martes, diciembre 06, 2016

El Kremlin de Moscú: el corazón de la capital rusa por dentro

El Kremlin de Moscú es uno de los lugares más importantes y conocidos de la capital rusa. Dentro alberga un total de 4 catedrales y diferentes palacios. Se encuentra situado junto a la Plaza Roja y catedral de San Basilio, por lo que es algo que todo el mundo que va a Moscú lo ve, al menos por fuera. Kremlin en ruso significa muralla o fortaleza.

El Kremlin de Moscú por fuera

Después de haber pasado un día anterior muy completo visitando un poco lugares más alejados del centro, esta mañana estuvimos justamente en el corazón de Moscú, conociendo este lugar tan transitado. La entrada (precio de verano de 2016) fue de 500 rublos y la compramos previamente por Internet. Muy recomendable, ya que la cola que se forma es enorme e incluso algunos días puede que ya no haya, porque está limitado el número de visitantes.

La entrada al Kremlin está situada en la parte opuesta a donde está el mausoleo de Lenin y la catedral de San Basilio. Hay que acceder a través de un puente, aunque primero hay que entrar a un edificio que hay abajo, junto al propio Kremlin, donde canjear el billete comprado por Internet por la entrada física. En la reserva te viene indicado el número de taquilla al que tienes que acudir para conseguirla.

Era sábado y la cola que había era interminable. Las medidas de seguridad muy grandes y temimos que no nos dejaran entrar con una pequeña mochila, más que nada porque habría que hacer otra cola para dejarla en unas taquillas… Finalmente pasamos sin problema y cruzamos el puente que da acceso directo al interior del Kremlin.

¿Qué es el Kremlin? Un poco de historia


El Kremlin de Moscú está asociado directamente con el Gobierno ruso y podríamos decir que es algo así como la Casa Blanca de Estados Unidos. Aunque la diferencia está en que aquí no vive el presidente ruso, sino que simplemente lo utiliza como lugar de trabajo y para recibir a otras autoridades.

En un principio, allá por el siglo XII, el Kremlin estaba construido de madera. Fue entre los siglos XV y XVI cuando se le dio el aspecto similar al que presenta ahora. Es una visita muy recomendable por la historia que tiene el complejo en sí y también por todo lo que alberga.


Conociendo el interior del Kremlin


Una de las zonas más espectaculares y bonitas dentro del Kremlin es la Plaza de las Catedrales. Es el lugar donde se encuentran las 4 catedrales, como su nombre indica. Todos estos edificios religiosos se pueden visitar por dentro con la entrada normal. Cada una tiene su peculiaridad. En principio en su interior está prohibido tomas fotografías, pero la realidad es que había muchos turistas grabando y haciendo fotos y no vimos a nadie decir nada. Eso sí, hay zonas donde se encuentran algunas pinturas que tienen allí a una persona vigilando constantemente.

Catedrales del Kremlin de Moscú

La más importante de las 4 catedrales es la de la Asunción. Fue la primera construida en el Kremlin y entre otras cosas alberga el trono de coronación de Iván el Terrible. En la actualidad es un museo, pero resultan impresionantes especialmente las pinturas, los iconos que hay incluso en los pilares cilíndricos.

Catedral de la Asunción
Interior de la catedral de la Asunción

Otra de las catedrales es la de la Deposición del Manto de la Virgen. El iconostasio de su interior data de principios del siglo XVII y tiene una importante colección de tallados de madera pertenecientes al periodo comprendido entre el siglo XVI y XVIII. Ha sido reformada a mediados del siglo pasado para darle principalmente el aspecto que tenía en sus orígenes.

Catedral de la Deposición del Manto de la Virgen

Las otras 2 catedrales restantes son las del Arcángel y la catedral de la Anunciación. La primera tiene las tumbas de algunos zares rusos, entre ellos Iván el Terrible y su familia. Muchos rusos vienen todavía hoy en día a rezar aquí ante las tumbas. La segunda catedral es la que más iconos representativos tiene. 

Catedral del Arcángel, en el interior del Kremlin
Catedral de la Anunciación

La campana más grande del mundo


Dejando a un lado las catedrales, cerca de la plaza está la Campana del Zar, que se supone que es la más grande del mundo. Durante un incendio poco después de su construcción, cayó al suelo fragmentándose una parte como podemos ver en la imagen. La campana pesa nada menos que 216 toneladas y tiene 6,6 metros de diámetro.

La Campana del Zar, la más grande del mundo

Al lado se encuentra un cañón gigante que data del 1586 y fue utilizado en época del zar Fiódor I. Pesa 38 toneladas.

Cañón gigante dentro del Kremlin

Otra de las partes que se puede visitar en el kremlin es el Museo de la Armería. Para ello hay que comprar una entrada aparte y es aquí donde puede haber especialmente problemas dada la limitación que tiene. En nuestro caso no entramos, más bien por falta de tiempo ya que aún nos quedaba mucho por ver en Moscú, pero dicen que es recomendable. Dentro se pueden ver, además de armas como su nombre indica, diferentes carruajes de los zares, objetos personales, vestidos, etc. La entrada aquí son 700 rublos.

Palacios administrativos 



Además de las zonas visitables, el Kremlin tiene 4 palacios que son utilizados como edificios administrativos y presidenciales. Estos son el Gran Palacio del Kremlin, el Palacio Estatal del Kremlin y otros dos edificios administrativos.

Uno de los palacios administrativos del Kremlin

La visita al Kremlin de Moscú nos tomó prácticamente toda la mañana. Lo siguiente que teníamos planificado para visitar ese día era el monasterio Nikolo-Perervinsky, la iglesia de Kazán y el palacio del zar Aleksey Mijailovich.

No hay comentarios:

Publicar un comentario