martes, noviembre 01, 2016

Conociendo el palacio de Catalina la Grande en San Petersburgo

Otra de las visitas muy recomendables para hacer desde San Petersburgo, que está a unos 25km, es la del palacio de Catalina, en Pushkin. Este bonito palacio era la residencia de verano de los zares y está integrado entre los lugares Patrimonio de la Humanidad que forman San Petersburgo y otros conjuntos monumentales anexos.

Palacio de Catalina la Grande
Palacio de Catalina la Grande en Pushkin
A diferencia de lo que ocurre con el palacio de Peterhof que visitamos el día anterior, aquí sí permiten tomar fotografías en el interior del palacio, salvo en la sala de ámbar. Para llegar al palacio de Catalina desde San Petersburgo también hay que coger transporte público. Lo detallamos al final del artículo.


Entrada y dónde canjearla


La entrada para visitar el palacio de Catalina cuesta 1000 rublos, unos 14€ (precio de verano de 2016) y es tremendamente recomendable comprarlo de antemano por Internet a través de su Web. Especialmente en los meses de verano resulta muy difícil y a veces imposible comprar la entrada el mismo día o incluso la misma semana. A parte del palacio, que es lo principal evidentemente, también hay una exhibición de carros de la corte y un museo de la I Guerra Mundial. Cada uno de estos dos lugares adicionales necesita otra entrada y no todos los días se pueden visitar. En nuestro caso solo visitamos el palacio, que es lo que queríamos ver.

Para canjear el ticket que compramos por Internet hay que ir a una ventanilla que pone algo así como “tours guiados y venta por Internet”. Es recomendable llegar a buena hora, aunque hay que tener en cuenta que, al menos en la época que visitamos nosotros el palacio, la apertura para la gente individual que no fueran en grupo era a las 12:00h. En cualquier caso, tuvimos que esperar una media hora para que abrieran y entramos sin hacer nada de cola. Después, a la salida, pudimos ver una cola interminable (sin problemas de unas dos horas) de gente que esperaban para poder entrar. Hay que tener cuidado de no confundirse y ponerse en una cola donde haya gente para comprar la entrada ese mismo día.

Escaleras palacio Catalina
Escaleras del palacio de Catalina la Grande


Visita el interior del palacio


La visita la comenzamos desde la fachada principal del edificio. Aquí podemos ver los cuidadísimos detalles arquitectónicos, además de la zona ajardinada que tiene justo enfrente.

Fachada principal palacio Catalina
Fachada principal del palacio de Catalina la Grande
Ya dentro del edificio tuvimos que volver a ponernos esta especie de calcetín cubriendo el calzado para evitar así dañar el suelo. La gente va entrando poco a poco y tuvimos que esperar junto a una escalera de entrada. Van pasando por grupos para evitar que haya una excesiva aglomeración en las diferentes salas, algunas pequeñas.

Lo primero que visitas una vez dentro en el palacio, es el Salón de los Espejos o también conocido como Gran Salón Dorado. Es un espacio de 1000 metros cuadrados de impresionante color dorado y lleno de espejos por todas partes. Es una de las zonas más impresionantes de todo el palacio.

Salon de los Espejos palacio de Catalina
Salón de los Espejos en el palacio de Catalina
Siguiendo el recorrido vas visitando las diferentes salas, salones de bailes, habitaciones, comedores, etc. Todo súper detallado y con el máximo lujo.

Salas palacio de Catalina
Una de las salas que podemos visitar en el palacio de Catalina
Una vez visitas la parte sur del palacio, que es donde está el Salón de los Espejos y las primeras salas, pasas a la parte norte del mismo. En realidad no sales en ningún momento del edificio. A partir de aquí es cuando empieza lo que denominan la Enfilada Dorada, que es una sucesión de salas más pequeñas siguiendo un largo pasillo con puertas doradas. Es la parte más lenta de la visita si te tocan grupos de visitantes delante de ti, ya que se hace complicado avanzar.

Enfilada Dorada
Enfilada Dorada, largo pasillo por donde entramos en diferentes salas
Por aquí llegas a la Sala de Ámbar, que es la única zona del palacio que no puedes fotografiar. Está completamente cubierta de diminutos trozos de ámbar. Fue saqueada por los alemanes durante la II Guerra Mundial y ha sido restaurada, en teoría exactamente igual, hace no demasiados años. La verdad es que nadie sabe con exactitud dónde se encuentra el ámbar que había en esta cámara antes de que llegaran los alemanes. En 2015 encontraron un convoy alemán en Polonia, donde podría haber numerosas joyas y objetos saqueados en esa época por parte de los alemanes y que incluso hay quien dice que podría estar el ámbar de Pushkin.

