que destaca un diamante de 88 quilates que perteneció a la madre de Napoleón o el puñal topkapi quees, el arma más cara del mundo y que fue construida en oro con esmeraldas. La entrada cuesta 30 liras y abre de 09:00 a 17:00h. En nuestro caso no entramos y nos conformamos con visitar un poco sus jardines y las zonas exteriores.

Palacio de Topkapi
Palacio de Topkapi, reflejo de Constantinopla 

Algunas mezquitas interesantes


Continuamos viendo algunas mezquitas menos conocidas pero también muy bonitas. Una de ellas es la mezquita de las Palomas, que está justo al lado del Gran Bazar. Aquí también está la Puerta de la Universidad.

Mezquita de las Palomas
Mezquita de las Palomas, cerca del Gran Bazar
Puerta de la universidad de Estambul
Puerta de la Universidad de Estambul

Otra mezquita, más bonita aún, es la de Suleymaniye. Está situada no muy lejos de la anterior. El patio se parece mucho al de la mezquita Azul. Muy interesantes son las vistas que se tienen desde aquí de gran parte de la ciudad. 

Mezquita Suleymaniye
Mezquita de Suleymaniye
Vistas Estambul desde Suleymaniye
Vistas de Estambul desde la mezquita de Suleymaniye

La nueva Estambul


En estas visitas dedicamos prácticamente toda la mañana y todo lo hicimos a pie. Ahora tocaba conocer la parte nueva de Estambul, que se encuentra cruzando los puentes. Es posible ir hasta aquí en transporte público, ya sea en tranvía, metro o autobús. En nuestro caso fuimos en un taxi, ya que aquí son muy económicos y te ahorra mucho tiempo. Aunque hay que decir que a veces no es tan sencillo encontrar uno libre. 

Puesto de kbab en la plaza Taksim

Fuimos hasta la plaza Taksim, es el corazón de la nueva Estambul y una zona muy turística y comercial. 

Plaza Taksim, el corazón de la nueva Estambul

Desde aquí sale una larga calle repleta de tiendas y comercios que va hasta la Torre Gálata. En total mide unos 2km. Es un contraste enorme entre esta parte de la ciudad y la otra. Las dos caras de Estambul. Es la parte más internacional y nos podemos encontrar incluso algunas iglesias cristianas.

Zona comercial Galata
Zona comercial en Galata

Aprovechamos para comer por aquí y después seguir hasta la Torre Gálata. Es una de las torres más antiguas del mundo. Puedes subir hasta arriba y ver todo Estambul. El precio es de 25 liras (unos 6,5€), aunque en nuestro caso no subimos.

Torre Gálata
Torre Gálata, una de las más antiguas del mundo

De vuelta a la zona vieja de Estambul, después de intentar coger un taxi y ver que todos iban llenos, decidimos hacer andando el tramo que nos separaba del puente de Gálata y aquí coger un tranvía hasta la plaza de Sultan Ahmet.

Prácticamente aquí pusimos fin a nuestra visita por Estambul. Por la noche fuimos a cenar por la parte nueva, pero antes pasamos para ver uno de los lugares más bonitos de noche: la plaza de Sultan Ahmet con la mezquita Azul y Santa Sofía.

Sultan Ahmet de noche
Plaza Sultan Ahmet de noche

Al día siguiente, por la mañana temprano, pusimos rumbo al último destino de nuestro Inter-Rail 2015: Atenas.

Mapa de localización


No hay comentarios:

Publicar un comentario