martes, noviembre 08, 2016

Largo viaje en tren de Belgrado a Sofía

El viaje en tren de Belgrado a Sofía fue uno de los más pesados de todos los que hemos hecho en los diferentes Inter-Railes realizados. Un tren nocturno, lento y que además llegó varias horas después de lo que debería. No sabemos si esto último es normal en esta ruta o fue algo puntual. En cualquier caso, por suerte era un tren directo y no teníamos que hacer ningún trasbordo.

Tren de Belgrado a Sofía
Cruzando Serbia en el tren de Belgrado a Sofía

Tren con retraso hasta Sofía

Este era el 14º día de nuestro Inter-Rail. Salíamos de Belgrado a las 22:05 en un tren que tuvimos que reservar el asiento, ya que los trenes nocturnos suelen ir muy llenos y es recomendable o incluso obligatorio, depende de la ruta. En el día que viajamos, quizás más aun al ser pleno mes de julio con muchos turistas, iba completamente lleno.

Deberíamos haber llegado poco después de las 9 de la mañana pero por el motivo que sea el tren se retrasó muchísimo y acabó llegando más de 3 horas después. Por fin, sobre las 13:00h llegamos a Sofía.

Por fin en Sofía

La estación de Sofía se veía claramente que estaba en una profunda reforma. Había obras por todos lados. Lo primero que queríamos era ir a reservar el billete para Estambul que teníamos que coger al día siguiente. Nuevamente, al ser un tren nocturno, teníamos que asegurarnos el asiento. Así que después de reservar el billete, que trabajo nos costó ya que la mujer que nos atendía no sabía mucho inglés ni se aclaraba con lo que queríamos hacer, fuimos a cambiar moneda a Lev búlgaro. No suele ser el mejor lugar para cambiar moneda, pero para un día que íbamos a estar la cantidad era muy pequeña.

Estación de tren de Sofía
Estación de tren de Sofía

Lo llamativo de Bulgaria frente a otros países vecinos, es que prácticamente todo está en cirílico. Y cuando es todo, es hasta los carteles de un lugar tan visitado por extranjeros como es la principal estación de tren de su capital.

Aquí en Sofía hay una gran oferta de taxistas y funciona por ley casi el regateo. En este caso se nos acercaban numerosos taxistas ofreciendo sus servicios, a cada cual más barato. No nos interesaba porque realmente la distancia que teníamos que andar para ir al hostal no era mucha. Llevábamos 15 horas sentados en el tren, por lo que andar un poco no venía mal.

De camino a donde nos alojábamos paramos a comer. Ya era hora buena y no se había desayunado nada. Pudimos comprobar que el precio de la comida, y en general de todo, en Bulgaria es realmente barato. Los precios son bastante parejos a ciudades de países cercanos como Belgrado y quizás ligeramente más barato que Timisoara.

Nos alojábamos en el hostal Nightingale and Guesthouse, por unos 11€ la noche, y la verdad es que estaba muy bien, especialmente por la situación en la que se encontraba, muy cerca de las principales calles y zonas turísticas de Sofía. Coincidimos con unas francesas en el hostal que casualmente estaban haciendo un Inter-Rail muy parecido al nuestro, pero a la inversa, empezando por donde nosotros íbamos a acabar y terminando donde empezamos nosotros.

Conociendo la ciudad de Sofía

Después de dejar las cosas nos pusimos a conocer un poco la ciudad. Teníamos también prácticamente todo el día siguiente antes de coger el tren, pero este día la intención era visitar la parte céntrica dejando las afueras.

Lo primero que visitamos, que teníamos justo pegado al hostal, fue la plaza Sofía I, que es donde está la antigua Casa del Partido Comunista de Bulgaria y al lado otros edificios muy bonitos que pertenecían a algún ministerio. En uno de ellos, en su parte interior, está la iglesia Sveti Georgi, que fue construida en el siglo IV sobre restos de un templo precristiano y que posteriormente, en el siglo XVI durante la ocupación otomana, fue una mezquita.

Antigua Casa Partido Comunista Bulgaria
Plaza Sofía I y la antigua Casa del Partido Comunista

Esta plaza, que estaba aún en obras y sin acabar por completo, es curiosa porque tiene doble altura. En la parte de abajo había una pequeña iglesia que rompía en parte con todo lo que tiene a su alrededor.

Iglesia plaza Sofía I
Pequeña iglesia en la plaza Sofía I

Al otro lado de la plaza está la mezquita Banyia Bashi y enfrente de ésta una sinagoga. En muy poco espacio podemos encontrar tres religiones que conviven y dan muestra de la variedad religiosa que hay en Bulgaria, aunque se calcula que sobre el 80% son cristianos.

Mezquita Banyia Bashi Sofía
La mezquita Banyia Bashi de Sofía

Muy cerca de aquí está la catedral Sveta Nedelya y el palacio de justicia, de donde parte el bulevar Vitosha, que es una avenida importante de Sofía, donde hay numerosos bares, restaurantes y tiendas. Gran parte de la vida de esta ciudad pasa por este lugar.

Palacio de justicia de Sofía
Palacio de justicia de Sofía
Bulevar Vitosha principal avenida Sofía
Bulevar Vitosha, la zona con más movimiento de la ciudad

Al final de esta larga avenida está el bonito Parque del Palacio Nacional de la Cultura, donde está este palacio, además de diferentes esculturas y zonas donde la gente realiza multitud de actividades al aire libre. A este palacio subimos al día siguiente, por lo que ya hablaremos en el próximo artículo.

Parque Nacional del Palacio de la Cultura
Una escultura en el parque del Palacio de Cultura

Después más tarde volvimos a la zona del bulevar Vitosha, que hay muchos bares y sitios para cenar. Aún era temprano pero estuvimos por allí en algunos bares y no demasiado tarde cenamos, que además aquí lo normal es cenar temprano. Ya de noche y de camino al hostal tiramos por otra parte de la ciudad que no habíamos visto, donde está la catedral de Alexander Nevski, otra pequeña catedral rusa, San Nikolay, y por aquí también está el Teatro Nacional Ivan Vazov. Todo esto lo vimos al día siguiente con luz, en cualquier caso.

Catedral Alexander Nevski Sofia noche
Catedral Alexander Nevski de noche

Mapa de localización


No hay comentarios:

Publicar un comentario