Sala de ambar palacio Catalina
Sala de ámbar en el palacio de Catalina (foto cogida de Wikipedia)

Parque de Catalina


Después de acabar el recorrido por dentro, que no es excesivamente largo, sales al Parque de Catalina, que es la zona trasera del edificio y donde te encuentras unos bonitos jardines. Aquí vimos una cola de gente impresionante. En la fotografía es imposible que salga entera, pues era interminable ya que giraba varias veces hasta que salía del recinto. No supimos con seguridad qué era, pero suponemos que era una cola para comprar la entrada ese mismo día y entrar dentro del palacio. Por eso resulta imprescindible comprarla por Internet si no queremos perder 2 o 3 horas como poco de colas.

Parque de Catalina
Vista del palacio de Catalina desde el parque
Entre los jardines te encuentras algunos edificios que son pequeños palacios y otras dependencias de los zares. Entre estos edificios está la Galería Cameron, donde suele haber exposiciones temporales. Aunque no se entre dentro, subir a la parte de arriba es una buena opción para tener unas espléndidas vistas. También hay un gran lago y sobre todo muchas zonas ajardinadas. Da para echar un rato largo una vez hemos acabado lo principal, que es la visita al interior del palacio.

Parque de Catalina la Grande
Parque de Catalina la Grande
También tienen un pequeño Hermitage, con una fachada parecida al verdadero, pero en tamaño muy reducido, evidentemente. Es posible entrar dentro, pero el día de nuestra visita, lunes, estaba cerrado.

Réplica del Hermitage
Réplica del Hermitage en pequeño

La visita una vez entras al palacio, dura aproximadamente hora y media. En principio para ir al palacio de Catalina habría que echar una mañana, no más. Lo ideal es tener la entrada comprada de antemano por Internet, llegar a buena hora para no tener que hacer cola. Nosotros no hicimos absolutamente nada de cola, aunque en otra parte del palacio había una fila interminable que es lo que sospechamos que era para quienes compraban la entrada ese mismo día.

Cómo llegar al palacio de Catalina desde San Petersburgo


Bus: la mejor opción para ir de San Petersburgo al palacio de Catalina la Grande sin duda es la de ir en autobús o minibús. Hay que ir hasta la parada de metro Moskovskaya (línea azul). Aquí al salir vemos una gran plaza con una estatua de Lenin bien visible. Hay que ir al otro lado de la plaza, junto a la fachada principal de un gran edificio típico de la URSS que se reconoce perfectamente. Aquí están los autobuses. Habrá muchos, así que simplemente hay que fijarse en el número o nombre, que normalmente pondrá Catherine. En cualquier caso, los números son K-342 y K-545, además del bus 187. Cualquiera vale. El trayecto dura algo más de media hora y el precio no llega a 1€. Lo normal es que cueste no más de 60 rublos. Especialmente si cogemos el bus urbano normal, como fue nuestro caso, hará varias paradas antes de llegar allí. Simplemente hay que estar atentos para saber dónde bajarse.

Esta opción, desde la estación de metro Moskovskaya, es la que tomamos nosotros. También se puede hacer desde la parada de metro Kupchino. Hasta aquí, en realidad sin quererlo, es como llegamos a la vuelta. El sistema es el mismo. Hay una serie de autobuses en la puerta con el cartel de Catherine.

Tren: otra opción para ir de San Petersburgo a Pushkin es el tren. No es recomendable, ya que hay horarios limitados y además la parada está bastante alejada del palacio, por lo que habría que coger otro autobús urbano o andar un largo tramo.

Precio y horarios del palacio de Catalina la Grande


La entrada cuesta 1000 rublos y con ella puedes ir acompañado de dos menores de 16 años de forma gratuita. Si se compra por Internet, hay que canjearla en la taquilla para poder entrar. En los meses de verano la taquilla está junto a la iglesia y puerta de entrada. En los meses de invierno esta taquilla es el número 4. Cuidado de no confundirse de taquilla y hacer una larga cola que no corresponde.

Los horarios varían según la época del año:

En verano, de mayo a septiembre: miércoles a domingo de 10:00h a 17:00h. Los lunes de 10:00h a 20:00h y los martes cierra.

En invierno abren de miércoles a domingo de 10:00 a 19:00h. El resto igual, pero cierran el último lunes del mes.

Hay que tener en cuenta que en épocas de vacaciones escolares (verano, etc) y en días festivos, las entradas individuales están restringidas entre las 12:00 y 14:00h por la mañana y de 16:00 a 17:00h por la tarde, salvo los lunes que es hasta las 20:00h. Esto es así porque el resto del tiempo lo reservan para las visitas de grandes grupos.


Mapa de localización


No hay comentarios:

Publicar un comentario